ATG Capítulo 718

13:08

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 718 - Cenizas del Reino de la Muerte
El resplandor abrasador brillaba desde los cielos, iluminando cada rincón de Ciudad Fénix con un esplendor dorado. La fuente del resplandor estaba gradualmente descendiendo como un purgatorio de llamas el cuál estaba actualmente consumiendo los cielos. Era tan grande que casi cubrió un tercio de Ciudad Fénix... Y todavía estaba en continua expansión.
Todos los profundos practicantes dentro de Secta Fénix Divino detuvieron lo que estaban haciendo y miraron hacia el cielo aturdidos. Estaban tan sorprendidos que estaban completamente sin palabras.
“Qué… ¿Es eso?”
No sólo en Ciudad Fénix, sino también en Ciudad Fénix Divino... E incluso sus fronteras, todo el mundo salió de sus hogares y campos de entrenamiento y miró con asombro el deslumbrante sol color sangre que se acercaba lentamente a Ciudad Fénix.
Los ojos de Feng Hengkong y la totalidad de su rostro habían sido iluminados hasta que eran dorado escarlata. Acompañando el resplandor dorado escarlata, la temperatura estaba aumentando a un ritmo espantoso, pero lo que era aún más alarmante era lo increíblemente dominante que era la presión...
¡La presión era como si el día del juicio final hubiera llegado! Era muchas veces más aterrador que cuando Yun Che había utilizado previamente toda su profunda fuerza. De hecho, él nunca había sentido una presión tan espantosa y abrumadora proveniente de su padre, Feng Tianwei... Bajo una presión tan intensa, su corazón palpitaba a medida que cada célula y nervio de su cuerpo temblaba violentamente.
“¿Qué está pasando?” Un dignatario Fénix preguntó mientras temblaba en shock.
“¿No el Abuelo fue a perseguir a Yun Che?... ¿Cómo pudo aparecer Yun Che aquí? ¿Dónde está el abuelo?” Feng Ximing no podía creer la escena que tenía delante. Menos de quince minutos antes, Yun Che se había visto obligado a escapar dentro de dos movimientos de Feng Tianwei... Los ataques de Feng Tianwei habían golpeado a Yun Che limpiamente. El hecho de que no muriera y todavía tuviera la fuerza para escapar podría ser considerado un milagro ya. Por lo menos, él debería estar sufriendo lesiones graves, y no había manera de que pudiera escapar de las garras de Feng Tianwei.
Sin embargo, Yun Che había aparecido repentinamente aquí, y no había ninguna señal de Feng Tianwei.
“¡Envía una transmisión de sonido a tu abuelo de inmediato!” Feng Hengkong levantó su vista al cielo, apretó sus dientes y dijo, “Yun Che tiene muchos trucos bajo la manga, debe haber utilizado algún método único para escapar de la búsqueda de tu abuelo... ¡Tal vez, atrajo intencionalmente a tu abuelo fuera de la ciudad!”
“¡Has que tu abuelo regrese pronto!” La presión que estremecía el alma ya había causado que Feng Hengkong sintiera una inmensa sensación de peligro.
“¡Sí, Real Padre!” Feng Ximing rápidamente sacó un jade de transmisión de sonido con una impresión de llamas de Fuego. “Yun Che... ¿Qué vas a hacer?” Feng Hengkong aulló en voz baja.
Cada miembro de la Secta Fénix Divino poseía la sangre de Fénix, además, la profunda energía de Fénix en su interior le proporcionaba una fuerte resistencia al calor. Pero esta vez, la temperatura del aire ya era como llamas abrasadoras, e incluso alguien tan fuerte como Feng Hengkong comenzó sentirse sofocado. Lo los discípulos de nivel inferior cuya profunda fuerza era más débil, no pudieron evitar usar su profunda energía para resistir el calor.
Una cantidad creciente de vapor de agua comenzó a elevarse desde todas las direcciones, a medida que el aire frente a ellos se distorsionaba visiblemente.
Después de la expansión del infierno llameante, la temperatura de los alrededores siguió aumentando.
Yun Che estaba a un kilómetro en el aire y dejó de descender; Su rostro todavía estaba ligeramente pálido... Debido a que este ‘Dominio Cenizas del Reino de la Muerte’ había agotado toda su profunda fuerza, y casi había desatado toda la fuerza que tenía.
¡Era varias veces más fuerte que el ‘Dominio Cenizas del Reino de la Muerte’ que exterminó a los setecientos mil soldados del Ejército Fénix Divino!
“Feng Hengkong, mira con cuidado. ¡Este lugar, que llevaba la voluntad de un Espíritu Divino, pero que desde entonces se ha vuelto excepcionalmente sucio y vicioso, pronto será erradicado para siempre!” Yun Che rio fríamente, su voz sonaba como el aullido de un diablo.
En el Reino Demoníaco Ilusorio, la Familia Real Demoníaca Ilusoria confió en los primeros cuatro reinos de los ‘Registros del Mundo Abrasador del Cuervo Dorado’ para hacer que todos los seres vivos dentro del Reino Demoníaco Ilusorio sirvieran bajo ellos. En el Continente Cielo Profundo, la Secta Fénix Divino confió en los primeros cuatro reinos de la ‘Oda Mundial del Fénix’ para dominar las Siete Naciones. De hecho, sus cortos cinco mil años de progreso estaban alcanzando a los de los Terrenos Sagrados que tenían decenas de miles de años de historia.
Dentro del Reino Demoníaco Ilusorio, el profundo arte más fuerte era indudablemente los Registros del Mundo Abrasador del Cuervo Dorado. Dentro del Continente Cielo Profundo, la Oda Mundial del Fénix también era ampliamente reconocida como el profundo arte más fuerte.
¡En cuanto a Yun Che, no sólo poseía el linaje de un Cuervo Dorado más puro que el de la Pequeña Emperatriz Demonio y que los anteriores Emperadores Demonio, el ‘Dominio Cenizas del Reino de la Muerte’ que estaba usando en este momento, era también el poder del séptimo reino de la ‘Registros del Mundo Abrasador del Cuervo Dorado!”
En términos de profunda fuerza, Yun Che definitivamente no era uno de los mejores.
Sin embargo, las ‘Cenizas del Reino de la Muerte’ que había liberado esta vez eran indudablemente del más alto nivel y la profunda habilidad más fuerte.
¡Eso era indiscutible!
No sólo Feng Hengkong, a pesar que todos los ancestros de la Secta Fénix Divino estuvieran presentes, sus corazones también temblarían incontrolablemente frente a un nivel tan inmenso de presión.
Las palabras de Yun Che no eran sólo amenazas vacías.
Una vez que este dominio estuviera completamente formado y descendiera para envolverlos...
¡Era suficiente para cubrir a toda Ciudad Fénix y convertir esta secta, que tenía cinco mil años de historia, en cenizas!
Todo el cuerpo de Feng Hengkong se estremeció. El miedo en su corazón le dio la sensación de que Yun Che no estaba sólo haciendo amenazas vacías...
“Engendro del demonio. ¡Incluso enfrentando la muerte, todavía hablas con tanta arrogancia!” Feng Zhishui, dignatario Fénix, rugió antes de murmurar a Feng Hengkong, “Maestro de Secta, actualmente se está quedando en el aire y no se atreve a bajar. De las fluctuaciones de profunda aura en su cuerpo, está claramente acumulando energía. Añadiendo a esto al hecho de que el Gran Maestro de Secta lo había herido severamente antes, a pesar que su presencia es sorprendente en este momento, es probable que ya no tenga fuerzas para defenderse... ¡Es el mejor momento para atacarlo!”
“¡Déjeme revelar sus verdaderos colores!”
Feng Zhishui estaba muy confiado en su juicio. Cuando terminó su declaración, ya había saltado al aire y había lanzado un ataque de garra hacia Yun Che.
La verdad no estaba muy lejos de su deducción... A pesar que Yun Che no estaba muy herido, en el momento actual, todas sus fuerzas seguían siendo utilizadas en el Dominio del Cuervo Dorado y no tenía un poco de fuerza para defenderse.
Aun así, ¡¿cómo podría un dignatario Fénix, posiblemente, estar cerca de las llamas del Cuervo Dorado emitidas a fuerza completa?!
Feng Zhishui se elevó instantáneamente varios cientos de metros en el aire a medida que se disparó recto hacia Yun Che. Sin embargo, cuando estaba a unos trescientos metros de Yun Che, la expresión de Feng Shuizhi cambió drásticamente. Su figura originalmente apresurándose repentinamente se detuvo lo más rápido posible antes de caer al suelo. En el momento en el que aterrizó en el suelo, se tumbó y rodó varias veces a medida que soltaba continuos aullidos de dolor.
“¡Dignatario Zhishui!”
Todos los profundos practicantes Fénix estaban en profundo shock. Feng Hengkong y todos los demás dignatarios se apresuraron a avanzar, y cuando se acercaron, un penetrante olor carbonizado les llegó a la nariz. A medida que Feng Zhishui rodaba alrededor, toda su túnica, cabello y barba se habían convertido en cenizas y habían caído. ¡Su cuerpo expuesto estaba medio rojo, y la otra mitad estaba negra como el carbón!
Lo más llamativo eran sus manos... Todo debajo de sus brazos desapareció, y sólo quedaron dos segmentos de huesos carbonizados.
“Maestro de Secta... No se... Acerque...” Feng Zhishui extendió su brazo derecho al que le faltaba una mano. Su rostro se contrajo violentamente de dolor a medida que tragó sus palabras antes de perder su vida.
Los rostros de Feng Hengkong y los varios dignatarios Fénix se habían vuelto pálidos a medida que un escalofrío que penetraba los huesos bajó por sus columnas vertebrales.
El cuerpo de Feng Hengkong tembló ligeramente a medida que débilmente dio dos pasos hacia atrás. Conforme concentraba su mirada, apretó sus dientes antes de volar en el aire y correr hacia Yun Che.
“¡Maestro de Secta!”
El miserable estado de Feng Zhishui estaba frente a sus ojos. Todos los dignatarios Fénix, que todavía estaban asustados al punto de perder sus juicios, rápidamente volaron arriba a medida que intentaron detener a Feng Hengkong.
Sin embargo, Feng Hengkong no fue tan temerario como Feng Zhishui. Inmediatamente después de elevarse al aire, desaceleró tremendamente. Sus cejas se fruncieron fuertemente a medida que se acercaba lento pero gradualmente a Yun Che... Con cada paso más cerca, la temperatura aumentaría a un nivel aterrador. Cuando estaba a unos trescientos metros de altura, ya se sentía incómodo al calor a pesar de estar protegido por la profunda energía de fénix que estaba en el décimo nivel del Profundo Reino Tirano. Cuando se acercó a otros trescientos metros, su pecho comenzó a sofocarse, y sentía como si estuviera de pie al borde de un volcán.
Feng Hengkong apretó sus dientes conforme su cuerpo se elevó ferozmente otros treinta metros. Sin embargo, su cuerpo inmediatamente se sintió como si hubiera sido envuelto por una capa de metal ardiente, haciendo que su rostro se contorsionara del dolor.
¡En este punto, seguía estando al menos a cuatrocientos metros de Yun Che!
¡A pesar de que estaba experimentándolo por sí mismo, Feng Hengkong todavía no podía creer que sólo la temperatura de las llamas dorado escarlata que Yun Che estaba liberando, le impidió llegar a menos de trescientos metros de él!
¡Incluso su padre, Feng Tianwei, nunca podría hacer esto!
Una temperatura de más de trescientos metros de distancia. ¿Cuán aterradora era esa llama?” ¡Maestro de secta, no se acerque más!”
Las expresiones de todos los Dignatarios que lo siguieron se tornaron pálidas del shock. Experimentándolo por sí mismos, finalmente entendieron por qué Feng Zhishui terminaría en tal estado. Mientras miraban a Yun Che, sus corazones temblaban locamente y lo que sentían ya no podía ser simplemente descrito como miedo.
“¡¡¡Llamas de Fénix Queman El Cielo!!!”
Un Dignatario Fénix cuidadosamente retrocedió unos pasos antes de concentrar toda la profunda energía en su interior para liberar las llamas más fuertes que pudo reunir. Un enorme pilar de llamas de Fénix, que llevaba consigo los gritos del Fénix se disparó directamente hacia Yun Che... Sin embargo, estas llamas sólo habían conseguido avanzar cien metros antes de que se rompieran y se dispersaran en pequeñas bolas de fuego que desaparecieron en el cielo.
“Qu... ¡¿Queeeeeeé?!” Ese dignatario estaba completamente aturdido.
“¡Maestro de Secta, rápido retroceda!”
Sólo habían permanecido durante algunas respiraciones de tiempo, pero ya se sentían como si sus cuerpos estuvieran siendo asados sobre las llamas del purgatorio. Si se enfrentaran a esto con su fuerza, cualquiera de los guardias o discípulos combustionarían instantáneamente en llamas.
Sin esperar la respuesta de Feng Hengkong, dos dignatarios se aferraron a sus brazos y lo obligaron a descender del aire. Sólo cuando habían aterrizado en el suelo sus respiraciones se hicieron un poco más suave.
Después de experimentar personalmente lo aterrador que era el dominio de llamas de Yun Che, el rostro de Feng Hengkong estaba tan pálido como una hoja de papel. Las palabras que Yun Che había dicho en ese momento, se habían hecho mucho más claras en su cabeza. Era como si un diablo hubiera impreso un sello en su corazón, lo que le hizo temblar de miedo, “Yun Che... ¡¡¿Qué quieres exactamente?!!”
“¿Qué quiero? ¿No lo he dicho ya claramente ahora mismo?” Yun Che se burló con una expresión oscura a medida que el Dominio del Cuervo Dorado en el cielo continuaba expandiéndose. Ahora era casi lo suficientemente grande como para cubrir la mitad de Ciudad Fénix, “En el momento en el que este dominio de llamas descienda... También será el momento en el que tu Ciudad Fénix desaparezca para siempre de la faz de esta tierra.”
“¡¡¡Te atreves!!1” Los ojos de Feng Hengkong se volvieron inyectados de sangre y su tono cambió por completo, “Si te atreves a dañar un pequeño pedazo de mi Ciudad Fénix, nosotros... ¡Juramos erradicar cada centímetro de tu Nación Viento Azul!”

“¡JAJAJAJAJAJAJA!” Yun Che rio histéricamente, “Feng Hengkong, realmente no sabes cómo arrepentirte, incluso cuando estás completamente derrotado. Maté a tus hijos tan fácilmente como matar a pollos sin incluso molestarme en parpadear... ¡¿Dime, piensas que no me atrevo?!”
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios