ATG Capítulo 1090

00:14

Traductor: Trafalgar
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Capítulo 1090 - El Comienzo de la Venganza
Secta Divina Alma Negra.
Precipitándose locamente todo el camino de vuelta mientras llevaba los cadáveres de los discípulos, Lei Kuangfeng finalmente regresó a la secta, aparentemente no recuperado completamente del susto. Como un vice-maestro de salón de la Secta Divina Alma Negra, él era un pez gordo bastante distinguido, incluso en el Reino Darkya, pero era su primera vez experimentando tal extraña y aterradora cosa.
Justo cuando estaba apunto de abalanzarse directamente al salón principal, captó la vista de una persona actualmente caminando hacia él e inmediatamente aumentó su paso.
 La persona era de una estatura baja y corpulenta pero la mirada en sus ojos era misteriosa y viciosa. Ninguna expresión se podía ver en su rostro pero la coerción emitiéndose de su cuerpo haría que los corazones de las personas palpitaran en temor. Con cada paso que daba adelante, una sensación opresiva casi temible lo seguiría de cerca. Era la aterradora aura del Reino Espíritu Divino. Sin importar donde fuera, todos los discípulos de guardia en la secta de inmediato se arrodillarían sobre una rodilla para saludar humildemente.
Lei Tiangang era el jefe maestro de salón de los sesenta y cuatro salones y primo del Maestro de Secta Lei Qianfeng. Su posición era igual a la de todos los dignatarios en la Secta Divina Alma Negra y el nivel de su profunda fuerza había llegado tan alto como las etapas medias del Reino Espíritu Divino. En el Reino Darkya, él era una persona de posición superior, quien haría que las personas cambien sus expresiones cada vez que su nombre era mencionado en una conversación. Si era dentro o afuera de la secta, nadie se atrevía a ofenderlo.
“¡Jefe Maestro de Salón!” Lei Kuangfeng rápidamente se precipitó hacia Lei Tiangang.
Viendo los cadáveres en las manos de Lei Kuangfeng, Lei Tiangang preguntó con el ceño fruncido, “¿Qué les sucedió?”
“Jefe Maestro de Salón, este subordinado estaba supervisando la evaluación para la selección de discípulos hoy, en lugar del maestro de salón en la Montaña Alma Negra. Pero inesperadamente… Todos los cien de ellos encontraron sus muertes en la Montaña Alma Negra.” Mientras respondía, Lei Kuangfeng siguió limpiando el sudor frío de su frente.
“¿¡Qué!?” Lei Tiangang estaba sumamente enojado, “¿Alguien en realidad se atrevió a maquinar contra los discípulos de mi Secta Divina Alma Negra? ¿Quién lo hizo?”
“Este subordinado no tiene idea.” Lei Kuangfeng dijo, “Cuando este subordinado los descubrió, todos ellos ya estaban muertos. Todo el incidente sucedió dentro de un periodo de dos horas. Este subordinado no estaba tan lejos de sus ubicaciones pero fui incapaz de sentir alguna irregularidad cuando estaba sucediendo.”
“¿Qué dijiste?” Lei Tiangang arrugó sus cejas pero claramente no creía en sus palabras.
Lei Kuangfeng asentó los cadáveres en sus manos, “No solo eso, la forma que estos discípulos murieron también es sumamente extraña. Algunos de ellos fueron decapitados, sin ningún signo de haber luchado contra el enemigo y todavía más discípulos fueron…. Vueltos muertos vivientes.”
Lei Tiangang se agachó, a medida que estiraba su mano y la colocaba sobre el pecho de un cadáver. Pronto, un ceño fruncido apareció en su rostro. Luego, agarró encima de su cabeza y permaneció de esa forma por un tiempo muy largo, antes de ponerse de pie lentamente con una expresión oscura e insegura.
“Jefe Maestro de Salón, ¿cuál es exactamente la razón detrás de sus muertes?” Lei Kuangfeng preguntó.
 Lei Tiangang tenía una mirada sombría y turbia en sus ojos, mientras inquiría en una voz pesada, “¿Cuán lejos estaba la ubicación de los cadáveres de estos discípulos de ti?”
“Menos de veinticinco kilómetros, a lo mucho.” Lei Kuangfeng respondió. Considerando el hecho que los discípulos eran capaces de llegar tan lejos, era probable que todos ellos de hecho hubieran muerto dentro de quince minutos después del comienzo de la evaluación.
“¡Hmph! Si estás diciendo la verdad, el enemigo fue capaz de matar a todos los cien discípulos sin alarmar a nadie, o ser detectado por ti, aun cuando estabas a solo una distancia corta… ¡Es algo que incluso yo no puedo ser capaz de hacer!”
Lei Kuangfeng estaba asustado en su corazón, “¡Este subordinado absolutamente no se atrevería a jalar la lana sobre los ojos del Jefe Maestro de Salón!”
“¡Así lo supuse!” Lei Tiangang todavía tenía una mirada oscura en su rostro, “La forma que se encontraron con su muerte es incluso más extraña. No hay heridas internas o externas en sus cuerpos e incluso su fuerza de vida todavía existe en sus cuerpos, como si murieran debido a ser puestos a través de un arte de búsqueda de alma… Este discípulo está ya en el Reino Alma Divina, y por lo tanto, su origen de alma es invulnerable al ataque. ¡A menos que él mismo abandonara toda resistencia, sería imposible incluso para el Maestro de Secta ser capaz de buscar su alma!”
El cuero cabelludo de Lei Kuangfeng se entumeció, “¿Podría ser el trabajo de algún fantasma o un espíritu?”
“¿¡Qué clase de tontería es esa!?” Lei Tiangang furiosamente replicó. Él preguntó de repente, “¿La otra parte realmente no dejó ningún rastro?”
Lei Kuangfeng rápidamente sacó la Profunda Piedra de Imágenes y mostró la imagen que había sido grabada por ello antes, “Él debe ser el que dejo estas palabras.”
¡Las vidas de cien mil discípulos de la Secta Divina Alma Negra, para conmemorar las almas de los espíritus de madera!
“¿¡Ling Yun!?” la expresión en el rostro de Lei Tiangang cambió abruptamente. Él enseguida alzó su cabeza conforme rugía en voz alta, “¡Envía de inmediato notificaciones a cada salón para movilizar al menos cinco mil discípulos y que los envíen rápidamente a realizar una búsqueda en las montañas! ¡Ellos deben atrapar a cada persona vida que encuentren ahí! ¡Doy mi permiso para herir gravemente o lisiar a los objetivos, pero tienen que asegurarse de traerlos con vida!”
Lei Kuangfeng estaba sobresaltado. A pesar que tantos discípulos de la Secta Divina Alma Negra fueron asesinados, sería un poco muy exagerado realizar tal búsqueda de gran escala en la montaña, “Jefe Maestro de Salón, ¿quién es exactamente este Ling Yun…?”
“¡No hagas ninguna pregunta!” Lei Tiangang dijo en una voz fuerte, “¿No sabes por qué el Maestro de Secta personalmente viajó por la noche para ir a Ciudad Darkya de repente? Quién habría pensado que él en realidad tomaría la iniciativa para venir a nosotros…. Las vidas de cien mil discípulos de la Secta Divina Alma Negra, ¿eh? Esas son unas palabras aterradoras, je— ¿Qué estás haciendo todavía aquí? ¡Rápido ve y haz como dije! ¡Recuerda, los cautivos deben estar vivos cuando sean traídos a la secta!”
“¡Entendido!” Recibiendo la orden de su superior, Lei Kuangfeng inmediatamente se fue a llevar a cabo su tarea.
Lei Tiangang sacó un Jade de Transmisión de Sonido a medida que decía, “Maestro se Secta, no hay necesidad que vaya a Ciudad Darkya ahora. ¡Ling Yun mismo ha venido a nosotros!”
………
Antes, fuertes clamores se elevaron por todo los lugares en la Secta Divina Alma Negra. Cien mil discípulos seguidos salieron de la secta y se precipitaron directo dentro de la Cordillera Alma Negra. Era absolutamente el primer caso de despachar cerca del diez porciento de los discípulos en toda la secta al mismo tiempo, para buscar en la montaña. Además, sucedió sin ninguna indicación previa.
La Cordillera Alma Negra era el hogar de incontables profundas bestias peligrosas. Había extremadamente pocos profundos practicantes que tomarían el riesgo de entrar ahí, sin decir nada de dirigirse en las profundidades. La región oriental de la cordillera le pertenecía a la Secta Divina Alma Negra. Así que a menos que uno estuviera cansado de vivir, no había ningún profundo practicante en el Reino Darkya que se atrevería a acercarse al lugar, sin importar cuán audaces fueran.
Por lo tanto, a pesar que la búsqueda de gran escala continuó día y noche, aparte de las numerosas profundas bestias que fueron alarmadas por sus movimientos, los discípulos de la secta no encontraron la figura de una sola persona.
Cuando la cortina de la noche cayó, una capa delgada de niebla gris envolvió toda la cordillera.
Habiendo conseguido nada, los equipos de búsqueda regresaron a la secta uno tras otro y reportaron el resultado a Lei Tiangang.
“Jefe Maestro de Salón, buscamos por todo un día pero aún menos una persona, ni siquiera encontramos la señal de un forastero apareció ahí.” La persona luego miró de reojo a Lei Kuangfeng, “Lie Kuangfeng, ¿realmente dijiste la verdad?”
“¡¿Cómo podría atreverme a bromear con semejante asunto?!” Lei Kuangfeng dijo en una voz enojada, “Jefe Maestro de Salón, creo que él debe haber huido pronto después que tuvo éxito en su maquinación. Sin embargo, siempre que no haya dejado el Reino Darkya, definitivamente caerá en nuestras manos, tarde o temprano.”
“Parece que él realmente huyó de la cordillera. Estuve equivocado en estar bajo la impresión que él realmente quiere tomar las vidas de cien mil de nuestros discípulos. Maestro de Secta debe estar a punto de llegar aquí, así que vamos a esperarlo antes de discutir más este problema.” Lei Tiangang barrió su mirada sobre todos los maestros de salón, antes de decir de repente, “¿Por qué hay uno menos de ustedes? ¿Qué pasa con el del Décimo Primer Salón?”
“¡Jefe Maestro de Salón!” El momento que terminó sus palabras, el sonido de pasos urgentes vino desde afuera. Muy pronto, un hombre de mediana edad apresuradamente corrió adentro. Él era uno de los Vice-Maestros de Salón del Décimo Primer Salón, Lei Chuo.
Mirando su apariencia, un ceño fruncido apareció en el rostro de todos los presentes. Lei Tiangang preguntó en una voz pesada, “¿Qué pasó ahora?”
“Jefe Maestro de Salón, cuando este subordinado comprobó el número de discípulos antes de llevarlos de vuelta a la secta, sorprendentemente se descubrió que ciento sesenta de ellos habían desaparecido. Este subordinado entonces de inmediato ordenó que la gente regresara a la Montaña Alma Negra… ¡Y llegamos a saber justo hace un momento, que setenta cadáveres se han encontrado hasta ahora! ¡Además, la forma en que murieron es exactamente como Lei Kuangfeng dijo antes! Esos discípulos cuyos cuerpos todavía no se han descubierto deben haberse encontrado también una muerte cruel idéntica.”
“¿¡Q-Qué!?” La atmósfera en el gran salón cambió abruptamente. Todos los maestros de salón se habían sorprendido… Así como también, miradas de espanto aparecieron en sus rostros.
No solo varios cientos de miles de discípulos eran parte del equipo de búsqueda, casi doscientos vice-maestros de salón e incluso maestros de salón estaban liderándolos pero ellos no habían descubierto ningún rastro del culpable… Sin embargo, más de cien discípulos habían muerto sin nadie notándolo. Además, juzgando por la reacción de Lei Chuo, era claro que él no había sentido nada cuando los discípulos fueron asesinados por el enemigo.
Un fuerte escalofríos corrió a través de los cuerpos de todas las personas en el gran salón.
“¿¡Qué está pasando!?”
Antes de que el dueño de la voz apareciera por sí mismo, una voz digna cargando una coerción similar al trueno, agobió los corazones y almas de todos los presentes.
En la entrada del gran salón, un hombre de mediana edad de túnica negra se podía ver acercándose lentamente. Había una marca de una serpiente negra con una boca abierta y feroz, entrelazada con rayos, tallada en su pecho. Siguiendo atrás de él estaban cuatro personas que estaban vestidas en túnicas negras similares.
Junto con su llegada, la corriente de aire en todo el gran salón de inmediato se congeló, trayendo una sensación opresiva como nubes negras cubriendo el cielo.
La persona liderando el grupo era el maestro actual de la Secta Divina Alma Negra, el Gran Rey del Reino Darkya, y también el único de pie en el zenit del profundo camino en el Reino Darkya, el único practicante aterrador en el Reino Rey Divino.
¡Lei Qianfeng!
“¡Maestro de Secta!” Tan pronto como llegó, todos se arrodillaron de prisa y profundamente bajaron sus cabezas. Ni siquiera uno se atrevió a alzar su cabeza sin permiso.
“Levántense… Tiangang ¿qué está pasando?” La mirada de Lei Qianfeng barrió sobre la gente en el salón, conforme preguntaba de manera indiferente.
Lei Tiangang se levantó y rápidamente narró todo lo que había sucedido ese día.
“Ling… Yun.” Lei Qianfeng ligeramente entrecerró sus ojos y alzó su cabeza un poco, “Es realmente extraño. Antes de que mi Secta Divina Alma Negra pudiera tener la oportunidad para resolver viejos resquemores con él, él en realidad tomó la iniciativa de venir y causar problema para nosotros e incluso declaró tomar las vidas de cien mil discípulos de mi secta… ¿Y es por los espíritus de madera? Jeje, parece que este tipo es un loco.”
“Maestro de Secta, este Ling Yun posiblemente no es tan simple como creemos. La forma que estos discípulos murieron me hace pensar de esa ‘gente diabólica’ en la [Región Divina del Norte]. Según los rumores, esas personas diabólicas se quedan ocultas en la oscuridad y roban las almas de las personas sin hacer un sonido. Por supuesto, ellos no dejarán la Región Divina del Norte, así que es imposible para Ling Yun ser de ahí. Es sólo que… El método que usa es bastante similar.” Lei Tiangang dijo.
“Una vez que lo atrapemos, naturalmente sabremos el método que usó.” Lei Qianfeng dijo en una voz seria, “Es obvio que Ling Yun está ocultándose en la Cordillera Alma Negra. Mañana, movilicen a todos los miembros de los sesenta y cuatro salones y realicen una búsqueda por toda la Cordillera Alma Negra. ¡Hagan lo que sea que se requiera, necesito encontrarlo a cualquier costo!”
“Maestro de Secta, quién es exactamente… ¿Este Ling Yun?” Un maestro de salón no pudo evitar preguntar al final.
“No necesitas saber mucho sobre este asunto. ¡Sólo sepan que él tiene algo que el Reino Marcial Divino quiere!” Lei Qianfeng dijo en una voz sombría.
Escuchando las tres palabras ‘Reino Marcial Divino’, todos mostraron una expresión de sorpresa.
“Además, es algo que arrebató de nuestras manos.” Lei Qianfeng respiró hondo, a medida que sus ojos brillaban con una luz viciosa, “¡El Reino Marcial Divino nos ha dado un tiempo limite de solo un mes! ¡Si fuéramos a fallar en recuperar esa cosas, podríamos tener que enfrentar las consecuencias como los responsables de la perdida!”
“Mantengan en mente que… ¡Deben atraparlo con vida!”
Dentro de la misma noche, el nombre Ling Yun fue conocido por cada miembro en la secta.
Después de la primera búsqueda a gran escala, una búsqueda de una escala aún más grande fue llevada a cabo el día siguiente. Además, los despachados eran todos miembros de los sesenta y cuatro salones… Tenían que ser notado que los sesenta y cuatro salones eran los establecimientos de nivel superior en la Secta Divina Alma Negra.
Todas las personas sintieron que el asunto estaba yendo muy lejos para involucrar a tantas personas sólo para encontrar a una sola persona, como un juego de un gato atrapando a un ratón. Sin embargo, ellos no tenían idea que ello era en realidad el comienzo de una temible pesadilla.
Similar al primer día, ellos buscaron todo el día pero no captaron la vista de nadie. Cuando poco a poco se dirigían a las profundidades, describieron cadáveres uno tras otros… Que eran discípulos de la Secta Divina Alma Negra. Nadie vio o supo cómo murieron, ni sintieron ninguna aura inusual o sonido delante de ellos… Como si las almas de esos discípulos hubieran huido de sus cuerpos de repente.
Ellos no encontraron pistas al final del día y solo pudieron regresar con los cuerpos de doscientos muertos vivientes sin alma.
La misma situación sucedió el tercer día de la búsqueda.
En el cuarto día, Lei Tiangang personalmente se dirigió a la Cordillera Alma Negra, liderando a todos los maestros de salón. Ellos estuvieron de pie alto en el cielo y liberaron su sentido espiritual hacia abajo hasta el límite. Varias horas después, ellos recibieron una transmisión de sonido que les hizo casi vomitar sangre.
“¡Jefe Maestro de Salón! Los discípulos que se quedaron atrás en la secta para proteger el Reino Secreto de la Montaña Trasera fueron encontrados muertos. La forma que murieron es sumamente igual a cómo los discípulos en la Montaña Alma Negra perdieron sus vidas…. ¡Es probablemente el trabajo de Ling Yun!”
“¿Qué? ¿¡Reino Secreto de la Montaña Trasera!?” Lei Tiangang soltó un rugido muy fuerte, “¡Vamos! ¡Ling Yun no está aquí!”
Habiendo fallado en ganar algo en la Cordillera Alma Negra, ellos volcaron la región detrás de la montaña para buscar el objetivo pero todavía no lograron nada. Sin embargo, recibieron continuamente información que hizo que sus cueros cabelludos se entumecieran.
“Jefe Maestro de Salón, doscientos discípulos volviendo a la secta después de realizar su tarea en la Región Sinceridad Púrpura fueron asesinados en el camino. ¡Ni uno solo de ellos regresó con vida!”
“¡Maestro de Secta! El grupo de personas que estaban yendo a Ciudad Darkya siguiendo su orden secreta han… Todos han acabado muertos. Sus cadáveres se encontraron a menos de ciento cincuenta kilómetros de la secta.”
“Jefe Maestro de Salón, los hijos segundo y séptimo del Decimo Séptimo maestro de salón, así como también el discípulo protegiéndolos, han muerto en el Río Alma Negra… Debe haber sucedido hace una hora.”
“Los discípulos enviados para transportar las Piedras Rayo Púrpura hace seis horas no han llegado y no hay noticias de su lado tampoco. Es probable que ya hayan…”
…………
…………
Información aterradora vino en sucesión, causando que la gente de la secta temblara en temor. Ellos recibirían la información de la muerte o desaparición de los discípulos de la Secta Divina Alma Negra todos y cada día. Las muertes y desapariciones sucederían en diferentes periodos de tiempo y regiones pero la cosa que permanecía igual era que todos los incidentes ocurrían en la inmediación de la Secta Divina Alma Negra y era solo los discípulos de la secta que estaban desapareciendo.
¡Las victimas se sumarían de todas partes entre unos pocos a varias cientos de personas!
En el corto periodo de medio mes, la Secta Divina Alma Negra había perdido a varios miles de discípulos.
Si fuera solo los discípulos perdiendo sus vidas, toda la secta sin duda no estaría en tal pánico. Cuando el número de discípulos muertos aumentaba al día en este medio mes, la Secta Divina Alma Negra no escatimó ningún precio y locamente buscó por cualquier pista para rastrear a Ling Yun. La Secta estaba tan ferviente con la búsqueda que parecía que podrían movilizar a todos los ocho millones de discípulos de la secta en cualquier momento.
No hubo día cuando ellos no oían las noticias de la muerte de sus discípulos, lo cual también implicaba que ‘Ling Yun’ jamás había dejado la inmediación de la secta. Pero la Secta Divina Alma Negra, la autoridad suprema en el Reino Darkya y un poder incomparablemente enorme, nunca entró en contacto con tanto como la sombra de ‘Ling Yun’, a pesar de buscarlo locamente en su propio territorio.
La situación era tan mala que nadie, desde el supremo maestro de secta y el Jefe Maestro de Salón en la cima hasta los discípulos de niveles inferiores en la secta, incluso sabía cómo se veía en realidad el objetivo.
La única cosa de la que estaban conscientes era su nombre, ‘Ling Yun’.
Tal temor invisible era todavía más aterrador que la vista de un dios demonio. A medida que los días pasaban, el miedo también se acumulaba día tras día. Eventualmente, el miedo dentro de las personas de la Secta Divina Alma Negra creció a tal grado que ningún discípulo se atrevería a salir de la secta casualmente. Cualquiera que tuviera que dejar la secta siguiendo la orden de su superior, temblaría de miedo con cada paso que daba afuera de la secta… Toda su espalda sentiría un escalofrío, como si los ojos de la muerte estuvieran mirándolo en silencio.

Medio mes después, la Secta Divina Alma Negra finalmente transmitió la orden de prohibición más vergonzosa en su historia, ¡Todas las personas de la secta con un nivel de cultivación bajo el Reino Tribulación Divina, tenían prohibido dar incluso medio paso fuera de la secta sin permiso! 
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios