ATG Capítulo 739

01:57

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 739 – Visitante de Asgard
Inconscientemente, Yun Che ya había permanecido en Nube Congelada Asgard durante más de un mes.
En este período de tiempo, estuvo ocupado cada día. Siguiendo después de Murong Qianxue, usando las Píldoras del Overlord, ayudó a Jun Lianqie, Mu Lanyi, Chu Yueli, Feng Hanyue y a Feng Hanxue a romper a través del Profundo Reino Tirano, y no hubo ni un solo error o accidente durante todo el proceso.
Con este tipo de método que no les obligaba a hacer ningún esfuerzo, en un solo día, alcanzaron un nivel que alguna vez no se atrevieron a lograr en toda su vida. Incluso después de pasar más de un mes, esta sorpresa parecida a un sueño aún no se había disipado. En este período de tiempo, todas ellas se habían centrado en cultivar tranquilamente cada día, estabilizando su profunda fuerza con la ayuda del Jade de Sapo de Hielo que Yun Che refinó.
Después de las Siete Hadas de Nube Congelada, Yun Che comenzó a elevar la profunda fuerza de las otras discípulas de Nube Congelada. Similarmente, utilizó las Píldoras del Overlord, ejecutando el mismo método y proceso. Una diferencia era que el nivel de lo profundo de cada discípula de Nube Congelada era diferente y, naturalmente, la cantidad de energía medicinal de las Píldoras del Overlord que cada una de ellas podría soportar era diferente también. El tiempo dedicado a cada una de ellas era también diferente.
Mu Lingxue, la más fuerte entre ellas, había soportado dos Píldoras del Overlord, lo que hizo que su profunda fuerza se elevara hacia el Profundo Reino Emperador en sólo dos horas; En los días siguientes, esto la hizo sentir como si todo fuera un sueño. En cuanto a las discípulas recién admitidas, hasta la mitad de una píldora era difícil de soportar.
Por lo tanto, para aumentar la profunda fuerza de las discípulas regulares de Nube Congelada, la cantidad de tiempo utilizado fue mucho más corto en comparación con las Siete Hadas de Nube Congelada; Sin embargo, la dificultad no fue menor. A lo largo de todo el proceso, Yun Che tuvo que estar en un estado de completa concentración, junto con su profunda energía liberada completamente. Debido a que cuanto más baja era la profunda fuerza, más débil era el físico; Como tal, tuvo que ser incluso más cuidadoso para evitar que ocurrieran accidentes.
En aproximadamente un mes, él ya había ayudado a unas trescientas chicas de Nube Congelada en su avance de profunda fuerza, sin incluso cometer un solo fracaso.
Al mirar a este recién nombrado Maestro de Asgard, sin mencionar su primer Maestro de Asgard en su historia, los ojos de todas las chicas de Nube Congelada ya no llevaban el menor rechazo y peculiaridad... En cambio, estaban llenos de admiración, como si estuvieran mirando a un ser divino.
Era ya mediodía, y aún Yun Che, sin embargo, no estaba elevando la profunda fuerza de las discípulas de Nube Congelada. En cambio, estaba sentado con las piernas cruzadas en el Pabellón de Hielo, guiando lentamente el flujo de profunda energía dentro de su cuerpo. Esta misma mañana, cuando terminó de elevar la profunda fuerza de Shui Wushuang, la profunda energía de todo su cuerpo se vio de repente en un gran caos. Su visión se oscureció instantáneamente, y su cabeza se desplomó en el suelo a medida que su expresión se tornaba pálida. Shui Wushuang estuvo muy sorprendida; Ni siquiera tuvo tiempo de vestir su túnica de nieve a medida que lo levantaba apresuradamente... Después de un buen rato, finalmente se dio cuenta de que la profunda fuerza de Yun Che había roto de pronto a través de un cuello de botella.
Desde el tercer nivel del Profundo Reino Emperador hasta el cuarto nivel del Profundo Reino Emperador.
Yun Che poseía el Gran Camino del Buda, por lo que incluso si no cultivaba, su cuerpo absorbería automáticamente los elementos del mundo. Incluso durmiendo, su poder y físico continuarían aumentando, produciendo el aumento de profunda fuerza al mismo tiempo.
Los dos saltos más grandes en su físico y profunda fuerza fueron cuando estuvo en la Profunda Arca Primordial, y cuando estuvo en el Valle de Llamas y Rayos del Cuervo Dorado. El elemento hielo de Nube Congelada Asgard era excepcionalmente enérgico. A pesar que no podían ser comparados con las tormentas dimensionales en la Profunda Arca Primordial o el Mar de la Muerte del Valle de Llamas y Rayos del Cuervo Dorado, su velocidad de absorción de los elementos del mundo era aún más rápida que otros aspectos por un pequeño grado.
Después de descansar durante unas dos horas, la profunda energía en el cuerpo de Yun Che se había calmado por completo y su profunda fuerza había entrado oficialmente en el cuarto nivel del Profundo Reino Emperador. Elevar la profunda fuerza de las discípulas de Nube Congelada fue también un grado excepcionalmente fuerte de refinamiento para su profunda energía. Si no hubiera ningún accidente, antes de su batalla con Fen Juechen, su profunda fuerza debería ser capaz de atravesar el quinto nivel del Profundo Reino Emperador.
Si pudiera obtener el yin vital de fénix de Feng Xue’er...
En ese momento, los ojos de Yun Che se abrieron lentamente, y fuera del Pabellón de Hielo, la suave voz de Feng Xue’er sonó, “Hermano Mayor Yun, ¿puedo entrar?”
“Xue’er, apúrate y entra,” dijo Yun Che inmediatamente.
La puerta de hielo se abrió ligeramente y Feng Xue’er entró con suaves pasos. En ese instante, los ojos de Yun Che brillaron ferozmente; Su línea de visión estaba firmemente fijada en Feng Xue’er, y durante mucho tiempo, estaba en un estado de éxtasis.
La ropa que usaba Feng Xue’er acostumbraba ser dorada o rojo ardiente, pero esta vez llevaba la túnica pura y blanco nieve de la Nube Congelada Asgard.
“Hermano Mayor Yun, ¿me veo hermosa?” Ella se puso de pie delante de Yun Che y mostró la mirada que tenía mientras vestía la Túnica de Nieve de Nube Congelada. Lo que recibió fue la mirada ya aturdida de Yun Che.
Vestida en blanco nieve, el vestido largo se extendía hasta el suelo, y un par de exquisitos zapatos de fénix de nieve podía ser visto tenuemente. Envuelta alrededor de su cintura había una banda de seda blanca como la nieve, perfectamente delineando su delgada cintura, permitiendo también que su par de senos formaran incomparables y sorprendentes curvas voluptuosas.
Cuando se trataba de las túnicas de nieve de Nube Congelada Asgard, las discípulas regulares llevaban un conjunto diferente del de las Siete Hadas de Nube Congelada, y lo que Feng Xue’er llevaba pertenecía a las túnicas de nieve de las Siete Hadas de Nube Congelada. Yun Che estaba especialmente familiarizado con estas, pero lo que lo sorprendió no fue la túnica de nieve, sino que era la joven vistiéndola.
La piel de Feng Xue’er era extremadamente blanca... Como el más puro hielo y nieve; Un blanco lustroso que era similar al más impecable de los jades de sebo blanco. Incluso bajo el contraste de la túnica blanco nieve, incluso a pesar que dentro del pabellón de hielo no había una luz brillante, su piel blanca todavía estaba deslumbrantemente brillante. Su rostro, como si hubiera sido tallado con hielo y nieve, estaba adornado con finas y largas cejas de media luna, y un par de ojos claros y profundos. Sus elegantes mejillas eran más blancas que la nieve, sus hoyuelos eran tan hermosos como el de un poema o un dibujo, y el labial que llevaba en su par de labios tiernos eran como si fueran dibujados con la sangre y el alma de los cielos, hermosos al punto de conmover el corazón.
“Mi Xue’er... Naturalmente, no importa lo que uses, eres la más hermosa del mundo,” Yun Che la miró aturdido a medida que la elogió sinceramente.
Feng Xue’er extendió sus brazos a medida que su sonrisa floreció. “Esto me lo dio Maestra Menor Hanyue. Es muy apropiado, sin la menor molestia. Y es muy ligero y fresco también... ¡Ah!”
En medio del tierno gemido de Feng Xue’er, Yun Che ya la había agarrado de la cintura a medida que la levantaba para hacerla sentar en su regazo. Yun Che suavemente abrazó su cuerpo de jade a medida que hablaba con un comportamiento ligeramente astuto, “Xue’er, eres realmente hermosa hasta punto... Donde ni siquiera sé qué debería hacer.”
Feng Xue’er acurrucó ligeramente su cuerpo dentro del abrazo de Yun Che, sus mejillas fragantes se tiñeron con un débil color rosa a medida que ella, tímidamente, dijo con voz suave, “Hermano Mayor Yun, tú... No vas a... Intimidarme otra vez, cierto…”
Cada vez que abrazaba el suave cuerpo de Feng Xue’er, el cuerpo de Yun Che latía intensamente hasta un punto incontrolable. Se acercó al rostro de Feng Xue’er y suavemente dijo, “No lo pensé al principio, pero con el recordatorio de Xue’er...”
En el momento en que su voz cayó, Yun Che ya había abrazado a Feng Xue’er firmemente y sellado sus labios flexibles. Entonces, se deleitó al tomar la fragancia y la dulzura de su boca.
“Nng,” Feng Xue’er gritó; La timidez y la vergüenza de la joven chica se convirtieron instantáneamente en un resplandor rojo en su rostro blanco nieve.
No era la primera vez que sus labios habían sido probados por Yun Che. Después de que su primer beso fue arrebatado hace medio mes, Yun Che empezó a desear una milla después de tomar una pulgada, a medida que la había besado suave, tiránica y sinvergüenzamente, o incluso cuando fue sorprendida desprevenida muchas veces al día. Cada vez, ella sólo podía ceder tímidamente a él... Debido a que en el fondo de su corazón, ella ya era alguien que estaba comprometida con Yun Che por su Real Padre.
Sus manos tiernas empujaron impotentemente los hombros de Yun Che a medida que ella jadeaba ligeramente, sus ojos entreabiertos estaban borrosos como la niebla... Si los ciudadanos del Imperio Fénix Divino vieran a su Princesa de Nieve, a quien ellos consideraban una diosa, siendo realmente intimidada de tal manera por un hombre, ello podría conducir a una revuelta de todo el imperio.
Mientras que la conciencia de Feng Xue’er estaba borrosa, ella no percibía que su vestido de nieve ya había sido levantado en silencio hasta su cintura por una mano grande e inquieta, revelando un par de muslos blanco nieve similar al jade. La cinta de seda de su cintura ya había sido quitada, y con su túnica de nieve bajada, se revelaron sus hombros fragantes de piel nívea, que eran tan suaves como el aceite con un lustroso brillo rosado, como si el sol estuviera brillando sobre las heladas y la nieve durante el invierno.
Los ojos de Yun Che estaban fascinados, y él era simplemente incapaz de contener la intensa palpitación dentro de su cuerpo. Sus manos aparentemente fueron levantadas de manera incontrolable, y fueron colocadas en la clavícula expuesta de Xue’er...
Sin el mínimo de obstrucción, sus manos y su piel entraron en contacto, haciendo que los hermosos ojos de Feng Xue’er se ensancharan de inmediato. Como un conejo sobresaltado, saltó del abrazo de Yun Che, jadeando a medida que la luz de sus ojos estaba desordenada...
“Yo... Voy a regresarle la túnica de nieve a... A Maestra Menor Hanyue...”
El rostro y las orejas de Feng Xue’er estaban rojo carmesí. Ella arregló su túnica de nieve, que se separó sin que ella lo supiera en un alboroto, a medida que huía de una manera fugaz...
“Haah...” Yun Che estaba un poco abatido a medida que se dejaba caer sobre la cama de hielo.
“De hecho, aún no has tenido éxito. ¿No tienes miedo de perder terriblemente bajo las manos de Fen Juechen?” Jazmín dijo fríamente. “No hay el menor rechazo hacia ti en el corazón y alma de Feng Xue’er. Si fueras un poco más contundente, deberías haber obtenido hace mucho tiempo su yin vital de fénix.”
“¡Obviamente no puedo hacer eso!” Yun Che sacudió su cabeza, murmurando, “Asuntos como este deben llegar gradualmente. Xue’er me trata con un corazón puro. Si lo hiciera a tu manera, podría asustarla o incluso herirla. Además, obtener su yin vital de fénix para poder intercambiar golpes con Fen Juechen me haría sentir como si estuviera hiriendo y usando a Xue’er para mis propios beneficios. No puedo hacer eso... Esta es una cuestión de principios.”
“¿Principios?” Jazmín resopló y fríamente sonrió. “Cuando se trata de asuntos relacionados con las mujeres, en realidad tienes el valor de hablar de principios... Hmph. Como era de esperar, tu rostro es aún más grueso que el muro de una ciudad.”
“Jeje. Jazmín sigue siendo la que está más familiarizada con los pocos puntos positivos que poseo.” Yun Che reveló una sonrisa barata.
“... Pero mirándote, no pareces preocuparte por la batalla con Fen Juechen.”
“Supongo que puedes decir eso. Después de todo, ese tipo, Fen Juechen, tiene una debilidad muy grande en su personalidad,” dijo Yun Che calmadamente a medida que cerraba sus ojos.
“¿Una debilidad en su personalidad? Te estas refiriendo a...”
“¡Ji Qianrou, del Supremo Palacio del Océano, pide ver al Maestro de Nube Congelada Asgard Yun Che!” En este momento, una voz ligera, que llevaba un rastro de suavidad y dulzura, sonó desde fuera. Yun Che se levantó de inmediato de la cama de hielo. “¿Ji Qianrou?”
¿Por qué vendría aquí?
... ¿Podría ser que la persona que viniera a invitarlo a la Conferencia de la Espada Diabólica, de quien Zi Ji había hablado antes, se refería a Ji Qianrou?
Desde fuera de la puerta, la voz de Murong Qianxue resonó, “Maestro de Asgard, hay una extraña persona fuera de la puerta de asgard queriendo verlo, alegando que viene del Supremo Palacio del Océano.”
Yun Che se levantó y salió del Pabellón de Hielo. Al ver que Murong Qianxue y Mu Lanyi se encontraban ahí de pie con expresiones pesadas, apresuradamente dijo, “Maestras Mayores, no hay necesidad de preocuparse, y no hay necesidad de estar vigilantes tampoco. Él es uno de mis conocidos, y la razón por la que está aquí debe ser para enviarme algo. Una vez que lo recoja, volveré rápidamente. Díganle a Xue’er y al resto que no se preocupen también.”
Después de decir eso, Yun Che voló en el aire y se dirigió hacia la puerta de asgard.
“Alguien del Supremo Palacio del Océano... Maestro de Asgard, por favor tenga cuidado,” dijeron Murong Qianxue y Mu Lanyi al unísono. A pesar que Yun Che ya había dicho que no había necesidad de preocuparse... Esa persona todavía era alguien de un Terreno Sagrado.
En el momento en que salió de Nube Congelada Asgard, Yun Che vio esa figura delante de la puerta de asgard. Vestido con una extraordinaria túnica blanca, sus mangas revoloteaban entre los fríos vientos. Tenía una buena apariencia masculina, y sus ojos eran como las aguas de otoño, con un encanto que estaba fuera de este mundo... Era un hombre que poseía una belleza que se podría describir como hermosa hasta el punto en que incluso las mujeres lo envidiarían.
Monarca Demoníaco Rostro de Jade — Ji Qianrou.
Yun Che se movió hacia adelante y con gentileza saludó. “Menor Yun Che saluda a Superior Ji. Han pasado tres años desde que nos encontramos, y como era de esperar, el porte de Superior Ji ha crecido más que antes.”
Los ojos delicados de Ji Qianrou eran como flores de durazno, a pesar que parecían llevar un rastro de amargura. “Si estamos hablando de porte, en comparación con Pequeño Cheche, estoy muy lejos~”
Después de escuchar la voz de Ji Qianrou nuevamente después de tres años, los vellos de Yun Che se erizaron y mientras la piel de gallina se extendía por todo su cuerpo. En el momento en que cayó la voz de Ji Qianrou, él extendió su mano derecha y, con un ligero giro de su dedo de jade en forma de cebolla, un pétalo azul tenue salió de la nada. Siguiendo la suave ola de su dedo, flotó ligeramente hacia Yun Che.
El pétalo azul tenue no parecía diferente de un pétalo regular. Ello se acercó lentamente a Yun Che, como si estuviera siendo soplado por una suave brisa. Los vientos fríos aquí eran salvajes y desenfrenados, y aún no influyeron en la trayectoria de vuelo del pétalo. Más bien... Los vientos fríos que se acercaban a ello parecían haberse absorbido en un gran remolino invisible, desapareciendo sin dejar rastro.
Cuando el pétalo se acercó, el rostro de Yun Che todavía estaba lleno de sonrisas. Alzando sus dedos, cogió el pétalo entre dos de sus dedos, y luego lo sostuvo en su mano. Cuando volvió a abrir su palma, el pétalo ya había desaparecido sin dejar rastro... No había habido ni un solo sonido a lo largo de todo el proceso, ni hubo incluso el menor movimiento de profunda energía.
“Gracias por su regalo, Superior Ji,” dijo Yun Che con una sonrisa.
“Ja~.” Ji Qianrou dejó salir de nuevo un leve y amargo suspiro. “Como era de esperarse, Pequeño Cheche es igual a lo que dicen los rumores. Han pasado sólo tres años desde que nos encontramos, pero ya me has dejado muy atrás. En el futuro, me temo que ni siquiera podré entrar en los ojos de Pequeño Cheche.”
“~! @ # ¥%...” Yun Che mantuvo su sonrisa con toda su fuerza, y aún su tono fue especialmente sincero. “Este menor nunca se atrevió a olvidar la gracia salvadora de Superior Ji en la Profunda Arca Primordial hace tres años. Si hay algo en lo que pueda pagarle a Superior Ji, este menor definitivamente no escatimará esfuerzos para hacerlo.”

La luz de los ojos de Ji Qianrou se arremolinó, parpadeando con un rastro de sorpresa. Luego, sonrió con delicadeza. “En aquel entonces, lo que hice en la Profunda Arca Primordial fue simplemente jugar un juego con Pequeño Hanhan, y al mismo tiempo, devolverte un favor. No es tan exagerado como lo haces sonar, así que no hay necesidad de plantear asuntos de devolverme. Regresar cosas como favores de ida y vuelta es muy molesto. Esta vez, estoy aquí especialmente bajo las órdenes de nuestro Gran Dignatario del Supremo Palacio del Océano para entregarle algo a Pequeño Cheche.”
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios