ATG Capítulo 738

01:57

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 738 – Hijo Indigno
 Nación Fénix Divino, Secta Fénix Divino.
“Real Padre, todo esto... ¿Es real?” Profundo asombro surgió en el rostro de Feng Hengkong.
“Esta noticia fue contada personalmente por el Noveno Dignatario del Salón Divino Sol y Luna, Ye Guying. Además, entre los cuatro Dignatarios del Salón Divino Sol y Luna llevados por Ye Xinghan ese día, él era uno de ellos, así que definitivamente no es sólo un mero rumor. Ese día, si no fuera por el ingenio rápido de Ye Guying, Ye Shi podría no haber sido la única persona en morir en ese entonces.” La voz de Feng Tianwei era tranquila, pero sus cejas estuvieron fruncidas todo el tiempo.
“En este momento, este asunto ya no es un secreto en los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados. Ye Guying sólo me reveló este asunto a causa de los largos años de relación que tenemos, aconsejándome que nunca agrave el resentimiento de Yun Che alguna otra vez.”
“No es de extrañar... No es de extrañar que Yun Che realmente se atreviera a entrometerse en nuestra Secta Fénix Divino por sí solo y nunca había sentido miedo desde el principio hasta el final. Tampoco es de extrañar que, dada la siniestra personalidad de Ye Xinghan, aún no había puesto sus manos sobre Yun Che después de saber que todavía estaba vivo. Así que una figura que podría cubrir el cielo con una sola mano estaba realmente detrás de la espalda de Yun Che...” Feng Hengkong tuvo dificultad para calmar su asombro.
“‘Anciano Duotian’, una vez oí este nombre de nuestros antepasados cuando yo era joven. Ahora, bajo los cielos, los que conocen este nombre, sólo deberían ser los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados y nuestra Secta Fénix Divino, ya que ambos tienen la capacidad de transmitir sus recuerdos. Él reinó bajo los cielos hace diez mil años y actualmente está reinando a través de los tiempos antiguos y modernos. Él fue el primer y único humano en llegar a medio paso del Profundo Reino Divino en la historia del Continente Cielo Profundo, al mismo nivel que nuestro Ancestral Dios Fénix... ¡Y eso fue hace diez mil años!”
“Nunca habría pensado que él todavía estaría vivo... Al llegar a ese nivel, ser capaz de poseer una vida útil de diez mil años debería ser esperado. ¡No, si estamos hablando del nivel en el que el Anciano Duotian se encuentra actualmente, él ya podría haber roto a través del medio paso del Profundo Reino Divino y haber entrado completamente en el Profundo Reino Divino, logrando convertirse en un legendario supremo ‘Profundo Dios’!” Dijo Feng Tianwei sombríamente, su voz llevaba una mezcla de asombro, respeto y terror. “También no es de extrañar que Yun Che fuera capaz de lanzar la cara de nuestra Secta Fénix Divino al suelo teniendo únicamente la fuerza del Profundo Reino Emperador. En este período de tiempo, por mucho que lo intentara, no podía pensar en cuál figura famosa en el Continente Cielo Profundo podría haberle enseñado a Yun Che, un monstruo que desafía todo el sentido común. ¡Pensar que en realidad era una figura similar a un dios!”
“Una bola de llamas del tamaño de un dedo quemó a un Monarca de la etapa intermedia a la nada...” Feng Hengkong no pudo evitar tomar una bocanada de aire frío, incapaz de imaginar una escena tan sorprendente en su mente. Si Feng Tianwei no le hubiera dicho personalmente esto, incluso si la noticia provenía de los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados, definitivamente no la habría creído.
“Mirándolo ahora, nuestra situación actual ya puede considerarse un resultado decente. Sobre el tema de la severa venganza para Luo’er y el resto... Nunca vuelvas a pensar en ello de nuevo.” Feng Tianwei dijo con un suspiro.
“¡Real Padre! ¡¡Real Padre!!”
En medio de sus fuertes gritos, Feng Ximing tropezó en el lugar. No tuvo tiempo para saludos a medida que inmediatamente cargó recto hacia Feng Hengkong, con el rostro distorsionado por la confusión, una mirada que nunca había tenido antes. “Real Padre... Este hijo ha oído que, en la reunión de Dignatarios, anunciaste un matrimonio entre Xue’er y Yun Che. ¿Qué está pasando…? ¡Esto definitivamente no puede ser verdad!”
“¡Esto es verdad!” Feng Hengkong frunció el ceño profundamente, a medida que dijo con una mirada fría.
“Qué... ¿Qué?” Feng Ximing, que estaba en una pérdida para comenzar, se estremeció incontrolablemente al recibir la confirmación personal de Feng Hengkong. Todo su cuerpo se convulsionó como si oyera el estallido de un trueno. De repente, él rugió histéricamente, “Real Padre, ¿¡se ha vuelto loco!? ¡Yun Che es nuestro mayor enemigo, mató a cuatro de mis reales hermanos... ¡Cuatro de los hijos de Real Padre! Incluso a varios Dignatarios, dos Grandes Dignatarios y a mil discípulos Fénix... Él destruyó la Escultura del Dios Fénix e incluso ahora, Ciudad Fénix aún está llena de escombros... ¡Él es el enemigo mortal de todo nuestro clan, alguien con quien nunca podremos reconciliarnos! ¿Cómo podría usted hacer que Xue’er se casara con él?”
En este momento, finalmente vio que Feng Tianwei estaba de pie a su lado. Apresuradamente, corrió con pasos inestables. “Abuelo, Real Padre se ha vuelto loco. Él en realidad quiere que Xue’er se case con ese demonio, Yun Che... ¡Abuelo, dese prisa y deténgalo!”
“¡Suficiente!” Feng Hengkong giró y gritó. “En cuanto a las circunstancias de este problema, se las diremos en pocos días. Actualmente estamos discutiendo asuntos importantes con tu abuelo. Vete inmediatamente.”
Feng Tianwei echó un vistazo a Feng Ximing y agitó su mano. “Ya he terminado de decir lo que quería decir. Hengkong, en los días venideros, has los preparativos adecuados para la Conferencia de la Espada Diabólica. En la Conferencia de la Espada Diabólica, no sólo se presentarán personalmente todas las figuras centrales de los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados, sino que también han invitado a todos los poderes del Continente Cielo Profundo que posean expertos en el nivel del Profundo Reino Tirano. Esta es una gran ocasión que no tiene precedentes y este asunto es bastante asombroso. Cuando llegue el momento, personalmente me dirigiré allí con el resto de ustedes... Ming’er también vendrás conmigo.”
“Real Padre, ¿usted quiere ir con nosotros?” Dijo Feng Hengkong, gratamente sorprendido.
“El Profundo Secreto de lo Divino... Sólo con estas palabras, a pesar que todos los profundos practicantes en el mundo estén un noventa y nueve porciento seguros de que es mera ficción, nadie podría resistirse. Incluso si no obtienen nada a cambio, ser capaz de ver a los cuatro lords de los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados hacer personalmente una aparición y ser testigo de la reunión de todos los lords de la guerra en el mundo, el viaje todavía valdría la pena.”
Una vez que terminó de hablar, Feng Tianwei desapareció de la vista con un chasquido de sus mangas largas y un destello de luz llameante.
“Vete entonces.” Feng Hengkong le dio a Feng Ximing una mirada de soslayo. “Has oído las palabras de tu abuelo antes. En estos próximos meses, debemos reconstruir Ciudad Fénix y prepararnos completamente para la Conferencia de la Espada Diabólica al mismo tiempo. En cuanto al matrimonio de Xue’er, también debemos hacer preparativos tempranos.”
“¡Real Padre!” Feng Ximing se arrodilló frente a Feng Hengkong con un fuerte ‘thud’ y su rostro lleno de desesperación. La actitud de Feng Tianwei demostró claramente que él no se oponía al matrimonio, lo que lo hizo oscilar al borde de la desesperación. “Este hijo le está suplicando... Debe revocar su orden. Este hijo simplemente no puede comprender por qué Real Padre haría algo como esto. Ella es Xue’er... La hija más querida por Real Padre y el futuro Dios Fénix de nuestra Secta Fénix Divino.”
Feng Hengkong frunció sus cejas pero no estaba furioso. En cambio, dijo lentamente, “Cuando tomamos esta decisión, naturalmente lo habíamos pensado bien. Además, actualmente tenemos una razón más importante para hacerlo. Ximing, ¿sabes por qué la fuerza real de Yun Che era tan sorprendente, a pesar que él es tan joven y simplemente posee la profunda fuerza del Profundo Reino Emperador? ¿Sabes por qué sus llamas superan nuestras llamas de Fénix tan grandemente? ¿Sabes cómo pudo regresar vivo de la Profunda Arca Primordial? Sabes que él había enojado a Ye Xinghan ese año, pero ¿por qué no ha ido Ye Xinghan a tratar con él todo este tiempo?”
“¡Sólo hemos descubierto hoy que Yun Che tiene un maestro sin precedentes y todopoderoso que es capaz de abrir grietas dimensionales! ¡Cuando Yun Che fue atrapado en la Profunda Arca Primordial ese año, su maestro rasgó a través del espacio y lo trajo de vuelta de la Profunda Arca Primordial! No era que Ye Xinghan no quisiera buscarlo. Lejos de ahí; En el primer día del regreso de Yun Che, Ye Xinghan llevó a un total de cuatro Dignatarios del Salón Divino Sol y Luna, a quince protectores, y no dudó en utilizar el Arca Divina Sol y Luna para matar a Yun Che. Sin embargo, al final, ellos forzaron al maestro de Yun Che a actuar...”
Feng Hengkong alzó su dedo índice. “Su maestro usó sólo una minúscula llama del tamaño de su dedo para quemar a un Dignatario del Salón Divino Sol y Luna a la nada en sólo unas pocas respiraciones del tiempo... ¡Olvídate de un cadáver, ni siquiera un mechón de cabello quedó atrás! Si no fuera por el hecho de que el maestro de Yun Che se había distanciado hace mucho tiempo de los asuntos mundanos y no estaba dispuesto a cometer un asesinato precipitado, y que el noveno Dignatario, que estaba ahí también, juró desesperadamente nunca ofender a Yun Che de nuevo, ni uno de los miembros del Salón Divino Sol y Luna que fueron ahí ese día habría sido capaz de regresar vivo al Salón Divino Sol y Luna.”
Feng Ximing estaba completamente aturdido, como si estuviera escuchando un tomo celestial siendo leído.
“La fuerza del maestro de Yun Che podría incluso superar a la del Ancestral Dios Fénix a un nivel que no podemos comprender. En la actualidad, incluso los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados no se atreven a ofender a Yun Che en absoluto. A pesar que nuestra Secta Fénix Divino se encontró con una crisis debido a Yun Che, pensando en ello ahora, debemos sentirnos afortunados. Si el que hubiera sido forzado a una posición desesperada hubiera sido Yun Che y su maestro hubiera sido obligado a salir, las consecuencias... ¡Habrían sido inimaginables!”
“El potencial de Yun Che es inconmensurable. Su cuerpo posee el linaje del Fénix, sinceramente trata a Xue’er bien y está dispuesto a protegerla con su propia vida... Además, tiene un gran respaldo detrás de él.” Feng Hengkong cerró sus ojos. “A pesar que lo odiamos hasta los huesos, cuando se trata del matrimonio de Xue’er definitivamente no hay nadie más adecuado que él. Si ella puede casarse con él, no sólo puede calmar el resentimiento entre nuestra Secta Fénix Divino y su Nación Viento Azul, nuestra Secta Fénix Divino también obtendrá un apoyo masivo. Incluso si la verdad de la muerte del Ancestral Dios Fénix es revelada al mundo antes de que el poder de Xue’er sea completamente despertado, los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados definitivamente pensarán dos veces antes de tocar incluso un mechón de nuestro cabello.”
El rostro de Feng Ximing estaba verde un momento y blanco al siguiente. Sus labios temblaban todo el tiempo. No sólo la paciente explicación de Feng Hengkong de las circunstancias no lo calmaron, sino que el aura que emitía de su cuerpo se tornó incluso más caótica. Él rugió en voz alta, “¿¡Y qué!? ¡Es Xue’er de quien estamos hablando! Para Real Padre, para este hijo... Ella es la persona más importante del mundo. Cómo podría usted posiblemente usarla así...”
“¿¡Qué quieres decir con usarla!?” Al escuchar las palabras de Feng Ximing, las llamas de furia que Feng Hengkong había estado suprimiendo con todas sus fuerzas estaban ahora a punto de explotar. “¡Esta es la propia voluntad y deseo de Xue’er! ¡Si Xue’er no hubiera estado dispuesta, incluso si tuviéramos que sacrificar nuestra vida, nunca estaríamos de acuerdo con ello! Si ella fuera impotentemente forzada o estuviera completamente dispuesta a hacerlo… ¿Podría ser que realmente no estuviera segura desde el fondo de su corazón?”
La expresión de Feng Ximing palideció una vez más. Se arrodilló en el suelo como si estuviera en medio de la desesperación. Sonó como si estuviera en dolor a medida que imploró, “Real Padre... No importa qué, no debe dejar que Xue’er se case con Yun Che... Usted adora tanto a Xue’er, usted debe estar reacio a dejarla ir, ¿cierto? Xue’er, ella... Ella es nuestro futuro Dios Fénix después de todo. Ella pertenece a nuestra Secta Fénix Divino por lo que no se puede casar con un forastero...”
“¡Cierra tu boca!” Feng Hengkong gritó furiosamente.”Xue’er es la sucesora de nuestro Ancestral Dios Fénix. ¡Ella lleva la misión de proteger a toda nuestra secta en el futuro, pero eso no significa que ella debe pertenecer por siempre a nuestra Secta Fénix Divino, ni pertenecerle a nadie más! ¡Ella sólo puede pertenecerse a sí misma! En medio año más, tendrá veinte años y podrá tomar sus propias decisiones. ¡Incluso nosotros sólo tenemos el derecho de guiarla en su camino, pero nunca tendremos las calificaciones para intervenir forzosamente o tomar decisiones en su lugar! ¡Sólo de esta manera verdaderamente puede ser bueno para ella! En cuanto a ti...” La expresión de Feng Hengkong se tornó incomparablemente oscura. “Los persistentes pensamientos sucios que tienes por Xue’er... Nunca hemos estado dispuestos a exponerlos, pero, ¿¡realmente crees que no estamos[1] consientes de ello!?”
“Real Padre...” Feng Ximing extendió sus manos para agarrar el tobillo de Feng Hengkong y suplicó con una voz temblorosa. “Este hijo realmente no puede perder a Xue’er. Cuando este hijo piensa en Xue’er casándose con otra persona... Este hijo experimenta sentimientos incluso más insoportables que la muerte misma... Este hijo pide a Real Padre que revoque su orden. Este hijo definitivamente usará todo lo que tiene para proteger a Xue’er y su hijo[2] puede darle a Xue’er todo lo que ella quiera... Este hijo puede perder el título de príncipe heredero y perder el asiento de emperador... Este hijo puede abandonar todo siempre que…”
“¡¡Hijo indigno!!” Feng Hengkong se tornó furioso. Enviando fuera una de sus piernas, a pesar de los gritos de Feng Ximing, expulsó a su hijo del salón principal.

Bajo su furia, su patada fue extremadamente pesada, y un largo rastro de sangre salpicó desde la entrada del salón principal hacia el exterior.
“Olvida que res su real hermano. ¡Incluso si ustedes dos no son hermanos, nunca serás digno de Xue’er y Xue’er nunca pestañeará un solo ojo por ti! ¡Lárgate, enciérrate en el Salón Corazón Fénix, y reflexiona por cien días! ¡Si te atreves a pronunciar palabras tan presuntuosas otra vez más, nosotros personalmente te lisiaremos!”
El cuerpo de Feng Hengkong temblaba de rabia. Como su padre, ¿cómo no podía ver claramente a través de los pensamientos de Feng Ximing? A pesar que el encanto de Feng Xue’er era difícil de resistir para la gente común, a pesar que Feng Hengkong era muy consciente de ello, nunca había sentido que no se pudiera tolerar.
Sin embargo, nunca esperaba que los pensamientos que Feng Ximing tenía por Feng Xue’er fueran tan intensos. Ellos habían llegado al punto en que Feng Ximing se había atrevido a dar tales declaraciones escandalosas y heréticas.
Fuera del salón principal, Feng Ximing se apoyó en el suelo con una sola mano, tosiendo continuamente varias grandes bocanadas de sangre fresca. Él jadeó a medida que se levantaba sin pronunciar una palabra, alejándose tropezando poco después. En lo más profundo de sus ojos, un terrorífico resplandor de resentimiento brilló...
“Puedo abandonarlo todo... Pero no puedo no tener a Xue’er...”
“Ella puede permanecer siempre fuera de mi alcance... ¡Pero a nadie más se le permite tenerla tampoco!”
“Feng Hengkong... Tú me forzaste a hacer esto...”
“¡¡¡Todos ustedes me han forzado a hacer esto!!!”

[1] Radak: Aquí él utiliza el imperial “nosotros”.
[2] Radak: Aquí se refiere a sí mismo.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios