ATG Capítulo 749

11:25

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 749 – Indispuesto A Aceptar La Derrota
*Suspiro*...” Yun Che sacudió su cabeza y extendió una mano hacia Fen Juechen. No lo hizo para darle el golpe final, sino para liberar la energía del cielo y la tierra que había almacenado hace bastante tiempo, a medida que la transfirió al cuerpo de Fen Juechen.
Las heridas de Fen Juechen fueron selladas inmediatamente a medida que una débil energía circulaba dentro de sus venas profundas y meridianos casi agotados... A pesar que era débil, era suficiente para permitir que Fen Juechen se moviera de nuevo, tanto que podría volar fuera de la región del Océano del Este.
Los ojos de Fen Juechen se ensancharon a medida que recuperaron su claridad. Usando su brazo para sostener su cuerpo, levantó la parte superior de su cuerpo con dificultad. Sus ojos llenos de sorpresa, falta de voluntad y resentimiento miraron con determinación a Yun Che. “Si quieres matarme, mátame... No te atrevas... ¡A humillarme!”
“¿Humillarte?” La boca de Yun Che se curvó en desdén. “No tengo intereses de bajo nivel y tampoco voy a matarte.”
“Tú...” Las palabras de Yun Che no hicieron feliz a Fen Juechen, sólo sentía una profunda humillación.
“La razón por la que no te maté hace cuatro años fue debido a que una vez habías salvado a mi Pequeña Tía Xiao Lingxi. Además, en estos tres años que dejé el Continente Cielo Profundo, si no fuera por ti, podría no haber sido capaz de ver a mi Pequeña Tía de nuevo.” Yun Che miró profundamente el rostro feroz de Fen Juechen que estaba lleno de odio. “Francamente hablando, a pesar que tu corazón está lleno de odio y resentimiento hacia mí, en realidad no puedo odiarte. En cambio, siento un poco de gratitud.”
“No necesito tu falta de sinceridad. ¡Que yo la salvara no tiene nada que ver contigo! ¡Si tienes las agallas, mátame ahora mismo! O bien, vendrá un día... ¡En el que haré que desees estar muerto!” Gritó Fen Juechen con voz ronca. Ser salvado... ¿E incluso agradecido por la persona que más odiaba? Para él, esto era una humillación que era simplemente incapaz de soportar.
“Yo liberándote hoy puede ser considerado como un reembolso por salvar a mi Pequeña Tía por segunda vez. ¡Después de esto, no te debo nada!” Yun Che dijo fríamente: “¡Si quieres matarme por venganza, entonces atesora bien la vida que salvé una segunda vez! Las lesiones en tu cuerpo son graves y tu vitalidad ha tenido un gran golpe, pero con tu cultivación actual, deberías ser capaz de recuperarte completamente en dos meses. ¡En estos dos meses, mejor escóndete bien, debido a que si mueres, habrías muerto en vano!”
“En cuanto a la próxima vez que vengas a matarme... ¡Ni siquiera sueñes en irte vivo como puedes hacerlo hoy!”
La atmósfera todavía quemaba, pero las olas del océano se habían calmado en su mayor parte. Fen Juechen se levantó lentamente. A pesar de que su cuerpo era incomparablemente débil, la expresión en sus ojos era tan siniestra como la de un lobo salvaje. “Te vas arrepentir... La razón por la que fui derrotado por ti hoy... Fue sólo debido a que perdí en términos de armas... Una vez que recupere la Espada Divina Pecado Celestial... Te haré pagar la deuda de sangre y la humillación de nuevo... ¡¡Un millón de veces más!!”
¿Espada Divina Pecado Celestial?
Yun Che frunció sus cejas debido a las palabras de Fen Juechen.
Fen Juechen también rápidamente se dio cuenta de que su lengua se había deslizado debido a que perdió el control. Apretó sus puños, apretó sus dientes y luego voló en el aire a medida que soportaba los agudos dolores de su cuerpo. Volando al azar, se dirigió hacia el Sur.
“...” Viendo su espalda empapada en sangre, Yun Che vaciló un poco, pero no dio persecución a medida que indiferentemente lo vio irse a la distancia.
“Vive por al menos unos años más. Si mueres, ella se sentirá triste.” Yun Che murmuró repentinamente.
Fen Juechen, que ya estaba a más de quinientos metros de distancia, de repente tembló ligeramente.
“Espada Divina Pecado Celestial... ¿Por qué él querría obtener esa espada?” Yun Che retiró su mirada, con las cejas fruncidas lentamente. La Espada Divina Pecado Celestial... ¡Esa era la Espada Diabólica de la Conferencia de la Espada Diabólica!
¡También, lo que Fen Juechen había dicho no fue ‘obtener’ o ‘capturar’, sino ‘recuperar’!
Si no fuera un error por parte de Fen Juechen, el significado detrás de la palabra ‘recuperar’ provocaba al pensamiento.
Por otra parte, las palabras finales de Fen Juechen revelaron débilmente... Que parecía saber cómo controlar la Espada Divina Pecado Celestial.
“Como era de esperar, él participando en la Conferencia de la Espada Diabólica no fue sin razón... En realidad fue para obtener la Espada Divina Pecado Celestial. Y parece que no sólo sabe de la existencia de la Espada Divina Pecado Celestial, él también parece... Tener una relación especial o un propósito. ¿Qué rayos está pasando?”
“Entonces, ¿por qué no hiciste que se quedara y lo cuestionaste?” Preguntó Jazmín en descontento.
“Sus huesos son casi tan tercos como los míos. Si él no quiere decir nada, incluso si lo atormentas hasta la muerte, sería imposible para él revelar media palabra. Forzarlo a quedarse, sólo sería desperdiciar mi fuerza, es todo.” Yun Che dijo impotente, “Tú también lo viste antes, fracasé cuando estaba tratando de conducir la Búsqueda de Alma de la Profunda Empuñadura.”
“Hmph.” Jazmín resopló y no lo negó. En cambio, cambió de tema. “Ya te lo he dicho antes, él ni siquiera había absorbido la mitad de la raíz diabólica en su cuerpo en este momento. Estaba completamente segura de que sería capaz de matarte hoy, pero aun así perdió miserablemente, e incluso fue salvado. Debido a esta humillación, definitivamente absorberá la raíz diabólica con más entusiasmo que nunca.”
“Ya has experimentado la velocidad de su crecimiento dentro de estos cortos tres meses. Si no lo matas hoy, lo que has enterrado no es sólo un simple riesgo sino una calamidad absoluta que probablemente te matará pronto. ¡Para ese momento, ni siquiera tendrás tiempo para arrepentirte!”
“Sabía que dirías eso... Y sé todo eso.” Yun Che continuó lentamente, “Pero él todavía salvó a mi Pequeña Tía muchas veces. También entiendo a Pequeña Tía muy bien. Parece fuerte y positiva, pero en realidad es demasiado buena y bondadosa. Se siente agradecida con Fen Juechen y siempre se ha visto a sí misma como la causa de la aniquilación del Clan Cielo Abrasador y del odio de Fen Juechen hacia mí. Si realmente lo matara, ella también pondría el pecado de la muerte de Fen Juechen sobre sí misma. Dejaría un nudo en su corazón que tal vez nunca se desataría en esta vida... Preferiría elegir la opción de tener una desgracia futura en mí mismo en lugar de eso. Además, sólo el hecho de haber salvado a Pequeña Tía dos veces es suficiente para que yo haga esto.”
Mientras hablaba, Yun Che giró y miró hacia el Este a medida que se cambiaba rápidamente en un conjunto de ropa más suelta. Al ponérsela, cubrió especialmente las heridas de sus hombros.
“¡Hermano Mayor Yun!”
 “¡Pequeño Che!”
Siguiendo una abrasador ola de calor que separó la superficie del agua, Feng Xue’er rápidamente voló hacia él  a medida que traía a Xiao Lingxi.
“Pequeño Che, ¿estás bien? ¿Te lastimaste?” Después de detenerse al lado de Yun Che, Xiao Lingxi apresuradamente agarró sus manos con fuerza y miró frenéticamente por todo su cuerpo. Al ver que estaba sano y salvo, su corazón que estaba colgando de un hilo durante todo el viaje había descansado finalmente.
“Por supuesto que estoy bien. Ni un pelo menos.” Yun Che contestó con una voz cómoda y relajada.
“Hermano Mayor Yun, lo siento...” Feng Xue’er bajó su delicada cabeza y dijo tímidamente, “No... No escuché tus instrucciones...”
“Sé que ustedes se arriesgaron a venir aquí debido a que estaban preocupadas por mí.” Yun Che dijo con una sonrisa cálida. Él atrajo la mano de Feng Xue’er. “Te dije que no me pasaría nada. ¿Ves? No te mentí.”
“Entonces... ¿Fen Juechen? Ya está...” Xiao Lingxi cuestionó suavemente. En el camino, ella y Feng Xue’er habían visto personalmente la horrible escena del intercambio entre la oscuridad y las llamas. Al final, fueron las llamas las que habían extinguido la oscuridad... Lo que significaba también que Yun Che había derrotado a Fen Juechen.
Con los dos enemigos mortales y la última feroz escena... Yun Che ganando también significaba que Fen Juechen...
“En cuanto a Fen Juechen...” Yun Che sonrió ligeramente y señaló hacia el Sur. “Él está por allá. A pesar que sus lesiones son un poco feas, volar fuera de la región del océano no será problema. Pero si quiere recuperarse por completo, puede tardar uno o dos meses.”
Las lesiones graves y un estado débil hicieron que la velocidad de vuelo de Fen Juechen fuera muy lenta. Incluso una ráfaga de viento ligeramente fuerte podría sacudirlo violentamente, así que incluso si se hubiera marchado durante bastante tiempo, una figura negra azabache que hacía todo lo posible para irse aún se veía a lo lejos.
Sin embargo, parecía que la indistinta figura negra había sentido repentinamente la llegada de Xiao Lingxi, debido a que empezó a acelerar desesperadamente. Se balanceaba aún más intensamente, como si quisiera escapar a toda costa... Casi cayendo al océano varias veces.
Xiao Lingxi relajó su mente. Usando ambas manos para abrazar el brazo de Yun Che, su cabeza se apoyó suavemente sobre él. “Pequeño Che, gracias.”
“¿Agradecerme? ¿Por qué?” Preguntó Yun Che con una sonrisa.
“Sé que fue por mí que Pequeño Che... No lo mató. Pero... Pero esto...” Xiao Lingxi cerró sus ojos. Su corazón se sentía cálido, y aún adolorido y ansioso. Ella no quería que Fen Juechen muriera debido a que sabía que él no era una mala persona. Además, él era originalmente una persona realmente lamentable y era también su salvador del que estaba extremadamente agradecida. Sin embargo, debido a ella, Yun Che lo dejó ir, y aún todavía desesperadamente trataría de matar a Yun Che...
Ella no sabía qué debería pensar, qué debería hacer... Ni sabía cómo disipar el odio que Fen Juechen sentía por Yun Che. Después de todo, era un odio nacido de la aniquilación de su clan.
“Jajaja,” Yun Che empezó a reír en voz alta, y luego dijo con voz grave, “A pesar que Fen Juechen siempre ha querido matarme, todavía ha salvado la vida de Pequeña Tía. Y en cuanto a la vida de Pequeña Tía, para mí, es infinitamente más preciosa que la mía. Ese es el por qué yo liberándolo es sólo algo natural. Además, podría sentirse agradecido de haberlo liberado. Añadiendo que él mismo sabe que no es rival para mí, él podría no volver de nuevo y buscar problemas.”
“Pequeño Che...” Xiao Lingxi suavemente pronunció a medida que apretaba su abrazo en Yun Che.
Sintiendo que el nerviosismo y la preocupación de Xiao Lingxi se dispersaron en el aire, Yun Che también se relajó completamente. Abrazando la esbelta cintura de Xiao Lingxi en una mano y sosteniendo la pequeña mano de Feng Xue’er en otra, dijo, “Volvamos. Abuelo y los demás están definitivamente preocupados por nosotros.”
La profunda energía de Yun Che se elevó a medida que regresaron a Ciudad Nube Flotante. Sin embargo, la velocidad con la que viajó fue mucho más lenta de la que utilizó viniendo aquí por varias veces. Los pensamientos que tenía eran mucho más complejos que antes.
Tomo Diabólico Ilusorio de la Noche Eterna... Profunda fuerza oscura... Espada Divina Pecado Celestial...
¿Cuáles eran exactamente los secretos que Fen Juechen estaba escondiendo?
………
La superficie del océano incesantemente levantó enormes olas conforme la velocidad de vuelo de Fen Juechen disminuyó. Con su mano en el pecho completamente húmeda de sangre negro escarlata, el rostro de Fen Juechen estaba lleno de dolor.
Cuando una pequeña isla apareció en su línea de visión, Fen Juechen apretó sus dientes y voló hacia ahí con dificultad. Su mente se relajó un poco a medida que su cuerpo cayó ferozmente sobre el borde de la pequeña isla.
Utilizando las manos para sostenerse, giró su cuerpo con dificultad. Su respiración se tornó desigual conforme hundió sus diez dedos en la arena con un movimiento de agarre.
“Por qué... Es así... *Tos*... *Tos, tos*...” Él tosió dolorosamente, con cada toser llevando un trozo de sangre negra y piezas ocasionales de sus órganos internos.
“Je~, qué persona verdaderamente lamentable.”
Una voz penetrante y helada surgió de repente. Y a juzgar por la voz... ¡Parecía la voz de una joven chica! Fen Juechen levantó bruscamente su cabeza... Ni siquiera a cinco pasos de donde estaba, vio una pequeña figura roja.
¡Como un fantasma, una chica apareció silenciosamente allí!
Llevaba un lujoso vestido rojo, tenía sólo doce o trece años y poseía un rostro exageradamente exquisito. También fue esta chica quien realmente causó que todos los nervios en su cuerpo convulsionaran; Cada célula de su cuerpo temblaba incontrolablemente.
Nunca había temblado así antes en toda su vida, incluso en el momento de su mayor desesperación.
“Quién... ¿Quién eres tú?” Los ojos de la chica eran hermosos hasta el punto de ser demoníacos. Bajo la mirada de este par de ojos, él no podía sentir su cuerpo bajo su temblor intenso.
La chica no le respondió, pero una sonrisa burlona y fría apareció en su hermoso rostro. “A un gran costo, obtuviste un poder enorme y creíste que fácilmente podrías matar a tu mayor enemigo. Sin embargo, no esperabas que la Espada Asesina de Diablos de la otra parte fuera la mayor perdición de tu poder. Tu derrota te hace verdaderamente lamentable.”
“... Quién... Exactamente... ¡¿Eres tú?!”
Los ojos de la chica eran un campo de fría indiferencia. Ella levantó lentamente su brazo y una luz roja más profunda que la sangre fresca brilló en su palma que era más clara que la primera nieve. “¡Él no asesinándote, no significa que yo no te mataré! El poder diabólico que ya se había extinguido desde la Era Antigua apareció en tu cuerpo. ¡Eso también determinó tu fin!”

Cuando la voz de la chica cayó, la luz roja dentro de su palma se convirtió en un haz muy fino de color rojo. Junto con el siseo instantáneo del espacio, se disparó directamente a Fen Juechen...
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios