ATG Capítulo 764

12:32

Traductor: Radak
Corrector: Radak


Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 764 – La Cercana Conferencia de la Espada Diabólica
“Hermano Mayor Fen, la medicina está lista... ¡Pero voy a decirte esto primero! ¡Esta vez es mejor que no la tires petulantemente, debido a que si lo haces, realmente voy a enfadarme contigo!”
Xiao Lingxi abrió la puerta a medida que entraba en la habitación. La medicina en su mano todavía estaba hirviendo así que lo primero que hizo fue colocar la medicina en la pequeña mesa delante de la puerta. Cuando miró a Fen Juechen, descubrió que ya se había cambiado de ropa y que estaba de pie... A pesar que su aura era débil y su rostro pálido, seguía de pie muy recto.
Los ojos de Xiao Lingxi se iluminaron y ella gritó con alegría, “¡Hermano Mayor Fen, parece que ya eres capaz de ponerte de pie, eso es genial!”
Nadie habría pensado que era posible que el corazón de Fen Juechen hubiera pasado por un cambio tumultuoso en el corto período entre la partida y el regreso de Xiao Lingxi. La figura de Xiao Lingxi apareció una vez más a su vista, y el nerviosismo, una emoción que no habría aparecido delante de nadie más, se deslizó a través del rostro del habitualmente tranquilo Fen Juechen a medida que tartamudeaba, “Xiao Lingxi, yo...”
“¡Ya no tienes permiso de dirigirte a mí de esa manera!” Xiao Lingxi dijo en un tono serio. “No te olvides, ahora mismo te has convertido en mi Hermano Mayor, así que tienes que llamarme hermana, o… Puedes llamarme Lingxi si deseas. Las dos palabras Xiao Lingxi son demasiado lejanas.”
“Hm... Estas ropas realmente te caben muy bien, es prácticamente como si fueran medidas y hechas sólo para ti.” Xiao Lingxi dijo con una sonrisa a medida que sus ojos recorrían el cuerpo de Fen Juechen. “Pero eso es de esperar, debido a que tu figura siempre ha sido muy similar a la de Pequeño Che. Cuando lo pienso, además de tu figura, hay muchas otras similitudes que compartes con él.”
“Soy similar a... ¿Yun Che?” Dijo Fen Juechen aturdido.
Xiao Lingxi levantó sus ojos que estaban llenos de asombro. Esto fue debido a que Fen Juechen no había liberado un aura asesina gélida y espeluznante tras la mención del nombre ‘Yun Che’. Ella asintió ligeramente. “Sí, realmente te pareces a él en muchas maneras. Por ejemplo, normalmente Pequeño Che es una persona muy amable y cálida, pero cuando se enfrenta a personas que quieren dañar a aquellos que son importantes para él, se vuelve muy extremo, al igual que Hermano Mayor Fen que ha sido consumido por el deseo de venganza. Además, tiene un ego extremadamente fuerte. Es muy obsesivo con las cosas que quiere hacer, y siempre soportará la carga de cada cosa... Estas son las áreas donde ambos son iguales.”
Fen Juechen, “...”
“En realidad, Pequeño Che recientemente me dijo que no se arrepentía de haber hecho lo que hizo hace cuatro años. Sin embargo, al mismo tiempo, siempre había sentido algún remordimiento cuando se trataba de ti. Dijo que dada tu personalidad, no haberte asesinado todos esos años atrás fue realmente mucho más cruel que haberte salvado. Y ahora, incluso cuando tuvo la oportunidad de matarte, fue incapaz de hacerlo. Si hay alguna manera en que él pudiera compensarte, él efinitivamente hará todo lo que pueda para hacerlo así.”
“...” Los brazos de Fen Juechen empezaron a temblar violentamente.
“Hermano Mayor Fen, sé que pedirte dejar de lado tu deseo de venganza es una cosa muy egoísta. Después de todo, perdiste a todos tus parientes. Pero... Pero eres claramente una persona tan buena, y Pequeño Che es también una persona muy buena. El pasado ya no puede ser cambiado, ¿así que significa que uno de ustedes tiene que morir antes de que este asunto pueda alcanzar su resolución definitiva? Realmente no hay una ligera... ¿Ni una ligera posibilidad de que esto no tenga que pasar?”
Fen Juechen alzó su brazo, y fue como si su mirada penetrara en su carne, y estuviera mirando su sangre helada que era mucho más oscura que la de una persona normal. “Para matar a Yun Che, he pagado un enorme precio para alcanzar el poder que tengo hoy. Si me doy por vencido así... ¿Cuál es el valor de este poder por el que he renunciado a todo para alcanzar...?”
“Oh, es muy simple.” Dijo Xiao Lingxi en voz baja. “El gran poder no sólo tiene que ser utilizado para la venganza, también puede ser utilizado para proteger a las personas que deseas proteger.”
“Pro… teger…”
“¡Así es!” Dijo Xiao Lingxi a medida que una débil sonrisa florecía sobre su rostro. “Como Hermano Mayor Fen, Pequeño Che siempre ha estado buscando diligentemente fuerza, pero la razón por la que está persiguiendo la fuerza no es para ser capaz de salir victorioso en batalla, es para poder proteger a la gente que quiere proteger, y evitar que ellos sufran. Esta es también la razón por la que eligió la espada pesada como su arma, es también por el bien de ‘proteger’. Así que Hermano Mayor Fen puede usar su propio poder para proteger a los que quiere proteger... Además, Hermano Mayor Fen ya es tan poderoso, los que sean protegidos por Hermano Mayor Fen definitivamente se sentirán muy seguros y felices.”
Xiao Lingxi levantó lentamente sus ojos y sus pupilas estrelladas se expandieron para formar dos lunas delicadas. “Y, ¿no sé si también puedo tener el privilegio de ser alguien a quien Hermano Mayor Fen quiere proteger?[1] Je~... Si eso es posible, entonces no sólo tendré la protección de Pequeño Che, sino también tendré a Hermano Mayor Fen cuidándome. Sólo pensar en esto me hace sentir que soy la persona más afortunada en el mundo entero.”
Proteger…
Mi poder no sólo tiene que ser utilizado para la venganza, también puede ser utilizado para... Protegerla...
Fen Juechen puso una mano sobre su pecho y el poder maligno y helado residiendo en su cuerpo, el poder que le hacía sentir temor y disgusto, repentinamente se sintió un tanto cálido...
“Si... Si mato a Yun Che, ¿seguirás aceptando mi protección?” Murmuró Fen Juechen.
Xiao Lingxi no negó con la cabeza, pero tampoco asintió. Ella respondió simplemente con un tono suave pero resuelto, “Si Pequeño Che ya no está cerca, entonces tampoco me quedaré en este mundo por mucho más.”
Fen Juechen, “... ¡¡!!”
Xiao Lingxi cerró sus ojos y dijo con voz muy suave, “Pequeño Che es la persona que creció junto conmigo y también es la persona que me trata mejor. En toda mi vida, casi todas las cosas felices que me han sucedido han ocurrido por él. Así que para mí, Pequeño Che es como la mitad de mi vida. De hecho, él es la mitad más importante, así que si no está cerca... Entonces nunca seré capaz de experimentar la felicidad otra vez.”
“Hace tres años, cuando recibí la noticia de su muerte, deseé acompañarlo también... Pero todavía tenía a mi querido padre, así que no podía dejarlo solo. Pero ahora, Xiao Yun ha regresado, así que ahora que está cerca para acompañar a mi padre, si algo le sucede a Pequeño Che, puedo tener tranquilidad cuando vaya a acompañarlo.”
“...” La respiración de Fen Juechen se había vuelto áspera y pesada, su mano se tensó fuertemente y parecía como si iba a arrancar la carne de su pecho. Recordó el tiempo que había pasado en Ciudad Nube Flotante, y durante ese período, había visto a Lingxi todos los días, pero nunca había visto su sonrisa ni siquiera una vez. Su rostro había sido tallado con una tristeza y desaliento que parecía que nunca podría borrarse.
Durante los tiempos que él había visitado Ciudad Nube Flotante después de que Yun Che regresara vivo, ya no veía el dolor en su rostro. En cambio, ello había sido sustituido por una suave felicidad y una cálida sonrisa, como si su vida ya hubiera sido satisfecha por completo, y ya no tuviera ningún remordimiento en esta vida.
“Okay... Te prometo que desde ahora en adelante... Ya no trataré de matarlo.”
Las palabras que habían salido de su boca resonaron en su alma como gritos de trueno celestial. La cabeza de Xiao Lingxi se sacudió violentamente y sus ojos comenzaron a temblar violentamente también, “Hermano Mayor Fen, tú... ¿Qué dijiste? Tú acabas de… Lo qué acabas de decir... Es... ¿Es verdad?”
Fen Juechen había pensado que decir estas palabras le causaría un dolor incomparable, pero en el momento en que las palabras habían dejado sus labios, en cambio se sentía como si una gran carga se hubiera levantado de su pecho. El rostro de Lingxi se llenó de alegría asombrada e incredulidad, y en su corazón apareció una profunda satisfacción.
Que está pasando…
Por qué fue así…
Las decenas de miles de vidas que se perdieron cuando mi clan entero murió... El agravio y el odio absolutamente irreconciliables que tuve por él... El infierno que he soportado en los últimos años...
Al final... ¿Todas estas cosas no se pueden comparar con su rostro sonriente?
Por qué no siento ningún descontento o dolor...
Solo debido a que…
“Ya no trataré de matar a Yun Che e incluso si él esté delante de mí, ya no haré nada contra él... Y no lo haré alguna otra vez.” La voz de Fen Juechen no dudó esta vez, y en cambio, estaba llena de sinceridad y resolución.
“Yo... Yo...” Cada palabra sonaba como un coro celestial que había descendido de los cielos. Los ojos de Xiao Lingxi instantáneamente se nublaron a medida que un rastro de lágrimas se deslizó por su rostro.
“Hermano Mayor Fen... Gracias... Gra... Gracias...” Ella apretó sus labios con fuerza, no pudo detener las lágrimas gozosas que corrían por su rostro, y todo su cuerpo estaba atormentado por los sollozos.
La esquina de la boca de Fen Juechen se torció ligeramente... Si miraba un espejo, podría ver que una pequeña sonrisa se estaba mostrando en su rostro... Y él había pensado que nunca podría sonreír de nuevo.
Lingxi... A partir de este día, siempre que yo todavía esté respirando, cualquiera puede olvidarse de dañar una hebra de cabello en tu cabeza de nuevo... ¡No permitiré que nadie lo haga!
Número Uno Bajo el Cielo se cernía en el aire por encima de la habitación, su rostro lleno de shock, y pasó mucho tiempo antes de recuperar sus sentidos.
“Ya sea que se trate de una apariencia, de una profunda fuerza o de un estatus, ella está muy lejos de la Pequeña Emperatriz Demonio, pero Hermano Yun había estado lamentándose día y noche cuando estaba en Ciudad Demoníaca Imperial, podría ser... Podría ser que…”
“No sólo tiene un intelecto incomparable, sino que también tiene un alma que brilla como un diamante precioso.” Número Uno Bajo el Cielo pensó para sí mismo.
………
El tiempo seguía pasando, y en un abrir y cerrar de ojos habían transcurrido dos meses. Finalmente se acercaba el día en que la Conferencia de la Espada Diabólica sería abierta.
“¡¡Whoosh!!”
Yun Che respiró un gran suspiro de alivio a medida que regresaba a su pabellón de hielo. Con un salto hacia atrás, se plantó sobre su cama de hielo... Debido a que hoy, su ‘gran plan’ había llegado finalmente a su realización completa. Aparte de las pocas discípulas que acababan de ser admitidas en la Nube Congelada Asgard y que no podían soportar la fuerza de la medicina, todas las otras discípulas de la Nube Congelada habían recibido un impulso en su profunda fuerza a través de su hábil uso de la Píldora del Overlord... Además, el poder de cada persona había aumentado al menos en un gran reino.
En este corto lapso de tiempo, había arrastrado a su secta a un nuevo nivel. Toda esta tarea había sido equivalente a unos pocos miles de años de acumulación y expansión para cualquier otra secta. En la historia del Continente Cielo Profundo, definitivamente era un evento que nunca había ocurrido antes.
Lo que era incluso más aterrador era que en el proceso de aumentar la profunda fuerza de las discípulas de la Nube Congelada, Yun Che también había abierto convenientemente todas sus profundas entradas, de modo que su cultivación en lo profundo sería muchas veces más rápida de lo que lo había sido a partir de ahora... Ahora mismo, cada discípula de la Nube Congelada había alcanzado las Venas Espirituales del Dios Celestial que otras sectas sólo podían soñar con alcanzar una vez cada pocos miles de años... Así las acciones de Yun Che estaban rogando el castigo de los cielos.
El proceso de elevar la profunda fuerza de todas las discípulas de la Nube Congelada también contó como una cultivación bastante rigurosa para él también, así que en estos dos últimos meses, su profunda fuerza también había experimentado un cierto crecimiento. Diez días antes, finalmente había logrado romper en el sexto nivel del Profundo Reino Emperador.
“Hermano Mayor Yun, ¿puedo entrar?”
La voz tierna, agraciad ay amable de Feng Xue’er vino de afuera de su puerta y sólo al oír esa dulce voz, Yun Che sintió como si todas las molestias y dolores en su cuerpo hubieran desaparecido. Se levantó con un ‘swish’ a medida que respondió, “Xue’er, date prisa y entra.”
Hoy, Feng Xue’er todavía llevaba un conjunto de ropa nívea, era tan hermosa como una doncella divina, tan elegante y bonita como un hada. Ella fue envuelta en el abrazo de Yun Che, y con un grito suave, prácticamente se derritió en su pecho... Durante estos cinco meses que habían vivido juntos, ella prácticamente se había acostumbrado a sus maneras frívolas.
“Hermano Mayor Yun, Real Padre acaba de enviarme una transmisión de sonido para informarme que la Conferencia de la Espada Diabólica estaría convocándose oficialmente en cuatro días y que ya ha llegado al Supremo Palacio del Océano. También me dijo que la mayoría de los poderes invitados ya han llegado al Supremo Palacio del Océano también. ¿Cuándo irá Hermano Mayor Yun?” Preguntó suavemente Feng Xue’er conforme era abrazada por él.
“¡Ah! ¿Todavía hay cuatro días?” Yun Che se sorprendió un poco a medida que levantó su cabeza y en silencio calculó la hora antes de asentir y responder, “No es extraño que todos lleguen temprano. Después de todo, los que han sido invitados son todos los poderes máximos que existen en el Continente Cielo Profundo. Los líderes de los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados también estarán presentes. Este tipo de espectáculo probablemente sólo ha ocurrido unas pocas veces en la historia del Continente Cielo Profundo. Además, la atracción de esta vez es bastante tentadora, el Secretos del Camino Divino de lo Profundo, eh... Je je.”
“Entonces, ¿cuándo vamos a ir?” Preguntó Feng Xue’er. Si iban volando al Supremo Palacio del Océano desde su ubicación actual, incluso dada su velocidad, todavía les llevaría por lo menos diez días. Sin embargo, con la Profunda Arca Primordial, este problema claramente ya no era un problema.
“Hmm...” Yun Che reflexionó la pregunta por un tiempo antes de responder. “Entonces vamos a salir mañana por la mañana. Todavía tengo algunas otras cosas que hacer en este lugar, por lo que será bueno llegar un poco antes.”
“Vayamos a informar primero a todas las Maestras Mayores y Menores.”
Yun Che y Feng Xue’er llegaron al Salón Divino del Final Congelado. Murong Qianxue y las demás estaban dentro del salón, y cada persona estaba rodeada por una capa nebulosa de cristales de hielo y niebla. A la llegada de Yun Che, los cristales de hielo y niebla desaparecieron inmediatamente y todas se pusieron de pie a medida que daban sus respetos a Yun Che.
“Saludos, Maestro de Asgard.”
Yun Che examinó rápidamente el aura de las seis personas que tenía frente a él. Sus cejas se fruncieron a medida que preguntó con una voz asombrada y confundida. “Pensar que ninguna de ustedes fue capaz de hacer un gran avance. Eso es sumamente extraño, todas ustedes tienen un excepcional talento innato, todas sus profundas entradas han sido abiertas y su profunda fuerza ya ha alcanzado el Profundo Reino Tirano. Deberían ser capaces de manejar leyes de nivel superior de la naturaleza... Así que, por qué ninguna de ustedes ha sido capaz de comprender el Arte Divino del Final Congelado a pesar de trabajar durante tanto tiempo... Es realmente extraño.”
Cuando él había empezado a cultivar el Arte Divino del Final Congelado, sólo necesitó unos minutos para comprenderlo, y sólo necesitó un día y una noche para profundizar su comprensión. Pero Murong Qianxue y las demás tenían el Arte Nube Congelada y el Arte del Corazón Congelado como su fundación, por otra parte, todas ellas tenían las Venas Espirituales del Dios Celestial también, pero al final no hubo una sola persona que pudiera comprender el Arte Divino del Final Congelado... Ninguna de las seis podría dar el primer paso en la comprensión del Arte Divino del Final Congelado, mucho menos comenzar a cultivarlo.
“Maestro de Asgard, a pesar que hemos tratado de comprender vigorosamente el profundo arte, al final no podemos circular nuestra profunda energía de acuerdo a ella. Además, las leyes de la naturaleza que están contenidas dentro están revoloteando dentro y fuera de nuestras mentes y son extremadamente difíciles de entender... Hace muchos años, cuando tratamos de cultivar el Arte Divino del Final Congelado, los resultados fueron los mismos. A pesar de haber sufrido un gran avance en nuestra profunda fuerza, los resultados siguen siendo los mismos.” Mu Lanyi dijo a medida que fruncía sus cejas.
“Parece que estamos destinadas a nunca ser capaces de aprender el Arte Divino del Final Congelado.” Murong Qianxue dijo con un suave suspiro. “Sin embargo, esto no es debido a que seamos lentas o carezcamos de talento. En la historia de mil años de la Nube Congelada Asgard, sólo hubo tres personas que fueron capaces de cultivar el Arte Divino del Final Congelado. La primera persona fue el Ancestro de la Nube Congelada, y las otras dos personas son el Maestro de Asgard y Xia Qingyue.”
Yun Che levantó una mano hacia su mandíbula y justo cuando estaba a punto de caer en un profundo pensamiento, la voz de Jazmín resonó en su corazón. “Es mejor si ahorras tu fuerza y dejes de intentarlo. Incluso si les dieras otros diez mil años, todavía no podrían cultivar el Arte Divino del Final Congelado”
“¿Eh? ¿Por qué?” Yun Che dijo en shock.

[1] Radak: ¿Es necesario tanta tontería autor? Mi estómago se ha revuelto en todos los últimos capítulos…
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios