ATG Capítulo 788

12:21

Traductor: Radak
Corrector: Radak


Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 788 – Mi Jazmín (1)
Yun Che inspeccionó casualmente sus heridas antes de enfocar su mente y avanzar hacia la Flor Udumbara del Inframundo.
Esos cuatro pétalos liberaban una luz púrpura extremadamente extraña e irreal. Una vez que Yun Che estaba a menos de ciento cincuenta metros de ella, pudo sentir claramente que su alma estaba siendo atraída por manos sin forma. Yun Che se detuvo en seco, inhalando una profunda bocanada de aire antes de que hablara con una voz tranquila, “Jazmín, no te preocupes. No soy tan tonto como para morir por haber sobreestimado mi propia fuerza. Además, mi vida sigue ligada a la tuya. La razón por la que mi alma fue casi robada por la Flor Udumbara del Inframundo la primera vez, fue debido a que todavía no había experimentado su verdadero terror, así que no me preparé lo suficientemente bien.”
“Sin embargo, ahora mismo, conozco el método que ello utiliza para robar almas. Esto junto con el hecho de que sólo le quedan cuatro pétalos, hace que la perspectiva de enfrentarse a ello sea mucho menos aterradora que antes. Si pongo todo mi esfuerzo y fuerza en este intento, no está garantizado que fracasaré. También tengo la Perla de Veneno del Cielo conmigo, así que mientras pueda acercarme, cosecharla no será un problema en absoluto.”
“Si el resultado final termina en completo y total fracaso y no veo ninguna esperanza de éxito, entonces me rendiré.”
“¡Hmph!” Jazmín resopló furiosamente a medida que respondió, “De cualquier manera, no puedo detenerte sin importar lo que diga, ¡así que ya no te daré importancia! ¡Cuando estés siendo atormentado hasta el punto de empezar a rogar morir más tarde, no me culpes por no advertirte!”
“Lo entiendo.”
Ambas manos de Yun Che se apretaron lentamente en puños a medida que sus cejas se unían fuertemente... En esta vida, estaba convencido de que nunca sería capaz de olvidar lo aterrador que fue la capacidad robar almas de la Flor Udumbara del Inframundo. Ahora que lo pensaba nuevamente, toda su alma empezó a estremecerse incontrolablemente conforme un terror intenso brotaba en su corazón.
Si la cosa colocada delante de él fuera algo más, a pesar que fuera un tesoro legendario, un profundo artefacto sin igual o incluso una montaña de cristales divinos, retrocedería sin dudarlo y se iría sin incluso echar otro vistazo... Debido a que definitivamente no estaría dispuesto a experimentar otra vez el dolor de su alma siendo robada nuevamente.
Pero lo que estaba delante de él era la Flor Udumbara del Inframundo... La Única Flor Udumbara del Inframundo en este mundo.
“¡Definitivamente tendré éxito!”
“¡¡Jaaaa!!”
Yun Che murmuró antes de expulsar un grito explosivo. Todo su cuerpo empezó a arder con llamas a medida que se elevaba en el aire, apresurándose con toda su fuerza hacia la Flor Udumbara del Inframundo.
La primera vez que se acercó a la Flor Udumbara del Inframundo y se vio afectado por su habilidad roba almas, todo el poder en su cuerpo se disipó instantáneamente... Así que esta vez quería ver si podía usar velocidad extrema para llegar a la Flor Udumbara del Inframundo en un instante.
Ding…
El brillo púrpura infernal ante él se expandió y el mundo repentinamente cayó completamente en silencio. Después de eso, innumerables agujas de hielo perforaron locamente su alma a medida que innumerables manos oscuras salían desde las profundidades del abismo para desgarrar cada rincón de ella...
¡¡Bang!!
Yun Che fue lanzado al suelo a medida que cayó del cielo como un muerto. Todas las llamas de su cuerpo habían quedado completamente extinguidas. Su alma se retorcía y se desgarraba y el enorme dolor que lo acompañaba hacía que sus órganos internos, sus miembros y el resto de su cuerpo dieran espasmos incontrolablemente. Cada vello y cada célula de su cuerpo se retorcían y temblaban de dolor.
Él apretó sus dientes con todas sus fuerzas, manteniendo con fuerza sus gritos de dolor en su interior. Bajo ese inmenso dolor, su visión se había vuelto borrosa, pero todavía podía ver claramente esa extraña y hermosa luz púrpura. Ello estaba a unos cincuenta metros de distancia de él.
Fue también esta luz púrpura la que le permitió mantener tenazmente su psique casi fracturada en una sola pieza. Se obligó a ponerse de pie y trató de tambalearse hacia la luz púrpura. Pero justo después de haber dado un solo paso en esa dirección...
Era sólo un paso más cerca de la flor... Pero en un instante, las mil agujas que habían estado apuñalando su alma se convirtieron en diez mil cuchillas...
Cuando había gastado la mitad de su vida entregándole el golpe mortal al Soberano Diabólico Masacre Lunar, dejando su cuerpo en harapos, ni siquiera había gritado un solo gemido de dolor. Pero ahora, Yun Che estaba dejando salir un grito capaz de helar la sangre. Sólo dar un paso más cerca era como caminar a través del infierno y encontrar otro infierno dentro del infierno mismo. Podía sentir que ambos su cuerpo y su alma eran rasgados en fragmentos. Este dolor excedió por mucho cualquier dolor que Yun Che había conocido antes, ¡incluso superó la misma comprensión de Yun Che del dolor mismo!
Además, ¡este dolor intenso también dio origen a un terror frenéticamente floreciente!
El miedo y el temor absorbieron instantáneamente toda la voluntad y valentía de Yun Che. Su cuerpo retorcido reaccionó por sí mismo a medida que tropezó hacia atrás.
La sensación de que su alma estaba siendo rasgada en pedazos y el dolor deformando su mente disminuyeron dramáticamente con cada centímetro que él retrocedía. Una vez que su mente se había aclarado, naturalmente recuperó el control sobre su poder y cuerpo. Yun Che continuó tambaleándose hacia atrás, tropezando en el suelo mientras se iba. Finalmente se detuvo cuando alcanzó una distancia en la que podía soportar el dolor. Ambas rodillas cayeron en el suelo a medida que usaba sus brazos para levantarse. Él jadeó pesadamente por respirar y sudor se derramó por su frente en torrentes. En un abrir y cerrar de ojos, el suelo bajo su cabeza se había empapado completamente.
“Jaah... Jaah... Jaah...”
Su cuerpo continuó dando espasmos incontrolablemente por más de diez respiraciones conforme tomaba grandes bocanadas de aire. En este punto, Yun Che sentía como si hubiera soportado la más cruel tortura en todo el mundo... ¡No! Este dolor era mucho más terrible que cualquier tortura que pudiera alguna vez imaginar.
Giró su cabeza, levantando su rostro pálido y blanco para mirar hacia la posición que había alcanzado anteriormente. Ese lugar estaba a sólo cuarenta y cinco metros de distancia de la Flor Udumbara del Inframundo. Podía sentir que esa distancia era el límite de lo que podía soportar. Si intentaba seguir adelante, a pesar que fuera un pequeño paso... No podría soportar el dolor desde ese punto.
También era incapaz de imaginar qué tipo de terrible infierno le esperaba si seguía dando otro paso adelante. Tampoco podía imaginar qué clase de horrible mundo lo esperaba cuando estuviera a un paso de la Flor Udumbara del Inframundo.
Cuarenta y cinco metros... Para él, eso normalmente sería una lamentable distancia corta.
Pero en este lugar, parecía incluso más lejos y le inducia mayor desesperación que una brecha que se extendía millones de kilómetros.
Un paso era un paso hacia un abismo.... ¡Un paso estaba despejando un abismo natural!
“Estás... ¿Bien?” Preguntó Jazmín con una voz llena de preocupación. Pero en el momento en que notó la preocupación en su voz, inmediatamente se volvió helada, “¡Hmph! ¡Este es el resultado de sobrevalorar tu propia fuerza! ¡Lo diré una vez más! ¡La Flor Udumbara del Inframundo no es algo a la que una persona de tu plano pueda acercarse! ¡En cuanto a ese dolor roba almas, ahora lo has experimentado una segunda vez! Para ser honesta, ¡el hecho de que no hayas colapsado es admirable! Debido a que este tipo de dolor, a pesar que sea yo... Incluso si es un dios de las leyendas, ¡todavía sería muy difícil de soportar! ¡Mucho menos alguien como tú!”
Cuando Jazmín terminó de hablar, Yun Che se puso de pie nuevamente. Después de eso giró en dirección a la Flor Udumbara del Inframundo nuevamente. Pero esta vez, la determinación inquebrantable en sus ojos había desaparecido desde hacía mucho tiempo y un espeso miedo la había reemplazado.
En los últimos años, Yun Che no le había temido nada – Independientemente de si era un poder insoportable, el acercamiento a la muerte, o una fuerza natural a la que no podía resistir...
Esta era la primera vez que había experimentado el miedo debido al ‘dolor’.
¡Crack!
Apretó su mano izquierda tan fuerte que había roto los huesos de dos de sus dedos... Pero su pálido rostro ni siquiera se estremeció. Debido a que no era incluso una mordedura de hormiga en comparación con el dolor que había experimentado cuando su alma estuvo siendo robada.
Sus pies empezaron a moverse a medida que empezó a caminar hacia la Flor Udumbara del Inframundo una vez más.
“¿Qué estás haciendo?” Sus acciones sorprendieron a Jazmín. Ella sabía muy bien qué tipo de dolor Yun Che acababa de soportar y también había sentido el temor que le había traído. Así que había pensado que Yun Che ni siquiera trataría de acercarse a la Flor Udumbara del Inframundo una vez más... Y tal vez, ni siquiera se atrevería a echarle un vistazo más, pero en realidad estaba... ¡Tratando de acercarse a ella nuevamente!
“Aun... No he... ¡Fallado!” Yun Che dijo con voz ronca. Pero las palabras que había escupido todavía temblaban debido a su miedo restante.
“Tú... ¿¡Realmente no te has rendido!? ¿¡Verdaderamente solo llorarás una vez que hayas visto tu propia tumba!?” Jazmín gritó con enojo.
“Esta Flor Udumbara del Inframundo... ¡Está justo delante de mí! ¡Está a sólo sesenta metros de distancia ahora mismo! Si perdiera todo el corazón para continuar debido a este pequeño obstáculo, entonces dónde... ¿¡Encontraré la cara para verte la próxima vez!?”
“¿¡A mí!?” Jazmín gritó sorprendida. “... ¿¡Qué pequeño obstáculo!? ¿¡Cómo rayos es ese un pequeño obstáculo para ti!? El dolor que tu cuerpo estaba sintiendo se filtrará en tu alma y el dolor del alma no es algo que se pueda comparar con el simple dolor físico.” Jazmín había sentido un verdadero dolor agudo en su vida antes. Fue cuando heredó el legado de la profunda fuerza del Dios Estrella Masacre del Cielo. ¡Así que ella tenía un entendimiento muy claro sobre este tipo de dolor! Incluso alguien tan poderosa como ella temblaba de miedo cada vez que recordaba esa experiencia. Y hasta el día de hoy, ¡todavía no tendría el valor para pasar por esa experiencia por segunda vez!
Pero por el bien de una Flor Udumbara del Inframundo incompleta, ¡Yun Che estaba dispuesto a enfrentarse a ese dolor por tercera vez!
Yun Che no esperó la respuesta de Jazmín. Con un fuerte rugido, se apresuró hacia la Flor Udumbara del Inframundo, mientras Jazmín estaba aún aturdida.
Cuarenta y cinco metros...
Esta distancia resultó ser nuevamente el cuello de botella. Una vez más, Yun Che sintió que toda la fuerza de su cuerpo disipándose a medida que caía al suelo de dolor. Abrió forzosamente sus ojos tan amplio que parecían que iban a explotar y mordió tan fuerte que sus dientes casi se rompieron a medida que dio un gran paso hacia adelante.
“¡¡UWAAAAAAHHHHHHH!!”
Un grito desgarrador de dolor resonó a través de cada rincón del Nido del Demonio Masacre Lunar. Era tan estridente y agudo que incluso los guijarros en el suelo empezaron a temblar. Este instante de dolor incendiando su alma era algo que Yun Che ni siquiera podía describir con palabras y la aterradora noción de cometer suicidio para escapar de este dolor apareció en su cabeza.
Lo único que llenaba su cuerpo y la voluntad restante era el instinto de ‘huir’... ¡De huir a toda costa! A medida que sus gritos estridentes continuaban desgarrando el aire, el cuerpo de Yun Che rodaba y caía hacia atrás... Cuando recuperó una apariencia de claridad, ya había caído a sesenta metros de distancia.
El rostro de Yun Che se había vuelto incluso más pálido que antes y todo su cuerpo se retorcía y temblaba como un insecto que pasaba por sus espasmos de muerte. Corrientes de sudor frío rodaban por su cuerpo. Apretó fuertemente sus dientes... Esta vez, tomó treinta respiraciones antes de que su cuerpo finalmente dejara de temblar.
“Es suficiente, no vuelvas a intentarlo. ¡Cuántas veces tengo que decírtelo, es imposible que tengas éxito! ¡Solo estás sufriendo por nada!” Esta vez, Jazmín no lo regañó y uno podía escuchar un débil temblor en su voz. Al principio, estaba completamente convencida de que no importaba cuán fuerte fuera la voluntad de una persona, en el momento en que esa persona experimentara el dolor del alma de uno siendo robada, dejaría un eterno recuerdo oscuro y esa persona ni siquiera tendría el valor de pensar en la experiencia. Pero Yun Che... Se había lanzado al fragor una y otra vez.
Sus acciones desesperadas eran tan extremas que era similar a saltar forzosamente en un abismo profundo, que incluso los dioses temerían, repetidamente. Ni siquiera era para satisfacer sus propios deseos egoístas... ¡¡Todo era por ella!!
Cuando Yun Che había soportado esas tormentas espaciales dentro de la Profunda Arca Primordial, lo que había experimentado era el dolor físico más extremo. Jazmín admiraba su capacidad para soportar todo, pero no estaba demasiado sorprendida por el resultado final. Pero comparar el dolor físico con el dolor del alma... ¡Ello estaba en un nivel completamente diferente!
Arrancar forzosamente el alma del cuerpo... ¡Era un proceso que era millones de veces más doloroso que quitar uno a uno cada hueso y vaso sanguíneo del cuerpo de uno!
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios