ATG Capítulo 789

13:06

Traductor: Radak
Corrector: Radak


Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 789 - Mi Jazmín (2)
Yun Che se empujó del suelo con sus manos a medida que lentamente empezaba a ponerse de pie. Sus pupilas se contrajeron, pero cuando se puso de pie, todavía estaba mirando los cuatro pétalos de la Flor Udumbara del Inframundo que estaban palpitando con una diabólica luz púrpura.
“Quiero acercarme...” Murmuró en voz baja con su voz ronca por los gritos. “Pero, por qué siempre involuntariamente... Uso mi fuerza restante para huir... Por otra parte, ahora en realidad estoy asustado...”
“Podría ser que... Mi tan llamada determinación era tan… ¿Débil?”
La voz de Yun Che sonaba confusa e indistinta. Era como si la habilidad roba almas de la Flor Udumbara del Inframundo le causara tener delirios. Jazmín inmediatamente respondió, “¡Esto no tiene nada que ver con la fuerza de tu voluntad! En este mundo, no hay nadie que pueda soportar el dolor de su alma siendo arrancada de sus cuerpos. ¡No hay nadie que no tenga miedo de este dolor!”
“¡No, tiene algo que ver con eso!” Yun Che finalmente había logrado ponerse de pie por completo. Miró a la Flor Udumbara del Inframundo, con los brazos temblorosos. No sólo sus ojos contenían un temor que no podía ser disipado, sino que había una violencia creciendo cada vez mayor. Después de eso, empezó a moverse una vez más y caminó hacia la Flor Udumbara del Inframundo, “Por el bien de reconstituir tu cuerpo... Esta fue la petición que me hiciste el primer día que nos conocimos. Hasta ahora, ¡también ha sido la única petición que me has hecho!”
“Jazmín, el conocerte le permitió a un lisiado como yo ganar una nueva vida y también pude recuperar mi dignidad... Debido a ti, puedo proteger a mi abuelo y a mi pequeña tía de todo daño y maltrato... Debido a ti, me enteré de mi pasado y pude encontrar a mis verdaderos padres... Todo el poder, estatus, dignidad y fama que poseo hoy, es debido a ti. Si no fuera por la oportunidad de haberte conocido, ya podría haber muerto la muerte de un perro... Incluso si todavía estuviera vivo, posiblemente sería sólo un fantasma errante flotando al borde de la desesperación...”
“Pero al final, ni siquiera puedo ayudarte a cumplir… Este único deseo tuyo.”
Jazmín, “Tú...”
“Ahora, delante de mis propios ojos, veo la que podría ser tu última pizca de esperanza. Así que, no importa qué... ¡¡No importa qué...!!”
“Necesitas… Necesitas dejar de intentarlo, incluso si eres tú...”
“¡¡UWAAHHH!!”
Las palabras de Jazmín acababan de salir de su boca cuando fueron completamente engullidas por el rugido de Yun Che. Él se apresuró hacia la Flor Udumbara del Inframundo por cuarta vez a medida que las llamas e intensión asesina cubrían su cuerpo... ¡Su aura más fuerte era su aura asesina! Así que estaba usando su aura asesina más extrema, para suprimir el miedo que sentía hacia el dolor causado por su alma siendo rasgada.
En un abrir y cerrar de ojos, Yun Che volvió a entrar en ese radio de cuarenta y cinco metros. Este punto parecía ser el límite de la zona prohibida de un diablo — ¡A nadie se le permitiría tomar incluso un paso dentro!
Yun Che fue nuevamente invadido por el dolor indescriptible de su alma siendo rasgada. Todo su cuerpo estaba retorciéndose y temblando, pero esta vez, se obligó a mantenerse erguido. Apretó fuertemente sus dientes a medida que daba su primer paso en la zona prohibida del diablo...
“¡¡AAAAAAAAHHHHHHHHHHH!!”
El grito de Yun Che estaba mezclado con dolor y determinación. Ferozmente protegió su alma y su voluntad a medida que seguía adelante... Un paso... Dos pasos... tres pasos...
¡¡Thud!
Por algún tipo de milagro, siguió cargando hacia adelante mientras rugía de ira y gemía de dolor. Al final, había cubierto un total de tres metros y ahora estaba a cuarenta y dos metros de la Flor Udumbara del Inframundo. Él al final cayó pesadamente sobre sus rodillas y su rostro se retorció con un dolor tan extremo que sus rasgos estaban todos arrugados. Sus diez dedos escarbaron ferozmente contra el suelo conforme se curvaban y se contorsionaban en una forma que se parecían a las garras de animales secos y marchitos…
Dolor y terror llenaron su alma a medida que comenzaba a desear la muerte más que sobrevivir. El extremo deseo de huir, a toda costa, engulló su voluntad restante. Su cuerpo empezó a sacudirse espasmódicamente conforme se arrastraba desesperadamente y rodaba lejos de la fuente de dolor...
El dolor empezó a disminuir a medida que su alma destrozada finalmente volvió a la tranquilidad. La claridad mental de Yun Che volvió a él conforme yacía en el suelo y miraba en dirección a la Flor Udumbara del Inframundo... Aquella luz púrpura estaba de nuevo a más de sesenta metros de distancia.
“Je... Jeje... Jajaja... JAJAJAJAHA...” Los puños de Yun Che se estrellaron ferozmente en el suelo conforme comenzaba a reía con una voz llena de dolor y desaliento. “Pensar que en realidad hui una vez más... Pensar que soy realmente... Tan inútil…”
“¡¡Yun Che!! ¿¡Por cuánto tiempo quieres que continúe esta estupidez!?” Jazmín le gritó con una voz furiosa, “¡Si piensas que la razón que has mencionado ahora es una buena razón para tus acciones desesperadas, entonces puedes bien alegremente detenerte! ¡No necesito que pagues por mis acciones! ¡Todo lo que he hecho es enteramente por mi propio bien! ¡No necesito que apuestes tu vida sólo para obtener una mera Flor Udumbara del Inframundo! Ni siquiera hablemos del hecho de que es imposible que tengas éxito... Incluso si logras obtenerla, no me sentiré agradecida en lo más mínimo. Más bien, ¡¡sólo sentiría que tu estupidez no tiene límites!!”
“Repagar... ¿tu amabilidad?”
Yun Che usó ambos brazos para levantarse del suelo. Su cuerpo se tambaleó y su voz era débil y carente de energía, “Cómo podría ser soló... ¿Para repagar tu amabilidad? Jazmín, para mí... Cómo podrías simplemente... ¿Ser una benefactora para mí?”
Jazmín, “…”
Él giró hacia la Flor Udumbara del Inframundo y habló en voz baja, “En mi vida, yo, Yun Che, he enfrentado muchas tormentas y mares. He experimentado incontables luchas de vida y muerte e innumerables calamidades. ¡¡Incluso un antiguo diablo que vino de la Era Antigua de hace un millón de años murió bajo mi espada!!”
“Entonces, cómo puedo... ¡¡Ser derrotado tan miserablemente por una mera Flor Udumbara del Inframundo!!”
Jazmín gritó en shock, “¿¡Me estás diciendo que estás a punto de intentarlo de nuevo!? ¿¡Has experimentado tanto dolor que has perdido todo tu juicio sobre la realidad!?”
“¡No! Al contrario, ¡me siento más vivo que nunca en este momento!” Yun Che dijo con un grito bajo, “¡Ni siquiera tengo miedo de un diablo! ¡Ni siquiera tengo miedo de la muerte! Entonces, ¡¡cómo puede una simple flor asustarme tanto al punto de salir corriendo con mi cola entre mis piernas una y otra vez!!”
¡¡¡¡ROOOOOAAAR!!!!
Un majestuoso rugido de dragón sacudió todo el lugar a medida que un par de ojos azures repentinamente se abrieron en este mundo teñido de negro. Un poder ilimitado envolvió este diminuto espacio conforme abrumaba todo.
¡Dominio Alma de Dragón!!
Jazmín, “…. ¡¡!!”
En el momento en que él desató el Dominio Alma de Dragón, todo el miedo que quedaba en el corazón y los ojos de Yun Che desaparecieron por completo. Miró la Flor Udumbara del Inframundo y una sonrisa tranquila y determinada apareció en su rostro, “Esta vez, ya no me permitiré tener miedo ni huir... ¡¡Debido a que ya no tengo salida!!”
Después de que desatara el Dominio Alma de Dragón, toda la energía de su alma se agotaría en un período de tiempo extremadamente corto. Así que si volvía a retroceder, pasaría mucho tiempo antes de que pudiera recuperar toda la energía de su alma... Para entonces, la Flor Udumbara del Inframundo ya se habría marchitado.
Así que, ¡él realmente no tenía una salida después de esto!
“¡¡No puedes!!” Jazmín gritó con su voz más fuerte, “¡Incluso si usas el Alma de Dragón, todavía no podrás acercarte más a la Flor Udumbara del Inframundo! Además, el Dominio Alma de Dragón agotará rápidamente tu energía espiritual. Después de esto, ¡la energía de tu alma será extremadamente débil y resultará en tu alma siendo devorada rápidamente por la Flor Udumbara del Inframundo! ¡¡Ni siquiera tendrás la oportunidad de resistir o retroceder!!”
“Puedo hacerlo...” Yun Che jadeó con los dientes apretados. “Debido a que esto es por ti... ¡Ese es el por qué definitivamente tendré éxito!”
“...” El corazón de Jazmín fue fuertemente aplastado por algún objeto desconocido.
¡¡¡¡ROOOOOAAAR!!!!
Cuando el grito de dragón resonó en el aire, Yun Che reunió toda la profunda energía en su cuerpo a medida que se precipitaba hacia la Flor Udumbara del Inframundo otra vez... ¡Pero este sería su intento final!
¡Debido a que ya no tendría la oportunidad de intentarlo de nuevo!
El poder del alma de Yun Che creció explosivamente bajo la influencia del Dominio Alma de Dragón. A medida que se acercaba, la Flor Udumbara del Inframundo comenzó a moverse más rápido y el horrible lamento que liberaba comenzó a sonar bastante anormal.
Yun Che engulló la distancia a medida que presionaba ferozmente hacia la marca de cuarenta y cinco metros. Todo su cuerpo se tensó, pero el poder de desgarro que lo asaltaba fue casualmente rechazado por el poder del Alma del Dios Dragón. El dolor y su pérdida de fuerza de voluntad ni siquiera eran la mitad de lo que era antes.
Su poder y su voluntad seguían siendo destrozados rápidamente por el poder de roba almas de la Flor Udumbara del Inframundo. Yun Che empezó a frenar conforme sus pasos se hicieron temblorosos, pero él apretó los dientes con ferocidad a medida que avanzaba desesperadamente hacia adelante... Mientras el Dominio Alma de Dragón estaba suprimiendo ese poder oscuro y diabólico, se las arregló para abrirse camino hasta dentro de treinta metros de la flor.
Yun Che fue repentinamente asaltado por el dolor que superó con creces el límite de lo que podía soportar. Era tan intenso que todos los vellos de su cuerpo temblaban y sus rodillas golpearon violentamente el suelo con un ruido sordo. Sin embargo, sus ojos aún conservaban una sorprendente y espantosa claridad...
Ser capaz de conservar algo de claridad en este tipo de situación sólo podría describirse como ‘espantoso’.
“Incluso si... Mi alma... Es completamente destrozada... ¡Ya no retrocederé, ni siquiera medio paso!”
“¡¡UWAHHH!!”
Sus brazos temblorosos y sin fuerza se balancearon a medida que empezó a arrastrarse hacia esa demoníaca luz púrpura. El dolor de su alma destrozada le hizo comenzar a sentir como si sus brazos e incluso todo su cuerpo no existieran. Fue sólo por exprimir la última chispa de su fuerza de voluntad y la determinación de que era capaz de empujar su cuerpo hacia adelante... A medida que avanzaba, la sensación aterradora de su alma siendo destrozada y desgarrándose de su cuerpo aumentó continuamente.
Pero él... ¡Definitivamente no podía retroceder!
Dentro de la Perla de Veneno del Cielo, Hong’er estaba en profundo sueño. La viciosa batalla con el Soberano Diabólico Masacre Lunar parecía haberla dejado agotada. Así que durante los pasados dos días, cuando Yun Che se había recuperado de sus heridas, había dormido profundamente. Jazmín estaba junto a la cama de Hong’er, con una mirada estupefacta extendiéndose sobre su rostro conforme presenciaba la desesperada lucha de Yun Che con asombro. Él se arrastró lentamente dentro de esa diabólica luz púrpura y había avanzado desde la marca de treinta metros, hasta la marca de veintisiete metros. Un dolor enorme hizo que su rostro se torciera y deformara de una manera tan siniestra que parecía un espíritu maligno.
Además, la imagen del Dios Dragón detrás de su espalda estaba lenta pero infaliblemente desapareciendo también...
Repentinamente, la imagen del Dios Dragón destelló y luego comenzó a desvanecerse a un ritmo conmocionantemente rápido. Parecía que fuera a colapsar en cualquier momento.
Las delgadas cejas de Jazmín saltaron a medida que gritaba involuntariamente, “¡Yun Che, no sigas adelante, apresúrate a regresar! Tu Dominio Alma de Dragón casi ha alcanzado su límite... ¡Todavía puedes escapar antes de que se disipe por completo! ¡Si no, aquí es donde encontrarás tu fin!!”
“...” Yun Che no respondió y no retrocedió. Sus brazos temblaban a medida que se arrastraba clavando sus dedos similares a garras en el suelo, dejando huellas sangrientas en su estela. Él había apretado sus dientes con tanta fuerza que la sangre fluía de sus encías y salía de las comisuras de su boca. Pero apenas se dio cuenta de todo esto conforme se arrastraba lentamente a través de este purgatorio que una persona normal nunca sería capaz de imaginar. Él avanzó poco a poco, arrastrándose incluso más profundo dentro del infierno.
“... ¡Yun Che! ¡Escucha!” El cuerpo espiritual de Jazmín también temblaba, y ella temblaba casi tan ferozmente como Yun Che, “¡Si no puedo ganar un nuevo cuerpo, entonces sólo puedo existir al continuar quedándome unida a tu línea de vida! ¡Si tú vives, yo vivo, Si mueres, yo muero! ¡Ahora ya he escapado de las garras de ese veneno diabólico, así que puedo usar mis poderes sin dudar! ¡Siempre que no muera, tendré que asegurarme de que continúes viviendo también! ¡Dado mi poder, incluso si todas las personas en el Continente Cielo Profundo se juntaran, todavía no podrían matarte! ¡También puedes confiar en mi poder para hacer cualquier cosa que no puedas hacer!”
“¡Si nunca puedo reconstituir mi cuerpo, entonces no tendré más opción que confiar en ti para seguir existiendo! ¡No hay otra opción que seguir protegiéndote para siempre!”
“¡Pero si consigo un nuevo cuerpo, entonces estarás tirando un talismán protector extremadamente fuerte! Cierto... Una vez que consiga un nuevo cuerpo, ¡definitivamente te mataré en seguida! Debido a que no sólo sabes demasiado de mis secretos, ¡también eres el tipo de persona que más detesto!”
“¡Literalmente estás pagando un precio enorme para hacer la cosa más estúpida concebible en este mundo! Todavía hay tiempo para que te detengas y cambies de opinión... ¡¡Sal de aquí inmediatamente!!”
Jazmín gritó lo más fuerte posible, apretando sus diminutas manos con tanta fuerza que las puntas de sus dedos se habían vuelto blancas.
¡Clap!
La mano de Yun Che se agarró a una roca negra que sobresalía ligeramente del suelo a medida que avanzaba un centímetro. Su boca temblaba conforme hablaba con una voz ronca y débil. “No… lo… harás…”
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios