ATG Capítulo 811

11:17

Traductor: Radak
Corrector: Radak


Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 811 - Jazmín Manchada De Sangre (7)
Los Jades de Transmisión de Sonido de Xuanyuan Wentian y de todos los dignatarios de la Región Poderosa Espada Celestial comenzaron a zumbar frenéticamente con profunda energía. Varios de los dignatarios de la Región Poderosa Espada Celestial cogieron sus Jades de Transmisión de Sonido con manos temblorosas y los mensajes que recibieron fueron más frenéticos que el último...
“La Región Norte... ¡La Región Norte ha desaparecido!”
“Décimo Tercer dignatario, justo ahora... Justo mismo, una grieta espacial que se extendía por kilómetros apareció en el aire por encima de nosotros. La Región Norte... Toda la Región Norte fue de repente arrancada en el aire y succionada dentro de esa grieta espacial... “
“... Toda la medicina, las profundas bestias y la gente de la Región Norte de repente desaparecieron sin dejar rastro... ¡Es cierto! Es realmente verdad... ¡Todo el mundo aquí lo ha visto con sus propios ojos!”
“Maestro de Pabellón, algo terrible ha ocurrido, la Región Norte ha desaparecido por completo... ¡Informe rápidamente de esto a Lord Maestro de Espada!”
Los gritos que se originaron de los discípulos de la Región Poderosa Espada Celestial sonaron en el aire y dijeron a todos que no habían presenciado ninguna ilusión ni pesadilla.
¡Más bien fue la verdad, la verdad que fue millones de veces más aterradora de lo que cualquier pesadilla podría ser!
“...” Qu Fengyi sintió que todo su cuerpo se balanceaba. En este momento, aunque poseía la profunda fuerza que estaba en la cima del Profundo Reino Soberano, sintió que todo su cuerpo se debilitaba. A medida que su cuerpo se balanceaba, se encontró casi colapsando al suelo varias veces.
A pesar de estar a treinta y cinco mil millas de distancia, había destruido la Región Norte de la Región Poderosa Espada Celestial con un simple gesto casual... ¡Si eso era así,  entonces esta joven, que estaba vestida de rojo, solo tendría que mover los dedos para hacer desaparecer todo el Supremo Palacio del Océano, que estaba debajo de sus pies!
Antes de esto, estaban preparados para moverse contra Yun Che por el bien de obtener el Espejo de Samsara. Pero ahora todos ellos habían sido testigos del miserable estado en el que la Región Poderosa Espada Celestial había terminado y los otros tres Terrenos Sagrados habían sabido naturalmente que sería su turno después de que terminaran de tratar con la Región Poderosa Espada Celestial... El Santuario del Monarca Absoluto tenía a Xia Yuanba alrededor, así que podría acabar preservándolos, ¡pero el Supremo Palacio del Océano no tenía tal cosa!
“Cuñado, ella... Ella... Es realmente... ¿Tu maestra?” Xia Yuanba, cuya profunda energía había sido liberada, dijo a medida que se tambaleaba hacia Yun Che, con los ojos tan amplios como platillos. Él no podía dejar de tartamudear a pesar que sólo estaba haciendo una simple pregunta.
“Sí.” Yun Che dijo asintiendo y respondió honestamente, “La persona que reparó mis venas profundas hace siete años, me instruyó en mi cultivación y me guio durante mis experiencias y tribulaciones siempre ha sido ella.”
“Entonces ella... Ah no, quiero decir, esta Superiora, solo quién es... ¿Quién es ella?” Xia Yuanba dijo a medida que inhalaba un poco de aire. “No es de extrañar que Cuñado se hizo tan poderoso en tan corto lapso de tiempo. Pensar que una persona tan poderosa existía realmente en este mundo... Siento que estoy soñando ahora.”
“¿Superiora?” Yun Che dijo con una sonora risa. “Ella es más joven que tú, sabes. Tiene  alrededor de la misma edad que Xue’er.”
“...” La esquina de la boca de Xia Yuanba se retorció a medida que estuvo completamente estupefacto, durante un buen rato. Después de eso, finalmente soltó un grito estrangulado, “¡¿EH!?”
Feng Xue’er y Feng Zukui, que estaban al lado de ellos, habían escuchado su conversación y de inmediato estaban tan sorprendidos que estaban completamente aturdidos y mudos.
“Jazmín ya tiene veinte años ahora...” Murmuró Yun Che para sí mismo aturdido, conforme miraba a la joven chica que estaba en el centro de la Arena del Dios del Mar, la joven que estaba haciendo que los Cuatro Maestros Sagrados casi se orinaban colectivamente de miedo.
Cuando conoció a Jazmín hace tantos años, sólo tenía trece años. En ese momento, a pesar de que se esforzaba por retratar un frente frío, arrogante y maduro, todavía poseía la inmadurez juvenil de una niña y todavía saldría a la superficie sin darse cuenta. Ella lanzaría una rabieta, se pondría nerviosa y exasperada y actuaría impulsivamente de vez en cuando. A ella también le gustaban las cosas lindas, especialmente las que eran de color rojo, ella también estaría a menudo distraída y ausente de mente. Ella también lo regañaba por las pequeñas cosas que ella desaprobaba y una vez había derramado lágrimas tenaces debido a que ya no podía poner un frente fuerte...
Durante estos últimos años, él había crecido y Jazmín también había crecido. Su apariencia no había cambiado en lo más mínimo desde que se habían conocido, pero su temperamento había cambiado desde hace mucho tiempo de la de una niña de trece años. Se había vuelto mucho más fría y madura desde entonces.
Incluso la intención asesina que irradiaba de vez en cuando era mucho más sólida de lo que era en el pasado.
El brazo que Jazmín se había levantado hacia el cielo bajó lentamente a medida que daba un olfateo indiferente y frío de desdén. Después de eso no le hizo a Xuanyuan Wentian la pregunta que le había hecho antes y ni siquiera le dio una segunda mirada. Sus ojos, que destellaron con una luz roja hechizante, repentinamente giraron conforme miraba en dirección del Salón Divino Sol y Luna antes de finalmente posarse en el cuerpo de Ye Meixie.
Ye Meixie reaccionó como si hubiera sido golpeado por un rayo en el momento en que la mirada de Jazmín cayó abruptamente sobre él. Retrocedió un paso en pánico, su rostro parecía haber sido golpeado ferozmente por un puño conforme todos los músculos de su rostro se contraían y se apretaban estrechamente en pánico extremo y miedo.
“Ye Meixie.” Jazmín dijo en una voz suave. Ye Meixie, que oyó su nombre ser llamado, sintió su cuerpo completamente frío y tieso y casi se derritió al suelo. “Ahora mismo está princesa te oyó decir que nunca has tenido que escribir la palabra ‘arrepentimiento’ en toda tu vida, ¿Mmmm?”
“Monarca… Monarca Celestial.” Los Cinco Enviados Divinos del Salón Divino Sol y Luna estaban a sólo diez pasos detrás de Ye Meixie. Cada uno de ellos tenía expresiones llenas de miedo en el rostro y ninguno de ellos se atrevió a dar un solo paso adelante. Veintitrés dignatarios de la Región Poderosa Espada Celestial, que habían enfrentado el juicio ante ellos, habían sido decapitados en un simple parpadeo. Sus cabezas ensangrentadas aún yacían en el suelo y seguían rodando de vez en cuando.
Ye Meixie levantó su cabeza en miedo y agitándose antes de hacer una reverencia humilde y deferente hacia Jazmín, “Este joven... Este joven se jactó arrogantemente sin pensarlo, le  ruego... Le ruego a esta Superiora por perdón.”
Incluso si lo golpeasen hasta la muerte, Ye Meixie no creería que la espantosa chica que tenía enfrente ni siquiera tenía un centésimo de su edad.
“¿Superiora?” Preguntó Jazmín, arqueando sus cejas hacia arriba. Estaba claro que ella detestaba este tipo de discurso a medida que respondía fríamente. “¿Qué? ¿Me estás diciendo que sabes escribir la palabra ‘arrepentimiento’ repentinamente?”
“Sí... Lo sé, sé cómo escribirla.” Ye Meixie bajó su cabeza y no se atrevió a encontrar la mirada de Jazmín. Él había sido el Monarca Celestial del Salón Divino Sol y Luna durante mil años. Sin embargo hoy, una hegemonía incomparable que había dominado a todos durante el último milenio se había reducido a un simple hombre que temblaba de temor y terror.
Podía optar por ser terco e inflexible y también podía reír con orgullosa arrogancia, pero tenía que saber juzgar a la gente... Dado el poder aterrador que Jazmín acababa de exhibir, se dio cuenta de que su fuerza, que había originalmente creído ser casi incomparable bajo el cielo, era como un pequeño grano de arena en comparación con el vasto océano que representaba su poder. Si intentara actuar como el Monarca Celestial delante de ella, sería simplemente la broma más grande en esta tierra.
“Oh, ¿es eso así?” Dijo Jazmín con una risa burlona y helada. “Ya que dices que sabes escribir esa palabra, entonces hazlo para que esta princesa lo vea, para que esta princesa realmente sepa si realmente eres capaz de escribir esa palabra. ¡Será mejor que la escribas bien, debido a que si no lo haces, las consecuencias serán extremadamente nefastas!”
Ye Meixie miró inexpresivamente a medida que toda la gente del Salón Divino Sol y Luna se volvía blanca como una hoja de papel... ¡La Región Norte de la Región Poderosa Espada Celestial ahora servía como un buen testimonio de cuán severas serían esas consecuencias!
“Sí... La escribiré. La escribiré ahora mismo.”
Aunque esta era la humillación más abyecta, Ye Meixie no se atrevió a pronunciar ni siquiera la más leve objeción o queja; Ni siquiera se atrevió a decir o hacer nada que fuera más de lo necesario. Todo su cuerpo temblaba a medida que se hundía de rodillas y extendía un dedo... Al principio, tenía la intención de usar su profunda energía para esculpir la palabra en la profunda piedra que formaba el piso de la Arena del Dios del Mar, pero después de pensar en ello por un momento, rápidamente cambió de opinión y rápidamente utilizó su profunda energía para romper la piel de su dedo. Utilizó la sangre que salió de esa herida para escribir con cuidado y meticulosamente la palabra ‘arrepentimiento’[1] en la  profunda piedra color turquesa.
Cada trazo estaba lleno con el mayor shock, miedo y humillación que había experimentado en su vida... Y también contenía arrepentimiento por haber provocado y ofendido a este terrible dios demonio. Era también la primera vez en su vida que había escrito una palabra tan minuciosa y meticulosamente, además, su único temor era que su escritura indicara incluso el más leve defecto.
Después de haber terminado de escribir esta simple palabra, la frente de Ye Meixie ya estaba empapada de sudor. Retrocedió su dedo y se puso de pie, pero todos los vellos de su cuerpo seguían temblando violentamente.
“Hmph, tu escritura no es mala después de todo.” Jazmín dijo a medida que sus ojos se entrecerraron ligeramente. “Así que parece que nunca olvidarás cómo escribir esta palabra de nuevo en tu vida. Eso es muy bueno, has sido mucho más obediente que Xuanyuan  Wentian. Como ese es el caso, entonces esta princesa te dejará vivir por ahora.”
Conforme su voz cayó, las pupilas de Jazmín destellaron con una débil luz roja.
Rippp------
Cuatro flechas sangrientas rociaron las muñecas y los tobillos de Ye Meixie. Él dio un grito miserable a medida que se desplomaba al suelo, todo su cuerpo se retorcía de dolor y agonía, pero no se atrevió a usar su profunda fuerza para curar esas heridas.
“Mona… ¡¡Monarca Celestial!!” Los Cinco Enviados Divino y dignatarios del Salón Divino Sol y Luna reunidos gritaron en shock y miedo. Ye Xinghan, que estaba escondido en la parte de atrás, también comenzó a temblar violentamente con terror.
“¡No se acerquen!” Meixie dijo con un rugido desesperado a medida que luchaba poderosamente para ponerse de rodillas conforme le decía a Jazmín, “Agradezco a esta Superiora... Por mostrar misericordia y no matarme...”
Dado su físico y su profunda fuerza, incluso si fuera perforado cien veces por una espada, definitivamente no guiñaría un ojo. A pesar de que las cuatro heridas que Jazmín había infligido a su cuerpo eran extremadamente pequeñas y superficiales, le causaron tanto dolor que ello atravesó su alma.
“No morirás de esto. ¡Sin embargo, estas cuatro heridas permanecerán en tu cuerpo durante los próximos seis días!” Dijo Jazmín. Ella había girado con su espalda hacia él, pero sus palabras heladas y despiadadas resonaron en los oídos de Ye Meixie, “Después de cada dos horas, el dolor se intensificará un poco. Te hará sentir como si diez mil cuchillas estuvieran desgarrando tu cuerpo, hasta que llegue al punto en el que desearas la muerte. ¡Además, durante todo este proceso, no podrás desmayarte incluso si lo quisieras y si te atreves a usar profunda energía para resistir este dolor, ello sólo lo intensificará aún más!”
“Uh...” Era como si Ye Meixie hubiera escuchado una maldición que venía de las profundidades del infierno. Ambos de sus globos oculares salieron de sus órbitas y todas las minúsculas venas de sangre se destacaban contra la parte blanca de sus ojos. Sólo él sería capaz de conocer verdaderamente el espanto del dolor que estaba experimentando actualmente. En ese momento, sentía como si diez mil espadas le perforaran el corazón y Jazmín le había dicho que el dolor se intensificaría cada dos horas. Esto significaba que este dolor se intensificaría otras setenta veces... Él no podría incluso imaginar o llegarse a imaginar lo doloroso que sería.
“Cosechas lo que siembras. Esta princesa en realidad te está ayudando a recordar cómo escribir la palabra arrepentimiento ahora mismo. Será mejor que no vuelvas a olvidarla.”
“...” Ye Meixie cayó al suelo como un perro viejo que estaba al borde de la muerte. Sus ojos ensanchados sólo contenían una espantosa desesperación grisácea.
Era cierto que nadie podía describir lo terrible que era el dolor que estaba experimentando en realidad. Pero para un maestro de un Terreno Sagrado, que poseía una fuerza inigualable y profunda, experimentar tanto dolor que no podía soportar y que provocaba que cada músculo de su cuerpo sufriera espasmos intensos... Uno podría imaginar la tortura que estaba atravesando ahora mismo.
¡Sin embargo, esto era simplemente el principio!
La densa atmósfera en la Arena del Dios del Mar sólo se volvió aún más intensa. Todo el mundo sintió que sus cuerpos se endurecieron, pero no sólo no se atrevieron a reunir la menor profunda fuerza, ni siquiera se atrevieron a hacer algún sonido e incluso sus respiraciones eran superficiales y cuidadosas. A pesar de que Jazmín parecía una niña pequeña, poseía rasgos que eran tan exquisitos como un ser divino y tenía un encanto misterioso y hechizante sobre ella, todas estas cosas fueron enterradas firmemente bajo el temor gélido que ella provocó.
Ella era tan fuerte como un dios demonio.
Pero además de ser fuerte, también era fría y despiadada. Sus acciones eran también extremadamente implacables y uno podría ir tan lejos para llamarla malvadas y viciosas.
En este momento, cualquiera que sintiera que su mirada se posaba sobre ellos, sentiría toda la sangre en su cuerpo congelarse a medida que su corazón de repente dejaba de latir y sentían que se tambaleaban en el mismo borde del abismo.
La mirada de Jazmín se desplazó del Salón Divino Sol y Luna para mirar en la dirección del Supremo Palacio del Océano. Su mirada penetrante perforó agujeros en el Soberano de los Mares Qu Fengyi.
 “Qu Fengyi, el Soberano de los Mares del Supremo Palacio del Océano. ¡Qué magnífico y majestuoso título! Pero, por desgracia, pertenece a una mujer estúpida y codiciosa.” Jazmín dijo con una voz fría y burlona.
Bajo la mirada de Jazmín, tanto Xuanyuan Wentian como Ye Meixie no reunían ningún aura de energía y parecían patéticos. El Soberano de los Mares Qu Fengyi no fue la excepción. Una vez que Qu Fengyi había sido marcada por la mirada de Jazmín, sintió que su cuerpo se balanceaba a medida que su rostro se volvía instantáneamente más blanco que una hoja de papel... Cuando ella se había dirigido a Yun Che, había sido el digno, majestuoso y altivo Soberano de los Mares, pero frente a Jazmín, ella era simplemente una mujer que estaba a punto de colapsar de terror.
“Yun Che tenía agravios pasados con la Poderos Región de la Espada Celestial y el Salón Divino Sol y Luna, pero no habían resentimientos entre él y tu Supremo Palacio del Océano. De hecho, se podría decir que las relaciones fueron cordiales entre los dos. Sin embargo, fuiste la primera en patearlo cuando estaba abajo y después de eso, también codiciaste el Espejo de Samsara... Je~, tú mejor no le digas a esta princesa que oprimiste a Yun Che por el Continente Cielo Profundo. Esta princesa sabe muy bien cuál es la tierra de demonios verdaderamente rapaz y despreciable que ha causado el caos y la calamidad para los demás entre sus llamados Cuatro Terrenos Sagrados y el Reino Demoníaco Ilusorio. ¡Y todos ustedes lo saben mejor que nadie!”
Cada palabra que salía de la boca de Jazmín hacía que las pupilas de los ojos de Qu Fengyi se contrajeran poco a poco. Ella, alguien que poseía la profunda fuerza que estaba en el mismo pico del Profundo Reino Soberano, colapsó en el suelo en este mismo instante y parecía como si ni siquiera pudiera reunir la fuerza para mantenerse en pie.
“Como discípulo de esta princesa, la aptitud, la moral y el temperamento de Yun Che son apenas aceptables. Su único defecto es la forma en que trata con las mujeres. Debido a que cuando se trata de mujeres, siempre ha sido extremadamente estúpido, voluble, lleno de pensamientos lujuriosos y completamente desvergonzado y solapado en sus tratos con ellas. Simplemente pierde toda racionalidad cuando se trata de mujeres y ha arriesgado su vida innumerables veces por el bien de ellas. Él es simplemente tan estúpido en este aspecto que sería un insulto a un idiota abofetearlo con la misma etiqueta... “
La razón más común para los regaños de Jazmín eran sus relaciones pasadas con las mujeres y eso incluía el momento en que él arriesgó desesperadamente su vida para obtener la Flor Udumbara del Inframundo para ella. De hecho, ella acababa de darle un regaño muy completo a causa de ese incidente. Sin embargo, él se había acostumbrado a estas bromas hace mucho y había llegado a acoger con alegría la palabra ‘lascivo’ cada vez que ella lo llamaba así.
Pero en este momento estaban en la Arena del Dios del Mar y Jazmín acababa de decir esto delante de todos los presentes. Una vez más había disparado un petardo de vituperaciones e insultos con respecto a la cuestión de las mujeres... Y prácticamente podía oír sus dientes moliéndose juntos a medida que ella decía esas palabras.
Estaba muy claro que Jazmín tenía algunas quejas extremas con respecto a cómo trataba a las mujeres... Y tampoco era una queja cualquiera, debido a que cada vez que ella mencionaba el tema, siempre iba acompañada de una furia que no podía ser amortiguada.
“Así que nunca ha abusado físicamente de una mujer antes y muy rara vez ha tenido que  matar a alguna.” Dijo Jazmín conforme caminaba lentamente hacia Qu Fengyi. “Pero esta princesa... ¡Ha matado de lejos a más mujeres que a hombres!”


[1] Radak: Cambie lamento por arrepentimiento ya que encajaba mejor, también ya lo cambié en los capítulos anteriores.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios