ATG Capítulo 828

11:01

Traductor: Radak
Corrector: Radak


Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 828 – Adiós Eterno
El espacio se distorsionó y la silueta de Jazmín apareció por encima del Océano Sur del Continente Cielo Profundo.
El océano azul era enorme como el cielo y Jazmín estaba inmóvil a medida que flotaba en el aire. Sus ojos helados y despiadados se estaban derritiendo rápidamente... Se derritieron hasta que sólo quedó una capa de niebla, que obstaculizó su visión del mundo entero.
Repentinamente, fue... Un adiós eterno...
Todo esto fue demasiado repentino para Yun Che, pero también lo fue para ella.
En el caso de Yun Che, sólo estaba el dolor desgarrador de la separación pero para ella, también había un indescriptible desamparo y dolor.
“Esto... Es bueno también...”
En un mundo sin Yun Che, ella murmuró suavemente...
“El actual él... Todavía puede crecer rápidamente sin mí...”
“En unos cuantos años... Será capaz de vengarse personalmente... Y cumplir su propio deseo... No hay nadie en este mundo que pueda amenazarlo... O desobedecerle...”
“Me extrañará y hasta podría sentirse triste... Pero tiene padres que lo aman... Tantos amigos... Tantas mujeres... En un corto tiempo, él... Lentamente se olvidará de mí...”
Jazmín cerró lentamente sus ojos, sus manos todavía estaban colocadas encima de su pecho y era incapaz de alejarlas... Debido a que era demasiado sofocante. En su vida, esta era la tercera vez que se sentía así.
La primera fue la muerte de su madre.
La segunda fue la muerte de su hermano.
La tercera...
Una cálida sensación llenó los rincones de sus ojos y su boca al mismo tiempo. Ella instintivamente extendió su mano y las tocó...
Había lágrimas en sus ojos y sangre en la comisura de su boca. Debido a que nunca volverían a encontrarse de nuevo.
Esos siete años habían sido como un sueño.
Ella lentamente tomó sus manos juntas y murmuró mientras estaba fuera de sí. “Así que, esta es la... Mayor prueba de mi vida...”
El sonido de los cielos chillando resonó por detrás y pronto fue seguido por la voz delicada y suave de Yu Luo. “Alteza, ¿quiere ver el paisaje aquí un poco más antes de que nos vayamos?”
“No me interesa.” Los ojos de Jazmín se volvieron fríos instantáneamente. Sin girar, ella le echó un vistazo y dijo, “Recuerda lo que me prometiste. De lo contrario... ¡Haré lo que dije!”
“Su alteza sólo sabe cómo asustar a esta sirvienta.” Yu Luo respondió medio asustada y medio a regañadientes. “Después de que esta sirvienta lleve a Su alteza a casa, definitivamente no hablará de ese apuesto hermano menor a mi rey. Si miento, esta sirvienta dejará que Su alteza la castigue como quiera.”
“¡Hmph! ¡Vámonos!”
El cuerpo de Jazmín destelló y volvió a desaparecer en el aire ante Yu Luo.
Ella siempre estuvo de espaldas a Yu Luo, así que no vio el brillo astuto que resplandecía en los ojos de Yu Luo a medida que hablaba.
………
El salón central de Ciudad Fénix había sido completamente destruido. Este final del banquete de compromiso, que reunió a todas las principales sectas, potencias, familias imperiales y clanes visitantes, era algo que nadie hubiera esperado.
Jazmín ya se había ido pero Yun Che seguía allí de pie. Su expresión y sus emociones eran un completo desastre y su cerebro parecía haber perdido completamente toda capacidad de pensar. En los alrededores, las personas que habían sido barridas por Jazmín se miraban unas a otras. Algunos de ellos aún no habían salido de su estado de shock, debido a que era una sensación que nunca habían sentido antes en su camino de cultivo profundo.
“La maestra de cuñado... ¿Es de otro mundo?” Xia Yuanba expresó en shock, “Reino de... ¿Los Dioses?”
“El hecho de que ella viniera de otro mundo era algo de lo que estábamos seguros, debido a que en los libros de historia del Continente Cielo Profundo, nunca ha habido tanto nivel de fuerza.” Maestro Espiritual Gu Cang suspiró, “Simplemente no esperábamos que ella fuera realmente del legendario Reino de los Dioses... No es de extrañar que ella tuviera una fuerza tan espantosa.”
“¿Reino de los Dioses?” Xia Yuanba giró y miró a su maestro, “¿Es ese el ‘Reino de los Dioses’ que ella y cuñado mencionaron? ¿Maestro conoce ese lugar?”
Maestro Espiritual Gu Cang sacudió su cabeza, “El universo es ilimitado e interminable. Nuestro mundo es sólo uno de los muchos que existen. En las leyendas, si uno fuera capaz de penetrar el Profundo Reino Soberano y entrar en el Profundo Reino Divino, estaría al borde de la divinidad. En ese momento, los sentidos espirituales de uno trascenderían el continente y uno sería capaz de sentir la existencia de otro mundo. En las leyendas antiguas, el más alto de los mundos en el universo fue nombrado el Reino de los Dioses. El Anciano Duotian, que desapareció hace miles de años, se dice que ascendió al Reino de los Dioses después de romper y alcanzar la divinidad.”
“La llamada ‘ascensión’ del Anciano Duotian podría haber sido una falsa leyenda. Sin embargo, el nombre de ‘Reino de los Dioses’ ha sido grabado en varios libros antiguos, y hoy, al oír este nombre de la maestra de Yun Che que vino de otro mundo... Parece que el 'Reino de los Dioses' registrado en los libros realmente existe.”
“Ahhh...” La boca Xia Yuanba estaba muy abierta a medida que murmuraba. “Cuñado dijo que su maestra era más joven que hermana menor Xue’er, pero ella es tan fuerte. La extraña mujer que apareció en aquel momento parecía más fuerte que la maestra de cuñado. Ese Reino de los Dioses... ¿Qué clase de lugar terrorífico es?”
“Es un nivel que nunca podremos comprender. Después de todo, ser capaz de presenciar personalmente un ser del legendario Reino de los Dioses, nuestras vidas no han sido en vano. Sin embargo…”
Maestro Espiritual Gu Cang miró a los alrededores en silencio. El shock en los rostros de la gente del Santuario del Monarca Absoluto aún no se había disipado. El Supremo Palacio del Océano, que acababa de perder a tres Venerables, estaba en una mezcla de shock y tristeza. En cuanto al Salón Divino Sol y Luna, así como Xuanyuan Wentian y su hijo, todos ellos miraron firmemente a Yun Che a medida que sus expresiones cambiaban continuamente.
“Escuchando su última conversación, después que ella se fue, ella probablemente no volverá más.” Maestro Espiritual Gu Cang suspiró. “Yuanba, debes entender que aunque esto era sólo un banquete de compromiso, que fuera tan grandioso... No fue debido a Yun Che ni fue por la Secta Fénix Divino, fue en realidad debido a  la maestra de Yun Che. Ahora que la maestra de Yun Che se ha ido en frente de todo el mundo, la situación de Yun Che... *Suspiro*.”
Xia Yuanba se recuperó instantáneamente de su repentina conmoción.
Nadie se atrevió a mencionar la identidad de Yun Che, debido a su maestra. El hecho de que él poseyera el Espejo de Samsara ya era conocido en el mundo y nadie se atrevía a arrebatarlo sólo a causa de su maestra. Ahora que su maestra se había ido... También significaba que el obstáculo que lo protegía, que impedía que los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados tomaran acción contra él, había desaparecido.
Aparte de eso, los tres asistentes muertos de la Región Poderosa Espada Celestial, la destrucción de la región Norte, la humillación sufrida por Ye Meixie y Qu Fengyi... Ellos no se atrevieron a vengarse de la maestra de Yun Che, ¡¡pero era muy probable que exigirían venganza y ventilarían sus frustraciones en Yun Che!!
“No lo creo...” Yun Che murmuró para sí mismo. “Obviamente no querías irte. No creo que no quieras volver a verme... No lo creo...”
“Hermano Mayor Yun...”
Feng Xue’er corrió hacia el lado de Yun Che. Ella podía sentir la tristeza y la decepción de Yun Che a medida que lo consolaba suavemente, “Aunque no sé lo que pasó... Ese día en el Supremo Palacio del Océano, ella trabajó arduamente para protegerte, así que creo que tú y tu maestra definitivamente se reunirán un día.”
Yun Che levantó su cabeza con gentileza y sonrió. “Xue’er, tienes razón. Sé cuán amablemente me trató todos esos años perfectamente. Sus últimas palabras deben ser debido a que tenía miedo de que me pondría en peligro si la volvía a encontrar... Después de todo, ya he sido regañado por ella varias veces en el pasado debido a tales asuntos.”
“¡Mn!” Feng Xue’er asintió con firmeza.
“¡Cuñado!” Xia Yuanba se apresuró a él y dijo con una voz suprimida. “Tienes que tener cuidado. Ahora que tu maestra ya no está aquí, me temo que Xuanyuan Wentian y los demás podrían...”
“Lo sé.” Yun Che estaba extremadamente tranquilo y no parecía ni un poco sorprendido. “Sin embargo, no te preocupes, no harán nada ahora. Hay tanta gente aquí, sin duda considerarían su reputación. Incluso si tuvieran que tomar medidas contra mí, sería cuando todos se hubieran ido.”
“Yuanba, no te preocupes por mí.” Yun Che reprimió sus emociones y reveló una leve sonrisa en su rostro. “No lo olvides, tengo la Profunda Arca Primordial. Si quiero irme, incluso diez Xuanyuan Wentian no serán capaces de hacer nada contra mí. Después de esto, me llevaré a Xue’er y me iré... Parece que solo puedo regresar temporalmente al Reino Demoníaco Ilusorio.”
Al oír lo que dijo Yun Che, Xia Yuanba se sintió aliviado.
Por otro lado, mirando a Yun Che de pie junto a Feng Xue’er, las emociones de Feng Hengkong habían sido volcadas completamente antes del banquete. Él suspiró pesadamente. “Tales asuntos suceden y de todos los días tuvo que suceder hoy... Esto es desastroso.”
Todos los discípulos y dignatarios de la Secta Fénix Divino incluyendo a Feng Tianwei y a Feng Zukui quedaron atónitos.
La maestra de Yun Che se había ido tan repentinamente y nunca más volvería. Yun Che había perdido su respaldo más grande... Y la Secta Fénix Divino organizando un banquete tan ostentoso era sólo para informar al mundo que tenían un respaldo masivo que nadie podía ofender.
Sin embargo, incluso antes de que el banquete hubiera terminado, todo esto había estallado repentinamente como burbujas...
Cuando Xuanyuan Wendao entró en Ciudad Fénix, no había sensación de arrogancia proveniente de él. El que por lo general miraba con desdén al Maestro de la Secta Fénix Divino ahora lo trataba con cortesía y respeto. Con el fin de sofocar la ira de Yun Che, él había bajado la cabeza y había puesto su orgullo bajo sus pies... Sin embargo, al ver cómo todo terminaba, cuando miraba la espalda de Yun Che, sus ojos y aura habían cambiado por completo. El odio y los agravios que él había suprimido firmemente en su corazón habían estallado como una bestia salvaje y causado que su cuerpo temblara incontrolablemente.
“Padre…”
Xuanyuan Wentian levantó su mano y le dirigió una mirada de alerta antes de caminar junto a Feng Hengkong. Declaró con indiferencia, “Nadie podría haber esperado que una boda perfecta se convirtiera en un desastre. Maestro de la Secta Fénix Divino tomó un buen yerno, pero la maestra del yerno ha volado al horizonte... Es una lástima.”
Feng Hengkong sintió que su pecho se apretaba. Recordando algunas horas atrás, cuando Xuanyuan Wentian llegó, había traído regalos e incluso personalmente los entregó. Incluso se inclinó y pidió su ayuda para que Xuanyuan Wendao se reuniera con Yun Che... Ahora, cuando Xuanyuan Wentian hablaba, era obvio que estaba hablando con un tono como si fuera alguien que estaba mejor clasificado e incluso un tonto podía escuchar el sarcasmo en sus palabras.
“Jojo.” Feng Hengkong rio con impotencia. “Ah, esas cosas son impredecibles, pero han arruinado el ambiente de nuestros distinguidos invitados.”
“Ese no es el caso. Después de todo, ¿esta no era la intención de la Secta Fénix Divino?” Xuanyuan Wentian respondió con una sonrisa antes de girar. “Toda Ciudad Fénix fue destruida. Parece que el Maestro de la Secta Fénix Divino necesitará tomar algún tiempo para limpiar este desastre. Puesto que ese es el caso, no nos quedaremos aquí y no seremos una molestia.”
“Wendao, vámonos.”
Incluso antes de que terminara de hablar, Xuanyuan Wentian ya había saltado al cielo y había volado en la distancia sin mirar hacia atrás. El rostro de Xuanyuan Wendao se retorció y convulsionó a medida que miraba ferozmente a Yun Che antes de alcanzarlo de inmediato.
Que Xuanyuan Wentian se marchara tan fríamente obviamente significaba que él no se molestó en salvar cara para la Secta Fénix Divino. Sin embargo, esas potencias de las seis naciones no se atrevieron a cuestionarlo. Además, un brillo astuto pasó sobre los ojos de los otros tres Maestros Sagrados casi simultáneamente.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios