ATG Capítulo 833

02:38

Traductor: Radak
Corrector: Radak


Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 833 - Escape Inútil
Feng Zukui y Feng Tianwei llevaron a Xuanyuan Wentian adelante a medida que atravesaban la mayor parte de Ciudad Fénix antes de finalmente llegar a un pasillo que estaba envuelto en fuego.
“La entrada del Reino Mítico del Fuego de Fénix está adelante.” Dijo Feng Zukui a medida que se detenía. “Estas llamas son en realidad parte de una barrera única que fue establecida por el ancestral Dios Fénix de nuestra secta. Si intenta entrar forzosamente, no será cosa fácil, incluso dado el nivel de cultivación de Maestro de Espada Xuanyuan.”
En el momento en que su voz cayó, Feng Zukui alzó su mano a medida que una llameante profunda formación apareció en medio del aire. Después de que desapareciera, el aura de la barrera del fuego de Fénix inmediatamente se debilitó conforme las llamas danzantes comenzaron a establecerse y a quemar silenciosamente.
“Maestro de Espada Xuanyuan, por favor. También le pido que no se olvide de lo que nos ha prometido personalmente.” Dijo Feng Tianwei a medida que levantaba una mano.
Xuanyuan Wentian asintió levemente antes de tomar la iniciativa de caminar hacia la entrada del Reino del Mítico del Fuego de Fénix. Justo cuando estaba a punto de entrar, de repente se detuvo a medida que sus cejas se hundían. “¡¡Ah, así que solo estaban tratando de ganar tiempo!!”
Las expresiones de Feng Zukui y Feng Tianwei cambiaron imperceptiblemente al mismo tiempo antes de que se volvieran rápidamente pesadas. Feng Zukui dijo en voz baja, “¿Ganar tiempo? Me gustaría saber, ¿por qué Maestro de Espada Xuanyuan piensa que estamos ganando tiempo?”
“¡Hmph!” Xuanyuan Wentian dio un fuerte resoplido conforme giraba. Ahora que había llegado a esto y ambas partes estaban plenamente conscientes de la situación, no había más necesidad de fingir. Dio una risa fría conforme decía, “¡Ingenuo! ¡Si este Maestro de Espada quiere matar a alguien, todavía no existe una persona que pueda escapar de mis manos vivo! ¡Ni siquiera un par tan insignificante como ustedes!”
Xuanyuan Wentian se elevó repentinamente al cielo a medida que se apresuraba hacia el Norte.
“¡¡Detente justo ahí!!”
Feng Zukui y Feng Tianwei, que habían estado reuniendo poder en anticipación de este acontecimiento, se dispararon inmediatamente al cielo al mismo tiempo. Dos haces de llamas de Fénix que fueron disparados a toda potencia explotaron hacia Xuanyuan Wentian. Explotaron en el aire, ralentizando el progreso de Xuanyuan Wentian.
“¡¡Xuanyuan Wentian!!” Feng Zukui rugió con una voz más profunda de lo que había sido nunca, su cabello y su barba erizados en medio de las llamas rugientes. “Amenazaste y forzaste a mi Secta Fénix Divino, pero siempre que no cruces nuestra línea de fondo, seremos capaces de soportar y someternos a cualquier humillación o vergüenza. Pero si te atreves a hacerle daño a Xue’er… ¡Entonces prepárate para una lucha de vida o muerte!”
“¡Yo, Feng Tianwei, juro solemnemente que si Xue’er llega a ser dañada por ti, mi Secta Fénix Divino esparcirá tus cenizas al viento, incluso si nos quemamos junto a ti!” Gritó Feng Tianwei con ferocidad.
“¡Hmph, incluso si se unen todos juntos, todavía no están calificados!” Dijo Xuanyuan Wentian a medida que levantaba su mano. El aire frente a él fue inmediatamente desplazado conforme las llamas que bloqueaban su camino se disiparon por completo.
“¡Fuego Fénix Que Quema el Cielo!”
Feng Zukui y su hijo avanzaron simultáneamente desde ambos lados conforme dos cortinas de fuego se extendían hacia el cielo. El cielo sobre Ciudad Fénix se transformó instantáneamente en un mar de fuego ardiente.
Las cejas de Xuanyuan Wentian se hundieron y antes de que alguien lo notara moverse, su cuerpo brilló con luz a medida que una enorme sombra de espada rodeaba todo su cuerpo. Después de eso, cortó hacia la cortina de fuego de Fénix que cubría el cielo conforme se movía.
Boom boom booom…
¡Xuanyuan Wentian había sido completamente patético frente a Jazmín, pero indudablemente era el practicante de espada número uno en todo el Continente Cielo Profundo! Ni siquiera necesitaba sostener una espada en la mano, debido a que en el momento en que su intentación de espada explotó, Feng Zukui y Feng Tianwei sintieron claramente que millones de espadas divinas que relucían fríamente se unían de repente en el aire a su alrededor. Las espadas perforaron el aire a medida que las heladas puntas de las espadas presionaban contra sus espaldas.
La impecable cortina de fuego fue cortada en fragmentos de fuego que volaron salvajemente en el espacio en el lapso de unas pocas respiraciones. Feng Zukui todavía pudo aguantar, pero la profunda energía alrededor de Feng Tianwei ya había sido completamente estropeada por la energía invisible de espada que se estrelló contra ello.
Feng Zukui calmó su corazón conforme emitía un fuerte rugido. Un grupo de Llamas de Fénix se reunió en el aire frente a él utilizando los límites extremos de su poder antes de convertirse en un sol abrasador increíblemente brillante que desgarró hacia Xuanyuan Wentian, quien estaba contenido dentro de su propia sombra de espada.
Xuanyuan Wentian miró bruscamente al lado antes de que la sombra de espada que lo rodeaba repentinamente se disparara de su cuerpo conforme atravesaba fácilmente las Llamas de Fénix que Feng Zukui había reunido con todas sus fuerzas antes de perforar el pecho de Feng Zukui.
¡¡Splurt!!
Sangre salpicó salvajemente desde el pecho de Feng Zukui conforme caía hacia atrás. Xuanyuan Wentian dio una sonrisa fría, pero no realizó un ataque sucesivo. En cambio, aumentó su velocidad al máximo a medida que se precipitaba hacia el Norte.
“Padre… ¡¡Xuanyuan Wentian!!”
Feng Tianwei lanzó una mirada hacia Feng Zukui antes de mirar rápidamente a Xuanyuan Wentian. Después de un instante de duda, apretó los dientes y decidió seguir persiguiendo a Xuanyuan Wentian.
“No hay necesidad de dar persecución.”
Feng Zukui apenas había logrado detener su caída antes de que le dijera a Feng Tianwei que se detuviera. Apretó una mano contra su pecho, sanando su herida conforme hablaba. “Dada  tu velocidad, no hay forma de alcanzarlo. Incluso si logras atraparlo, no tendrá sentido. Detenerlo por tanto tiempo ya fue nuestro límite.”
Feng Tianwei frunció las cejas antes de dar un suspiro pesado.
“El resto depende de la buena fortuna de Xue’er.” Dijo Feng Zukui conforme cerraba los ojos y lanzaba un suspiro similar.
En el momento en que Xuanyuan Wentian había aparecido frente a ellos, Feng Zukui ya había experimentado una sensación de presentimiento, por lo que utilizó la Piedra Fénix para transmitir furtivamente un mensaje a Feng Xue’er, diciéndole que huyera inmediatamente tan rápido y tan lejos como como le fuera posible.
Al final, su premonición se hizo realidad… No, dadas las circunstancias actuales, era cien veces más severa que cualquier cosa que había previsto.
“¿No fue extraño? ¿Cómo descubrió Xuanyuan Wentian nuestras intenciones?” Preguntó Feng Tianwei con el ceño fruncido. “Además, Xue’er ya se fue hace mucho tiempo, así que no debería ser capaz de detectar ningún aura, ni siquiera sabemos dónde está ahora. Pero Xuanyuan Wentian se apresuró con confianza hacia el Norte, como si estuviera muy seguro de su ubicación…”
Las palabras de Feng Tianwei provocaron que Feng Zukui se sorprendiera por un momento. Rápidamente escaneó su entorno antes de descender del cielo y ponerse de pie frente a la entrada del Reino Mítico del Fuego de Fénix. Después de un tiempo, su expresión cambió violentamente y él jadeó involuntariamente. “¡Hay un olor a sangre! Este olor de sangre…”
“Podría ser que… Cuando Xue’er se fue, ¿también llevo el cuerpo de Yun Che junto con ella?”
“Qu… ¿¡Qué!?” Exclamó Feng Tianwei en estado de shock. Él rápidamente extendió su percepción espiritual al máximo antes de detectar la débil aura de sangre que aún no se había disipado.
¡Esta aura instantáneamente trajo a la mente a Yun Che que estuvo cubierto de sangre!
“¡Mierda!” El rostro de Feng Tianwei se tornó pálido inmediatamente a medida que todo su cuerpo se sacudía. Golpeó el puño contra el suelo antes de hablar con una voz ronca, “Por qué Xue’er… ¿¡Fue tan tonta!? Sería extremadamente difícil para ella escapar del alcance de Xuanyuan Wentian si estuviera sola, pero ¿por qué se llevo a Yun Che también? Incluso si tiene sentimientos profundos hacia Yun Che… ¡Ya está muerto!”
“Dado el nivel de cultivación de Xuanyuan Wentian, seguir el rastro de la sangre de Yun Che es tan fácil como mover una mano… Xue’er, sin duda, entendió esto también, pero ella… ¡Ah!”
La mano de Feng Zukui se golpeó contra su frente y él parecía completamente desamparado y miserable.
“Ahora que ha llegado a esto, realmente sólo podemos confiar en la buena fortuna.” Dijo Feng Zukui con un suspiro. “Sólo espero que el ancestral Dios Fénix nos vigile ahora y que pueda sea capaz de proteger a Xue’er y ayudarla a escapar de esta calamidad… Si ese es el caso, incluso si mis viejos huesos se convierten en polvo, seré capaz de irme sin arrepentimientos.”
La Piedra Fénix de Feng Tianwei zumbó con una profunda energía. Él cogió la Piedra Fénix y oyó un mensaje que fue transmitido por Feng Hengkong. “Real Padre, Abuelo, la ciudad del Norte acaba de enviarnos esta noticia. Justo ahora tres personas que estaban exudando auras extraordinarias acaban de cruzar sobre ellos y dada la descripción… ¡Es muy probable que sean Huangji Wuyu, Qu Fengyi y Ye Meixie!”
“¡¡!!” Feng Tianwei y Feng Zukui fueron sorprendidos simultáneamente. No era ninguna sorpresa que ellos regresaran al igual que Xuanyuan Wentian. Pero desde el punto de vista de él, estaba claro que los tres se habían unido y ya habían descurtido las cosas entre sí antes de tomar medidas.
“Lo tengo… Sólo trata de pensar en una manera de desviar sus atenciones y hacer que se vayan. Si les decimos que Yun Che ya está muerto, probablemente no nos creerán. Pero si decimos que ya se ha ido, podemos dejar que ellos traten de localizarlo.”
Después de que el discurso distraído de Feng Tianwei terminara, levantó la cabeza para mirar hacia el Norte… De lo que se ve, Feng Xue’er había huido al Norte después de recibir su transmisión de sonido, mientras llevaba el cuerpo de Yun Che junto con ella.
Xuanyuan Wentian se había precipitado hacia el Norte y como era de esperar, Feng Xue’er había huido al Norte.
Su túnica fénix rojo brillante ya estaba empapada de sangre fresca y llamas de fénix escarlata rodeaban el cuerpo de Yun Che, preservando con fuerza sus últimas chispas de vida… La débil, pero extremadamente obstinada fuerza vital de Yun Che se había convertido en la última esperanza a la que el corazón de Feng Xue’er se aferraba. Ella lo abrazó fuertemente y apretó sus dientes de jade a medida que se negaba a dejar que las lágrimas cayeran de sus ojos llorosos.
“Hermano Mayor Yun, no mueras… Estarás bien… Definitivamente estarás bien…”
“Cuando fuiste tomado por la Profunda Arca Primordial, volviste como nuevo… Así que esta vez, definitivamente te pondrás mejor también…”
Ella no dejó de hablar y llamar a Yun Che, con la esperanza de que pudiera oírla.
En este momento, si alguien le echara una ojeada a Yun Che, ni siquiera tendrían que revisar su aura para confirmar completamente que estaba muerto. Incluso si todavía se aferraba a los últimos fragmentos de vida, estaba definitivamente colgando al borde de la muerte y definitivamente moriría antes de que hubiera pasado demasiado tiempo.
Definitivamente no había ninguna posibilidad de que saliera vivo de esta situación.
Después de que ella había dejado Ciudad Fénix y volado fuera de Ciudad Fénix Divino, Feng Xue’er había ido al Norte. Su corazón estaba completamente aturdido y asustado y ella no sabía a dónde debería llevar a Yun Che, pero ella inconscientemente se dirigió hacia el Norte… Debido a que esa era la dirección donde el Imperio Viento Azul y Nube Congelada Asgard yacían.
En su pánico nervioso, no sabía cuánto tiempo había estado volando. El paisaje de abajo ya se había transformado en páramos. Aunque nació en el Imperio Fénix Divino y era la única princesa del Imperio Fénix Divino, no tenía conocimiento de las tierras que rodeaban a Ciudad Fénix Divino, por lo que naturalmente no sabía a dónde se dirigían ella y Yun Che.
Por otra parte, un aura peligrosa de repente se acercó detrás de ellos en este momento, enviando un escalofrío recorriendo todo su cuerpo. Después de eso, ella percibió un aura inconmensurablemente peligrosa que los bloqueaba desde muy lejos.
En este momento, la mente de Feng Xue’er se aclaró debido a que esta aura no era una que no le fuera familiar. Esta aura era increíblemente fuerte y también irradiaba un aura ilimitada.
Ella había sentido esto una vez en la Arena del Dios del Mar del Supremo Palacio del Océano…
El Maestro de Espada de la Región Poderosa Espada Celestial – ¡¡Xuanyuan Wentian!!
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios