ATG Capítulo 834

18:31

Traductor: Radak
Corrector: Radak


Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 834 - El Poder De Los Diablos
Antes de que Jazmín se fuera, deliberadamente eligió no tratar con las personas que representaban la mayor amenaza para Yun Che… Especialmente Xuanyuan Wentian y Ye Meixie, quienes tenían una enemistad extremadamente grande hacia él. La razón más importante detrás de dejarlos vivos fue su creencia de que Yun Che definitivamente no caería en sus manos, a pesar de que todavía no era capaz de enfrentarlos.
Sabía muy bien qué tipo de personalidad tenía Yun Che y también conocía todas las cartas de triunfo que tenía en sus manos, por lo que estaba convencida de este punto.
Yun Che solo necesitaba tomar prestado el poder de la Profunda Arca Primordial para regresar primero al Reino Demoníaco Ilusorio y evitar a los Cuatro Terrenos Sagrados. Dado su talento innato, superar a los Cuatro Maestros Sagrados era sólo cuestión de tiempo.
Además, si ni siquiera era capaz de esperar ese breve período de diez años, sólo podía practicar la cultivación dual con Feng Xue’er, tomando prestado el poder del yin vital Fénix de Feng Xue’er, su poder crecería explosivamente dentro de un corto período de tiempo y crecería tan explosivamente que incluso Jazmín no era capaz de predecir dónde terminaría.
Al mismo tiempo, Feng Xue’er también recibiría los beneficios de su linaje del Dios Dragón, lo cual sería una enorme bendición en el despertar de su Alma de Fénix. En ese momento, si los dos combinaran sus poderes y si la Pequeña Emperatriz Demonio se uniera también, no habría nada en el Continente Cielo Profundo o en el Reino Demoníaco Ilusorio que pudiera amenazarlos.
Por lo tanto, ella perdonó a los Cuatro Terrenos Sagrados, contra los cuales Yun Che no podía enfrentarse actualmente, dejándolo tratar con ellos por él mismo. Además, ella no estaba preocupada por su situación.
Pero las cosas habían cambiado hasta el punto de desviarse completamente de lo que había previsto.
Además, ¡no fue un poder del Continente Cielo Profundo el cual había creado este cambio drástico, fue la mismísima Yu Luo!
Esto finalmente dio lugar a la situación más peligrosa que Yun Che había experimentado en sus dos vidas, apenas una hora después de que ella se había ido con determinación.
Después de sentir que el aura de Xuanyuan Wentian se aferraba bruscamente a la suya, el corazón de Feng Xue’er, que había estado en un constante estado de pánico y miedo, cayó instantáneamente en un abismo helado. Ella se aferró fuertemente a Yun Che empapado en sangre. Todas las Llamas de Fénix que rodeaban su cuerpo empezaron a arder aún más vigorosamente a medida que ella utilizaba desesperadamente todo su poder para huir hacia el Oeste a su velocidad más rápida posible.
Su talento innato era incomparable y ella ya había llegado a la cima del Continente Cielo Profundo incluso antes de que sus poderes hubieran despertado completamente.
¡Pero la persona que la perseguía era Xuanyuan Wentian! Incluso mientras estaba usando desesperadamente su poder para huir, ella podía sentir esa terrible aura cada vez más cerca. El poder que se había fijado a su cuerpo también se mantenía cada vez más frío y pesado.
Después de girar, pudo ver un punto negro borroso que crecía rápidamente en su visión, acercándose desde el lejano horizonte.
Ella miró a Yun Che, que estaba en sus brazos, conforme el miedo en sus ojos se derretía lentamente en gentileza y tristeza… Una que desgarraba el corazón de uno…
Cuando ellos habían estado en la Profunda Arca Primordial todos esos años atrás, Yun Che había huido desesperadamente a medida que la sostenía en sus brazos. Al principio estaba completamente desinteresado en todo el asunto, incluso pudo haber conservado su propia vida entregándola a Ye Xinghan.
Además, era probable que hubiera obtenido algunos ‘beneficios’ de hacerlo. Pero no lo había hecho y el brazo que la rodeaba fuertemente no se relajó en lo más mínimo… Incluso cuando Ye Xinghan estaba tocándole los talones.
Fue en ese momento que su nombre y figura quedaron profundamente grabados en las partes más profundas de su alma.
La velocidad de Feng Xue’er empezó a disminuir debido a que sabía que si era Xuanyuan Wentian quien los perseguía, cualquier intento de huir sería inútil.
“Hermano Mayor Yun, Xue’er no tiene la fuerza para protegerte, pero… No te preocupes Hermano Mayor Yun, no importa a donde vayas, yo… Estaré siempre a tu lado…”
Después de decir esas palabras, todo el miedo en el corazón de Feng Xue’er desapareció repentinamente a medida que se detenía… Conforme estaba preparada para girar y enfrentarse a Xuanyuan Wentian, una figura apareció repentinamente como un fantasma delante de ella. Esta persona estaba envuelta en un aura que era incomparablemente siniestra y fría.
Feng Xue’er dio un pequeño jadeo a medida que se detenía completamente y contemplaba aturdidamente a la persona que había aparecido repentinamente delante de ella. “Tú…”
Él estaba vestido de negro, sus ojos entreabiertos brillaban con una luz negra y apenas se veía blanco en sus ojos. ¡Había incluso una capa de niebla negra que lo rodeaba y una enorme espada negra, la Espada Divina Pecado Celestial, estaba colgando sobre su espalda!
¡Esta persona era asombrosamente Fen Juechen!
La sangre diabólica en su cuerpo había despertado y su poder había crecido explosivamente en las últimas semanas. Hoy había venido a Ciudad del Fénix Divino para usar su fuerza enormemente aumentada para matar a alguien que él había deseado matar… ¡Y la persona a la que más deseaba matar era naturalmente Xuanyuan Wentian!
¡Debido a que él fue la mente maestra del complot que había destruido a la Familia Real Noche Eterna hace mil años!
Fen Juechen también creía que Xuanyuan Wentian definitivamente asistiría al banquete de compromiso de Yun Che y Feng Xue’er.
No estaba claro en cuanto a los límites de la fuerza de Xuanyuan Wentian, pero el gran incremento en su fuerza le había dado mucha confianza. Además, no podía contener el deseo de desahogar inmediatamente el profundo resentimiento y el odio que se encontraban en las profundidades de su alma. Pero la primera persona que había visto cuando llegó a Ciudad del Fénix Divino fue Yun Che. A pesar de que los dos no estaban de acuerdo entre sí y las palabras de Yun Che incluso le habían causado furia, esas palabras, de hecho, habían salpicado un balde de agua fría en su agitado cerebro, lo que le había hecho recuperar la claridad.
Conforme los héroes del continente se reunían para asistir al banquete de compromiso, Fen Juechen reflexionó frente a la puerta de Ciudad Fénix. Después de un largo tiempo, finalmente logró elegir auto-controlarse y giró para irse. Las palabras de Yun Che habían llegado a él, su sangre diabólica acababa de despertar y todavía había mucho espacio para crecer. Si perdiera por un momento de impulso, entonces todo lo que había soportado habría sido por nada.
Después de eso, él dejó Ciudad Fénix Divino.
Pero nunca había pensado que en realidad se encontraría con Feng Xue’er y Yun Che en este lugar… ¡Con un Xuanyuan Wentian pisándole los talones!
“¡¿Está muerto?!” Exclamó Fen Juechen fríamente conforme miraba fijamente a Yun Che, que no tenía ni un solo rastro de vida.
“¡No digas tonterías!” En este momento, la palabra ‘muerto’ asaltó el débil estado mental de Feng Xue’er. Ella vigorosamente sacudió su cabeza a medida que dijo, “Hermano Mayor Yun no va a morir… ¡Hermano Mayor Yun no va a morir tan fácilmente!”
“…” La luz negra en los ojos de Feng Juechen tembló conforme la voz suave pero determinada de Xiao Lingxi resonó en su mente…
“… La razón por la que no lo acompañé todos esos años fue debido a que no podía dejar a mi padre a deteriorarse por sí mismo. En este momento, mi padre tiene a Xiao Yun… Así que si algo le pasa a Pequeño Che, definitivamente iré a acompañarlo de inmediato, definitivamente no le permitiré quedarse en el otro mundo solo…”
“Ssss…”
La boca de Fen Juechen se retorció débilmente conforme la energía negra que rodeaba su cuerpo empezaba a moverse agitadamente como si fuera una niebla que estaba siendo arrastrada por un fuerte viento.
“Ya que él no está muerto… Entonces, ¿¡por qué no lo sacas de aquí ahora mismo!?” Con un rugido abrupto, Fen Juechen abrió completamente los ojos y miró a la sombra negra que se acercaba rápidamente desde atrás de Feng Xue’er. Él apretó los dientes con firmeza antes de gruñir un nombre con una voz tan fría que penetraba hasta los huesos. “Xuan… Yuan… Wen… ¡¡Tian!!”
¡¡BOOOOM!!
En medio de las violentas explosiones de energía fría y siniestra, Fen Juechen se lanzó hacia adelante como un rayo negro. Pasó junto a Feng Xue’er, irradiando un aura de malevolencia y de intención asesina a medida que se precipitaba hacia Xuanyuan Wentian. Mientras avanzaba, Fen Juechen dejó escapar un rugido lleno de odio y resentimiento ilimitado. “¡¡Xuanyuan Wentian, entrega tu vida!!”
Feng Xue’er permaneció allí completamente aturdida por un momento.
Cuando de repente se encontró con Fen Juechen, había sentido su corazón hundirse. En comparación con Xuanyuan Wentian, Fen Juechen era la persona que más quería matar a Yun Che en este mundo y esta ocasión fue la oportunidad perfecta para que lo hiciera.
Sin embargo, no sólo no hizo ningún movimiento para aprovechar la situación, en cambio que… Se apresuró hacia Xuanyuan Wentian que había estado pisándole los talones.
Había visto y sentido personalmente el odio y la intención asesina terriblemente densa e intensa que Fen Juechen tenía hacia Yun Che. Pero ahora mismo, ¿estaba haciendo algo que contradecía completamente eso?
Ella no retrocedió conforme una vez más empujaba su velocidad hasta el límite, huyendo hacia el horizonte. En un abrir y cerrar de ojos, sintió que la energía que fijada en ella desaparecía y también sintió que el aura de Xuanyuan Wentian se debilitaba más y más.
¡¡¡¡BOOOOOOM!!!
Una cortina de luz negra se esparció abruptamente por el cielo, haciendo que la luz de los alrededores se hiciera más tenue en varios grados. Al mismo tiempo, un haz invisible de espada pareció descender de los cielos conforme cortaba instantáneamente esta cortina de luz negra por la mitad, cortando la montaña debajo de ella en dos mitades iguales.
BOOM BOOM BOOM…
Las nubes negras que cubrían el cielo empezaron a rugir y retumbar como si indicaran que una tormenta era inminente. Debajo de la cortina de luz negra que había sido reducida a la mitad, las miradas de Xuanyuan Wentian y Fen Juechen se enfrentaron entre sí. Xuanyuan Wentian había sido inicialmente lanzado fuera de balance, pero una vez que pudo ver claramente a Fen Juechen, sus ojos se estrecharon de repente a medida que las comisuras de su boca se convirtieron en una sonrisa extraña e insondable.
“No hay más de diez personas en todo el Continente Cielo Profundo que pueden mostrar este nivel de poder. Originalmente pensé que una de esas diez personas había intencionalmente venido a estropear mis planes, pero nunca pensé que en realidad sería… Tsk, tsk.” Xuanyuan Wentian cruzó sus brazos sobre su pecho a medida que evaluaba a Fen Juechen con sus ojos. Su mirada se prolongó durante mucho tiempo en la Espada Divina Pecado Celestial que estaba colgada en la espalda de Fen Juechen conforme su sonrisa se hacía aún más extraña.
Su aspecto tranquilo e imperturbable demostró claramente que no estaba apurado por perseguir a Feng Xue’er que huía cada vez más lejos.
“¡Xuanyuan Wentian! Hoy es… ¡El día en que morirás!” Fen Juechen era como un lobo solitario que estaba encarando a su enemigo mortal. Extendió una mano y lentamente agarró la Espada Divina Pecado Celestial que estaba atada a su espalda. En un instante, diez rayos negros dividieron el aire a su alrededor. Luz negra se enrolló alrededor del cuerpo de la espada negra conforme un aura incomparablemente temible, siniestra y fría impregnaba el área.
Fue una suerte que se tratara de una zona desolada y no de una ciudad. De lo contrario, toda la ciudad habría estado envuelta con esta oscura fuerza.
“¿Oh?” Xuanyuan Wentian todavía sonreía alegremente, no asumió una postura de pelea. “¿No vas a explicar por qué quieres matar a este Maestro de Espada?”
“¡Cuando llegues al infierno, puedes preguntarle al Rey Yama[1] tú mismo!”
La luz negra de los ojos de Fen Juechen destelló a medida que un rayo negro salió de la Espada Divina Pecado Celestial y explotó hacia Xuanyuan Wentian.
Este golpe de espada no produjo ningún viento ni requirió alguna acumulación de energía, pero llevó el peso completo del odio ilimitado de Fen Juechen y de su intención asesina.
Además, a pesar de que esto parecía un golpe de espada increíblemente casual y común, en el momento en que se desató, el aire a su alrededor se comprimió instantáneamente conforme una enorme energía de la oscuridad se reunía locamente desde todas las direcciones. En un instante, un enorme vórtice de energía de oscuridad se había formado en la punta de la Espada Divina Pecado Celestial.
La expresión originalmente casual y relajada de Xuanyuan Wentian se congeló abruptamente a medida que de repente sintió como si su cuerpo se hubiera atascado en el barro. Después de eso, una sensación insoportable que se hizo más pesada por el momento comenzó a presionar sobre él, conforme podía oír ligeramente los lamentos y murmullos de incontables espíritus malignos y fantasmas susurrando en sus oídos. Él estaba ligeramente deslumbrado en el momento en que un purgatorio asura que estaba sembrado de cuerpos y montañas de cadáveres apareció frente a él… Incluso podía oler el aroma a sangre que era tan espeso que asaltó sus fosas nasales.
Xuanyuan Wentian tenía dos mil años de cultivación y tenía una riqueza de experiencias y conocimientos. ¡Así que al instante se dio cuenta de que el aura de oscuridad de la otra parte en realidad había afectado su corazón y alma!
¡Para ser más exactos, había creado una especie de efecto supresor en su alma!
Cuando se encontró con Fen Juechen la última vez, se había quedado absolutamente sorprendido por la velocidad a la cuál su poder crecía. Lo que más le impactó ahora fue que el poder que Fen Juechen había mostrado anteriormente no era su verdadero su poder… Sino que este golpe de espada todavía era capaz de suprimir directamente su alma.
¡Esto significaba claramente que el poder actual de Fen Juechen ya había empezado a acercarse al nivel en que él estaba!
En medio de su asombro total, Xuanyuan Wentian descartó instantáneamente cualquier descuido que poseía anteriormente y dejó de subestimar a este enemigo. Toda la profunda energía en su cuerpo comenzó a surgir sin reservas conforme innumerables espadas incorpóreas de energía aparecieron y formaron una gigantesca formación de espada.
Zzt zzt zzzt zzt zzzt zzt….
El espacio fue despiadadamente despedazado a medida que la energía de espada de Poder del Cielo se disparó en ese vórtice de oscuridad. Los sonidos de rasgaduras no eran penetrantes, en cambio sonaban como los siniestros y aterradores aullidos y lamentos de los fantasmas y demonios.
Los ojos de Fen Juechen se abrieron incluso más a medida que el blanco de sus ojos desapareció por completo y toda la energía de oscuridad en su cuerpo comenzó inmediatamente a surgir como una marea. Una terrible energía que era tan aterradora que no podía describirse se derramó sobre Xuanyuan Wentian en torrentes.
La enorme Formación de Espada Poder del Cielo parecía estar congelada al punto de ser sólida conforme de inmediato dejó de moverse. La expresión de Xuanyuan Wentian se sobresaltó inesperadamente también… ¡Esta no era una ordinaria Formación de Espada Poder del Cielo, había sido establecida por él, Xuanyuan Wentian! Las únicas personas en el Continente Cielo Profundo que podrían resistir directamente esta formación de espada eran Huangji Wuyu, Qu Fengyi y Ye Meixie. Nunca habría soñado que Fen Juechen no sólo no sería derrotado por la formación de la espada que había establecido él con casi todas sus fuerzas, sino que en realidad sería capaz de hacer que Xuanyuan Wentian sintiera que estaba siendo suprimido.
Sin embargo, no entró en pánico en lo más mínimo. Después de haberse recuperado de su estado de shock, las profundidades de sus ojos se iluminaron asombrosamente con un éxtasis llameante.
“Espada Absoluta Poder del Cielo… ¡Rotura del Cielo!”
¡¡¡Ding!!!
Un haz espada de varios kilómetros de largo atravesó el cielo oscuro y nublado, como si estuviera cortando la cúpula azul del cielo. Bajo el poder de este poderoso haz de espada, la formación de espada de Xuanyuan Wentian y el vórtice de tinieblas de Fen Juechen colapsaron al mismo tiempo en que ambos ataques se desintegraron en un lío desordenado de profunda energía.
A pesar de que se trataba simplemente de un desastroso revoltijo de profunda energía que quedaba después de esos ataques, había barrido el frágil suelo de abajo como un devastador huracán. En un abrir y cerrar de ojos, la tierra de abajo había sido devastada más allá del reconocimiento a medida que varias pequeñas montañas fueron directamente aplanadas y una gruesa capa de polvo gris cubrió toda la zona.
Aquella tremenda e inigualable intención de espada se estrelló contra el pecho de Fen Juechen como una montaña, haciéndolo caer hacia atrás. Pero de inmediato detuvo su caída conforme un par de ojos negros miraban furiosamente a Xuanyuan Wentian.
“Jajajaja… Jajajajaja…”
Comparativamente, Xuanyuan Wentian, que se enfrentaba a un oponente cuya fuerza había superado ampliamente su propia estimación, no sólo no estaba aturdido, él incluso empezó a reír salvajemente, “¡Esto es muy maravilloso! ¡Es simplemente muy maravilloso! Originalmente creí que habías venido a mí debido a que estabas siendo imprudente e ignorante, incapaz de controlar tus propias emociones. Pero pensar que tenías suficiente confianza para enfrentarme.”
 “Tsk… ¡Tsk, tsk! ¡Diecinueve días!” Xuanyuan Wentian sonrió a medida que suspiraba, “En el corto lapso de diecinueve días, tu fuerza fue realmente capaz de aumentar hasta este punto… ¡Jajajaja! ¡Esto es simplemente muy maravilloso! El Lord Diablo no me estaba mintiendo después de todo… ¡Ah, no! ¡Esto es incluso más placentero que lo que el Lord Diablo había descrito! Los últimos milenios de esfuerzo no han sido en vano.”
Fen Juechen “¿¿¿???”
“Esto es realmente digno de ser llamado… Un poder que está al nivel de los dioses y diablos.” Dijo Xuanyuan Wentian a medida que detenía su risa salvaje. Él miró fijamente a Fen Juechen, sus ojos ampliándose conforme brillaban con la más intensa avaricia, exaltación y locura, “Este es verdaderamente… ¡El poder de la sangre diabólica y el alma diabólica que se han fusionado de nuevo después de mil años!”
Fen Juechen abrió sus ojos negros amplio en shock a medida que lanzó un rugido bajo, “Qué… ¡¿Qué dijiste?!”


[1] Radak: El gobernante del reino de la muerte según la mitología china.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios