ATG Capítulo 842

19:10

Traductor: Trafalgar
Corrector: Radak


Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 842 - Esperanza Final
Aunque estaba cargando seis personas con ella, con su profunda energía plenamente desatada, la velocidad de la Pequeña Emperatriz Demonio era todavía sumamente rápida. Antes de que cualquiera volviera a sus sentidos, ellos ya habían volado varios cientos de kilómetros lejos.
Pero en este momento, la Pequeña Emperatriz Demonio comenzó a bajar su ritmo y ella de repente preguntó, “Yun Che tiene una esposa oficial en el Continente Cielo Profundo y ella es incluso la princesa de un país. ¿Dónde está ella?”
“Es hermana mayor Cangyue,” Feng Xue’er dijo, “Pero ella ya no es una princesa sino la emperatriz del Imperio Viento Azul. Ella actualmente está residiendo en la ciudad imperial.”
“…” La Pequeña Emperatriz Demonio giró su cabeza hacia ella, “¡Dame las direcciones, nos dirigiremos a la ciudad imperial primero!”
La Pequeña Emperatriz Demonio cambió las direcciones enseguida y llegó a Ciudad Imperial Viento Azul. Ella inmediatamente cargó dentro del palacio imperial y sin dar ninguna explicación, enérgicamente cogió a Cangyue quien estaba completamente inconsciente de lo que sucedía. Luego, ella hizo una línea recta hacia el Norte, volando hacia la Región de Nieve de Hielo Extremo.
La actual Nube Congelada Asgard todavía era tan fría y tranquila como de costumbre y los corazones de cualquiera que viniera aquí se harían tan tranquilos como el hielo y nieve interminables.
Todas las chicas en Nube Congelada Asgard poseían el más profundo respeto, gratitud y confianza por Yun Che y ni una sola de ellas no le gustaba Feng Xue’er desde el fondo de sus corazones. Su compromiso era también un asunto extremadamente feliz para Nube Congelada Asgard. Sin embargo, ella eran completamente inconsciente que la situación ya había empeorada a un punto grave.
Al atardecer, una ráfaga extremadamente aterradora de viento de pronto barrió en la Tranquila Región de Nieve de Hielo Extremo. Murong Qianxue y las demás chicas de Nube congelada Asgard sintieron esto en aparentemente al mismo tiempo y rápidamente se reunieron antes de cargar hacia las puertas.
“¿¡Quién es!?” Murong Qianxue gritó con dureza. Con el fortalecimiento de su profunda energía, su voz se extendió a varias decenas de kilómetros lejos. Sin embargo, en el instante siguiente, como si se hubieran teletransportado, varias figuras humanas de inmediato aparecieron en frente de ellas.
Detrás de ellas, olas de viento frío y nieve se elevaron a varios cientos de metros en altura.
“Maestras Superioras y Maestras Menores, deprisa… ¡¡Deprisa y llévennos al Manantial Invernal!!” Feng Xue’er saltó abajo desde el cielo con Yun Che en sus brazos y como estaban apurados por el tiempo, ella ansiosamente gritó.
“¿Princesa de Nieve? Esto… ¿Ellos son?” Murong Qianxue y las demás estuvieron aturdidas por un momento. Nube Congelada Asgard rara vez recibía visitantes y ello siempre había sido por mil años. Aunque Yun Che era el Maestro de Asgard, a causa de su respeto hacia Nube Congelada Asgard, él rara vez traje visitantes también. Aparte de Feng Xue’er, él solo había traído a Xiao Yun una vez y ello fue debido a una razón importante también.
Pero esta vez, Feng Xue’er al instante trajo estos muchos rostros desconocidos. Más importantemente, hoy era claramente el día del compromiso entre su Maestro de Asgard y Feng Xue’er, así que ¿por qué ella volvió de repente?
Sin embargo, sus sorpresas solo habían durado por un solo momento, ya que ellas de pronto se dieron cuenta que la persona en el abrazo de Feng Xue’er era en realidad Yun Che. En un instante, como si las seis fueran impactadas por un rayo, ellas los rodearon a los dos por el susto, “Ma… ¿¡Maestro de Asgard!? ¿¡Qué sucedió!? Quién hirió al Maestro de Asgard…”
“¿¡Todas ustedes no oyeron sus palabras anteriores!?” La Pequeña Emperatriz Demonio fríamente reprendió, “Si ustedes no quieren que el muera, entonces llévennos a ese lugar llamado Manatial Invernal de Nube Congelada de inmediato.”
“Maestra Superiora, Maestra Menor… Deprisa, ese es el único lugar que queda que puede salvar a Hermano Mayor Yun.” Feng Xue’er dijo en un tono lloroso.
“¡Deprisa vengan con nosotras!” Murong Qianxie no investigó más y liberó completamente toda la profunda energía en su cuerpo. Ella empujó su palma en el momento que giró y todas las restricciones colocadas en las puertas fueron removidas en un instante. Con su velocidad más rápida, ella cargó justo arriba al frente y al mismo tiempo, una autoritativa voz fría, cargando un ligero temblor, se extendió por todas partes de Nube Congelada Asgard, “Wu Xuexin, Shui Hanyin… ¡También todas las discípulas cerca del Manantial Invernal, presten atención a mi orden! ¡¡Liberen inmediatamente todas las restricciones rodeando el Manantial Invernal! ¡¡Este asunto concierne la vida de nuestro Maestro de Asgard, no debe haber el más mínimo retraso!!”
Alguna vez desde que se encontraron la crisis en aquel entonces, Nube Congelada Asgard había colocado muchas restricciones y el Manantial Invernal de Nube Congelada el cual residía en el núcleo era especialmente así. Cuando se trataba de la fuerza de esas restricciones, si Feng Xue’er quisiera romperlas enérgicamente, incluso ella tendría que gastar una gran cantidad de tiempo y esfuerzo para hacerlo.
No obstante, desde las puertas al Manantial Invernal, todas las restricciones fueron removidas por Murong Qianxue y las cinco otras usando los métodos más crudos y cuando cargaron directamente al centro del palacio de hielo, todas las restricciones rodeando el Manantial Invernal ya habían sido removidas. Sintiendo la energía fría extremadamente concentrada, la Pequeña Emperatriz Demonio directamente agarró a Yun Che de las manos de Feng Xue’er y en un instante, lo arrojó dentro del Manantial Invernal donde la bruma blanca estaba elevándose.
“Pequeña Emperatriz Demonio… Hermana, esto en verdad puede salvar a Hermano Mayor Yun?” Feng Xue’er preocupadamente preguntó.
“…” La Pequeña Emperatriz Demonio estuvo callada por un momento, antes de decir suavemente, “Hace un año, él fue fuertemente herido por el ataque del Duque Huai y fue empujado al Mar de la Muerte conmigo. El Mar de la Muerte era inicialmente un lugar de muerte segura al momento de contacto pero no solo él estaba ileso, sus heridas se curaron rápidamente. Después de eso, cuando lo cuestioné sobre este asunto, él una vez dijo que no solo la energía de llama pura era incapaz de dañarlo, incluso podía absorberla para curar rápidamente su vitalidad y profunda energía. Al mismo tiempo, él señaló que no era sólo las llamas, el hielo tenía los efectos similares también.”
“Aunque el grado de concentración y plano de poder de este Manantial Invernal está lejos de ser comparable al Mar de la Muerte, de hecho todavía contiene una pura y rica cantidad de energía de hielo frío. Puede decirse que no me decepciona demasiado.”
“En ese caso, Hermano Mayor Yun… ¿Hermano Mayor Yun puede ser salvado?” Feng Xue’er emocionadamente dijo.
La Pequeña Emperatriz Demonio fijó sus ojos sobre Yun Che quien estaba sumergido en agua y su voz llevaba un frío helado, “El plano de poder de la energía detrás de sus heridas es extremadamente alto y actualmente, todavía está residiendo en su cuerpo. Olvídense sobre sus heridas, mis poderes son incapaces de incluso eliminar esta energía. Para sólo este mero Manantial Invernal es básicamente imposible salvarlo. En este Manantial Invernal, él todavía puede posiblemente morir en el aliento siguiente… Lo que espero es que este Manantial Invernal le otorgará un poco de vitalidad, permitiéndole otra vez despertar justo antes de su muerte y entonces activar la Profunda Arca Primordial para volver al Reino Demoníaco Ilusorio… Esta es nuestra única esperanza.”
Murong Qianxue y las cinco otras ya habían quedado estupefactas por su conversación. Chu Yueli dio un paso adelante y ansiosamente dijo, “Princesa de Nieve, sólo, ¿qué rayos sucedió? Quién… ¿Quién hirió a Maestro de Asgard?”
“No lo sé.” Feng Xue’er dolorosamente sacudió su cabeza, “Estaba junto a Hermano Mayor Yun en aquel entonces pero yo simplemente no noté quien estuvo detrás de este ataque fatal sobre Hermano Mayor Yun.”
“Todas ustedes deben irse por ahora. No hay necesidad que demasiadas personas estén aquí.” La Pequeña Emperatriz Demonio ordenó. Cada palabra suya cargaba un poder el cual las demás eran básicamente incapaces de ir en contra. Las Seis Hadas de Nube Congelada se habían convertido en Overlords pero bajo este poder, ellas eran aparentemente incapaces de respirar. Sin embargo, al mismo tiempo, ni una sola de ellas se fue.
“Actualmente, aparte de la gente de la secta, los parientes más queridos de Yun Che están aquí. Todas ustedes deben encontrarles un lugar para instalarse. Especialmente los tres entre ellos que tiene profunda fuerza considerablemente más débil, ellos son simplemente incapaces de soportar el frío aquí.” La Pequeña Emperatriz Demonio fríamente dijo.
Solo entonces Feng Xue’er volvió a sus sentidos y ansiosamente dijo, “Ah… Abuelo Xiao, Pequeña tía y Hermana Mayor Cangyue todavía están afuera. Si ellos se quedan aquí más tiempo, definitivamente serán heridos por el frío. Maestras Superioras y Maestras Menores, tengo que molestarlas para cuidar de Abuelo Xiao y los demás. Nosotras protegeremos a Hermano Mayor Yun aquí, sin movernos un solo paso.”
Murong Qianxue dudó por un breve momento, luego lentamente asintió, “Está bien… Si Maestro de Asgard despierta, deben informarnos de inmediato.”
“Hanyue, deprisa y sella personalmente todas las puertas, también activa las profundas formaciones de defensa. ¡Hanxue, dirígete al Salón de la Nieve Congelada y toma todo el Jade Liquido de Curación! Lianqie, Lanyi, envíen órdenes a todas las discípulas para estar en alerta en todo momento. Yueli, vámonos.”
Murong Qianxue tenía muy claro que la crisis actual no era tan sencilla como estando limitada a sólo Yun Che siendo fuertemente herido y él posiblemente muriendo en cualquier momento. El peligro oculto detrás de ellos era definitivamente aún más aterrador que el desastre que experimentaron antes.
Cuando las Seis Hadas de Nube Congelada se fueron, la Pequeña Emperatriz Demonio giró y miró a Feng Xue’er con un par de ojos los cuales se asemejaban al silencio y la noche estrellada. Era también la primera vez que ella realmente la evaluaba, “¿Eres Feng Xue’er?”
“Sí,” Feng Xue’er ligeramente asintió, “Pequeña Emperatriz Demonio hermana, yo a menudo oí a Hermano mayor Yun mencionarte y también estoy consiente que Hermano Mayor Yun y tú están ya casados cuando él estaba en el Reino Demoníaco Ilusorio.”
“… ¿De verdad no viste quién lo hirió?”
“No lo vi.” Feng Xue’er sacudió su cabeza depresivamente, “Estaba al lado de Hermano Mayor Yun en aquel entonces. Real Padre, abuelo y bisabuelo estaban allí también pero ninguno de nosotros sabe lo que sucedió. Solo oí a Hermano Mayor Yun gritando y luego me empujó lejos. Cuando giró, Hermano Mayor Yun ya estaba… Ya estaba…”
“…” la Pequeña Emperatriz Demonio se quedó en silencio por un rato. Luego, ella dijo con una mirada indiferente, “Dime todo lo que sucedió empezando desde el tiempo que él regresó a este continente. Dime todo lo que sabes, sin dejar pasar un solo detalle.”
“Mn,” Feng Xue’er estuvo de acuerdo sin la más mínima vacilación.
De la Pequeña Emperatriz Demonio, ella vio poder el cual podía derrotar a tres Maestros Sagrados, un poder y frialdad que podía sofocar a todo el mundo. Incluso cuando miraba a Yun Che quien posiblemente podría morir en cualquier momento, ella todavía estaba tan calmada e inexpresiva como antes, calmada hasta el punto donde su vida o muerte no era de incumbencia para ella.
Sin embargo, ella claramente había visto con sus propios ojos, desde la primera vez que se encontró con la Pequeña Emperatriz Demonio, todas sus acciones, palabras e incluso su compostura aparentemente aterradoras, no hubo un solo momento donde no eran por Yun Che.
Su aura podía sofocar, no obstante, le había permitido a Feng Xue’er, quien estaba en un estado de ansiedad total, encontrar inmensa confianza e incluso un sentido de confianza en la Pequeña Emperatriz Demonio.
La existencia del Manantial Invernal de Nube Congelada era de lejos más antigua que la Nube Congelada Asgard. Estaba situado en el núcleo de Nube Congelada Asgard y también era el núcleo de la Región de Nieve de Hielo Extremo. Aunque residía en una tierra extremadamente fría, permanecía descongelado. El agua del manantial era incomparablemente clara y cada grano de arena en el fondo del manantial podía verse claramente. Además, el aura fría contenida dentro incluso había excedido al del profundo hielo. Este lugar era usualmente las tierras de baño de las chicas de nube Congelada y cuando se sumergían dentro, las chicas podían calmar sus corazones e incluso podían disminuir la incontrolable aura fría dentro de sus cuerpos.
Pero en los pasados días, Nube Congelada Asgard estaba en alerta máxima en todo momento y el Manantial Invernal de Nube congelada incluso se había convertido en su más grande tierra prohibida. No solo las discípulas de Nube Congelada tenían prohibido acercársele, incluso el sonido mismo estaba completamente aislado.
La usual Nube Congelada Asgard silenciosa era incluso aterradoramente silenciosa que antes, como si ello estuviera envuelto por una atmósfera sofocante sin precedentes.
Un día… Dos días… Tres días… Siete días… Diez días…
En estos diez días, el cuerpo de Yun Che todavía estaba tranquilamente sumergido dentro del Manantial  Invernal y dentro del Manantial Invernal, incluso si un cadáver estaba sumergido dentro, no habría ningún cambio para el mismo incluso después de un millón de años. En estos diez días, la Pequeña Emperatriz Demonio había estado quedándose encima del Manantial Invernal y nunca se alejó. Su aura también había estado en contacto con el cuerpo de Yun Che todo el tiempo, sin desviarse por siquiera un solo momento.
A medida que diez días pasaron, Yun Che todavía estaba inmóvil y no había rastros de él despertando tampoco. Las heridas extremadamente pesadas en su cuerpo no se curaban un solo poco e incluso esa hebra final de fuerza de vida todavía estaba complemente débil como hace días. Sin embargo, por pura tenacidad, esa hebra de fuerza de vida seguía quedándose dentro de su cuerpo sin dispersarse. Era la hebra final de esperanza que perduraba en este tiempo difícil.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios