CEO Capítulo 188

1:07

Traductor: Trafalgar
Corrector. Radak


Capítulo 188: Soy Una Mujer de Negocios

Lin Ruoxi no le respondió a Yang Chen directamente. Ella en cambio le dio un vistazo al reloj Vacheron Constantin en su muñeca blanca nívea y dijo: “El banquete de celebración empezará pronto. Aunque los participantes son en su mayoría nuestro personal, no debemos llegar tarde. Vamos.”

“¿No vas a explicar?” Yang Chen de modo pesimista preguntó.

“Te lo explicaré en el camino.”

Los cuatro entonces salieron del pequeño resort. Xu Zhihong se sentó en el auto manejado por Hairy Ball, mientras el auto atrás era como si fuera ayer donde Mo Qianni manejaba, mientras Lin Ruoxi y Yang Chen se sentaban atrás.

Lin Ruoxi le dio a Yang Chen un recuento tosco de lo que ocurrió, y Yang Chen por fin entendió.

La entrada forzada de Changlin Media fue imperdonable para Yu Lei International como un negocio. Además, debido al poder de la Familia Zeng, no había duda que si Changlin seguía expandiéndose en Zhonghai, ello significaría una calamidad para ellos.

Por lo tanto, desde que Zeng Xinlin visitó a Lin Ruoxi la primera vez como su superior y mencionó la colaboración con Yu Lei y Muyun para un gran proyecto, Lin Ruoxi ya había pensado en tomar esta oportunidad para sacar a Changlin Media de Zhonghai.

Una vez que el plan empezó a tomar forma, Lin Ruoxi empezó a acumular fondos de la empresa y préstamos, y preparó más fondos de lo que era necesitado en el contrato.

Usar la bolsa de valores para derrotar a Changlin era algo que pensó desde el inicio, pero todo tenía que ser mantenido en completo secreto, así que no fue sólo Yang Chen quien no sabía, incluso Mo Qianni no sabía nada hasta hace dos días.

El resultado de este plan no afectaría la colaboración con Changlin y Muyun. Lo cual significaba que aun cuando aplastaron a Changlin Media, debido a las ganancias compartidas del nuevo producto, Changlin todavía recibiría grandes cantidades de ganancia. Sin embargo, intentar superar a Yu Lei con eso sería nada más un sueño.

El más grande factor fue el sesenta y cinco porciento que Yang Chen negoció lo cual sorprendió a Lin Ruoxi. Esto fue prácticamente un estímulo que dejó a Lin Ruoxi sin duda en iniciar el plan para matar a Changlin.

En cuanto a Xu Zhihong, ellos habían conspirado juntos desde el principio. Con un contrato que él firmó con Lin Ruoxi en privado, ellos sacaron los fondos para tratar con Changlin juntos.

La Familia Xu no sufriría ninguna pérdida. Al contrario, ellos tendrían a un oponente menos que poseía conexiones con el gobierno en la batalla del nuevo producto, así que Xu Zhihong felizmente tomó parte.

Pero por supuesto, Yu Lei también puso una condición que cuando el nuevo producto de Donghua Science and Technology salga al mercado, ellos usarían las poderosas redes de venta de Yu Lei. Este era un factor en la cadena de mercado del cual la Familia Xu carecía, así que fue una condición la cual era en realidad ventajosa para Xu Zhihong.

Yang Chen miró a Lin Ruoxi con una expresión extraña, “¿Acabas de vender a ese superior tuyo así como así?”

“Sólo estoy haciendo lo que debo.” Lin Ruoxi frunció el ceño, pues a ella no le gustaba la palabra ‘vender’.

“Pensé que pensabas de él con gran importancia, así que resulta que lo habías engañado como si fuera un lamentable tonto.” Yang Chen estaba bastante contento por dentro.

Lin Ruoxi miró fuera de la ventana, y dijo: “Él es mi superior, pero eso no tiene relación a este asunto.”

“Pero no necesitabas engañarme también, ¿no? ¿Por qué solo me enteré al final?” Yang Chen se sintió bastante descontento.

Mo Qianni quien estaba sentada al frente miró la expresión enojada de Yang Chen desde el espejo retrovisor, así que carcajeó y respondió: “Si ella no puede ocultarlo de ti, ¿cómo podría ocultarlo de otros?”

Lin Ruoxi asintió en acuerdo.

Yang Chen estaba sin habla, él se dio cuenta que tenía que tomar una mirada nueva a su esposa, no debe juzgarla por su rostro frío y silencioso sin reacciones. Fue precisamente debido a que ella era de esta forma que nadie podía entender lo que estaba en su mente.

¡Esta habilidad de engaño estaba ya en el nivel de la perfección, ya que ella no necesitaba cubrir sus mentiras, no hacía diferencia si mentía o no!

Yang Chen finalmente entendió lo que Mo Qianni quiso decir ayer cuando dijo que Lin Ruoxi tenía una ‘ventaja innata’.

Sin embargo, después que Yang Chen pensó sobre ello con cuidado, se dio cuenta que algo no parecía bien. Frunciendo el ceño, preguntó: “Puesto que ya habías hablado las cosas con Xu Zhihong de antemano, ¿por qué él todavía envió al asesino tras nosotros en Hong Kong?”

Lin Ruoxi giró su cabeza hacia él, y frunció sus labios mostrando arrepentimiento: “Me disculpo por ese asunto, Xu Zhihong solo había mencionado dar alguna obstrucción para hacer a Zeng Xinlin más determinado en esta colaboración. No sabía que él realmente enviaría asesinos.”

Mo Qianni quien estaba manejando temía que Yang Chen explotaría, así que intentó aliviar la situación: “Yang Chen, Ruoxi realmente no sabía. Xu Zhihong tomó esta ventaja para matarte debido a él, allí solo podría haber ventajas y no daño sin importar quien moría. Sin embargo, ¿no estamos bien? Sólo encontraremos una oportunidad para castigar a Xu Zhihong en el futuro, no culpes a Ruoxi.”

Yang Chen se sintió indignado por dentro. Mo Qianni era una dama tonta quien casi moría, pero ella aún le hablaba bien de Lin Ruoxi. Con una ligera sonrisa, dijo: “De verdad no me importa, mi vida no es tan frágil. Sin embargo, si sólo así sucedía que una bala del asesino enviado por Xu Zhihong lograba darte, ¿aún estarías aquí manejando?”

Mo Qianni estaba en una pérdida para las palabras. Ella sabía que había sido afortunada en aquel entonces.

La cabeza de Lin Ruoxi fue bajada en silencio. Esto fue un fallo en sus cálculos, ella había considerado la situación general, pero no consideró la seguridad de Yang Chen y Mo Qianni.

“La próxima vez que pienses en derrotar a tus enemigos, no olvides a tu propia gente. La personas son más importantes que la victoria, sin mencionar las personas que te importan y ayudan.” Yang Chen liberó algo del descontento que tenía: “Qianni no te culpa debido a que ella es amable. La próxima vez que quieras jugar tal peligroso juego, mejor piénsalo bien. ¿Xu Zhihong es un papanatas con el que puedes jugar así como así?”

Oyendo a Yang Chen hablar por ella hizo que Mo Qianni se sintiera cálida, pero viendo a Lin Ruoxi abatida desde el espejo retrovisor también la puso triste: “Está bien Yang Chen, Ruoxi no es una inmortal, ¿cómo podría ella predecir acertadamente todo?”[1]

Yang Chen hizo pucheros, y sacudió su cabeza en silencio.

Lin Ruoxi alzó su cabeza, miró fijamente directo a Yang Chen: “Sientente aliviado, Xu Zhihong pagará el precio por sus actos.”

“Eso no puede ser cierto, ¿verdad? Acabas de aplastar a Changlin, e inmediatamente quieres tratar con Xu Zhihong?” Yang Chen casi saltaba en su asiento, pues esta mujer era demasiado aterradora.

Lin Ruoxi le parpadeó. “Lo sabrás en un momento.”

Conforme hablaban, el auto se detuvo afuera de un edificio con un estilo Barroco. Ellos estaban rodeados por una exuberante vegetación, y fueron recibidos por guardaespaldas pulcramente vestidos.

Los tres bajaron del auto, mientras Xu Zhihong ya estaba esperando en la alfombra roja en la entrada.

“Esta es una pequeña mansión a mi nombre. ¡No hay tantos aquí para celebrar, así que es el lugar más adecuado, por favor entren!” Xu Zhihong dijo e hizo un gesto de bienvenida.

Cuando entraron al salón, había ya muchas personas probando cocteles y champagne, y los sonidos de alegres conversaciones se oían. Prácticamente todos fueron invitados a este lugar en el último minuto, y eran de Yu Lei International o Donghua Science and Techology.

Había alegría en los rostros de todos, si era a causa del lucrativo contrato, o derrotar a Changlin Media quien forzó su camino dentro de Zhonghai. Para ambas partes, había una razón que era digna de una celebración.

Viendo a Lin Ruoxi y a Xu Zhihong entrar, la escena estalló con aplausos. Evidentemente, ellos ya habían recibido las noticias de lo que ocurrió en la bolsa de valores de Hong Kong. Antes de que el mercado cerrara, Changlin definitivamente iba a quebrar.

Lin Ruoxi y Mo Qianni conversaron con los ejecutivos de Donghua Science and Technology, así que Yang Chen no tuvo nada que hacer.

Agarrando una copa de vino tinto, Yang Chen quien estaba de pie en una esquina vio a alguien haciéndole señas. Mirando cuidadosamente, era Zhang Cai, mientras que las hermosas Liu Mingyu y Zhao Hongyan estaban a un lado de ella.

Después que ese asunto sucedió con Liu Mingyu, no mucho había cambiado en ella. La forma en la que miraba a Yang Chen era tan discreta como siempre. Una mujer madura como ella era genial en ejercer control sobre sus propias emociones.

“Felicitaciones, has hecho grandes contribuciones.” Zhao Hongyan brindó con Yang Chen.

Yang Chen sonrió y dijo: “No necesitas brindar conmigo, acabo de enterarme de toda la historia hace un rato, y solo puedo ser considerado un contribuidor de complicidad.”

Liu Mingyu bebió un sorbo de líquido color ámbar y dijo: “El plan de la CEO esta vez es simplemente muy fascinante, tras firmar tal aterrador contrato, ella de inmediato rompió a Changlin en pedazos.”

Zhang Cai y Zhao Hongyan asintieron en acuerdo, su adoración por Lin Ruoxi evidentemente alcanzó nuevas alturas.

Tras conversar con las tres damas, Liu Mingyu de repente frunció el ceño y apuntó hacia la entrada: “Miren allí, ¿no es ese el Jefe Zeng de Changlin Media?”

Yang Chen giró su cabeza para mirar, y bastante seguro, era Zeng Xinlin. Él había venido solo con su cabeza alzada y su postura recta, y entró al salón de banquete con una genial sonrisa.

Todo el lugar se volvió silencioso en instantes, y la mirada de todos se movió hacia la estrella principal aquí.

Yang Chen tranquilamente se acercó a la entrada mientras bebía su vino. Él quería ver por qué Zeng Xinlin había venido, pero de lo que podía ver, Zeng Xinlin parecía estar en un buen humor.

“Jefa Lin, Jefe Xu, yo, Zen Xinlin vine sin una invitación. ¿Espero que no esté volviendo su buen humor amargo?” Zeng Xinlin estiró su mano a los dos mientras mantenía su distancia.

Lin Ruoxi sacudió su cabeza, y calmadamente se dio la mano con él, mientras Xu Zhihong lo recibió con una sonrisa como si fueran los mejores amigos.

“¿Jefe Zeng también tuvo el tiempo para venir aquí por un trago?” Preguntó Xu Zhihong.

Zeng Xinlin amargamente sonrió y dijo: “Nunca me importó la bebida, este sublime movimiento que ustedes dos han ejecutado me ha dejado en apuros. Sin embargo, como una forma de respeto a ustedes dos y para ser optimista con mi estilo de ser capaz de aceptar la derrota, tomé la decisión de venir aquí para felicitarlos. En los próximos diez años, calculo que Changlin no sería capaz de sujetar una vela contra sus dos empresas.”

“No necesitará diez años, sólo ocho.” Lin Ruoxi fríamente dijo: “Changlin todavía recibirá una parte de las ganancias, y crecerá rápido.”

Zeng Xinlin le agitó el brazo: “Ruoxi, sólo te trataré de esta forma. Me has engañado completamente, nunca habría pensado que mi menor[2] de esos días haría tal movimiento en mí.”

“Me disculpo, soy una mujer de negocios.” Dijo Lin Ruoxi.

Esta oración se sintió como una parte del guión de una película, y sonó muy sombrío de la boca de Lin Ruoxi.

La sonrisa de Zeng Xinlin se volvió rígida conforme respondía: “Eso es cierto, los hombres de negocios siempre han perseguido sus propios intereses. Todavía no puedo recuperarme de ello tan fácilmente como tú, pero atesoraré esta lección.”

Con eso dicho, Zeng Xinlin se dio la vuelta y se encontró a Yang Chen. Con una sonrisa nefaria, dijo: “Sr. Yang, no me olvidaré de usted. Nuestras competencia no ha acabado.”

“Si todavía no te vas, agarraré un cuchillo para pinchar tus llantas.” Yang Chen directamente respondió.

‘¿¡Competencia!? Compite con tu trasero, ella ya es mi esposa, pero ¿¡todavía quieres actuar como un rey bandido robando mujeres!?’

Zeng Xinlin lo miró profundamente, luego resopló y salió carismáticamente.

Solo cuando esa figura revoltosa había salido de la puerta principal Xu Zhihong giró para mirar a Lin Ruoxi: “Él fue un gran adversario. Es una lástima que carecía de la experiencia en el mundo de los negocios. Ruoxi, ¿estás segura que quieres dejarle tomar una parte de las ganancias del nuevo producto? Eso es literalmente invitar problemas al nutrir un tigre.”

“Los tigres no dan miedo, están bien siempre y cuando haya un domador de bestias.” Lin Ruoxi de manera indiferente respondió: “Yo trabajaré de acuerdo con el contrato.”

Xu Zhihong asintió en entendimiento: “Parece que nuestras empresas pronto estarán en la garganta del otro cuando el nuevo producto salga al mercado.”

Lin Ruoxi sacudió su cabeza: “No lo estarán, nuestro producto definitivamente saldrá al mercado primero, y será mucho más rápido que el tuyo.”

“Eso no está definido. Sé que Muyun tiene al Profesor Li Guangxun, pero nuestro Donghua tiene al Profesor Green, y son expertos igualmente parejos.” Xu Zhihong con confianza dijo.

Lin Ruoxi se dio la vuelta, y sarcásticamente preguntó: “Desde la próxima semana, el Profesor Green estará dejando tu laboratorio y hará el trabajo de investigación junto al Profesor Li Guangxun en Hong Kong, ¿quién crees que será más rápido entonces?” 


[1] Trafalgar: Esto es irónico debido a que es verdad XD
   Radak: Ya entendí a que te refieres XD
[2] Radak: Similar al kouhai del japonés.

También te puede gustar...

0 comentarios