ATG Capítulo 620

23:13

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo


Capítulo 620 – Incesante Impedimento

Los Cuatro Absolutos de los Cielos del Sur se enfrentaron a los tres Grandes Dignatarios de la Familia Yun, pero antes de que los siete Monarcas pudieran colisionar, una distorsión en el aire se había torcido en un gigantesco vórtice.

El movimiento de los tres Grandes Dignatarios se desaceleró de inmediato y en este momento, el aire de arriba se deformó una vez más a medida que aparecieron tres personas más del aire vacío. A medida que descendían explosivamente al suelo, su aura… Prácticamente no perdía en ninguna forma contra la de los Cuatro Absolutos de los Cielos del Sur.

Diez grandes Monarcas, y todos ellos eran Monarcas de etapa intermedia o última en eso… Sus auras se entremezclaban entre sí, y como las olas de un vasto océano, ocultaron el cielo y cubrieron la tierra.

El poder combinado de siete Monarcas trabajando juntos… ¡Era un poder que la gente normal ni siquiera se atrevía a imaginar! Además de Ciudad Demoníaca Imperial, el resto de las regiones dentro del Reino Demoníaco Ilusorio, aunque fuera Ciudad Demonio del Cielo que era la más grande, no sería capaz de presentar siete Monarcas. A pesar de que los tres grandes Dignatarios de la Familia Yun eran fuertes, definitivamente no iban a poder acercarse al Duque Huai si estuviera bajo la protección de siete Monarcas de la etapa media y final.

En ese momento, un aura que era excesivamente ardiente repentinamente envolvió el aire y descendió… Esto era claramente un aura de calor ardiente, pero en el momento en que descendió, toda la audiencia sintió un escalofrío repentino recorriendo su cuerpo.

Tras la distorsión del aire, bajo la aturdida mirada de todos los presentes, apareció la figura de la Pequeña Emperatriz Demonio entre los tres Grandes Dignatarios de la Familia Yun y los siete Grandes Monarcas. En su cuerpo, una figura dorado escarlata del Cuervo Dorado se materializó por un instante, y después de eso, liberó un esplendor sin fin resplandeciente….

En una fracción de segundo, todo el gran salón, e incluso todo el espacio que se extendía dentro de la línea de visión del público se cubrió con un resplandor rojo.

“Esto es…” Yun Che no pudo evitar gritar en voz baja, “¡Tercer Reino del Cuervo Dorado - Ruptura del Sol Abrasador!”

En el aire que se había vuelto rojo escarlata, las interminables e ilimitadas Llamas del Cuervo Dorado rápidamente se aglomeraron a medida que se convirtieron en una figura del Cuervo Dorado ardiente y abrasadora, pero divina y sagrada. Ella desgarró el mundo rojo escarlata, penetró a través del espacio y voló hacia los siete Monarcas que estaban de pie frente al Duque Huai…

En un instante, el poder reunido de los siete grandes Monarcas, que era lo suficientemente fuerte como para destruir una ciudad, desapareció en el aire. El mundo a sus alrededores comenzó a fracturarse en innumerables piezas pequeñas, y esto fue seguido por el espacio completamente colapsando. En ese instante, su vista y sus pensamientos no estaban ocupados con otras existencias, sólo había ese eterno mar rojo escarlata….

Los mensajes que su poderosa energía mental les transmitía… Era que estas llamas ya habían invadido sus cuerpos e incluso habían invadido sus mismas almas. Bajo estas llamas, la resistencia física y espiritual de los Monarcas era completamente inútil y no proporcionaba ni siquiera una pizca de resistencia.

¡¡¡Bang!!!

En medio del explosivo sonido de fractura, la luz del fuego que llenaba el cielo se contrajo y se dispersó por completo y los siete Monarcas volaron a la distancia como siete sacos rotos; Sus cabezas, cuerpo y cuatro miembros estaban completamente envueltos por las llamas dorado escarlata… Incluso las almas dentro de sus cuerpos estaban siendo despiadadamente quemadas por estas llamas.

Los siete Monarcas rodaron locamente por el suelo mientras gemían de dolor angustiado… Ellos finalmente sabían por qué exactamente el Duque Han había dejado salir esos miserables gritos. La sensación de ser quemado por las llamas del Cuervo Dorado era como innumerables cuchillas cortando y arrancando cada pulgada de carne y cada nervio en sus cuerpos. A pesar de su fuerza mental que era mucho mayor que la de una persona normal, sólo pudieron soportar por unas pocas respiraciones antes de desear una muerte instantánea.

El ataque de un Monarca cuando él o ella hubieran descendido a la desesperación era originalmente algo terriblemente aterrador, pero estos siete Monarcas sólo gritaron y gimieron, y ninguno de ellos lanzó un ataque desesperado que liberaría toda su profunda fuerza… Debido a que si intentaran incluso activar su profunda energía, serían incinerados inmediatamente.

En cuanto a los expertos pertenecientes al Palacio del Duque Huai que esperaban en las sombras y se preparaban para precipitarse para proteger al Duque Huai, sintieron que sus cuerpos se detenían forzosamente, agitando todo su cuerpo como un tamiz, a medida que no se atrevían a tomar otro paso adelante… Diez respiraciones más tarde, los gritos y los lamentos se apaciguaron, la Pequeña Emperatriz Demonio levantó lentamente su mano y casualmente aplastó la llama en la palma de su mano.

¡¡Bang!!

Las llamas del Cuervo Dorado que ardían en los cuerpos de los siete Monarcas explotaron al mismo tiempo y se dispersaron en fragmentos de llamas que llenaron el cielo. Los cuerpos dentro de esa conflagración también siguieron el destino de esos fragmentos en caída libre de llamas del Cuervo Dorado, y desaparecieron por completo.

Duque Zhong… Duque Han… Los siete expertos del Palacio del Duque Huai….

Estas nueve personas murieron terribles muertes bajo las manos de la Pequeña Emperatriz Demonio… Y ni siquiera pudieron poner un solo fragmento de resistencia, y ninguno de ellos era un personaje al azar… ¡Eran nueve genuinos y experimentados Monarcas!

Incluso en Ciudad Demoníaca Imperial, los Monarcas eran tan raros como las plumas de fénix. ¡La muerte de cualquier Monarca, incluso uno de los niveles más bajos, era suficiente para enviar a todo el Reino Demoníaco Ilusorio a un desorden total!

Pero hoy, en un abrir y cerrar de ojos, nueve Monarcas…. Y ocho de estos Monarcas incluso eran Monarcas de etapa intermedia y tardía, todos habían muerto horriblemente bajo las manos de la Pequeña Emperatriz Demonio… Todo el proceso no consistía en ninguna colisión que hacía sacudir la tierra o explosiones que hacían temblar los cielos. La Pequeña Emperatriz Demonio agitó sus delicadas manos unas cuantas veces y hacía aparecer unos cuantos haces de fuego… Y nueve grandes Monarcas eran ahora cenizas esparcidas al viento.

El proceso fue tan simple que era similar a pisar a nueve pequeñas hormigas.

“Esta emperatriz ya lo ha dicho, no importa quién sea, si se atreven a obstruirme o impedirme, solo un destino les espera…. ¡La muerte!” La Pequeña Emperatriz Demonio giró lentamente. Tenía los rasgos más hermosos del mundo y su figura era mucho más frágil y delicada que la mayoría de las chicas normales. Si algún hombre veía a esta clase de chica, su aliento debería ser detenido y él debería ser abrumado por un deseo feroz de proteger y poseer a esta chica. Pero ahora ninguna persona presente se atrevió a usar ese tipo de ojos para mirarla más; Pero ni una sola persona presente ahora se atrevió a usar esos tipos de ojos para mirarla; Cualquiera que fuera barrido por su mirada fría y desprendida sentiría que su cuerpo entero tornaba rígido instantáneamente. Era como si estuvieran hundidos en el hielo más frío del mundo, e incluso su sangre parecía que iba a congelarse completamente.

Esta era una especie de poder supresor espantoso que nunca habían experimentado antes en sus vidas… Incluso sentían que si la Pequeña Emperatriz Demonio estaba dispuesta, ella podría usar este poder supresor solo para aplastar sus cuerpos a pequeños pedazos.

Aparte de la pesada sensación supresora, había una sensación aún más pesada de miedo. Debido a que la Pequeña Emperatriz Demonio era simplemente muy despiadada en sus acciones…. No, sus acciones fueron simplemente muy crueles y maliciosas. Nueve Monarcas, cada uno de ellos con gran fama y estatus en el Reino Demoníaco Ilusorio, el Duque Zhong y el Duque Han habían pertenecido incluso a la Familia Real Demoníaca Ilusoria. Pero ella golpeó a cada uno de ellos, sin ninguna advertencia y sin ni un rastro de duda o de misericordia. Una vez que ella hizo su movimiento, los condenó a muerte inmediatamente… Antes de que pudieran morir, estos nueve Monarcas tuvieron que sufrir un dolor insoportable, y después de morir… Ni siquiera un rastro de ceniza quedó de ellos.

Ella fue muy decisiva en el trato con los Duques y los Monarcas…. ¡¡Sin necesidad de hablar de otros!

La Pequeña Emperatriz Demonio parecía haberse convertido en un terrorífico dios de la muerte…. ¡¡Un parca que con un toque condenaría a una persona a una muerte segura!!

Las pupilas del Duque Huai se habían contraído hace mucho tiempo al tamaño de agujas y la calma que poseía antes había cedido completamente al terror abyecto. El repentino retorno de la Pequeña Emperatriz Demonio pudo haberle causado asombro, pero no fue suficiente para que se sintiera impotente, debido a que incluso si se enfrentaba a la Pequeña Emperatriz Demonio, tenía la abrumadora ventaja en poder… Pero, después de este corto lapso de tiempo, el escenario había sido completamente volcado, y la Pequeña Emperatriz Demonio mostró un poder que era como una pesadilla ante sus propios ojos.

Siempre había pensado que su propio padre, el Duque Ming, era incomparable bajo el cielo. A pesar de que nunca había visto los verdaderos límites del poder del Duque Ming, definitivamente podría confirmar que su propio padre, el Duque Ming… ¡Definitivamente no podría enviar a siete Monarcas de las etapas media a finales a sus muertes en un sólo movimiento!

¡Esta era una fuerza que no se suponía que existiera en este mundo, una fuerza que nunca antes había aparecido en la historia del Reino Demoníaco Ilusorio!

Los Palacios de Duques que habían toda su manada hacia el lado del Duque Huai se habían vuelto completamente aturdidos. Los Clanes Helian, Chiyang, Jiufang, Nangong, Lin, Xiao y Bai habían perdido completamente su voz y sólo sus gargantas se movían en agitación. Los siete impresionantes e imponentes Patriarcas de estas Familias, estaban completamente empapados de sudor frío y para algunos de ellos, incluso sus piernas comenzaron a temblar de miedo…. Incluso aquellos Palacios de Duques y Familias Guardianas que habían estado dedicados al Clan del Emperador Demonio habían caído completamente en silencio debido al miedo, y nadie se atrevía a respirar.

El Duque Zhong murió, el Duque Han murió… ¡Y siete Monarcas fueron exterminados en un movimiento!

¡Esta fue la más pesada y más aterradora demostración de disuasión en la historia de todo el Reino Demoníaco Ilusorio!

“¡¿Qué están esperando?! ¡¡Capturen al Duque Huai con rapidez!!” 

El frío grito de la Pequeña Emperatriz Demonio despertó a los tres Grandes Dignatarios de su aturdimiento, y de nuevo se precipitaron hacia el desalentado Duque Huai. Esta vez, aunque muchas auras aparecieron en el espacio detrás del Duque Huai, nadie se precipitó delante del Duque Huai para bloquear el camino.

Convertirse en un Monarca era la meta más alta que cada profundo practicante buscaba alcanzar. Cada Monarca era el producto de innumerables cantidades de tiempo, esfuerzo y recursos dedicados a alcanzar ese objetivo, además de tener oportunidades que sólo podían ser dadas y no rogadas. Después de llegar a este nivel, habían pensado que ya no necesitaban temer nada, debido a que habían alcanzado el pináculo del cielo y la tierra y ya nada podría aplastarlos.

Pero hoy, ante su sorpresa y horror sin fin, descubrieron que… Frente a la Pequeña Emperatriz Demonio, eran tan pequeños como el polvo, y que frente a ella, prácticamente no había diferencia entre ellos y un recién nacido.

Podrían morir…. Pero si un Monarca moría, quería morir en una lucha desesperada e irse en una manera que hacía agitar al mundo. Pero los nueve Monarcas que habían muerto a manos de la Pequeña Emperatriz Demonio, habían muerto de una forma que fue incomparablemente lamentable y patética. Con estos nueve como ejemplos principales… Cualquier persona que se apresurara a proteger al Duque Huai también cumpliría un fin similar.

Entonces, ¿por qué usarían voluntariamente el cuerpo de un Monarca que les había dado una vida de gloria para soportar ese peso?… Sólo sería en vano avanzar a incinerarse.

“¡¡Duque Huai, ríndete sin más resistencia!!”

En medio de la increpación, las Profundas Empuñaduras de los tres Grandes Dignatarios aparecieron y se fijaron fuertemente en el Duque Huai, que había perdido completamente su resistencia. Tres fuertes corrientes de profunda energía de rayo firmemente sellaron los movimientos del Duque Huai desde todas las direcciones. El Duque Huai parecía haber perdido todo su valor y estuvo de pie ahí, aturdido, con los ojos completamente vacíos. En realidad, no puso una lucha y fue fácilmente suprimido por Yun He que embistió.

“Duque… Duque Huai….”

Dentro del Palacio del Duque Huai, aquellos duques directamente relacionados anteriormente arrogantes en exceso, así como esos expertos centrales, todas sus pupilas estaban dilatadas y sus cuerpos retrocedían temerosos. Ellos impotentemente vieron al Duque Huai ser capturado por los tres Grandes Dignatarios de la Familia Yun, pero ninguno de ellos se atrevió a avanzar. La espalda de la Pequeña Emperatriz Demonio estaba frente a ellos, y aún todos sentían que había un cuchillo frío en sus cuellos, y si se atrevían a hacer movimientos imprudentes, morirían sin un lugar para ser enterrados.

“Real Padre…. Protejan salven mi real padre… ¡Apresúrense y salven a mi Real Padre!” Gritó el Duque Hui Ye con voz ronca a medida que sus labios temblaban incontrolablemente, Real Padre es el nuevo Emperador del Reino Demoníaco Ilusorio… Por qué no lo protegen… ¡¡Protéjanlo!!”

El Duque Hui Ye gritó hasta tornarse ronco, pero estaba claro que a pesar del incomparable poder que el Duque Huai sostenía y de los innumerables expertos que tenía a su lado, ninguno de ellos se atrevió a moverse. En ese momento, la Pequeña Emperatriz Demonio giró lentamente su cuerpo y su mirada sombría y fría cayó sobre el Duque Hui Ye.

“AHHHH…” En ese instante, era como si una serpiente venenosa se hubiera sujetado al Duque Hui Ye, todo su cuerpo se estremeció a medida que gritos estrangulados llenos de miedo y alarma salieron de su boca y se revolvió hacia atrás de una manera muy desagradable, tropezando sobre sí mismo en el camino, “No mate a este Duque… No mates a este Duque… Este Duque no hizo nada… No mates a este Duque…”

Bajo el terror de enfrentarse a un verdadero peligro para su vida, el Duque Hui Ye que normalmente se consideraba a sí mismo por encima del resto del mundo dio una apariencia que no era diferente a la de un comunero que estaba asustado por su vida… No, de hecho, era incluso más patético que eso. Su cuerpo entero estaba paralizado en el suelo, era básicamente incapaz de ponerse de pie; Todo su cuerpo temblaba ferozmente y su rostro estaba completamente pálido como si toda su sangre hubiera sido drenada… Y los miembros del Palacio del Duque Huai que lo rodeaban, se alejaron rápidamente de él, como si hubieran olido un mal olor que se estaba expandiendo rápidamente…

Este Duque Hui Ye había estado tan asustado que se había orinado en sus propios pantalones.

La Pequeña Emperatriz Demonio retrajo su mirada… Este tipo de basura no era digno de ser tratado por ella personalmente. Simplemente seguir mirándolo era manchar sus ojos.

A pesar de la situación, ella ni siquiera pensó en reír. Mirando al actual Duque Hui Ye, nadie podía sentir ni siquiera una pizca de reverencia por él, sólo había pena y desprecio. Las expresiones de los miembros del Palacio del Duque Huai estaban llenas de vergüenza y dolor… Hasta el punto de que incluso cuando los sucios fluidos corporales del Duque Hui Ye habían formado un charco debajo de él, nadie había ido a levantarlo del suelo.

Yun He, Yun Jiang y Yun Xi cooperaron juntos y rápidamente bloquearon la profunda energía del Duque Huai, que no mostró la menor resistencia. Yun He agarró al Duque Huai y lo arrastró delante de la Pequeña Emperatriz Demonio, inclinándose a medida que decía, “El Duque Huai ha sido capturado, invito a la Pequeña Emperatriz Demonio a ocuparse de este ofensor.”

Dado el terrorífico poder que la Pequeña Emperatriz Demonio había exhibido hasta ahora, matar al Duque Huai era tan fácil como mover su delicada muñeca. Pero ella todavía no había hecho ni un movimiento contra el Duque Huai y en cambio quería que lo capturaran, así que estaba claro que no deseaba su muerte todavía. Así, los tres Grandes Dignatarios sólo habían bloqueado la profunda energía del Duque Huai, pero no se atrevieron a hacerle daño.

Fue en este momento que los ojos sombríos del Duque Huai brillaron de repente con una luz escarlata ferozmente siniestra y loca. ¡Su profunda energía había sido claramente bloqueada pero su cuerpo estalló repentinamente hacia fuera con las Llamas Caídas Demoníacas negro carmesí! Las abrumadas Llamas Caídas Demoníacas eran incomparablemente locas, y se extendieron directamente a decenas de metros, expulsando a Yun He, Yun Jiang y Yun Xi con una explosión, que habían sido sorprendidos con la guardia baja. ¡Y el Duque Huai, que estaba envuelto en las Llamas Caídas Demoníacas, levantó su cabeza como una bestia salvaje, y con un aullido ronco, embistió hacia la posición de Yun Che, Yun Qinghong y Mu Yurou!

Yun Qinghong estaba siendo sanado por la energía que Yun Che estaba infundiendo en su cuerpo y como estaba fuertemente herido, no podía utilizar su profunda energía de forma imprudente. Mu Yurou también estaba cuidando de sus heridas… La acción del Duque Huai había sorprendido a todo el mundo con la guardia baja… La Pequeña Emperatriz Demonio observó la huida del Duque Huai con ojos inclinados, pero no hizo ni un solo movimiento.

“¡¡Cuidado!!” Mu Feiyan, Mu Yubai, Su Xiangnan, Yun Waitian y los demás habían palidecido en alarma y gritaron con voz ronca. Pero nadie había pensado que el Duque Huai, que claramente tenía su profunda fuerza encadenada, podría romper inmediatamente ese bloqueo. Incluso si querían ayudar ahora, ya era demasiado tarde.

Desde el primer momento en el que las Llamas Caídas Demoníacas del Duque Huai se habían encendido, un cambio imperceptible había aparecido en los ojos de Yun Che. Cuando el Duque Huai de repente se precipitó hacia ellos, la palma de Yun Che se había alejado sin prisa del cuerpo de Yun Qinghong… Su rostro no tenía ningún rastro de pánico y pérdida.

“¡¡Hong’er!!”

Con la Espada Opresora del Cielo en la mano, él activó la Sombra Rota del Dios Estrella. El resto de la gente sólo vio la imagen residual frente a sus ojos y Yun Che ya había ido a encontrarse con el Duque Huai. Ambas manos agarraron firmemente esa espada gigante de color bermellón a medida que una llama dorada gruesa y casi pura había encendido a lo largo de su longitud.

“¡¡Che’er!!” Mu Feiyan y los demás estaban muy alarmados… El Duque Huai, en su locura, ¡claramente liberaría todo su poder! ¡La fuerza de un frenético Monarca nivel cinco no era algo que Yun Che pudiera bloquear! En una colisión directa… Incluso si Yun Che era diez veces más fuerte, todavía moriría una muerte segura.

Cuando la figura de Yun Che apareció en las pupilas del Duque Huai, ellas se dilataron ferozmente y las Llamas Caídas Demoníacas que corrían por todo su cuerpo se elevaron aún más. Gritó con una voz ronca que expresaba excitación y dolor, “Yun Che… ¡¡¡Muere!!!”

Yun Che frunció sus cejas y su mirada era gélida, la Espada Opresora del Cielo que ardía con llamas doradas puras dieron la bienvenida al poder del Duque Huai a medida que que no retrocedió en lo más mínimo y entró en la colisión directa… Debido a que si intentaba evitarlo de alguna manera, sería posible que el poder del Duque Huai les hiciera daño a Yun Qinghong y a Mu Yurou que estaban detrás de él.

“¡Quinto Reino del Mundo Abrasador del Cuervo Dorado - Aniquilación Dorada!”
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios