CEO Capítulo 216

15:39

Traductor: Trafalgar
Corrector: Radak

Capítulo 216: Entrando A La Fuerza
Esa noche, los dos tomaron un avión de regreso y aterrizaron en el Aeropuerto Internacional de Zhonghai.
De acuerdo a la razón, Yang Chen debería estar sintiéndose cansado después de tal viaje ‘intenso’, pero cuando el avión aterrizó él en realidad estaba lleno de energía.
Había pasado casi un año desde su regreso, y se quedó en Zhonghai la mayor parte de ello. Él tenía tantos geniales recuerdos de este lugar.
Ahora, mismo, podía decir que esta era su casa. Él puede no sentir mucho cuando está lejos, pero cuando regresaba, sentía una irresistible urgencia de regresar a su hogar y a su familia.
Cuando caminaron hacia el estacionamiento, Mo Qianni tomó su equipaje de las manos de Yang Chen y miró a Yang Chen con ternura: “No tienes permitido ignorarme una vez que regreses a casa, tienes que pensar en mí todo el tiempo.”
“Oh, milady, puedes ignorarme, ¿cómo puedo posiblemente ignorarte? Además, no puedo controlar lo que veo en mis sueños, ¿cómo puedo pensar en ti en cada momento?” Yang Chen dijo con una sonrisa.
“¿No puedes sólo seguirme la corriente un poco?” Mo Qianni respondió con descontento.
Yang Chen reflexionó y dijo: “¿Qué tal si no regresamos a casa y conseguimos una habitación? De esa manera, puedo garantizar que estarás en mi mente toda la noche, y mantendré mis ojos en ti. También, tu mamá está insinuando que tengamos un hijo.”
“¡En tus sueños! ¡Espera hasta que hayas lidiado con tu emperatriz y determinado nuestros estatus! ¡Antes de eso, no me entregaré yo misma a ti tontamente!”
Con eso dicho, Mo Qianni con gracia le dio a Yang Chen una mirada reconfortante, luego balanceó su trasero a medida caminaba hacia su Audi rojo.
Yang Chen pensó tácitamente sobre cómo estas mujeres eran difíciles de tratar, y se dirigió a su auto con una sonrisa impotente.
Media hora más tarde, Yang Chen condujo su BMW que no había sido encendido por varios días hacia Dragon Garden. Era casi medianoche, así que no esperaba que las luces en la casa todavía estén encendidas a pesar del hecho de que no les notificó de su regreso.
Con su curiosidad despertada, Yang Chen estacionó el auto y caminó hacia la puerta, pero antes de que pudiera abrirla, fue abierta desde adentro.
“¡Señorita, por fin ha vuelto!”
La que abrió la puerta era Wang Ma quien usaba pijamas, y justo entonces se dio cuenta que el que regresó era Yang Chen que vestía ropa de viaje y jalaba su equipaje.
“¿Joven Amo? Así que es usted que ha vuelto, oh vaya,  mis ojos me están fallando.” Wang Ma sonrió con las cejas fruncidas. Mientras dejaba entrar a Yang Chen, ella dijo: “¿Por qué no llamó a casa primero? Podría haber preparado algo para usted, Joven Amo. Usted debe estar hambriento ya que la comida en los aviones no es buena. ¿Le gustaría que le prepare un tazón de fideos?”
“No hay necesidad, no estoy hambriento.” Yang Chen estaba acostumbrado a la preocupación persistente de Wang Ma. Él entonces preguntó con curiosidad: “¿Ruoxi todavía no está en casa?”
Lin Ruoxi llevaba una vida muy disciplinada, especialmente cuando se trataba de días de trabajo. Ella prácticamente dejaba la casa temprano para ir a trabajar, luego dejaba el trabajo de noche para regresar a casa, trabajaba hasta aproximadamente las diez de la noche, luego se iba a dormir.
No tiene muchos amigos, y sus amigos eran personas ocupadas. Aparte de ver televisión y leyendo libros, ella no se satisfacía en otras actividades de ocio.
Por lo tanto, Yang Chen estaba muy sorprendido cuando Lin Ruoxi todavía no estaba en casa cuando era tan tarde.
Wang Ma asintió con preocupación: “Sí, cuando la Señorita estaba cenando, recibió una llamada. Ella dijo que era de un inversor Singapurense quien acababa de decidir quedarse en Zhonghai por una noche y estaba considerando hacer una gran colaboración con la empresa. Originalmente, era alguien más quien se suponía discutir tales cosas ya que la Señorita nunca asistía a tales reuniones. Sin embargo, sólo así sucedió que la Señorita Mo quien era la más experta en esto había regresado a su pueblo natal con usted, Joven Amo. Sin ella en Zhonghai, no había ningún empleado adecuado para manejar esto. Además, todos ya habían salido del trabajo, así que era imposible encontrar un reemplazo en tan poco tiempo, de modo que la Señorita fue ahí por sí misma. Es tan tarde… ¿Por qué no ha regresado?”
Yang Chen frunció el ceño, él tenía una sensación de que las cosas no estaban bien, así que preguntó: “Wang Ma, ¿has intentado llamarla?”
“No puedo comunicarme, tal vez la Señorita apagó su teléfono debido a que está hablando de negocios.” Dijo Wang Ma.
“¿Ruoxi te informó sobre dónde está yendo?” Preguntó Yang Chen.
Wang Ma pensó sobre ello con cuidado, y respondió: “Debería ser la Torre Di Wang. Recuerdo que la Señorita lo mencionó en el teléfono, pero no sé en qué piso es…”
Yang Chen asintió, luego asentó su equipaje y se dio la vuelta para salir.
“Joven Amo, acaba de regresar, ¿a dónde está yendo?” Wang Ma con preocupación preguntó.
Yang Chen ni siquiera giró su cabeza hacia atrás mientras respondía: “Voy a encontrar a Ruoxi, estoy preocupado que algo pueda sucederle.”
“Pero... ¿Cómo va a encontrarla?” Wang Ma ansiosamente preguntó.
“Tengo mis maneras.” Respondió Yang Chen mientras salía corriendo por la puerta.
Yang Chen sintió que esta repentina oportunidad de negocio era inusual. Además, Lin Ruoxi no era una chica tonta. Aunque parecía fría e inocente, sus pensamientos eran meticulosos como el infierno, y ella definitivamente no escucharía las palabras de la otra parte sin ninguna razón.
Para que alguien sea capaz de convencer a Lin Ruoxi para salir de casa en medio de la noche, había dos posibilidades: Uno, el carácter de la otra parte era absolutamente recto, de modo que no había necesidad de albergar sospechas. Dos, el nivel de disfraz de la otra parte era impecable, e incluso Lin Ruoxi no fue capaz de decir cómo él era realmente.
Evidentemente, era más difícil lograr lo último, pero no era imposible.
Como alguien que valía billones y tenía una apariencia extraordinaria, Lin Ruoxi era definitivamente digna para que un hipócrita nivel gran maestro arrancara su preciosa máscara.[1]
Él condujo a locas velocidades hacia la Torre Di Wang. Como no era su primera vez yendo ahí, él estaba familiarizado con las carreteras.
Cuando Yang Chen llegó a la entrada de la torre, dos guardias de seguridad de inmediato lo detuvieron. Como la torre estaba abierta las 24 horas del día, los guardias de seguridad vigilaban este lugar siempre.
Yang Chen quien acababa de regresar a Zhonghai tenía el cabello desordenado y aceitoso, usaba una chaqueta gris delgada con manchas, zapatos planos con lodo pegado y tenía sudor en su rostro. Él se veía como un campesino.
Por lo tanto, los guardias de seguridad detuvieron Yang Chen sin dudarlo. Después de todo, la Torre Di Wang no era un lugar para que los campesinos ordinarios entren.
“Señor, por favor salga de este lugar. Sin la vestimenta e higiene adecuada, uno no tiene permitido entrar a la torre.” Un guardia de seguridad sin expresiones dijo.
Yang Chen miró hacia la torre la cual tenía decenas de pisos, tratar de encontrar a Lin Ruoxi ahí dentro era como buscar una aguja en un pajar. Además, Yang Chen no estaba familiarizado con el diseño en el interior, así que parecía haber sola una forma en la cual funcionaría más rápido.
Cuando pensó de eso, Yang Chen preguntó a los dos guardias de seguridad: “¿Ustedes tienen cámaras de seguridad aquí? ¿O un registro para las personas que entran y salen? Déjenme echar un vistazo, estoy buscando a alguien.”
“¡Señor, por favor no haga las cosas difícil para nosotros, ya le hemos hablado con tanta cortesía como podríamos, por favor márchese!” El guardia estaba en un mal humor, pensando que este hombre pobre se había vuelto loco. ¿Él creía que podría ordenarles cuando se veía así? ¿¡Él incluso quería buscar a alguien!?
Yang Chen impotentemente sacudió su cabeza: “Solo puedo disculparme entonces, esto en realidad podría haber sido resuelto en un modo más refinado.”
Diciendo eso, Yang Chen de repente dio un paso adelante, agarró los cuellos de los dos guardias de seguridad, ¡los levantó y balanceó sus cuerpos los cuales pesaban más de 300 libras juntos hacia la cercana fuente de interior!
*¡Crash! ¡Crash!*
Junto con el sonido, el agua salpicó en todas partes, los dos guardias de seguridad comenzaron a gritar como un loco: “¡Vengan rápido! ¡Vengan Rápido! ¡Alguien está intentando entrar a la fuerza!”
Muchos empleados de seguridad y servicio al cliente fueron alertados de inmediato, una gran número de guardias de seguridad cargaron y rodearon a Yang Chen.
Una mujer quien se veía como la gerente del lobby inmediatamente llamó a la policía.
Yang Chen rió por dentro. ‘Adelante y llama, es genial si la policía viene.’
“Caballeros, estoy aquí para buscar a mi esposa, si no quieren ser lastimados, entonces déjenme pasar. De lo contrario, aunque no mataré a nadie, algunas heridas pequeñas serán inevitables.”
Mientras estaba hablando, Yang Chen se dirigió hacia las escaleras. Él naturalmente no era tan estúpido para tomar el elevador, debido a que una vez que ellos cortaran la electricidad, estaría atrapado dentro.
Los guardias de seguridad naturalmente no se comprometerían, ellos cargaron hacia adelante, proponiéndose detener a Yang Chen.
Pero Yang Chen se movió a velocidades que ellos no podían ver, con trayectorias que ellos no podían predecir, arrojándolos a todos dentro de la fuente en el lobby, causando que todos los empleados y clientes de la torre estén sorprendidos hasta el punto que no se atrevían moverse.
Había muchos guardias de seguridad en la Torre Di Wang. A medida que Yang Chen caminaba, él trataba continuamente con los guardias de seguridad que seguían cargando con sus macanas eléctricas. Aun cuando él de vez en cuando recibía golpes, sólo se sentían como un cosquilleo, así que no tenía miedo en absoluto.
Cuando caminó hacia a la escalera, Yang Chen vio que las oficinas estaban en el segundo piso, así que rápidamente subió y comenzó a buscar la sala de vigilancia de seguridad.
Cuando llegó al corredor del segundo piso, Yang Chen barrió una mirada e inmediatamente encontró la sala de vigilancia de seguridad, de manera que se acercó rápidamente.
El alboroto de la planta baja ya había alarmado a todos los invitados de la torre. Los guardias de seguridad acudieron al segundo piso y comenzaron a obstruir a Yang Chen de una manera enloquecida.
Cuando Yang Chen entró a la sala de vigilancia, él inmediatamente la cerró. Una puerta de metal como esta no sería tirada por aquellos de afuera tan rápido.
Después de que Yang Chen se ocupó de los dos guardias de seguridad que estaban tomando café en la sala, él comenzó a calcular cuándo Lin Ruoxi llegó a la Torre Di Wang utilizando la hora proporcionada por Wang Ma. Después, él ajustó todos los monitores a ese período de tiempo, y escaneó todos los monitores a alta velocidad.
Afuera de la puerta, los guardias de seguridad enloquecidos de alguna manera consiguieron una llave de repuesto, y abrieron la puerta. Después, un grupo de personas cargó dentro como una inundación.
Fue en este momento que Yang Chen por casualidad vio a Lin Ruoxi entrar en la torre con un traje negro, y se alegró muchos. Viendo a estas personas cargar dentro, él estaba molesto. Con su cabeza todavía mirando hacia los monitores, sus manos trataban con los guardias.
Algunos guardias de vez en cuando eran lastimados seriamente por Yang Chen quien no prestaba atención a la cantidad de fuerza que usaba, rompiendo sus huesos justo ahí. Ellos se quejaban en el suelo, asustando a los otros guardias de seguridad que aún no habían cargado dentro.
Siguiendo los movimientos de Lin Ruoxi, Yang Chen fue capaz de determinar tres minutos después de que Lin Ruoxi había entrado en un área en el piso 27, y fue a una habitación privada llamada Knight.
Justo en este momento, las sirenas de la policía se escucharon desde la planta baja. Yang Chen sabía que la policía llegaría muy pronto, así que no se retrasó más tiempo. Él dijo adiós con la mano a los guardias asustados, luego saltó del cuarto de vigilancia y entró en la escalera, y corrió hacia el piso 27.


[1] Trafalgar: ¡¡¡Huele a NTR!!! ¡¡Dios!!
...

También te puede gustar...

0 comentarios