CEO Capítulo 217

13:37

Traductor: Trafalgar
Corrector: Radak

Capítulo 217: Señor Gao


En el camino hacia el piso 27, Yang Chen perdió la cuenta de cuántos guardias deseguridad se había quitado de encima y pateado. Incluso hubo varios quienes eran los guardaespaldas de los visitantes, y todos ellos fueron golpeados a un estado lamentable sin excepciones.


El piso 27 era un piso para reuniones de negocios privadas, de modo que el corredor estaba completamente vacío, pero debido a que las noticias del caos se habían extendido hasta aquí, las entradas a muchas habitaciones tenían varios guardaespaldas personales custodiándolas.


Bajo la vigilancia de los vigilantes guardaespaldas, Yang Chen rápidamente caminó alrededor y encontró la habitación privada etiquetada como Knight. Había dos guardaespaldas robustos de pie junto a la puerta, y se veían feroces.


Esta vez, Yang Chen no pudo molestarse en desperdiciar su saliva. Antes de que los guardaespaldas pudieran hablar, él le dio a cada uno un golpe a velocidades que ni siquiera pudieron ver, así que no había punto en mencionarlos bloquear la entrada. Los dos inmediatamente cayeron en el suelo con sus manos cubriendo sus estómagos.


*¡¡Bang!!*


Yang Chen levantó su pierna y pateó la hermosa puerta blindada, causando que la cerradura electrónica inmediatamente sonara la alarma, pero a pesar de los agudos sonidos, ello se sentía muy impotente.


La situación adentro de la habitación se le reveló inmediatamente. A un lado de la lámpara de buró junto a la ventana estaban sentadas dos personas. Una era la aturdida Lin Ruoxi, mientras el otro era un hombre de mediana edad quien vestía un traje morado.


El cabello negro azabache del hombre de mediana edad estaba pulcramente peinado al reverso de su cabeza, y tenía numerosas manchas de edad en su rostro. Era obvio que su verdadera edad era mayor de lo que en realidad parecía. A pesar de la intrusión de Yang Chen, él tranquilamente permaneció sentado donde estaba con las cejas fruncidas.


En este momento, dos robustos guardaespaldas salieron corriendo de la otra habitación y bloquearon nerviosamente el camino de Yang Chen.


Lin Ruoxi finalmente confirmó que el hombre que irrumpió era efectivamente Yang Chen. Ya que Yang Chen había estado luchando y huyendo, su apariencia originalmente descuidada había empeorado. Él tenía una cabeza de cabello desordenado, rostro lleno de sudor y manchas de sangre de otros en su ropa. De pie en la entrada con su ropa exterior gris oscuro, él se veía justo como un joven rufián en las calles, del tipo que acababa de estar en una pelea de pandillas.


“Quién es usted…” El hombre de traje morado preguntó en una voz profunda.


Yang Chen lo ignoró y examinó cuidadosamente a Lin Ruoxi. Viendo que ella sólo estaba un poco asustada y que estaba físicamente bien sin ninguna anomalía, se sintió más a gusto.


Cuando Lin Ruoxi vio a Yang Chen sonriéndole, ella perdió su capacidad para controlar su ira. Ella de repente se puso de pie y cuestionó: “¡Yang Chen! ¿¡Qué estás haciendo!?”


“Señorita Lin, ¿conoce a este hombre?” El hombre de traje morado frunció el ceño y preguntó.


Lin Ruoxi frotó su frente como si tuviera un dolor de cabeza, luego se giró hacia el hombre excusándose y dijo: “Disculpe, Señor Gao, le he traído problemas.”


“Señorita Lin, este joven parece preocuparse mucho por usted, él es su…” El Señor Gao preguntó.


Lin Ruoxi estaba aturdido, luego miró fijamente a Yang Chen, quien todavía estaba de pie ahí con una sonrisa de ironía. Ella suspiró internamente, luego dijo: “Él es un empleado de mi empresa, no estoy segura por qué de repente perdió su cabeza.”


‘¿Empleado? ¿Perdí mi cabeza?’ La sonrisa de Yang Chen se volvió amarga, pero no le importó mucho. Después de todo Lin Ruoxi había estado aquí por casi cuatro horas. Viéndola sana y salva hizo a Yang Chen feliz.


En cuanto a la valoración de Lin Ruoxi de él, él no pudo molestarse con ello por ahora.


El Señor Gao pareció entender inmediato, así que frunció el ceño y dijo: “Señorita Lin, yo solo vine a Zhonghai en el último minuto en nombre de la amistad que compartí con la anterior CEO. Vine a usted para la colaboración con Cherberyl Corporation de Francia sin siquiera considerar las otras grandes compañías en Yanjing. Los modales de estos empleados suyos me han decepcionado muchísimo. Simplemente no puedo imaginar por qué una gran compañía como su Yu Lei International tiene un empleado como este.”


“Señor Gao, le pido disculpa en su nombre, él... Él normalmente no es así... No sé por qué es así hoy…”


Los pensamientos de Lin Ruoxi estaban en completo desorden. ‘¡¿Qué demonios está tratando de hacer este hombre?! ¿Por qué de repente apareció sin ningún aviso? Está bien si quiere venir, pero estoy en medio de la discusión de negocios, ¿por qué irrumpió de repente? ¿¡Ahora parece que la alarma y los caóticos sonidos todos fueron a causa de él!?


Oh dios mío, solo ¿qué tipo de persona imprudente es esta? ¡Él irrumpió en todo el edificio por si mismo!?


¿¡Podría ser que él hizo todo eso solo para derribar la puerta y sonreírme silenciosamente!?’


Pero justo en este momento, dos policías de repente aparecieron en la puerta y gritaron “¡Alto!”. ¡Ellos tenían sus armas apuntadas a Yang Chen desde atrás!


Lin Ruoxi amplió sus ojos, ¡ella no pudo creer que este tipo incluso había causado que la policía viniera!


Una delgada y elegante policía entró por la puerta. Ella tenía cabello corto y negro, y la ira cubría rostro. Siendo llamada para una tarea en medio de la noche por tan gran alboroto haría a cualquiera de guardia muy descontento.


“Déjenme ver solo quién es este increíble individuo…”


La mujer policía se dirigió hacia su frente, vio el rostro de Yang Chen y quedó estupefacta.


“Jefe de Oficina Cai, usted vino bastante rápido.” Yang Chen desplazó su mirada hacia Cai Yan y dijo con una sonrisa.


Desde el impactante evento en esta torre esa noche, Cai Yan nunca vio a Yang Chen de nuevo. Sin embargo, ella no sabía por qué seguía recordando lo que sucedió esa vez, especialmente la escena en la que Yang Chen la empujó y cargó hacia la escalera para tratar con esas personas de una organización criminal. Ello le causó a Cai Yan tener la urgencia de ir a la casa de Yang Chen para verlo, y fue un tormento para ella.


Hoy, ella en realidad se encontró con Yang Chen, ¡pero fue en una situación increíblemente incómoda!


¡Ella, había venido a arrestarlo!


“Yanyan.” Dándose cuenta que la persona que entró era Cai Yan, Lin Ruoxi se sintió más aliviada. Ella se acercó a ella y dijo: “¿Podrías pensar en una forma para dejarlo ir en mi nombre? Este tipo parece haber perdido su cabeza hoy, pagaré por las cosas rotas y otros gastos causados ​​por él.”


“Ruoxi, ¿también estás aquí?” Cai Yan estaba bastante sorprendida, pero ya que eran esposos, ella agriamente entendió por dentro. Aunque no sabía por qué Yang Chen hizo todo esto, ella estuvo de acuerdo con la forma de Lin Ruoxi para resolver esto. Ella quien siempre había sido completamente imparcial de repente encontró difícil arrestar a Yang Chen.


Sin embargo, el Señor Gao quien se levantó de su asiento no se propuso a dejar que Yang Chen se fuera así como así. Él acomodó su inusual traje púrpura y dijo: “Oficial, mi apellido es Gao, soy de la Cámara de Comercio de Singapur. Estoy extremadamente descontento con la intrusión de este hombre. Sus acciones han comprometido seriamente mi seguridad, y sospecho que tiene intenciones de robar secretos comerciales. Espero que usted pueda seguir la ley y arrestarlo, la ley debe ser justa y proteger a los inocentes.”


“Esto...” Cai Yan arrugó sus cejas, ella no esperaba que hubiera persona tal importante en la habitación.


Cuando Lin Ruoxi escuchó que el Señor Gao estaba decidido a darle juicio oral a Yang Chen, ella no pudo evitar sentirse ansiosa: “Señor Gao, él definitivamente no tiene intenciones de hacerle daño a usted, y no robaría secretos comerciales. Por favor confíe en mí y déjeme manejar esto, ¿está bien?”


“Señorita Lin, espero que entienda que no sólo aterricé en el aeropuerto de Zhonghai esta noche tener una comida con usted y tener una charla. Yo sinceramente deseo que su empresa pueda ser parte de nuestro proyecto y unir manos con otras empresas famosas del extranjero. ¡Vine aquí con buena fe, pero recibí tal trato, no debo dejar que esto empañe mi reputación!” El noble Señor Gao indignamente dijo.


*Clap, clap, clap……*


Cuando el Señor Gao dijo esto, Yang Chen de repente aplaudió con una sonrisa nefaria: “Bien dicho, no debemos empañar su reputación.”


“¿Qué sucede, Señor Criminal que irrumpió en la torre, no está de acuerdo con mis palabras?” El Señor Gao frunció el ceño y preguntó.


“¡Yang Chen, deja de hablar! ¿¡No crees que has causado suficientes problemas!?” Lin Ruoxi se estaba volviendo loca de preocupación, este tipo puede ser detestable, ¡pero ella no puede solo verlo ser llevado a la cárcel!


Poner en peligro la seguridad de un miembro de la Cámara de Comercio de Singapur, irrumpir en el más grande lugar de reunión financiera de Zhonghai, intentar robar secretos comerciales... ¡Ninguno de estos cargos criminales eran cosas que Yang Chen pudiera manejar!


Yang Chen sonrió sin afirmar o negar nada. Él giró hacia Cai Yan y dijo: “Jefa de Oficina, Cai, ¿podría molestarla para inspeccionar esta habitación?”


“¿Inspeccionar la habitación?” Cai Yan se estaba sintiendo preocupada por dentro, y no pudo hacer cabeza o cola de las palabras de Yang Chen.


“Exacto, use sus conocimientos y habilidades profesionales para inspeccionar la televisión, la lámpara de buró y las cortinas.” Dijo Yang Chen.


En el momento que dijo eso, Cai Yan pareció haber entendido algo. Ella asintió solemnemente, mientras que el rostro del señor Gao quien estaba de pie frente a ellos comenzó a tornarse pálido.


Lin Ruoxi no sabía lo que Yang Chen estaba pensando, pero viendo a Cai Yan tener tal expresión seria, ella comenzó a preguntarse si había algo sucediendo. Así que, ella solamente podía estar de pie ahí pacientemente mientras Cai Yan revisaba la habitación.


“¡Qué ridículo, la policía en realidad está escuchando al criminal, parece que ya no tenemos una razón para quedarnos, vámonos!”


El Señor Gao pareció haberse impacientado por esperar, y resopló con ira. Él tenía la intención de irse con sus dos guardaespaldas.


“¡Deténganlos!”


Cai Yan de repente ordenó a los dos policías con una voz severa, y ellos apuntaron con sus armas al Señor Gao y a sus dos guardaespaldas.


“¿Qué están haciendo? Ustedes... ¿Ustedes saben quién soy? ¡Soy Gao Guoxiong! ¡El Secretario General de la Cámara de Comercio de Singapur! ¡Incluso su alcalde tiene que actuar cortésmente conmigo! ¡¿Se atreven a obstruirme!?” El Señor Gao reprendió.


Cai Yan rio sombríamente a medida que caminaba hacia el Señor Gao: “Quién eres no es importante, pero como dijiste, la ley debe proteger a los inocentes, ¡mientras que en mis manos está el llevarlo ante la justicia!”


Diciendo eso, ¡Cai Yan abrió su palma, y en medio había tres cámaras espías de bolsillo de tamaño bolsillo!


“¡Me estás calumniando! ¡Esas cosas no son mías!” El Señor Gao inmediatamente gritó.


Yang Chen chasqueó la lengua y sacudió su cabeza: “No hemos dicho nada, pero se ha vuelto tan agitado. Es una lástima para usted que me hubiera enterado de su truco barato antes de que mi vello crezca allí abajo.”


El cambio abrupto de esta situación hizo que Lin Ruoxi quien había estado nerviosa todo este tiempo vea la verdad de este asunto.


El rostro de Lin Ruoxi inmediatamente se congeló. Ella todavía estaba intentado rogarle al Señor Gao que perdonara a Yang Chen con todo lo que tenía hace un momento, ¡pero el verdaderamente deplorable era la persona a la que ella le estaba rogando! Ella sintió un intenso ataque de humillación.


“¡Gao Guoxiong, te veré en la corte!”


Lin Ruoxi no quiso quedarse por ningún momento más. Ella giró hacia la salida y salió corriendo de la habitación, incluso olvidó agarrar su bolso el cual se quedó sobre la mesa.


Yang Chen recogió el bolso que Lin Ruoxi dejó en la mesa, luego dijo a Cai Yan quién se estaba preguntando qué acción debería tomar: “Si mi conjetura es correcta, debe haber algo como un alucinógeno en su cuerpo o en las bebidas en la habitación. Debería ser fácil resolver esto con eso. Perdón por molestarla, Jefa de Oficina Cai.”


“Esta bien, entiendo. Deberías estar con Ruoxi. Ella siempre ha sido de mente fuerte, ahora que ha sido engañada por este bastardo, ella debe estar extremadamente herida. Haré que alguien te escolte abajo para que nadie te obstruya.” Cai Yan amargamente forzó una sonrisa.


Yang Chen asintió, y bajo la escolta de un policía él rápidamente salió de la habitación. En cuanto a lo que pasaría con Gao Guoxiong, él ya no se preocupó.
...


También te puede gustar...

0 comentarios