CEO Capítulo 223

14:11

Traductor: Trafalgar
Corrector: Radak


Capítulo 223: ¿Qué es el Amor? 
Segundo Hospital de Ciudad Zhonghai. Afuera del área de Accidentes y Emergencias, el área estaba tan silenciosa que uno podía oír caer un alfiler.
La luz CFL blanca iluminaba el área ya que estaba poco iluminada aun cuando era de día, el área despedía una sensación deprimente y sofocante.
La luz de la sala de operaciones permanecía encendida, y no había sonido o movimiento. Era como si la persona que había sido llevada dentro estuviera sometiéndose a la prueba de dios, si se va o se queda dependía del destino. No había nada que se pudiera hacer aparte de esperar.
En este momento, pasos suaves y lentos se escucharon. Tangtang todavía estaba en su lindo vestido blanco y negro, pero su rostro estaba ahora envuelto en emociones oscuras.
En un banco frío afuera de la sala de operaciones, Yang Chen quien había estado sentado en silencio se levantó. Él tranquilamente preguntó: “¿Has hecho la llamada?”
El estado mental de Tangtang parecía estar entumiéndose, pero ella aún fue capaz de asentir: “Si. Tío y Tía Yuan, junto con mi Papá estarán aquí pronto.”
“¿Qué pasa con Zhou Guangnian?”
“Él logró obtener algunos contratos y se fue, nosotros les notificamos demasiado tarde.” Tangtang dijo despacio.
Una leve intención asesina surgió en los ojos de Yang Chen, pero él aún logró calmarse. Él apoyó los débiles hombros de Tangtang y la hizo sentarse en el banco: “Descansa por un rato, te ves cansada.”
Los ojos de Tangtang cayeron, su complejo estado de ánimo tenía madurez que no era algo que las chicas de su edad deberían tener. Era como si esta chica activa y confiada hubiera crecido diez años, y se volvió difícil de reconocer.
Después de sentarse, Tangtang alzó su cabeza y sonrió a Yang Chen: “Tío, estoy bien, no te culpes a ti mismo. Si no fuera por ti, habríamos sido utilizados por ellos y probablemente arrojados al mar para alimentar a los peces.”
“Fui descuidado, no vale la pena consolarme por eso. Sin embargo, creo que Yuan Ye estará bien.” Dijo Yang Chen.
Hablando de Yuan Ye quien estaba en la sala de operaciones, Tangtang giró su cabeza hacia las puertas y frotó sus ojos, ella despacio dijo: “Tío, ¿recuerdas lo que te pregunté ese día?”
“¿Qué preguntaste?”
Cuando estaba con Tangtang, esta chica hablaba interminablemente, Yang Chen realmente no pudo recordar a cuál pregunta se estaba refiriendo.
“Me gusta jugar contigo y pegarme a ti. Pensé que eso era lo que gustar y amar a alguien era. Sin embargo, nunca me aceptaste, y nunca estuviste dispuesto a ser íntimo conmigo. Me llamaste una chica tonta y me etiquetaste como un mocosa, así que ese día te pregunté cómo alguien puede volverse más maduro…”
Yang Chen poco a poco recordó esto, fue el día cuando Tangtang había escapado de casa.
“Me dijiste que si algún día, siento que hay menos y menos cosas sobre que quejarme, o que no haya nada que valga la pena para quejarme, sería madura…”
Tangtang se dio la vuelta para mirarlo, sus ojos estaban bastante rojos, pero había una dulce sonrisa en su rostro: “He estado pensando en esas palabras todo este tiempo, pero yo por fin lo entiendo, debido a que estoy muy contenta ahora mismo. Resulta que siempre he tenido a alguien a mi lado, que incluso arriesgó su vida para protegerme. ¿De qué me tengo que quejarme?”
Yang Chen observó en silencio a Tangtang quien de repente era diferente de antes. Él no estaba acostumbrado a esto, pero todavía escuchaba con seriedad.
“Tío, desde el momento que me volví sensata, mis padres me trataban bien. Pero el único que me permitió hacer las cosas a mi manera, cuidaba de mí y pensaba en mí era hermano mayor Yuan Ye. Cuando era más joven, él me acompañó al campamento de verano, me llevó a los suburbios para atrapar escarabajos rinoceronte e incluso me llevó al mar para jugar con una boya salvavidas. Cuando otros niños me intimaban, él los golpearía por mí. Si él no podía vencerlos, llamaría refuerzos. Él incluso era golpeado por Tía Yuan hasta el punto donde no pudo levantarse de la cama muchas veces debido a esto.
Yo anteriormente pensaba que él era como un hermano mayor para mí, así que todo esto era de ser esperado. Cuando había algo delicioso para comer, no necesitaría arrebatárselo, él voluntariamente me lo daría. Cuando había algo divertido que jugar, definitivamente me llevaría. Atrás cuando quise jugar con autos, lo escondió de los adultos y me compró un Porsche con su propio dinero. Al final, él fue regañado por los superiores de su familia, e incluso fue castigado por un mes. Después, cuando competía con los carros, él traía guardaespaldas para seguirme por temor a que algo me sucedería o que pudiera ser intimidada.
Pero cuando estaba en la escuela secundaria superior y estaba ocupada con la escuela, él empezó a trabajar como un jugador profesional, así que la cantidad de veces que nos veíamos disminuyó. Sin embargo, él todavía me llamaba a menudo, para decirme qué buenos restaurantes se han abierto, qué buenas películas puedo ver, qué juegos divertidos hay, todo con la intención de llevarme a comer, ver películas y jugar.
A veces, lo encontraba muy molesto. Él quería llevarme a todo mientras yo estaba tan ocupada, ¿cómo podría tener tanto tiempo que pasar con él? Por lo tanto, a menudo era grosera con él por teléfono, diciéndole que no me molestara... Pero, él nunca se enojó conmigo…”
Mientras hablaba, la voz de Tangtang se volvió un poco ronca. Ella lucía una sonrisa, pero las lágrimas caían sobre el piso limpio.
Yang Chen escuchaba en silencio, él siempre había creído que su auto deportivo le fue dado por sus padres, y no esperaba que en realdiad fuera regalado por Yuan Ye. Él también no esperaba que Yuan Ye estuviera protegiendo Tangtang en vez de conducir por diversión.
“Tío, ¿sabes? Cuando me dijiste ese día que yo era demasiado joven e insensible, viéndote hacer movimientos geniales y rescatarme me hizo confundir las emociones de adoración ciega como amor. Siempre había pensado que eso fuiste tú ignorándome debido a que no te gustaba, y no lo tomaste en serio cuando me llamaste infantil. Lo cual fue por qué no creí que no tomarías responsabilidad tras tocarme y abrazarme en público. Además… Pensaba en ti tanto y quería abrazarte tanto, cómo podría eso no ser amor….
Pero hoy, cuando te vi siendo llevado por esas dos malas personas para alimentar a los peces, me di cuenta que el dolor que sentía era el de perder un pariente, como si estuviera perdiendo a un abuelo en vez de un esposo. Aunque no sé qué es el amor, fui capaz de confirmar que lo que siento hacia ti realmente no era amor…[1]
Antes, cuando estábamos en el camión, vi a hermano mayor Yuan Ye con tanto dolor, e incluso... Incluso lo escuché decir tales cosas... De repente quise intercambiar cuerpos con él. Si es posible, quería ser la que fuera baleada, y tomar su lugar en la sala de operaciones.
Sin embargo, hermano mayor Yuan Ye definitivamente me regañaría y golpearía. Sé que aunque nunca me regaña o golpea, él sin duda lo haría si fuera herida por él...... Wu... Tío... ¿Qué hago? ... No quiero que me regañe o golpee, tengo miedo que mi corazón se rompería, ¡pero yo de verdad no quiero que hermano mayor Yuan Ye me deje! Wu…”
Tangtang se inclinó hacia adelante y débilmente se apoyó contra el cuerpo de Yang Chen, sus lágrimas humedecieron el pecho de Yang Chen, y sus gritos resonaron en el pasillo, fue tan repentino que nadie sabía cómo consolarla.
Yang Chen estiró una mano para palmear la espalda de Tangtang, las palabras de la joven eran algo incoherentes al final, pero la sinceridad en ellas lo dejó sin habla. A menudo, las personas no son ignorantes, solo les falta una oportunidad de liberarse de sus grilletes y transformarse, y todo podía suceder en un instante.
Diez minutos después, pasos rápidos y desordenados por fin se escucharon en el silencioso pasillo. Muchas figuras se dirigieron hacia la sala de operaciones.
Yang Chen y Tangtang quienes habían estado esperando el resultado se pusieron de pie, Tangtang rápidamente se acercó a la gente que venía y llamó a su Papá. Ella abrazó a Fang Zhongping, quien corría apresurado.
Entre las personas, Yang Chen solo reconoció al papa de Tangtang el Secretario Fang y su guardaespaldas Dugu Zui. Los otros hombres y mujeres bien vestidos con ellos eran probablemente la familia de Yuan Ye.
Sin embargo, cuando una mujer hermosa entre ellos quien vestía un elegante vestido marrón café y tenía su cabello recogido vio a Yang Chen, su expresión ansiosa pareció volverse asombro increíble, y su mirada fue fija en él.
Yang Chen notó el interés que esta mujer albergaba hacia él, y sintió un aura misteriosa de ella. Parecía familiar, pero desconocida, pero él no sería tan narcisista como para pensar que a esta mujer le gustaba. Por su apariencia y atuendo, ella era muy probablemente la persona que supuestamente tenía un fondo poderoso, la mamá de Yuan Ye.
El hombre que estaba de pie al frente era un hombre de mediana edad quien se parecía bastante similar a Yuan Ye. Era precisamente el amo de la Familia Yuan, Yuan Hewei. Viendo que Tangtang estaba a salvo, él miró a la luz de la sala de operaciones la cual estaba encendida, luego frunció el ceño y dijo: “Tangtang, cuénteme en detalle, ¿¡qué sucedió!? ¿No fueron ustedes secuestrados hace un momento? ¿¡Por qué es que de pronto estás en un hospital, y por qué Pequeño Ye está herido!?”
Fang Zhongping en descontento dijo: “Yuan Hewei, ¿por qué estás tan apurado? ¡¿No puedes ver que mi hija está agotada?! ¡Tómalo con calma!”
“Fang Zhongping, Secretario Fang, mi hijo está teniendo una operación y su condición es desconocida, ¿cómo puede esperar que no entre en pánico?” Yuan Hewei habló en voz alta.
“Papá, déjame hablar con Tío Yuan.” Tangtang le instó a Fang Zhongping, luego giró para hablar con Yuan Hewei: “Tío Yuan, esta mañana, hermano mayor Yuan Ye vino a recogernos…”
Tangtang narró lo que sucedió hoy. Cuando ella mencionó cómo Yang Chen lidió con todos los enemigos por sí mismo, todos los presentes miraron hacia este hombre callado de aspecto sencillo con asombro. Fang Zhongping y Dugu Zui conocían a Yang Chen desde antes e incluso lo habían amenazado antes, ellos no esperaban que Yang Chen fuera capaz de voltear las mareas por él mismo, y lo miraban con expresiones raras.
“Gracias por salvar a Tangtang y a mi hijo.” La mujer quien había estado mirando fijamente a Yang Chen se acercó y le ofreció un apretón de manos.
Yang Chen vaciló por un momento, luego le estrechó su mano. Su mano le dio una agradable sensación cálida y suave: “No necesita ser cortés. Debido a mi negligencia, él fue herido, así que realmente no hice nada bueno.”
“Tangtang te llama tío, ¿puedo saber tu nombre?” Ella miró directamente a los ojos de Yang Chen y preguntó con gracia.
“Yang Chen.”
La dama evidentemente tembló, su expresión facial se volvió rígida, pero ella aún mantuvo una sonrisa: “Encantada de conocerte, Yang Chen. Mi nombre es Yang Jieyu, soy la madre de Yuan Ye.”
El ansioso Yuan Hewei notó la extraña reacción de su esposa, así que también miró cuidadosamente a Yang Chen. Él finalmente notó algo también, e intercambió miradas con Yang Jieyi.
“Yang Chen, tengo que agradecerte. Aunque Pequeño Ye aún está sometiéndose a cirugía, el hecho que fuiste capaz de rescatarlos es una cosa increíblemente buena para nuestra Familia Yuan y la Familia Fang. Zhou Guangnian y Xu Zhihong uniendo manos fue algo que nunca esperábamos, caímos en sus maquinaciones y no pudimos defendernos, pero ahora podemos. Aunque Zhou Guangnian logró escaparse con algunas pequeñas victorias, ¡ellos no han conseguido nada grande, ahora podemos cruzar espadas con ellos abiertamente!” Yuan Hewei caminó hacia adelante también, y estrechó su mano con Yang Chen con aprecio.
Yang Chen dijo: “No importa qué es lo que quieran hacer, vamos a esperar que la operación de Yuan Ye termine primero.”
“Eso es, de inmediato haré que la gente asegure el hospital, Tangtang, vuelve con Papá primero, debes estar cansada, el Tío Dugu te llevará.” Dijo Fang Zhongping.
“No quiero, esperaré a que hermano mayor Yuan Ye salga.” Tangtang resueltamente sacudió su cabeza.
“Deje que Tangtang se quede.” Yang Jieyu dijo sin ánimo. Aunque ella era la madre de Yuan Ye, parecía más tranquila que todos los presentes.
Oyendo las palabras de Yang Jieyu, Fang Zhongping no dijo nada más, y solo asintió en silencio.
Fue en este momento que la luz de la sala de operaciones finalmente se apagó, las dos puertas fueron abiertas desde el interior por las enfermeras…


[1] Radak: Ouch, siento algo se acaba de romper…
...

También te puede gustar...

0 comentarios