CEO Capítulo 221

14:00

Traductor: Trafalgar
Corrector: Radak

Capítulo 221: Pásala Bien Hundiéndote
Xu Zhihong insinuó con sus ojos, y Hairy Ball felizmente presionó el botón del altavoz. Una voz contenida se oyó.
“¿Hola? ¿Es pequeño Ye? Pequeño Ye, ¿estás bien?”
Oyendo esta voz, la conciencia de Yuan Ye se sacudió, debido a que este era su papá, la voz de Yuan Hewei: “Papá, estoy bien. No te preocupes, no me han lastimado.”
“Eso es bueno entonces, ¿Tangtang también está allí?” Yuan Hewei preguntó cariñosamente.
“Tío Yuan, yo también estoy aquí, ellos nos esposaron.” Dijo Tangtang a medida que miraba furiosamente a Xu Zhihong.
Una voz diferente se escuchó desde el teléfono gritando: “¡Hola! ¡Tangtang, es Papá, no tengas miedo, Papá definitivamente te salvará!”
“Papá, nos han encerrado en un... ¡Wu! Wuwu…”
Tangtang quiso describir el muelle donde estaban encerrados, pero Hairy Ball, quien había estado preparada para esto cubrió directamente la boca de Tangtang y mantuvo la cabeza de Tangtang inmóvil, asegurándose de que no pudiera decir hablar otra palabra.
Tangtang quiso morder su mano, pero la mano de Hairy Ball estaba sucia y apestosa, causándole sentirse sofocada, ella ya no se atrevió en siquiera  pensar en morder.
“Jeje, señorita, puedes comer de la forma que gustes, pero no puedes pronunciar las palabras que quieras.” Hairy Ball dijo con una mueca.
“¡Bastardo! ¡Libera a Tangtang!” Yuan Ye estaba tan enojado que su rostro estaba rojo.
Fang Zhongping en la línea furiosamente dijo: “¡¿Qué le estás haciendo a mi niña?! ¡Si se atreven a lastimarla, definitivamente no dejaré que las cosas terminen bien para ustedes!”
“Secretario Fang... Relájese, estamos aquí para negociar amigablemente, y no lastimaré a su hija.”
Oyendo esa voz profunda, las cejas de Yang Chen se arrugaron. Yuan Ye y Tangtang pueden no conocer a esta persona ya que no eran el tipo que entran en contacto con personas como esa, pero Yang Chen recordó esta voz claramente. ¡El dueño de esta voz era en realidad el viejo gánster de Dongxing, Zhou Guangnian!
Con esta revelación, él fue capaz de conectar los puntos. Aparte de Zhou Guangnian quien controlaba la mitad del bajo mundo de Zhonghai y el grupo Dongxing que estaba lleno con dinero negro, efectivamente no había nadie más en Zhonghai que se atrevería a hacer algo tan loco junto a Xu Zhihong e ir en contra de la Familia Yuan y la Familia Fang.
La ventaja de Zhou Guangnian yacía en su poder en el bajo mundo. Él no era alguien con el que se pudiera enfrentar inmediatamente sólo con dinero o poder en el gobierno. Aun cuando estaba yendo directamente en contra de la Familia Yuan y la Familia Fang, él podría usar algunos métodos para causarles problemas, y después de que hayan pagado el precio, llevarlos a aceptar un compromiso.
“¡Tío Fang, no los escuches! ¡Ellos definitivamente no se atreverán a hacernos nada!” Yuan Ye gritó.
Xu Zhihong se burló: “Joven Amo Yuan, no sea tan ingenuo. Ya que nos atrevemos a secuestrarlo, obviamente nos atrevemos a hacer otras cosas. Le aconsejo que sea bueno y les suplique a sus padres para que estén más dispuestos a desprenderse de posesiones mundanas como el dinero y el poder. Si están dispuestos a cooperar con nosotros, incluso podemos dejarlo ir de este lugar más pronto.”
“¡Xu Zhihong! ¡Tú en realidad te atreves a cooperar con ese viejo anticuado de Zhou Guangnian! ¡La reputación de tu Familia Xu ha sido completamente manchada por ti!” Fang Zhongping gritó desde el teléfono.
Xu Zhihong ni siquiera se estremeció a medida que respondió: “Secretario Fang, si la Familia Xu es buena o mala no es decisión suya. El vencedor escribe la historia, no es como si la Familia Yuan y la Familia Fang nunca hayan hecho nada vergonzoso. Ustedes no necesitan intentar usar grandes razonamientos sobre mí. Les aconsejo a todos que dejen de ser tan prolijos, pues sus hijos están en mis manos. Si no estamos satisfechos, podríamos atarlos y arrojarlos al mar para alimentar a los peces. Ustedes ni siquiera serían capaces de encontrar sus huesos. No estoy bromeando, el Presidente Zhou personalmente negociará con ustedes, le sugiero que sea hospitalario con él. Eso es todo lo que tengo que decir, ustedes grandes jefes y funcionarios pueden decidir por sí mismos.”
“¡Pequeño Ye, Tangtang, no se preocupen, definitivamente los rescataremos!!” Fang Zhongping gritó al final, y la línea se cortó.
Solo entonces Hairy Ball liberó la mano con la que cubrió la boca de Tangtang. Tangtang jadeaba pesadamente, ella casi se sofocó.
“Jefe, yo, Old Hairy ya lo he dicho antes, las cosas grandes tienen que hacerse así. Mire cuánto esfuerzo nos ahorramos al secuestrar a estos dos niños, ahora todo es negociable, ¿verdad?”
Xu Zhihong lo ignoró, y miró a Yang Chen con divertimiento y dijo: “Señor Yang, usted puede ser considerado una de las razones por la que estoy en esta posición hoy.”
“¿Qué tiene esto que ver conmigo?” Yang Chen hizo pucheros, él no entendía.
“Si no fuera a causa de su repentina aparición, yo habría hecho a Lin Ruoxi mi mujer hace mucho tiempo al usar mi peón, Lin Kun. No habría sido apuñalado fríamente por ella, y no habría sido empujado hasta el punto de tomar tal riesgo.” Xu Zhihong habló muy tranquilamente, pero cada palabra contenía ira y cualquiera podía decir cómo se sentía.
Yuan Ye y Tangtang no estaban conscientes en cuanto a lo que las palabras de Xu Zhihong para Yang Chen querían decir, pero ambos fueron capaces de decir que Xu Zhihong albergaba una hostilidad profunda hacia Yang Chen. Ambos estaban preocupados por Yang Chen, ya que ambos eran rehenes valiosos y no podían ser lastimados, pero Yang Chen era diferente. De lo que sabían, ¡Yang Chen no tenía respaldo!
Xu Zhihong sonrió nefariamente, luego usó el teléfono modificado para marcar un número.
Cuando él presionó el botón marcar, el teléfono sonó tres veces antes de que se conectara.
“Hola, Lin Ruoxi de Yu Lei…”
Escuchando esta voz familiar, Yang Chen frunció el ceño.
“Oye Ruoxi, es Xu Zhihong. Estoy llamándote especialmente para hacerte saber que tu esposo, el Señor Yang va a morir en un momento, pero no necesitas recoger su cadáver, debido a que no podrás encontrarlo.”
Diciendo eso, Xu Zhihong colgó la llamada sin darle a Lin Ruoxi la oportunidad de responder.
Yang Chen estaba bastante pesimista mientras decía: “Oye, al menos debiste haber dejado que me despidiera de mi esposa, también quiero decirle la contraseña de mi cuenta bancaria. Tengo mucho dinero dejado para ella.”[1]
“No es necesario, una vez que esta colaboración con el presidente Zhou esté completa, Yu Lei International sería mi próximo objetivo.” Xu Zhihong rio sombríamente: “Parece que este es el destino, Señor Yang. Cuando decidí tomar el riesgo y quemar mis botes, no esperaba secuestrarlo, pero fueron secuestrados por mí. Ya que los cielos me están ayudando a matarlo, no seré tímido.”
“¡No tienes permitido lastimar al Tío! ¡¡Tío es inocente!!” Cuando Tangtang escuchó que Xu Zhihong quería matar a Yang Chen, ella inmediatamente gritó.
Yuan Ye también alzó su voz: “¡Yang Chen es mi mejor amigo! ¡Si lo lastimas, mis padres definitivamente no te dejarán ir! ¡Definitivamente te perseguiremos hasta el final!”
Yang Chen se sintió bastante conmovido por estos dos niños. Si él en realidad muriera, ellos probablemente derramarían lágrimas.
“Ustedes mejor preocúpense por sus propias vidas primero.” Xu Zhihong los miró apáticamente, luego llamó a dos de sus hombres que usaban lentes de sol.
Xu Zhihong sonrió cruelmente: “Encadenen sus manos y piernas fuertemente, atenles un ancla, muevan el bote a alguna parte lejana, luego arrójenlo.”
“¡Comprendido!
Los dos subordinados respondieron como máquinas. Ellos sacaron dos esposas, y tras atar las piernas de Yang Chen, pusieron otro par de esposas en las manos de Yang Chen.
De esta manera, las manos y piernas de Yang Chen estaban fuertemente encadenadas.
“Señor Yang, espero que se la pase bien hundiéndose en su viaje al océano.” Xu Zhihong dijo fríamente.
“¿No puedes ser más flexible? Admito que gasté un montón de tu dinero cuando te garronee las comidas, y tomé posesión de la mujer que te gusta. Fuiste bastante lamentable y no fuiste capaz de defenderte con argumentos anteriormente. Sin embargo, como dice el proverbio, este crimen no merece una sentencia de muerte.” Yang Chen dijo felizmente.
“¡Llévenselo!!” Era como si alguien hubiera pisado la cola de Xu Zhihong mientras gritaba furiosamente.
Los dos subordinados inmediatamente levantaron a Yang Chen de ambos extremos, y lo sacaron como si estuvieran cargando una caja grande.
Tangtang y Yuan Ye gritaron, y Tangtang incluso comenzó a llorar, pero no fueron capaces de detenerlos.
Hairy Ball chasqueó su lengua: “En realidad, ese mocoso es bastante bueno para pelear. Si no fuera debido a que estamos ocupados hoy, habría luchado con él antes de que muera.”
Xu Zhihong resopló y dijo: “Si quieres pelear, podrías ir al mar para acompañarlo, los dos podrían pelear cuando se vuelvan fantasmas.”
“Cielos, no, no. Jefe, no haga tales bromas, mejor me quedo con usted, jefe. Obtener algo de dinero, jugar con mujeres, qué fantástico.” Hairy Ball rechazó la sugerencia de Xu Zhihong.
Viendo a Yang Chen siendo cargado y ser hundido profundo en el océano, el humor de Xu Zhihong había mejorado a pasos agigantados. Él tenía una amplia sonrisa mientras decía: “Vamos. Esperemos las buenas noticias del Presidente Zhou en casa.”
“Seguro. ¡Estoy hambriento y no he comido, por favor invíteme a almorzar, jefe! ¡Jeje!” Hairy Ball inmediatamente lo siguió.
Tras caminar unos pocos pasos, Xu Zhihong se dio la vuelta y dijo al líder de sus subordinados que tenía una barbilla larga: “Quédate aquí por ahora. Si hay algún cambio, te llamaré. ¡Ten cuidado, una vez que notes algo mal, dirígete inmediatamente al mar!”
“¡Comprendido!”
Yuan Ye y Tangtang actuaron como si no escucharon eso. En este momento, ambos estaban mirando en aturdimiento a la puerta donde Yang Chen fue visto por última vez por ellos. Tangtang incluso tenía innumerables emociones complejas en sus ojos, era como si hubiera sido petrificada, pues no se movía ni una pulgada.


[1] Trafalgar: Y es verdad XD.
...

También te puede gustar...

0 comentarios