CEO Capítulo 236

21:14

Traductor: Trafalgar
Corrector: Radak

Capítulo 236: Mirando el Océano
Tras ver la emoción que Liu Mingyu tenía, Yang Chen se puso bastante nervioso. ‘¿Ella está tratando de hacer algo más ilegal y ridículo?’ Él pensó.
Cuando una persona había contenido su locura por un tiempo muy largo, ellos serían más aterradores que un lunático debería al liberarse a si mismos.
“¿Qué estás intentando hacer?” Yang Chen preguntó, perturbado.
“Veremos el amanecer aquí mañana. Nunca he visto el amanecer junto a la playa antes.” Liu Mingyu dijo alegremente.
Yang Che por fin se alivió. Si querían ver el amanecer de mañana, ellos tenían que levantarse realmente temprano. Sin embargo, no quería decepcionar el pequeño deseo ingenuo de Liu Mingyu: “Esta bien, tendremos que quedarnos en un hotel aquí entonces.”
Cuando Yang Chen habló acerca del hotel, era el mismo a donde no pudo entrar con Tang Wan, Maple Hotel. Si Tang Wan supiera que este tipo no pudo ir ahí con ella después que se fue, y llevó a otra mujer ahí, Tang Wan estaría tan enfadada que aplastaría su volante.
En el piso 23 del hotel, el balcón de la habitación dando al océano.
Al entrar en la habitación, Liu Mingyu rápidamente abrió la puerta de vidrio y caminó hacia el balcón. Ella miró al océano interminable el cual se veía como un espejo negro tranquilo.
Yang Chen abrazó la cálida y suave cintura desde atrás y apoyó su cabeza sobre su hombro. Él dijo: “No lo mires más. ¿Por qué quieres mirar el océano en la noche? Podemos ver el amanecer mañana en la mañana.”
Cuando Liu Mingyu sintió que las manos de Yang Chen se arrastraron de su vientre a su escote, ella se entumeció y se estimuló. Ella enojadamente se dio la vuelta y rodó sus ojos: “¿Por qué estás tan impaciente? Yo incluso vine aquí contigo. ¿Crees que no te lo daré?”
‘¡Por supuesto que estoy impaciente! No sólo me contuve por un rato, ¡he estado resistiendo desde que Tang Wan se fue!’ él pensó.
“Pequeña Yu, sé una chica buena. Ve y ten un baño.”
“No, quiero sentarme aquí por un rato más…”
“Pescarás un resfriado así. Sé obediente y ten un baño….”
“No quiero. Mirando tu actitud pervertida e impaciente, haré todo lo contrario y no te lo daré.”
Mirando a la traviesa Liu Mingyu, él finalmente supo qué hacer: “Está bien, no tomarás un baño también.”
“Sí, eso es. Acompáñame a ver el océano.” Liu Mingyu dijo felizmente.
Yang Chen reveló una sonrisa vil: “Dije que no tomarás un baño, pero todavía tenemos que hacer las cosas que necesitamos hacer…”
Sin esperar que Liu Mingyu responda, Yang Chen le dio la vuelta. Sus manos se estaban sujetando de las barandillas del balcón. Sorprendida, ella de repente sintió frío en sus nalgas.
Ya que ella estaba usando un vestido, y solo tenía medias negras adentro, ¡Yang Chen al instante levantó su falda y expuso el par de nalgas regordetas y atractivas a través de las cuadriculas y en el aire!
“Yang Che… Tú… Qué estás haciendo…” Liu Mingyu se puso ansiosa que casi gritaba. ‘¿¡Este tipo quiere hacerlo en el balcón?!’ ella pensó.
“Jeje, estamos mirando el océano. Supongo que no podemos hacer nada cuando las flores florecen en la primavera. Ya que el otoño está aquí, puedes recitar las letras de la ‘Canción de la Primavera’ mientras miras el mar. ¡Jaja!” Yang Chen dijo y rio. Él usó una mano para presionarla sobre el cuerpo de Liu Mingyu para evitar que se mueva, y usó la otra para quitar la última capa de ropa hasta sus rodillas…
En este momento, había balcones de diferentes diseños en ambos lados, bastantes de los cuales todavía estaban iluminados. No era seguro cuando las otras personas del hotel saldrían para disfrutar el paisaje.
Cuando el viento sopló y las olas del mar silbaron, los gemidos de Liu Mingyu fueron encubiertos mientras la risa de Yang Chen se esparció en el aire.
Liu Mingyu quien consumió una cantidad considerable de alcohol en la noche, sintió que una mano estaba consolando su lugar sensible íntimo, haciendo que sus exquisitas caderas se sacudan suavemente. Su rostro se volvió rojo como si estuviera sangrando, ella sintió que su área pequeña de inmediato se empapó. Mientras procuraba su mejor esfuerzo para resistir la comezón, ella se sintió particularmente vacía…
Su cuerpo entero sintió que colapsaba. En el fondo de su corazón, a ella probablemente le gustaba los entornos especiales como este, le gustaba los movimientos rudos de Yang Chen…
Aunque ella sólo había tenido un encuentro de una noche con Yang Chen no hace mucho, ya había estado ansiando por otra experiencia. A la edad donde su deseo sexual estaba en su punto de apogeo, su patrón lentamente se volvió más y más evidente a medida que era provocada por Yang Chen, y luchaba contra el golpe del viento frío.
“Por favor… Por favor deja de juguetear…” Liu Mingyu rogó.
A medida que Yang Chen admiraba la vista de la mujer quien estaba tan suave que apenas podía moverse, él pellizcó y jugó con la carne rosada de Liu Mingyu: “¡Qué piensas? ¿Es romántico hacer algo que quieres en el balcón, enfrentando el viento y viendo el cielo amplio?”
“Eres un niño travieso…” Lui Mingyu sujetó las barandillas del balcón con ambas manos antes de extender su elegante y delgada cintura y levantar sus firmes y bien formadas nalgas. Esta posición le causaba mucha vergüenza. Sin embargo, bajo la provocación y los toques de Yang Che, ella no pudo evitar impacientarse ya que él se rehusaba a llevar a cabo la actividad sexual.
Yang Chen sintió que era tiempo. Él extendió sus brazos hacia ella antes de manosear su papaya abierta y fangosa: “No flexiones tus piernas después…” Él dijo.
“Mmh…” Liu Mingyu no pudo hablar más, solo podía abrir sus brillantes labios rojos un poco.
Cuando el calor entró en su espacio frío y vacío en su cuerpo, Liu Mingyu tembló a medida que sentía que se estaba quedando sin aliento.
Mientras la felicidad golpeaba como mareas, Liu Mingyu inmediatamente olvidó dónde estaba. El alcohol que consumió antes la aturdió. Ella se expresó completamente a sí misma a medida que atendía a Yang Chen.
La noche prolongada pasó realmente rápido.
La mañana siguiente, el cielo lentamente se iluminó.
Cuando Yang Chen despertó de la cama sin camisa, Liu Mingyu estaba dentro de la sábana blanca por completo, solamente algo de su cabello se podía ver.
“Despierta, Cerdo Perezoso. Es hora de ver el amanecer.” Yang Chen dijo felizmente mientras golpeaba el trasero de Liu Mingyu.
Liu Mingyu lentamente salió de la sábana mientras hacía algunos sonidos extraños de somnolencia. En este momento, esta mujer madura se veía como una pequeña niña pidiendo dulces.
“Es todo por ti… Que no puedo despertar…” Liu Mingyu se quejó. Ella realmente dio todo ayer en la noche. Débilmente podía sentir que su cuerpo inferior no se había recuperado del entumecimiento.
Sonriendo, Yang Chen metió sus manos dentro la sábana de Liu Mingyu antes de ejercer fuerza hacia arriba para levantarla.
“¡Ah!” Liu Mingyu gritó en sorpresa. Yang Chen la cargó junto con la sábana.
Yang Chen cargó a Liu Mingyu quien estaba dentro de la sábana horizontalmente antes de besarla en su tierna mejilla: “Está frío afuera, te cargaré así para disfrutar el amanecer.” Él dijo.
Tan pronto como terminó de hablar, él llevó a Liu Mingyu al balcón. El viento frío golpeó en su cuerpo solido y firme, el cual no parecía tener el más mínimo efecto.
“Ve y ponte ropa. Pescarás un resfriado así…” Liu Mingyu dijo, preocupada. Ella podía sentir el frío incluso cuando estaba dentro la cobija.
“Sé muy claramente cuán fuerte es mi cuerpo, estaré bien.” Yang Chen dijo antes de guiñar el ojo.
Liu Mingyu se sonrojó. Mirando los ojos de Yang Chen los cuales traían gentileza y profundidad, Liu Mingyu sintió un sentimiento complicado el cual pasaba uno por uno.
A medida que el amanecer apareció en el cielo, Liu Mingyu por fin apartó su vista de Yang Chen y miró a la dirección del amanecer tranquilamente.
“Yang Chen…”
“¿Si?”
“¿Has traído a otra mujer para ver el amanecer contigo antes?”
“…No.”
“Estoy realmente feliz que puedo ser tu primera vez también.”
Yang Chen se sorprendió. Él bajó su cabeza para mirar a la increíblemente pacífica Liu Mingyu. Su rostro brilló por el amanecer, haciéndola verse particularmente brillante.
La culpa de repente surgió en el corazón de Yang Chen. ‘Soy en efecto muy codicioso. Las mujeres a mi alrededor son infelices’ él pensó.
“Pequeña Yu… Lo siento. Soy muy terco cuando se trata de esto… Siempre he pensado que la mejor forma para manejar una relación es tratar a todas las que me gustan con sinceridad, en vez de dejarlas ir. Esto puede parece como una excusa por mi irresponsabilidad, pero todavía lo haré.” Yang Chen dijo mientras revelaba una sonrisa de auto-despreciativa: “Te trataré bien.”
Liu Mingyu se mantuvo callada a medida que bajaba su cuerpo antes de apretar su cabeza en el pecho de Yang Chen.
El momento tranquilo pero romántico de repente fue interrumpido por una llamada telefónica.
Yang Chen miró a Liu Mingyu mostrando arrepentimiento y la cargó de vuelta a la cama antes de alcanzar su teléfono.
Era una llamada de Rose, lo cual hizo a Yang Chen sorprendido.
“Rose bebé, ¿por qué me estás llamando tan temprano en la mañana?”
Rose no sonaba muy relajada: “Esposito, ¿es que no estabas en casa anoche?”
“Sí, pasé mi noche afuera.” Yang Chen dijo. Él sintió que algo malo había sucedido.
*Suspiro*, lo sabía…” Rose dijo.
“¿Qué pasó? ¿Algo pasó en casa?” El rostro de Yang Chen se volvió sombrío.
“Me pediste enviar a algunas personas para proteger a tus miembros familiares. Envíe a cuatro hombres altamente cautelosos ahí para proveer protección en secreto, y les dejé reportarme diariamente. Esta mañana, de repente perdí contacto con ellos. Envié a alguien para inspeccionarlos inmediatamente, solo para descubrir que ellos…. Estaban inconscientes como resultado de ser envenenados.”
“Entonces, ¿qué hay de la situación dentro de la casa?” Eso era de lo que Yang Chen estaba más preocupado.
“La puerta del bungaló estaba totalmente abierta toda la noche. No… No había nadie adentro.”
“Entiendo.” Yang Chen dijo antes de terminar la llamada. Tomando un aliento profundo, se dio la vuelta para mirar a Liu Mingyu quien parecía confundida: “Tengo algo urgente con qué tratar. Ya no puedo desayunar contigo. Ya pagué la cuota para esta habitación. Puedes salir después, y conseguir un auto para llevarte a la empresa.”
Mirando a Yang Chen quien quería irse nerviosamente, Liu Mingyu preguntó con nerviosismo: “Yang Chen, ¿pasó algo? ¿Necesitas que vaya contigo?”
“Está bien bebé.” Yang Chen dijo a medida que sonreía de forma relajada antes de salir rápidamente de la habitación.
Yang Chen corrió todo el camino hasta el estacionamiento. Tras encender su auto, se dirigió al bungaló en Dragon Garden.
Durante el viaje, Yang Chen llamó a Rose otra vez y le pidió revisar la ubicación de Lin Ruoxi y Wang Ma a través de la red del bajo mundo. Aunque la tasa de éxito era pequeña, él todavía tenía que intentar.
Ser capaz de envenenar a los hombres altamente habilidosos de Rose, y llevarse a dos adultos solo probaba que el culpable no era un ladrón ordinario. Los ojos de Yang Chen estaban quemando con intención asesina.
Afortunadamente, el otro lado secuestró a Lin Ruoxi y Wang Ma. Parecía que ellos querían tener algún tipo de negociación con él. Si esto fuera el caso, las dos mujeres deben estar a salvo por ahora. Yang Chen urgentemente quería saber quién era el culpable.
Independientemente de quién era el otro lado, Yang Chen no planeaba dejar misericordia ya que ellos pusieron sus manos sobre su mujer cuando él no estaba en casa.
Cuando llegó al bungaló en Dragon Garden, la puerta en efecto estaba totalmente abierta.
Yang Chen rápidamente se bajó del auto, y corrió hasta la sala. No parecía haber ningún cambio aparente, ni siquiera signos de buscar cosas.
Yang Chen frunció el ceño y corrió al segundo piso en su propia habitación. Efectivamente, se había registrado antes. Su ropa y otras cosas estaban arrojadas en el piso.
Al mismo tiempo, ¡había un pedazo de papel blanco con escritura blanca colocada limpiamente sobre la cama de Yang Chen!
Yang Chen caminó hacia delante y agarró la nota.
“Su Majestad Plutón, el lugar donde se hospeda es muy grande. Encontrar la Piedra de Dios no es tarea fácil. Esperaremos por su llegada pacientemente en Xinglin del Jardín Botánico del Sur en Zhonghai. Usaremos a los atesorados miembros familiares de Su Majestad a cambio de la Piedra de Dios — Tengu.”
El papel fue hecho pedazos por Yang Chen. Tras contemplar por un breve momento, él hizo una llamada a Rose.
“Rose babé, pide a tu gente que deje de buscar. El enemigo esta vez no es alguien con el que puedan tratar.”

Cuando Rose escuchó cuán fea era la voz de Yang Chen, ella no dijo mucho excepto: “Ten cuidado,” antes de terminar la llamada.

También te puede gustar...

0 comentarios