CEO Capítulo 238

21:32

Traductor: Trafalgar
Corrector: Radak

Capítulo 238: Crédito
Yang Chen ignoró a Cai Ning por completo mientras miraba el pedazo de papel en su mano. Una coordinada geográfica estaba escrita dentro. Era asumible que Lin Ruoxi y Wang Ma estaban allí.
“Esposito, por fin me llamaste. ¿Está todo resuelto?”
“Sí… Rose, ayúdame a buscar una coordenada y envía a tus hombres para una misión de rescate.”
Tras decirle a Rose la coordinada dada por Hannya, Yang Chen terminó la llamada y alzó su cabeza, solo para descubrir que Cai Ning estaba de pie delante de él sin moverse. Frunciendo el ceño, dijo: “Si quieres verme como el criminal, puedes arrestarme para verme con tu estúpido general. Puedo decirte directamente. Ya que tu hermana es amiga cercana de Ruoxi, no te mataré, pero anularé tus habilidades.”
“Tal arrogancia…” Cai Ning sabía que Yang Chen estaba diciendo la verdad. En efecto, ella quería lanzar todos los dardos que tenía sobre este hombre por el enojo, si pudiera.
Yang Chen dejó de ponerle atención y caminó hacia la dirección de la que vino.
Cuando subió a su auto, recibió una llamada de Rose. Ya que todo Zhonghai tenía hombres de la Sociedad de las Espinas Rojas, ubicando los objetivos no tomó mucho tiempo.
“Esposito, afortunadamente fuimos ahí pronto. De lo contrario estarían en problemas.” Rose dijo.
“¿Dónde están?” Yang Chen preguntó tranquilamente, pero estaba temblando en el fondo de su corazón.
Rose respondió: “Mis hombres del Oeste las localizaron en una piscina detrás de una planta de agua natural. Estaban inconscientes y atadas ahí. El agua lentamente llenaba la piscina. Si llegábamos allí 15 minutos después, probablemente ya se estarían ahogadas.”
Yang Chen se sintió realmente irritado. Obviamente, Tengu y los demás no dudarían en matar. Si no le decían la coordinada, Lin Ruoxi y Wang Ma sin duda estarían ahogadas.
“Gracias, Rose bebé. Déjalas en la estación de policía.” Yang Chen dijo. Al mismo tiempo, él añadió a Tengu y los otros dos a la lista negra en su corazón.
Tras terminar la llamada, Cai Ning apareció detrás de Yang Chen. Ella dijo: “El General está muy enfurecido. Dijo que estaba muy decepcionado de ti.”
Yang Chen se dio la vuelta furiosamente, con sus ojos tornándose rojos: “Quiero visitar la estación de policía para buscar a mi esposa y Wang Ma. Mejor deja de hablar sobre tu general de mierda. Él es un pedazo de mierda en mis ojos. Si te atreves a recordármelo de nuevo, ¡lo mataré!”
Notando la intención asesina increíblemente concentrada, Cai Ning rápidamente se alejó y no pudo hablar una palabra. Ella sintió que las lágrimas se saldrían de inmediato pero fueron detenidas enérgicamente por ella.
Tras subir al auto, Yang Chen encendió el motor y condujo hacia la estación de policía en el Oeste.
Él tenía que ver a Lin Ruoxi y Wang Ma con sus propios ojos para sentirse realmente aliviado.  No quería preocuparse por nada más.
Cai Ning miró el auto de Yang Chen alejándose. Después de estar de pie en el mismo lugar por un rato más, presionó un botón en el receptor en su oreja.
“General, Yang Chen se fue.”
“Flower Rain, regresa a la división. Busca las fronteras de todo Zhonghai estrictamente. ¡No debemos permitir que los tres de la Secta Yamata escapen a Japón!”
“Sí… Pero, General, Ruoxi casi murió. ¿No quiere visitarla?”
“No hay necesidad, hay tareas más importantes.”
“Entendido…”
“Oh si, ¿a dónde está yendo Yang Chen? ¿Le está siguiendo el rastro a los tres de la Secta Yamata?”
“Él está yendo a la estación de policía para visitar a Ruoxi y Wang Ma…”
“….”
Al mismo tiempo, Tengu y los otros dos dejaron de correr en una franja escondida en el Sur.
Tras asegurarse que no eran seguidos, los tres revelaron una sonrisa.
Tengu abrió su palma, revelando el cristal el cual estaba reflejando luz oscura — La Piedra de Dios. Él no pudo evitar reír en voz alta.
“La conseguimos… Finalmente… ¡La conseguimos! Podemos convertirnos en dioses… ¡Convertirnos en dioses!”
Tanuki caminó hacia Tengu felizmente y palmeó su hombro. Mirando la piedra en su palma, él dijo: “Lord Tengu, déjeme darle una mirada. ¿Es esta roca realmente tan impresionante?”
Tengu inmediatamente puso la Piedra de Dios de nuevo dentro de su camiseta. Él advirtió: “Tanuki, conseguí esta cosa a través de mi plan cuidadosamente adaptado. Antes de que la Piedra de Dios sea entregado al líder, no se lo entregaré a nadie más.”
“Wow, Lord Tengu, ¿Cree que Hannya y yo robaríamos su crédito? ¿Por qué insiste en mantener la roca usted mismo? ¿Usted posiblemente quiere guardarlo para usted mismo?” Tanuki preguntó con una sonrisa astuta.
“¡Tanuki! ¡Estás insultado mi lealtad hacia el líder! ¡No intentes desafiar mi límite!” Tengu gritó furiosamente.
Tras escuchar lo que dijo, Hannya soltó una sonrisa fría: “Tengu, antes de que vengamos a este país, el Líder dijo que yo estaría llevando a cabo el plan. Aunque tuviste éxito, desobedeciste la orden del Líder al seguir con el equipo. No creas que puedes escapar del castigo del Líder.”
“¡Hmph! Hannya, aunque me gustas, solo quiero entregar la Piedra de Dios al Líder. Cada castigo sería anulado en ese momento. ¡También le pediré al Líder que te haga mi mujer!” Tengu dijo fuerte conforme sonreía.
Hannya lo miró fríamente: “Creo que debes pasar la Piedra de Dios a Tanuki.” Ella dijo.
“¿Por qué? Yo fui el que logró obtener la piedra de Dios. ¡¿Por qué debo dárselo a ustedes dos gente inútil?!” Tengu dijo furiosamente.
“Jeje…” Tanuki rio con astucia: “¿Por qué? Es porqué vas a morir ahora.”
Tan pronto como terminó de hablar, Hannya de repente despareció de su posición original, dejando humo atrás.
Tengu estaba estupefacto. Siendo un Jinnin también, de inmediato supo que Hannya iba a matarlo.
“¡Hannya! ¡¿Realmente quieres morir con tantas ganas?!”
Una luz profunda brilló en los ojos de Tengu. Una cuchilla corta apreció en su mano de la nada. Él entonces aterrizó un ataque en su dirección Noreste.
¡Golpe!
Hannya apareció de la nada. Su cuchilla corta fue bloqueada horizontalmente.
Tengu rió fríamente conforme reunía fuerza para empujar a Hannya enérgicamente. De repente, su cuerpo entero se sacudió, sus rodillas no pudieron sostenerlo más, ¡haciéndolo arrodillarse en el suelo!
¡Puff! Tengu vomitó una bocanada de sangre fresca mientras gritaba en agonía antes de caer en el suelo.
Tanuki reveló la misma sonrisa astuta conforme pisaba el pecho de Tengu: “Tengu, estabas tan feliz cuando tenías la Piedra de Dios, que ni siquiera notaste que te envenené. ¡Jaja!”
Tengu jadeó y quiso decir algo. A medida que la escena cuando Tanuki palmeó su hombro apareció, él de repente fue enfurecido antes de vomitar sangre de nuevo.
“Jeje, Hannya, tu veneno es realmente efectivo. Este perro es de hecho tonto. Su cuerpo es fuerte como una vaca, no esperaba que cayera tan pronto.” Tanuki dijo en desprecio.
Manteniendo su expresión fría, Hannya se inclinó y agarró la Piedra de Dios de la mano de Tengu relajadamente: “Tengu, traicionaste la orden del Líder. Incluso si fuiste el que consiguió la piedra primero, todavía serías el traidor de la organización. Tanuki y yo te ayudaremos a dársela al Líder.”
“Exacto, exacto. ¿Debemos llevarte cuando dejemos China? ¿O debes ser enterrado aquí?” Tanuki dijo. Frotando su mano, él giró hacia Hannya y dijo con una sonrisa: “Señorita Hannya, ¿puede dejarme darle una mirada a la Piedra de Dios?”
Hannya lo miró con una mirada de muerte antes de arrojar la piedra de Dios a Tanuki.
“De hecho usted es la hija del Líder. Usted no es mezquina como él.” Tanuki comentó felizmente. Cuando jugaba con la Piedra de Dios, codicia se podía ver en sus ojos.
Hannya dijo fríamente: “Tanuki, mejor no hagas nada divertido. Excepto por el Líder, nadie más sabe cómo usar la piedra de Dios.”
“Lo sé, lo sé…” Tanuki dijo con una sonrisa: “Señorita Hannya, sólo no puedo espera más. Espero transformarme en un dios… Jeje...”
En el bosque completamente silencioso, allí hacía eco la risa perversa de Tanuki.
Por otro lado, Yang Chen llegó a la estación de policía en el Oeste.
Ya que no era la primera vez de Yang Chen aquí, los oficiales aquí sabían que este hombre parecía estar relacionado a la jefa de policía. Nadie avanzó para detener a Yang Chen de entrar.
Entrando en la enorme oficina adentro, Yang Chen inmediatamente vio a Lin Ruoxi y Wang Ma. Las dos estaban sentadas junto a un enorme escritorio, haciendo grabaciones legales juntas.
Puesto que las dos estaban completamente empapadas, ellas se cambiaron a ropas sencillas y usaban un abrigo de policía por encima.
Sin embargo, el cabello de Lin Ruoxi no se había secado todavía, el agua estaba goteando. Debido al frío, sus labios se volvieron pálidos mientras se veía deprimida.
Siendo una amiga cercana y la jefa de policía, Cai Yan había estado junto a ellas desde el principio, viéndose preocupada. Viendo que Yang Chen entró en la oficina, su expresión se volvió un poco alegre: “Yang Chen, estás aquí.”
 Wang Ma se dio la vuelta y gritó: “Joven Amo.” Tan pronto como vio a Yang Chen. Ella no se veía demasiado bien ya que había experimentado tal experiencia terrible a tal gran edad.
Lin Ruoxi pareció como que no oyó nada. Ella sólo se sentó silenciosamente allí.
“Perdón por llegar tarde. Ustedes han sufrido,” Yang Chen dijo. Viendo a las dos que se veían sombrías, su corazón dolió a medida que sentía remordimiento.
Lin Ruoxi alzó su cabeza y miró a Yang Chen en la entrada. Una vaga sonrisa de pronto apareció en su rostro: “Ni siquiera sabemos cómo fuimos secuestradas y cómo volvimos. ¿Qué diferencia hace si llegabas antes? Sólo estarías destinado a ser secuestrado con nosotras.”
Inicialmente, Yang Chen estaba mentalmente preparado para conseguir un regaño de Lin Ruoxi o conseguir un trato frío de ella. Sin embargo, no solo ninguno de ellos sucedió, Lin Ruoxi no quería que Yang Chen se molestara, haciendo que Yang Chen se sienta sorprendido.
‘Si yo estaba en casa, ustedes ni siquiera serían atrapadas,’ él pensó. Sin embargo, no quiso decirlo.
“Ruoxi, prometo que no pasará de nuevo. Las protegeré adecuadamente.” Yang Chen dijo en serio.
Lin Ruoxi sacudió su cabeza: “Yang Chen, no necesitas hacer esto. Aunque a menudo me sacas de quicio, no soy una mujer irrazonable. Esto no sucedió por ti. No te culpo por pasar tu noche afuera. Antes de que nos casáramos, dije que tendrías tu libertad. Nosotras siendo secuestradas no tiene nada que ver contigo. Puedes volver a trabajar.”
“Sí, Joven Amo, la Señorita y yo no lo culpamos en absoluto. Esos hombres malos debieron haber venido a nuestra casa por dinero. Si usted estuviera en casa, sería más peligroso.” Wang Ma dijo. Ella no quería que Yang Chen se culpe a sí mismo tampoco.
Lin Ruoxi era una excepcional mujer de negocios. Aunque fue secuestrada y casi ahogada,  ambos de los cuales sucedieron por razones desconocidas, ella todavía podía mirar a la situación con caridad y con racionalidad.
*Suspiro*. Yang Chen podía sentir cuales eran las intenciones de las dos. Wang Ma siempre había estado en su lado, pero incluso la normalmente fría Lin Ruoxi le pidió no alterarse. Yang Chen solo sentía un dolor desgarrador en su pecho.
‘Puede que a ella no le guste, pero se preocupa por mis sentimientos. ¡No puedo decirles que la verdadera razón que fueron secuestradas, todo fue a causa de la cosa en mis manos!
Cai Yan quien había estado de pie en silencio a un lado caminó hacia Yang Chen conforme sentía pena. Ella dijo: “Antes de que vengas, recolectamos la información que necesitábamos. Ruoxi y Wang Ma deben estar cansadas ahora, puedes llevarlas a casa.”
Yang Chen asintió y avanzó para apoyar a Wang Ma para levantarse antes de girarse hacia Lin Ruoxi, diciendo: “Ruoxi, vamos a casa.”
“Sí…” Lin Ruoxi se levantó y siguió a Yang Che por unos pasos antes de detenerse. Dándose la vuelta, dijo: “Yanyan, asistiremos a la cena la próxima semana.”
“¿Ustedes?” Cai Yan preguntó en shock. Ella entonces miró a Yang Chen quien se veía confundido.
Yang Chen preguntó: “¿Qué cena?”
“Te diré cuando estemos en casa. Vámonos.” Lin Ruoxi dijo. Tras decir adiós a Cai Yan, ella se dio la vuelta y salió de la oficina.
...

También te puede gustar...

0 comentarios