ATG Capítulo 839

00:50

Traductor: Trafalgar
Corrector: Radak


Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 839 - Intención Asesina Que Llenaba el Cielo
Una sorprendente aura y fuerza que causó que dos Maestros Sagrados sean empujados hacia atrás al mismo tiempo. Indudablemente, Huangji Wuyu, Qu Fengyi, y Ye Meixie se sintieron conmocionados. Además, esta aura obviamente no pertenecía a Xuanyuan Wentian… ¿¡Desde cuando tal figura apareció en el Continente Cielo Profundo!?
Conforme miraban a la chica vestida en ropa de colores descendiendo desde el cielo, todos ellos estaban estupefactos.
¿Una chica?
Por un ligero momento, la figura de Jazmín destelló pasando sus mentes y sus corazones se estremecieron fuertemente. Sin embargo, aunque esta chica en ropa de colores poseía un aura aterradora, era completamente diferente a la presión absoluta de Jazmín la cual les causaba sentirse como que fueran tan insignificantes como hormigas. A pesar de eso, era todavía suficiente para causarles sentir presión en sus corazones lo cual significaba que su fuerza estaba en el mismo nivel como las suyas.
No obstante, como los tres Maestros Sagrados que gobernaban sobre el Continente Cielo Profundo, ellos jamás habían visto a esta jovencita en ropa de colores antes. Ellos también no sabían que en realidad había tal existencia que posiblemente podía rivalizar con ellos.
En efecto, ellos no habían visto a esta jovencita en ropa de colores antes… Debido a que ella no pertenecía al Continente Cielo Profundo sino había venido desde el distante Reino Demoníaco Ilusorio.
¡La Pequeña Emperatriz Demonio!
Mientras apresaba al Duke Ming y removía la más grande amenaza, durante el proceso de limpieza de Ciudad Demoníaca Imperial, la Pequeña Emperatriz Demonio se dio cuenta que había espías dejados atrás en Ciudad  Demoníaca Imperial por el Supremo Palacio del Océano y la Región Poderosa Espada Celestial hace cien años. De eso, ella dedujo que el Supremo Palacio del Océano y la Región Poderosa Espada Celestial podrían haber posiblemente sabido de los cambios que sucedieron con el Reino Demoníaco Ilusorio durante este tiempo y esto muy probablemente causaría inmenso peligro para Yun Che quien había regresado.
A causa de su preocupación por Yun Che, ella había venido al Continente Cielo Profundo sola en el día que el anillo divisor espacial recuperó su fuerza. Apoyándose en el aura emitida debido al linaje del Cuervo Dorado, ella finalmente había encontrado a Yun Che. Sin embargo, cuando lo encontró, ella vio que él estaba cubierto de sangre y más de la mitad de su cuerpo ya había quedado en un estado muerto. 
“Joven dama, ¿quién es usted? No parecemos conocernos mutuamente, ¿por qué quiere atacarnos?” Huangji Wuyu fue adelante, sonrió y dijo tranquilamente.
La Pequeña Emperatriz Demonio descendió y no mostró alguna preocupación hacia Huangji Wuyu. Ella estiró sus manos blancas como la nieve y suavemente presionó en medio de la frente de Yun Che sin moverse por algún tiempo.
“Pequeña niña, quién… ¿Eres?” Feng Xue’er no detuvo su acercamiento o contacto en cambio preguntó con shock.
La jovencita que estaba por su lado tenía apariencia tan exquisita que era ilusoria. Sobre su rostro que incluso podía causar que el sol y la luna se pongan celosos estaba una fría, expresión escalofriante. En cuanto a la pregunta de Xue’er, ella no tuvo la más mínima reacción conforme se mantenía mirando a Yun Che quien estaba cubierto de sangre, cuyos órganos estaban todos destruidos. Su expresión glacial todavía no cambiaba en lo más mínimo. Sin embargo, Feng Xue’er había notado que sobre su pequeña mano que estaba en contacto con la frente de Yun Che, sus suaves dedos de jade parecían estar temblando ligeramente.
¡Bang!
Sobre la punta del dedo de la Pequeña Emperatriz Demonio, una bola de llamas doradas se encendió. Ellos también encendieron la impresión del Cuervo Dorado en medio de la frente de Yun Che. No obstante, la originalmente llamativa impresión de fuego brillante estaba ahora completamente oscura.
La Pequeña Emperatriz Demonio frunció el ceño ligeramente. Con su dedo tocando la impresión del Cuervo Dorado, ella comenzó a inyectar rápidamente profunda energía dentro del cuerpo de Yun Che sin restricción. Esto causó que la superficie del cuerpo de Yun Che brille con una opaca luz dorada.
Los tres se miraron el uno al otro conforme sus cejas se arrugaban apretadamente debido a que esta jovencita, quien era completamente misteriosa, ella obviamente conocía a Yun Che. Sin embargo, ella había estado intentando su mejor esfuerzo para ayudar a una persona muerta a tratar sus heridas… Esto era simplemente ridículo.
“Joven dama,” Huangji Wuyu habló de nuevo, “Aunque yo realmente quiero saber quien es usted, el hombre muerto a sus pies es mucho más importante para nosotros. Le sugiero que se marche de inmediato. No se meta en problemas innecesarios a causa de alguna persona muerta.”
“Hmph, especialmente si estás ofendiendo a tres de las personas en este mundo que menos debes ofender.” Ye Meixie llanamente añadió.
La llama en las puntas de los dedos de la Pequeña Emperatriz Demonio se extinguió.
Poco a poco, ella se dio la vuelta y una intención asesina tan fuerte que parecía como que se hubiera generado desde el infierno llenó el aire. En el cielo, las nubes dejaron de moverse, la briza de la montaña dejó de soplar; El polvo y las hojas cayendo todo se quedó fijado en el aire. Una incomparable frialdad que perforaba los huesos parecía haber sellado todo en este mundo en hielo.
La expresión de los tres pareció cambiar inmediatamente. La jovencita en ropa de colores tenía un aura extremadamente fuerte la cual causó que Huangji Wuyu intente persuadirla para irse después de la consideración. Sin embargo, él no se imaginó que ella de repente explotaría con tal aterradora intención asesina.
Sus ojos permanecían calmados y apagados, como si nunca tendrían alguna emoción. No obstante, ¡esta intención asesina que llenaba los cielos obviamente había significado que ella quería destruirlos a toda costa y molerlos a polvo!
“Interesante. Hpmh, tu aura es de hecho aterradora pero es una lástima que no sepas quien está de pie delante de ti.” Ye Meixie rio fríamente.
El cuerpo de la Pequeña Emperatriz Demonio se sacudió y ella inmediatamente apareció en frente de ellos tres. Alzando su tierno brazo poco a poco, la temperatura del mundo pareció elevarse a un ritmo aterrador.
“Déjenme manejarla.” Qu Fengyi se puso de pie en frente y dijo con un ceño fruncido, “Ustedes vayan y consigan el cuerpo de Yun Che primero. Es mejor si pueden controlar a Feng Xue’er también. Es probable que Yun Che le entreó el Espejo de Samsara antes de que muera.”
“No seas descuidada.” Huangji Wuyu advirtió, “Esta jovencita no es normal. No fue suerte que ella los obligara a retroceder anteriormente.”
“¡¡Im…per… do… na… ble!!”
La Pequeña Emperatriz Demonio finalmente habló. Una palabra y aún ello perforó sus corazones. Aunque el aire obviamente se había vuelto extremadamente infernal, ellos tres solo sentían frío y escalofríos.
“¡Hmph! ¡Sobrestimándote a ti misma!”
Las cejas de Qu Fengyi se hundieron conforme gritaba con severidad. Su cuerpo no se movió sino destelló con una luz púrpura. Encima del cielo soleado, el retumbar del trueno de repente pudo escucharse y numerosas franjas de rayo se podían ver cayendo. En el cielo encima que se había vuelto púrpura, fuertes ruidos se podían oír agrupándose. En el parpadeo de un ojo, un masivo dragón de rayo que era de trescientos metros se había formado. Una masiva garra de dragón apareció del rayo púrpura agrupándose, causando que el rayo alrededor aullara. Con cada impacto del rayo, el espacio se contraía violentamente.
“Parece como que Qu Fengyi de verdad no sobreestimó a esta jovencita. Ella en realidad usó su ‘Bestia de Rayo’ directamente.” Huangji Wuyu murmuró.
La tan llamada ‘Bestia de Rayo’ era obviamente no un dragón de rayo real. Ello estaba en el más alto nivel del profundo arte núcleo del Supremo Palacio del Océano, ‘Bestificación de Rayo’.
Dentro del Continente Cielo Profundo, la habilidad para confiar en la fuerza de uno para producir el espíritu de rayo del nivel más bajo casi sería suficiente para hacer a esa persona un  gran maestro. ¡En el nivel de Qu Fengyi, ella podía hacer que tal aterradora bestia de rayo aparezca!
Roarrr----
Un aterrador rugido llenó los cielos a medida que dos masivas garras de dragón atacaban a la Pequeña Emperatriz Demonio con el ensordecedor ruido del trueno.
“Ahh―― ¡¡Ten cuidado!!” Xue’er gritó en shock conforme abrazaba a Yun Che y se retiraba.
Los profundos practicantes normales nunca podrían esperar ver algo como la ‘Bestia de Rayo’ en sus vidas. Su poder aterrador era también algo que un profundo practicante normal no podría imaginarse. Simplemente el aura de ello solo podría causar que el alma de uno dejara el cuerpo en un instante.
Como el Soberano de los Mares, Qu Fengyi ya estaba muy acostumbrada a estar encima del resto. Aunque ella era arrogante, definitivamente no era una persona irracional. Enfrentando el aura inusual de la Pequeña Emperatriz Demonio, ella no fue descuidada en lo más mínimo. Cuando atacó, ella ya había usado el nivel más alto de las leyes del rayo.
Al mismo tiempo que la bestia de rayo caía, el cuerpo de Qu Fengyi también se había vuelto una silueta de rayo púrpura y destelló hacia la Pequeña Emperatriz Demonio. Hace diecinueve días, en el Supremo Palacio del Océano, en la presencia de Jazmín, ellos juraron nunca ir contra Yun Che jamás por miedo. Como había numerosas potencias del Cielo Profundo presentes entonces, ellos robando el Espejo del Samsara hoy no debería ser revelado. Ella usando la bestia de rayo inmediatamente era tal que pudiera eliminar inmediatamente este obstáculo que apareció de la nada.
El dragón de rayo cayó directamente desde los cielos y la presión era tan horrible que era como si el fin del mundo estuviera aproximándose. Sin embargo, Qu Fengyi, quien estaba precipitándose hacia la Pequeña Emperatriz Demonio, de repente se dio cuenta de que ella ni siquiera miró arriba hacia al dragón de rayo en el cielo. Sus sombríos ojos oscuros estaban actualmente mirándola sin ninguna emoción. Los ojos que parecían brillar eran como estrellas titilando en el cielo.
El corazón de Qu Fengyi de pronto se tornó frío.
La Pequeña Emperatriz Demonio alzó su palma y las Llamas del Cuervo Dorado estallaron en el cielo… Inmediatamente, el mundo ante Qu Fengyi se volvió en un mar de fuego dorado apagado.
Viendo las llamas explotando de repente apareciendo en frente de sus ojos, incluso antes de que ella lograra sentir el calor abrasador de las llamas, todas las venas en su cuerpo se pasmaron y sintió un sentido de temor en su corazón… Ella solo se había encontrado una cosa tal como el miedo dos veces en sus mil años de vida. La primera vez fue hace diecinueve días en la Arena del Dios del Mar. Esta vez, aunque no era tan intenso como la vez anterior, todavía era un legítimo miedo.
Sus instintos le decían que las llamas justo ante sus ojos eran más aterradoras que cualquier llama que jamás había visto… Las llamas eran bastante fuertes para quemarla a ella, una persona en el pináculo del mundo, a cenizas.
Qu Fengyi apresuradamente se detuvo y su ataque original ferozmente cambió. Su fuerza original que fue usada para atacar a la Pequeña Emperatriz Demonio había cambiado por completo a la fuerza defensiva en la cantidad más corta de tiempo, formando una gran profunda formación de rayo.
¡Booom!
Las llamas doradas colisionaron con la profunda formación de rayo que Qu Fengyi deprisa creó. Con un fuerte ruido agudo, la masiva energía de rayo parecía como si hubiera sido engullida por una bestia masiva y rápidamente se dispersó, dejando solo la mitad de la fuerza original atrás en el parpadeo de un ojo. Esto conmocionó a Qu Fengyi, causando que su expresión cambie drásticamente. Toda la energía de rayo en ella aumentó a medida que se retiraba a toda prisa.
La figura de la Pequeña Emperatriz Demonio permaneció dónde estaba y no parecía haberse movido siquiera un poco. Luego, su palma extendida suavemente giró y otra bola de llamas surgió en el cielo. Desde lejos, mirando en el cielo, parecía como que había un sol dorado adicional.
Este ‘sol’ parecía haberse tragado la bestia de rayo que Qu Fengyi hizo del nivel más alto de las leyes del rayo.
Roarrrrr----
Los rugidos de la bestia de rayo se volvieron frenéticos y en el instante siguiente, los rugidos se volvieron gritos. El cuerpo que poseía la profunda energía de rayo había sido fácilmente consumido por las llamas doradas. Él luchaba dolorosamente pero después de dos cortos alientos de tiempo, sus masivas garras de dragón se destrozaron en medio de las llamas doradas… Siguiendo el cambio en la posición de su mano, las llamas que se reunieron alrededor del cuerpo del dragón de rayo surgieron otra vez, tragándose por completo el dragón de rayo, ya no revelando una astilla de luz púrpura.
Él había sido vuelto totalmente en un dragón de llamas que se crispaba continuamente.
Cuando Qu Fengyi se precipitó hacia la Pequeña Emperatriz Demonio, Huangji Wuyu y Ye Meixie también se estaban preparando para arrebatar el cuerpo de Yun Che. Sin embargo, incluso antes de que ellos pudieran girar sus cuerpos, sus expresiones habían cambiado drásticamente al mirar la escena que se había desarrollado justo antes sus ojos.
¡Boom!!
Siguiendo el fuerte ruido apagado, el dragón de llama explotó en el aire, rompiéndose en piezas de fuego que llenaban el cielo, sin dejar una sola pizca de rayo. Qu Fengyi se defendió de las llamas doradas que la atacaban y rápidamente se retiró hacia el lado de Huangji Wuyu y Ye Meixie. Su expresión era extremadamente horrible mientras las expresiones de Huangji Wuyu y Ye Meixie se volvían oscuras, incapaces de reír más.
Ellos sentían que esta jovencita en ropa de colores quien de repente apareció sin duda era anormal. El hecho que ella podía obligar a retroceder a dos Maestros Sagrados, ellos pensaron que la habían ‘sobreestimado’ como alguien que estaba en el mismo nivel como ellos.
Sin embargo, ellos completamente no habían esperado que el intercambio de Qu Fengyi con ella sea tal pérdida aplastante.
Además, Qu Fengyi había atacado con fuerza completa…. En cuanto a la otra parte, ella ni siquiera se había movido una vez desde el principio hasta ahora.
“Tú… ¿Quién eres?” El pecho de Qu Fengyi se expandía. Su mirada, expresión y tono todo se volvió completamente diferente de antes.
“…” La respuesta de la Pequeña Emperatriz Demonio fue intención asesina que llenaba los cielos y un mar de llamas que brillaban como el sol.
Boom----
Quince kilómetros de cielo inmediatamente se volvieron un mar de llamas, rodeando a los tres Maestros Sagrados cruelmente bajo un purgatorio llameante. El bosque debajo desapareció completamente… Ni una sola chispa se encendió pero ello inmediatamente se volvió cenizas. En el momento siguiente nada quedó atrás.
Los tres Maestros Sagrados miraron en el cielo y sus rostros se hundieron. Qu Fengyi murmuró en una voz baja, “Parece como que no seremos capaces de obtener su identidad de ella. Yo, sola, probablemente no sería su oponente. Parece como que no tengo más opción que trabajar junto con uno de ustedes.”
Los Maestros Sagrados trabajando juntos contra un oponente ― En sus vidas, aparte de Ye Mufeng en aquel entonces, ello nunca había sucedido antes.
“No hay necesidad que ustedes dos trabajen juntos,” Huangji Wuyu miró arriba y dijo, “Todos nosotros tres… ¡Atacaremos juntos!”
Ya había un intenso sentimiento de miedo en su corazón.
Debido a que cuando la niña vestida de colores liberó su intención asesina, la presión que trajo para ellos… ¡En realidad no era inferior a la de Ye Mufeng en aquel entonces!
Feng Xue’er abrazó a Yun Che y escapó alguna distancia lejos. Sin embargo, ellos no huyeron. El cielo se había vuelto un mar de llamas pero solo ellos no habían sido engullidos por la presión del purgatorio. Ella miró al mar de llamas en el cielo en silencio por un rato, mientras su linaje le hacía sentir un ajeno y fuerte sentido de dolor punzante.
Esta aura… Las llamas del Cuervo Dorado de Hermano Mayor Yun…
Podría ser…
Ella en realidad era…
¿La Pequeña Emperatriz Demonio?
Nota del autor:
Hay obviamente niños que preguntarían, los tres Maestros Sagrados ya habían luchado con el Reino Demoníaco Ilusorio antes, ¿por qué no reconocen las llamas del Cuervo Dorado de la Pequeña Emperatriz Demonio? Es muy simple, debido a que desde su entendimiento, la llama del Cuervo Dorado era el mismo color escarlata como la llama del Fénix. La Pequeña Emperatriz Demonio es la única persona en conseguir un poco el color dorado de las llamas del cuervo dorado en toda la historia. Eso es por qué esas tres basuras no enlazaron inmediatamente la llama a las llamas del Cuervo Dorado.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios