CEO Capítulo 129

11:43

Traducción: Trafalgar
Corrección:  Radak



Capítulo 129: ¿Puedo no decirlo?



Yang Chen acababa de colgar el teléfono, y no notó a donde Wang Ma fue. Sacudiendo su cabeza él preguntó: “¿Por qué estás buscando a Wang Ma?”


Lin Ruoxi arrugó sus cejas. Ella parecía estar considerando algo y permaneció en silencio mientras mordía su labio.

En este momento, la voz de Wang Ma se escuchó desde el segundo piso: “Señorita, ¿qué sucede?”

Ellos vieron a Wang Ma quien se había cambiado a un conjunto blanco de pijama y tenía su cabello atado. Ella estaba de pie por la barandilla en el segundo piso. Había una máscara facial blanco puro sobre su rostro, ella estaba en medio del mantenimiento para damas.

Las mejillas de Lin Ruoxi se enrojecieron. Con un tono ligeramente culpante ella dijo: “Wang Ma ¿Cuándo comenzaste a usar máscaras faciales? También, ¿has olvidado qué día es?”

Mientras le daba a su rostro un pequeño masaje, Wang Ma ponderó y dijo: “¡Oh! Bien Señorita, he estado envejeciendo y mi memoria está empeorando, olvidé sobre el asunto que usted mencionó.”

Yang Che miró el rostro de Wang Ma el cual estaba totalmente blanco, y encontró que era bastante refrescante. Con razón Wang Ma lograba verse como que estuviera en sus cuarenta cuando ella tenía más de cincuenta, resulta que ella hace un trabajo de mantenimiento adecuado en ella misma. Pero al pensar sobre ello, tenía sentido puesto que ella estaba supervisando tal casa enorme. Cuando ella no estaba ocupada durante el día, a parte de llevar a cabo el mantenimiento sobre ella misma prácticamente no había nada más que hacer.

“Date prisa Wang Ma, esperaré por ti.” Lin Ruoxi imperantemente dijo. Ella estaba amohinándose como una niñita que era intimidada por sus mayores.

Yang Chen se sintió bastante desconcertado. ¿Qué asunto estaba ella atendiendo que requería la compañía de Wang Ma?

Antes de que Yang Che pudiera preguntar, Wang Ma dijo: “Señorita, usted no necesita esperar por mí. En el pasado solo éramos nosotras en la casa. Ahora que la Señorita se ha casado con el Joven Amo, debe ser el Joven Amo quien la acompañe a Book City a comprar libros. Todavía tengo mucho más trabajo de mantenimiento que hacer. Señorita, sólo vaya con el Joven Amo.”

“¡No!” Lin Ruoxi inmediatamente dijo defensivamente: “Wang Ma, yo quiero ir contigo.”

Wang Ma bajó las escaleras mientras carcajeaba, sus manos todavía estaban frotando su rostro a medida que ella dijo: “Señorita, estoy bastante vieja ahora, y no siempre puedo acompañarla. En el futuro, ustedes aún tendrán que pasar días juntos como una pareja. Si la acompaño a comprar libros, no seré capaz de ayudar mucho. Lo más que podría hacer es ayudarla a cargar dos bolsas de libros. El Joven Amo por otro lado, es diferente. Ambos son jóvenes, ustedes podrían conversar e intercambiar opiniones. Además, cuando se deja la casa de noche, siempre es bueno tener a un hombre por su lado. Estaré más a gusto con el Joven Amo protegiéndola.”

Yang Che entendió y asintió. Esta mujer quería ir a Book City para comprar libros. Aunque ellos no se habían conocido mutuamente por mucho tiempo, él sabía que Lin Ruoxi era aficionada a los libros. Él anteriormente le había llevado su colección de libros que estaban en su estudio. Esto lo hacía verse como una pequeña biblioteca. Cada semana durante el periodo de cuando ella estaba hospitalizada, un gran número de libros necesitaban ser enviados al hospital para que ella lea a gusto.

Era inesperado que esta CEO quien tenía un carácter frío y distante le insistiera a Wang Ma acompañarla a comprar libros de Book City. Era como una niñita que quería la compañía de su madre para comprar.

Lin Ruoxi inmediatamente quedó sin habla. Lo que Wang Ma dijo tenía sentido. Aunque ella se sentía bastante sofocada por dentro, por razones desconocidas, sentía una inexplicable anticipación hacia la sugerencia de Wang Ma.

Wang Ma sonrió, luego le dijo a Yang Chen: “Joven Amo, la Señorita tuvo pocos amigos de desde la niñez. Ella ama leer libros lo cual es por qué prácticamente necesita ir a Book City de Zhonghai cada mes para comprar una tonelada de libros. En el pasado, cuando la Señora y la Ama estaban alrededor ellas acompañarían a la Señorita allí. Ahora que han fallecido, solo hay una abuela como yo que podría acompañar a la Señorita. Ella no está acostumbrada a ir allí por sí misma. Pero es bueno ahora. Con el Joven Amo aquí, puedo retirarme honorablemente de este deber.”

Con eso dicho, Wang Ma le dio a Yang Chen una mirada alentadora y lentamente subió de nuevo las escaleras.

El pequeño problema de Lin Ruoxi fue señalado por Wang Ma y ella se sintió poco estable alrededor de Yang hen. Afortunadamente, con su usual expresión fría no había lo incómodo que pudiera ser notado.

Yang Che sabía que ella era de piel delgada, así que no siguió haciendo preguntas. Él dijo:
“Vamos, no es seguro para ti ir sola de noche, déjame acompañarte.”

“¿Sabes la ubicación de Book City de Zhonghai?” Lin Ruoxi preguntó.

“Yo no, pero puedes dirigirme.” Yang Chen respondió.

Lin Ruoxi ligeramente sacudió su cabeza: “Conduciré entonces.”

“¿Es eso muy importante?” Yang Chen estaba desconcertado.

Lin Ruoxi solemnemente asintió, y con una mirada seria en su rostro ella dijo: “Es muy importante, no quiero morir en la carretera sólo debido a que quiero comprar libros.”

“…”

Media hora después, sentados en el Mercedes SLK negro de Lin Ruoxi que era de la colección de su cochera, los dos llegaron a Book City de Zhonghai.

Todo Book City llenaba un edificio que era más de veinte pisos, y los libros de todos los géneros se podían encontrar aquí. El número de luces de neón y el flujo del tráfico en esta área era mucho más escaso que en otras áreas. No obstante el número de personas entrando y saliendo de Book City eran muchas.

A pesar de la vida materialista siendo incomparablemente abundante en esta área, la misteriosa invención llamada libro nunca moría, varios científicos han proclamado que los libros serían eliminados por los libros digitales (e-book) y otras herramientas y el papel se hundiría en los ríos de la historia. Sin embargo, el hecho era que los libros tenían un lugar en este mundo que era irreemplazable. Desde los tiempos antiguos hasta hoy, los libros eran uno de las pocas coas que no han sido eliminados por el progreso.

La razón es muy simple, cuando una persona ve un lector de e-book, ellos usualmente tienen solo dos opciones, leer o no leer. Sin embargo, cuando se está frente a un libro, una persona puede escoger ‘ojearlo casualmente’. Uno solo necesita ojear a través de las paginas para tener una compresión tosca de lo que está en el libro. Esto era algo que los lectores e-book no pueden lograr.

Yang Chen se pegó al lado de Lin Ruoxi, y entraron a Book City.

Con un rostro puro sin maquillaje, y un vestido blanco que parecía haber sido lavado muchas veces, el modo de vestir de Lin Ruoxi no podía ser más ordinario. A pesar de esto, muchas miradas todavía se quedaban un rato sobre ella. Había muchos hombres los cuales también revelaban lujuria sin disimular en sus ojos. Esto hizo que Yang Chen entienda a un grado más alto en por qué Lin Ruoxi necesitaba a alguien para acompañarla. En un lugar abarrotado como este, en efecto sería peligroso para una señorita como ella andar sola.

Tras tomar el elevador más de diez pisos arriba hasta la sección de cultura e historia, Lin Ruoxi salió del elevador. Ella notó a Yang Chen siguiéndola, y se sintió muy incómoda, así que dijo: “Puedes ir a mirar alrededor por tu cuenta, sólo espera por mí abajo después.”

“No estoy aquí para mirar libros, estoy aquí para cuidarte.” Yang Che respondió.

“No soy una niña, ¿por qué me estás cuidando?” Lin Ruoxi estaba disgustada.

Yang Chen no le importó: “Sólo necesitas atender tus propios asuntos. Ya que Wang Ma me pidió cuidarte, naturalmente seguiré sus instrucciones. No te preocupes, no te molestaré, puedes mirar tanto tiempo como quieras.”

Lin Ruoxi sabía que no habría un buen final a todo esto si ella seguía hablándole a este rufián, ella incluso puede terminar enfadándose hasta la muerte. Ella lo miró por un rato y comenzó a buscar alrededor de las estanterías ordenadamente después.

A pesar de haber mucha gente dentro de Book City, era pacífico. No se sentía atestado debido al tamaño del piso.

Los géneros que Lin Ruoxi leía eran de un rango increíblemente grande. Desde más de diez pisos, ella entraría a cada piso para escoger algunos libros y colocarlos en la cesta para libros. Cuando subieron al piso dieciocho, el sector de moda y diseño, Yang Chen estaba ya cargando dos canastas llenas de libros con un peso combinado de al menos cien libras.[1]

Ruoxi anteriormente venía a Book City con Wang Ma. Ya que ambas eran mujeres, serían incapaces de proceder más adelante tras llenar una canasta. Era sumamente problemático ir todo el camino abajo para guardarlos antes de regresar a tomar más. Ahora que Yang Chen estaba aquí, Lin Ruoxi se sintió mucho más relajada. No importaba cuántos libros agarraba siempre y cuando ella los pudiera colocar en las canastas que Yang Chen sostenía, así que ella sólo tenía que escoger y no tenía que considerar cargarlas.

La mujer estaba extremadamente fascinada en este momento. Ella simplemente no tenía idea de cuántos libros había escogido y no tenía consciencia de la fatiga conforme iba y venía entre las estanterías y echaba una ojeada a través de libro tras libro.

Varios clientes quienes pasaban veían las grandes canastas en las manos de Yang Chen las cuales estaban llenas de libros. Ellos le dieron a Yang Chen miradas de admiración y consolación. En su vista, los brazos de este hombre definitivamente estaban a punto de romperse. Sin embargo, cuando veían el rostro de Lin Ruoxi, aquellos clientes se sentían a gusto. Ellos creían que él estaba intentando muy duro ganarse el favor de esta chica. Algunos de los clientes jóvenes quienes vieron el estado actual de Yang Chen de inmediato removieron cualquier pensamiento de Lin Ruoxi, pues una mujer como esa era demasiado difícil de atender.

Yang Che era indiferente a esto. Él ni siquiera consideraba que el peso que cargaba en sus brazos estaba más allá de la comprensión de una persona ordinaria. Siempre y cuando pudiera caber en la cesta él no diría una cosa.

Tras pasar el piso de moda y diseño, los dos llegaron al último piso. Era un piso especial de excepcionales obras extranjeras. Había muy poca gente en este piso, después de todo, la mayoría de los libros aquí eran de lenguajes como francés, y español. Los que podían leer estos libros eran pocos, mientras los que estaban dispuestos a pasar su tiempo leyéndolos eran todavía más pocos.

Lin Ruoxi miró esta sección y de pronto recordó las perversas habilidades en idiomas extranjeros de Yang Chen que incluso la dejó en una pérdida para palabras. Ella de forma casual preguntó: “¿Eres capaz de leer todos los libros aquí?”

Yang Chen les barrió una mirada. Aquellos eran mayormente idiomas occidentales y algunos del sudeste asiático y lenguajes de oriente medio. No había ninguno de los lenguajes menores hablados en África y Latinoamérica, así que él asintió: “Puedo leerlos todos.”

Lin Ruoxi originalmente sólo estaba pensando en hacer un comentario casual. Ella no esperaba que Yang Chen en realidad diga que los entendía todos, y ella no pudo evitar sino sentir que Yang Chen sólo estaba jactándose. Había más de veinte leguajes en este nivel, así que para darle a Yang Chen una pequeña lección por ‘hablar sin pensar’, ella tranquilamente caminó hacia la sección albanés en un modo juguetón.

Albanés era el lenguaje oficial de Serbia, Yugoslavia y varios otros países. Debido a que se había combinado el vocabulario de Grecia, Italia y lenguajes eslavos, era considerado uno de los más obtusos y difíciles lenguajes europeos.

Lin Ruoxi casualmente cogió un libro pesado con una cubierta negra y sin motivo volteó una página. El revoltijo de las palabras albanesas en la tapa le dio un dolor de cabeza sólo al mirarlo.

“Dado que dices que entiendes todos los lenguajes aquí, ¿podrías traducir lo que está en esta pagina para mí?” Lin Ruoxi miró a Yang Chen radiantemente. Ella no parecía como que hubiera pasado tres horas comprando en Book City.

Yang Chen dio una mirada rápida, y con torpeza frunció sus labios antes de que preguntara: “¿Puedo no decirlo? Encuentro esto bastante difícil de decir en voz alta.”

“No hagas excusas, ¿no es sólo traducirlo? ¿No dijiste que sabes todos estos lenguajes? ¿Qué es tan difícil sobre esto? Incluso estoy sosteniendo el libro por ti, así que sólo necesitas decirlo.” Lin Ruoxi le instó continuamente. En sus bellos ojos había satisfacción y alegría. Ella se sentía como que finalmente tenía la mano superior, y que habría derrotado a Yang Chen por una vez.

También te puede gustar...

0 comentarios