ATG Capítulo 653

23:01

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 653 - Estoy de Vuelta...
“Quién... Quién eres tú... Por qué estás atacando mi Ejército Fénix Dorado...”
Qi Zhencang, el comandante en jefe del Ejército Fénix Dorado, había experimentado todo tipo de grandes escenas. Incluso cuando ellos enfrentaban a los señores de grandes naciones como Corriente Marina y Demonio Negro, él llevaría su cabeza en alto, y su rugido sería tan fuerte que sacudiría el cielo. Pero el sonido que rugió en este momento llevaba un temblor que no pudo ser suprimido, especialmente las últimas palabras, e incluso él mismo podía oír el sonido de sus dientes temblorosos.
Esa aura de profunda energía era increíblemente aterradora, pero lo que lo convirtió en aún más espantosa era la atmósfera furiosa que cubría el cielo y el sol. Bajo esta rabia, el gran campo de batalla era como si estuviera cubierto por una olla grande y negra... Estaba seguro de que incluso miles o millones de lobos desesperados no serían capaces de lanzar un aura tan horrible... ¡Y eso en realidad provenía de una sola persona!
También fue su aparición que hizo a este gran campo de batalla ser tan frío e inmóvil como el profundo inframundo tan repentinamente.
La ira de Yun Che estaba hirviendo locamente, y podía sentir que cada célula de su cuerpo estaba en el borde de la explosión. Vino aquí a toda prisa con anhelo y alegres emociones, pensó que podía ver a la gente que había estado extrañando día y noche muy pronto, y reunirse con ellos... ¡Pero nunca pensó que lo que le dio la bienvenida sería una tierra violada y plagado de heridas abiertas!
Esta fue la segunda vez que Yun Che había perdido por completo el control de su temperamento en el Continente Cielo Profundo... ¡La primera vez fue cuando Xiao Lie y Xiao Lingxi fueron secuestrados por el Clan Cielo Abrasador, y esta vez, era aún más incontrolable que antes! Su rabia se mezcló con llamas y quemó con violencia, e incluso el mundo que vio estaba cubierto de una capa de color escarlata.
La voz de Qi Zhencang venía de lejos. Las llamas en el cuerpo de Yun Che se sacudieron violentamente a medida que de repente cayeron del cielo sobre el Ejército Fénix Dorado.
Más de cinco kilómetros de la tierra en las cercanías se sacudieron violentamente. Las llamas en Yun Che fueron acompañadas por una tormenta de profunda energía extremadamente contundente y fue lanzada a su entorno. Innumerables soldados del Ejército Fénix Dorado rodaban en el suelo mientras se lamentaban en miedo, y hasta las monturas de la caballería gritaban de miedo. Cuando cada uno de ellos se puso arriba desde el suelo en señal de socorro, y se veía la sombra de una persona que estaba cayendo desde el cielo, cada una de sus pupilas al instante se amplió hasta que casi explotaron...
Debido a que vieron la escena más aterradora de toda su vida.
Más de cinco kilómetros de suelo colapsó gravemente, con el pie de Yun Che como el centro. Innumerables grietas en el suelo radiaron hacia afuera, la grieta más larga expandiéndose hasta que fue tan lejos como se podía ver, y era de tres metros de ancho. Y dentro de los tres mil metros de área en torno a él, el originalmente muy amontonado Ejército Fénix Dorado desapareció, incluso los cadáveres densamente apilados desaparecido sin dejar rastro... Después, ¡piezas de armadura y los restos de los cadáveres cayeron del cielo, convirtiéndose en una verdadera lluvia de sangre!
“¡¡Todos... Ustedes... Morirán!!”
Innumerables soldados del Ejército Fénix Dorado colapsaron en extremo shock y horror. Más de diez mil compañeros no les podían dar ninguna sensación de seguridad. El sonido en sus oídos... Ni siquiera parecía ser la voz de un ser humano, sino la maldición mortal del dios de la muerte.
“Esto es... ¡El poder de un Monarca!”
Feng Feiheng dijo mientras su voz se estremeció. ¡No podía entender cómo aparecería un Monarca en el territorio de esta Nación Viento Azul! Su impulso y todas sus acciones, obviamente, ¡mostraron que él estaba del lado de esta Nación Viento Azul!... La pequeña Nación Viento Azul, el pico de su profunda reino era sólo en Tronos, cómo era posible para ellos tener un Monarca como un aliado en otro así- En otra forma, Monarca, este tipo de existencia distante que miraba abajo sobre todo el universo, ¡por qué un ser honorable ser como él ayudaría a una pequeña Nación Viento Azul!
“¿Qué? Mo... ¿¡Monarca!?” Las palabras de Feng Feiheng hicieron que Qi Zhencang y Duan Qinghang pierdan el color en sus rostros al mismo tiempo del miedo. A pesar de que los dos de ellos eran sólo Tronos, ¡sabían claramente lo que el concepto de ‘Monarca’ significaba! Su Maestro de Secta Feng Hengkong, estaba también solo en el pico de un Overlord, y los cincuenta y seis Dignatarios estaban solo en las etapas medias y finales de un Overlord... En toda la Secta Fénix Divino, sólo entre la gente como los Grandes Maestras de Secta y Grandes Dignatarios, ahí existían unos pocos limitados, más de diez Monarcas, y estas personas, eran la verdadera fundación de la Secta Fénix Divino. Eran una existencia que sobrepasan al mundo. Ellos casi nunca mostraban sus rostros con normalidad, e incluso cuando Feng Hengkong los encontraba, él sería muy respetuoso hacia ellos.
Millones de soldados del Ejército Fénix Dorado eran suficientes para destruir la Nación Viento Azul, pero cuando se enfrentan a un verdadero Monarca, no eran muy diferentes a millones de hormigas.
“Comandante Qi, qué hacemos... Si realmente es un Monarca...”, dijo Duan Qinghang con voz temblorosa. Después de haber pasado la mayor parte de su vida en el campo de batalla, incluso cuando se enfrentaba a enemigos que eran diez veces el número de fuerzas como su ejército, él no entraría en pánico en absoluto, pero si la persona ante sus ojos era realmente un Monarca, ¡entonces no era algo que podría ser combatido con un ‘ejército’!
Debido a que cuando se llegaba a este reino superior que podría mirar hacia abajo al cielo... Los llamados números, armamentos, disposición de las tropas, moral y estrategias... Todo ello se convertía en chistes inútiles.
“No debería ser así... ¡Por supuesto que no debería ser así! ¿Cómo es posible que un Monarca podría ayudar a la pequeña Nación Viento Azul!” Feng Feiheng rechinaba los dientes y le dijo: “Déjame ir a él y...”
La voz de Feng Feiheng se detuvo de repente en este momento, debido a que a medida que las llamas en el cuerpo de Yun Che dispersaban y la lluvia de sangre que estaba por todo el cielo se detuvo, vio el rostro de Yun Che claramente... ¡¡En ese instante, sus pupilas se contrajeron bruscamente, él perdió su voz mientras gritaba, “Yun... ¡¡Yun Che!!”
A pesar de que Qi Zhencang y Duan Qinghang habían oído el nombre de Yun Che muchas veces, nunca lo habían visto en persona antes. Pero para Feng Feiheng, como el Dignatario de la Secta Fénix Divino, hace tres años, él estaba naturalmente en el Torneo de Clasificación de las Siete Naciones... Los que habían experimentado ese Torneo de Clasificación de las Siete Naciones personalmente nunca olvidarían el rostro de Yun Che por el resto de sus vidas.
Cuando Feng Feiheng gritó el nombre de Yun Che, los ojos de Cang Yue que estaban viendo la espalda de Yun Che ya estaban apagados. Sus ojos temblaban y sus labios estaban temblando, pero no salió ningún sonido entre sus labios. Ella estaba aturdidas mientras estiraba su brazo hacia la dirección de Yun Che y sus pies trataron de moverse hacia él, inconscientemente, pero su visión se volvió cada vez más borrosa, incluso la fuerza en todo su cuerpo estaba desapareciendo por completo sin hacer ruido, haciendo su cuerpo caer lentamente...
“¡Su Majestad!” Dongfang Xiu y Qin Wushang querían sostenerla en pánico, pero una sombra dorada de repente barrió, y una increíblemente fuerte tormenta les sorprendió, de repente dejándolos indefensos y golpeándolos hacia atrás, casi cayendo en el suelo. Cang Yue, que casi caía al suelo, fue sostenida en los brazos de un hombre en ropa dorada. Ellos centraron sus ojos y miraron a la persona que sostenía a Cang Yue, y luego sus ojos se abrieron enormemente al mismo tiempo.
“Yun... ¿¡Yun Che!?”
“¿¡Realmente eres tú!?”
Yun Che sostuvo a Cang Yue en sus brazos, y la ira que estaba al borde de ser incontrolable fue rodeada por, profundo y gentil sensación y satisfacción, y él se calmó lentamente. Estaba de espaldas frente a ella antes, pero justo cuando comenzó a caer, era como si había una voz que lo llamaba desde el fondo de su corazón, haciéndole girar por instinto y correr hacia ella.
“Yue'er...” Él sostuvo el cuerpo que era mucho más débil de lo que era hace tres años. Su corazón estaba en un dolor extremo, y no sabía si debía sentir odio o estar alegre. Odiaba que el desastre fue llevado a la Nación Viento Azul, y la presión de la ruina de la nación fue llevada en gran medida por ella durante tres años enteros. Se alegró de que pudiera estar de vuelta a tiempo en el último momento, y aun así ser capaz de sostenerla en sus brazos.
Si volvía un poco más tarde... Las consecuencias, él no podría atreverse a pensar en ello.
Los ojos de Cang Yue estaban desenfocados como niebla, y ella observó a Yun Che que estaba cerca de ella abiertamente. En este momento, ella no tenía ningún prestigio o determinación que ella tenía con normalidad; Ella estaba tan débil que hacía que los corazones de las personas dolieran. Sus labios se movieron ligeramente, y su voz era como si ella todavía estaba soñando, “Esp... poso... ¿Realmente... Eres tú...?”
“¡Soy yo! ¡Soy yo!” Yun Che asintió con la cabeza tan fuerte como pudo, “Estoy de vuelta...”
“Estoy… Soñando…”
“¡Por supuesto que no!” Yun Che de inmediato sostuvo la palma de Cang Yue contra su rostro para hacerle sentir la temperatura de su cuerpo, “Estoy aquí. Aquí, en una sola pieza... Mírame de cerca, esto no es un sueño. No he muerto... No he muerto para nada... Mi Yue'er todavía está esperando que yo vuelva, cómo podría morir...”
La calidez, cuerpo y aroma que ella extrañaba y anhelaba en sus sueños... Las lágrimas de Cang Yue inundaron fuera de sus ojos... En este momento, Fénix Divino, la guerra, la destrucción de la nación, la determinación, el odio... Nada era importante ya. La figura de la persona que había regresado a su lado como un sueño había llenado por completo su corazón y alma. Ella acarició el rostro de Yun Che aferradamente; Su visión era como una mancha, y su voz era como si estuviera en un sueño, “Mi hermano menor Yun... Mi esposo no murió... Eso es genial... Eso es... Genial...”
Ella habló en voz baja mientras lloraba, sus brazos cayeron lentamente, y sus ojos se cerraron también poco a poco... Bajo el gran shock para su corazón y alma, ella tranquilamente se desmayó en los brazos de Yun Che, solamente todavía había una lágrima cayendo en silencio desde el rabillo de su ojo.
Yue Che apretó la palma de su mano sobre su pecho e insertó la energía del cielo y la tierra en su cuerpo. Su vitalidad interior era muy débil; Yun Che podía imaginar que probablemente no había dormido durante muchos días y noches.
“Yue'er, descansa bien... Me encargaré de los demás.” Yun Che murmuró suavemente en voz baja. Él sostuvo a Cang Yue, se levantó lentamente, ante Dongfang Xiu y Qin Wushang con rostro totalmente rojos, se inclinó ligeramente y dijo, “Jefe de Palacio Dongfang, Jefe de Palacio Qin, les agradezco a ustedes dos por la protección de mi Yue'er... Gracias por su trabajo duro todo este tiempo.”
“Esto es... Parte de nuestro trabajo.” Cuando él observó a Yun Che, las emociones de Dongfang Xiu no podían ser calmadas. Hace tres años, él fue enterrado en la Profunda Arca Primordial, no había manera de que pudiera haber sobrevivido. La Nación Viento Azul había perdido a su príncipe consorte y perdió su perla más brillante. Pero... ¡Él vivió y volvió! ¡Y su poder aumentó exponencialmente!
Él no se atrevía a adivinar la fuerza de Yun Che ahora, pero matar a una figura nivel Dignatario de la Secta Fénix Divino dentro de unas pocas respiraciones, el Yun Che ante sus ojos... Este joven hombre que una vez había movido la totalidad del Palacio Profundo Viento Azul, su profunda energía ahora ya era tan fuerte que ni siquiera podía verlo.
“Es bueno que estés de vuelta, bien que estás de vuelta,” Qin Wushang asintió con fuerza, estando muy abrumado, él ya no sabía qué decir.
Xiao Yun y los demás aterrizaron desde el cielo, vinieron detrás Yun Che, y Yun Che puso a Cang Yue, que estaba en sus brazos en los brazos de Número Siete Bajo el Cielo, “Séptima hermana, protégela por mí. Ella es mi esposa.”
Número Siete Bajo el Cielo asintió con seriedad, “Hermano mayor Yun, no te preocupes. A menos que yo muera, nadie se atreverá a acercarse a ella.”
“Mn”, Yun Che asintió levemente, no había alegría o tristeza en su expresión, estaba tan tranquilo que hizo que la gente sintiera miedo en su corazón. Sus ojos giraron hacia Xiao Yun y de repente dijo, “Xiao Yun, ¿alguna vez has matado a alguien?”
“¿Ah?” Xiao Yun fue aturdido por un momento, y sacudió la cabeza, “N... No.”
Yun Che se dio la vuelta, mirando al denso Ejército Fénix Dorado, en el Norte, y la ira y la intención asesina hirvió con locura en sus ojos una vez más, “Si quieres llegar a ser un verdadero hombre, a partir de hoy, ¡¡deje que tus propias manos se cubran con la sangre fresca del enemigo!!”
Una vez que su voz cayó, el cuerpo de Yun Che ya se había disparado hacia el exterior, llevando odio infinito hacia el Ejército Fénix Dorado que había conducido a la Nación Viento Azul a las profundidades de la desesperación.
Xiao Yun se quedó de pie ahí sin expresión, sin saber qué hacer.
“A pesar de lo que nuestro clan elfo más odia es matar y la guerra”, dijo Número Uno Bajo el Cielo, abriendo la boca lentamente, “Hoy, si yo fuera tú, definitivamente haría todo mi cuerpo cubierto por la sangre fresca de estas personas... Mira de cerca este terreno que originalmente era tranquilo y pacífico. Ahora está siendo irrumpido por enemigos y empapado con la sangre de su gente... Esta tierra estaba llena de heridas abiertas, enterrada con decenas de miles de personas... Frente a este tipo de enemigo que ha cometido un crimen que no puede ser perdonado, y que ha perdido su humanidad, ¡la tolerancia y la misericordia no sólo son baratas, pero son estupidez!”
“No olvides, esta no sólo es la tierra natal de Yun Che... ¡También es tu tierra natal!”

Xiao Yun, “¡¡¡!!!!”
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios