ATG Capítulo 655

23:05

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 655 - Cenizas del Reino de la Muerte
Qi Zhencang y Duan Qinghai nunca antes habían sido testigos de la fuerza de un Monarca antes de hoy, pero tenían muy claro qué tipo de existencia era un Overlord. Incluso en la nación más fuerte entre las Siete Naciones, el Imperio Fénix Divino, un Overlord era una existencia poderosa que era semejante a un dios... Pero después de Feng Feiying, ellos personalmente fueron testigo de Feng Feiheng, un Overlord de la fase tardía, siendo masacrado por Yun Che dentro de dos pasos.
El horror y la alarma en los corazones de estas dos personas no podían elevarse aún más. Ellos giraron sus cabezas, y para su sorpresa, el Ejército Fénix Dorado que había sido como un océano sin límites ya se había reducido a casi nada. Pero los fuegos de la catástrofe aún estaban sin cesar cayendo del cielo, consignando los segmentos del Ejército Fénix Dorado a un infierno de fuego.
Qi Zhencang utilizó un dedo tembloroso para presionar en el Jade de Transmisión de Sonido y gritó: “Todo el mundo dispérsese... ¡¡La vanguardia, muévase hacia el Este! ¡La retaguardia dispérsese al Sur! ¡¡¡Y el resto de ustedes, huya hacia el Oeste!!”
Bajo las órdenes de Qi Zhencang, el Ejército Fénix Dorado en proceso de huida comenzó a dispersarse en tres direcciones diferentes. Huir en un solo sentido, haría más fácil para el enemigo masacrarlos, pero huir en tres direcciones obligaría a Yun Che a elegir entre los tres.
Frente a la dispersión del Ejército Fénix Dorado, Yun Che se detuvo en el aire y detuvo su persecución, como si estuviera considerando qué dirección tomar. Qi Zhencang, que huía hacia el Este, observó a Yun Che que se había detenido en un lugar y con ferocidad dio un suspiro de alivio. Después de eso, usó toda su profunda fuerza para huir... Esta era la primera vez en su vida que había huido de tal manera patética. Incluso durante sus peores derrotas, nunca se vio obligado a huir de esta manera... Pero en este momento, no huía de la batalla; En cambio, escapaba de la matanza de un demonio.
Yun Che aún no se había dado persecución a pesar del hecho de que un largo período de tiempo había pasado. Él se quedó allí, observando los tres grupos de los soldados Fénix Dorado escapando a la mayor velocidad que pudieran reunir. Pero las hogueras de resentimiento, que estaban por las nubes ardían en sus ojos y el intento asesino que estaba hirviendo por todo su cuerpo no había disminuido en lo más mínimo... En este momento, finalmente hizo su movimiento, pero en lugar de dar persecución, voló más alto en el cielo hasta que estaba a miles de metros sobre el suelo.
Mientras flotaba en el aire por encima, podía ver a todos los soldados del Ejército Fénix Dorado huyendo.
“Usted malignos perros de Fénix Divino... Todos ustedes... ¡¡Deben morir!!”
La letanía suave de odio de Yun Che... A pesar de que era suave, era como la maldición de un demonio que atravesaba el corazón de uno, y claramente resonó en los oídos y alma de todos.
Su brazo se levantó lentamente en el aire, y una columna de llamas carmesíes empezó a arder delante de él. Esta columna de llamas no fue intensa; En cambio, brillaba con una luz extraña, a medida que comenzó a brillar con un rojo ardiente en el aire... Frente a estos soldados Fénix Dorado, todas las llamas que había utilizado desde el principio fueron las llamas Cuervo Dorado en lugar de la llamas de fénix que eran más fáciles de controlar . Debido a que sólo la crueldad y la violencia de las llamas del Cuervo Dorado podrían ventilar la rabia y el resentimiento que ardía en su corazón.
Ese ‘demonio’ aterrador se detuvo en un punto y no los siguió por un buen largo tiempo, por lo que el Ejército Fénix Dorado en plena huida con todas sus fuerzas se volvió gradualmente más relajado. Esto era debido a que pensaban que habían escapado de la guadaña cruel de ese demonio. Pero en este momento, de repente sintieron que la temperatura en el aire aumentaba considerablemente. Pasó de tibio a caliente y luego a un calor abrasador que les causó molestia... Y después de un lapso de sólo un par de respiraciones cortas, parecía como si bandas abrasadoras de hierro al rojo vivo se estaban colocando sobre ellos.
Fue hasta el punto que incluso el aire que respiraban se había convertido en vapor hirviendo, hasta el punto de que quemaba sus órganos internos y los hizo retorcerse con fuerza. Por otra parte, este terrible calor siguió aumentando con cada respiración que tomaban. Ellos giraron la cabeza hacia atrás en estado de shock y miraron hacia la figura en el cielo que quemaba con llamas de color escarlata... El aire parecía haberse transformado en llamas sin forma que los chamuscaba hasta que su piel se ponía roja. Además, la armadura roja carmesí que fue ajustado firmemente a sus cuerpos era como hierro al rojo vivo, y causó que más y más soldados Fénix Dorado gritaran del dolor agonizante.
“Qué... ¿¡Qué está pasando?!” Qi Zhencang tenía la protección ofrecida por tener profunda fuerza de un Trono, pero aun así sentía como si hubiera sido colocado en un gran horno, y todo su cuerpo quemaba con dolor. Sus ojos se agrandaron y rígidamente contuvo la respiración debido a que el aire que fluía en sus pulmones era más caliente que las llamas. No sólo eso, pero por debajo de él, muchos de los soldados del Ejército del Fénix Dorado había detenido su retirada y estaban rodando en el suelo en agonía indescriptible, a medida que desesperadamente trataron de despojarse de la armadura de sus cuerpos. La armadura hace mucho tiempo se había convertido en tan caliente como la lava fundida, y tenazmente se pegaba sobre la piel, hasta el punto que retirarla a la fuerza también arrancaba una buena porción de carne quemada y sangre.
Los gemidos penosos y tristes que llenaban el aire sonaban como si estuvieran siendo emitidos por espíritus malignos que recibieron el castigo infernal.
Este purgatorio de llamas que descendió lentamente desde arriba envolvió la zona en un radio de treinta y cinco kilómetros alrededor de Yun Che. Sin excepción, todo el Ejército Fénix Dorado fue abarcado en esa área también. Naturalmente, la parte Norte de la Ciudad Imperial Viento Azul y el Ejército Viento Azul no se vieron afectados por el mismo. La única cosa que notaron fue que el aire a su alrededor se había vuelto bastante caliente. Pero todos ellos fueron testigos de la situación actual del Ejército Fénix Dorado, y los innumerables gritos de miseria que rasgaban el aire sólo se hacían más claros para ellos.
“¿Qué está pasando?” Dijo el Número Siete Bajo el Cielo en asombro. De repente, su boca se abrió amplio y ella señaló en dirección a Yun Che, “Eso... Eso es...”
Una enorme figura dorada había aparecido, superpuesta sobre Yun Che. Era la figura de un ave muy hermosa y noble que se había manifestado con sus alas extendidas ancho a medida que circulaba en el aire. La cabeza del ave se elevaba con altivez, y parecía la cabeza de un ave fénix. Sus plumas eran del color dorado más puro, y parecía como si cada pluma brillara con una llama de color dorado. Tenía tres patas, y las plumas de su cola eran largas y compartía el mismo color dorado llamativo como el resto de su cuerpo.
Pero lo que acompañaba a esta figura dorada magnífica y esplendorosa era un aura de destrucción y una fuerza opresora, que hacía que la tierra y el cielo temblaran.
“¡Es la imagen del Cuervo Dorado!” Exclamó Número Uno Bajo el Cielo en asombro. No era la primera vez que había visto la silueta del Cuervo Dorado. Cada vez que un Emperador Demonio usaba el Registro del Mundo en Llamas del Cuervo Dorado, la imagen del Cuervo Dorado aparecía, así fuera sólo un instante o un largo período de tiempo. Sin embargo, todas las imágenes que había visto hasta ahora sólo eran débilmente perceptibles y semi-transparentes, y el color dorado de esas imágenes también era mucho más apagado. Pero la imagen abrasadora del Cuervo Dorado parecía casi tangible... Como si el verdadero Espíritu Divino del Cuervo Dorado hubiera descendido en el plano material. Ese brillo dorado llamativo era tan brillante que él casi no podía abrir los ojos, y la fuerza extremadamente tirana y el aura de destrucción causaba a su alma profundamente temblar incontrolablemente. Por no mencionar, que era a pesar de que estaba muy lejos de la imagen y no era el objetivo del ataque.
Cuando todos los anteriores Emperadores Demonio tenían su línea de sangre despertada en las Tierras Ancestrales del Cuervo Dorado, a ellos solo se les otorgaba tres gotas de sangre, y en términos de la comprensión del Registro del Mundo en Llamas del Cuervo Dorado, se les daba sólo tres meses también. El más poderoso Emperador Demonio en la historia del Reino Demoníaco Ilusorio sólo había conseguido llegar al cuarto nivel del Registro del Mundo en Llamas del Cuervo Dorado.
Sin embargo, en el caso de Yun Che, que se le había otorgado con nueve gotas de sangre. Debido a su especial cuerpo de fuego del Dios Maligno y su extremadamente alta capacidad de aprendizaje, en el lapso de tres meses, había comprendido los siete niveles del Registro del Mundo en Llamas del Cuervo Dorado.
Eso era decir que Yun Che, esta persona que había sido incluida en el clan del Emperador Demonio, tenía llamas del Cuervo Dorado que excedían a cada Emperador Demonio en la historia del Reino Demoníaco Ilusorio... ¡E incluso el primer Emperador Demonio no habría capaz de comparar a él! En este momento, incluso si todos los anteriores Emperadores Demonio fueran a estar presentes en esta escena, estarían completamente sorprendidos por el aura del Cuervo Dorado siendo liberada por Yun Che, mucho menos Número Uno Bajo el Cielo.
Debido a que lo que Yun Che estaba mostrando era el séptimo nivel del Registro del Mundo en Llamas del Cuervo Dorado con el que nunca habían estado en contacto antes y ni siquiera atrevido a soñar...
“Todos ustedes... Se puede ir al infierno... Ahora...” Yun Che cantó en voz baja, y cuando oyó los gemidos de dolor que lo rodeaban, sus ojos brillaron con el éxtasis de la catarsis. El séptimo nivel del Registro del Mundo en Llamas del Cuervo Dorado... Incluso teniendo en cuenta su fuerza actual, apenas podía manejar la situación, e incluso así, todavía requeriría un muy gran consumo de energía. Pero para estos invasores que habían cometido crímenes atroces contra la Nación Viento Azul y para los cuales incluso diez mil muertes serían suficientes para limpiarlos de sus pecados... Ellos tenía que morir... ¡¡Todos ellos tenían que morir!!
“Dominio de Feroz Destrucción del Cuervo Dorado... ¡¡Cenizas del Reino de la Muerte!!”
Las llamas en el cuerpo de Yun Che y la imagen del Cuervo Dorado detrás de él se rompieron con un aullido bajo....
Un rugido que parecía indicar el fin del mundo se tragó todos los otros sonidos en la zona. Todas las personas dentro de Ciudad Imperial Viento Azul y en sus muros fueron testigos de su entorno convirtiéndose al instante envueltos en llamas carmesíes a medida que su mundo se convertía en llamas puras... El Ejército Fénix Dorado, la tierra, el horizonte e incluso el cielo quedó completamente cubierto de llamas. No podían ver nada más, aparte de fuego, y parecía como si todo el mundo se había transformado en un purgatorio infernal de llamas.
Los ojos de todo el mundo se habían ampliado, y todas las bocas habían jadeado en la mayor medida, pero ni una sola persona pronunció un sonido. Sus orejas se habían vuelto sordas, y sus ojos estaban completamente deslumbrados por las llamas carmesíes.
Dentro de las llamas, aparentemente sin límites, todo fue quemado sin piedad. Cada persona ahí fue testigo de la escena más sorprendente y aterradora de sus vidas. Ellos estaban firmemente convencidos de que incluso la erupción del volcán más temible en todo el Continente Cielo Profundo palidecería en comparación con esta llama sin límites que sacudió el cielo y la tierra y parecía que tenía el poder de acabar con el mundo. Número Uno Bajo el Cielo, Número Siete Bajo el Cielo, y Xiao Yun habían crecido en las Familias Guardianas que estaban en las altas esferas del poder dentro del Reino Demoníaco Ilusorio, por lo que sus experiencias eran mucho más ricas que las del hombre común, pero frente a esta conflagración que todo lo abarcaba, también se sorprendieron al punto de que sus almas casi dejaron sus cuerpos... Así que, si era así para ellos, entonces uno podría imaginar lo que era para todos los demás.
El cielo sin límites había sido coloreado por completo de carmesí. Este fuego que oscureció los cielos no duró por mucho tiempo, pero para los soldados débiles y frágiles del Ejército Fénix Dorado, esta terrible Dominio del Cuervo Dorado sólo necesitaba un instante para hacer su trabajo. Después de diez respiraciones, el aire que se había hinchado aulló a medida que las llamas que llenaban el cielo cayeron gritando a la tierra.... Pero ni un solo rostro aturdido se apartó de esta escena; En cambio, una expresión de shock y horror apareció en sus rostros y ojos.
“Ah... Ah... Ah... Ah....” A medida que su audición comenzó a recuperarse, Xiao Yun oyó sonidos de temblor derramarse sin cesar desde su propia garganta.
La enorme extensión de terreno frente a la Ciudad Imperial Viento Azul se había vuelto terriblemente vacía. Todo el radio de treinta y cinco kilómetros alrededor de Yun Che, todo dentro de ello había desaparecido... Los árboles marchitos, las ruinas de los edificios, las dunas ondulantes de arena, las piedras caídas y rotas, y la montaña de cadáveres y ríos de sangre... ¡Todo ello había desaparecido!
El enorme y majestuoso Ejército Fénix Dorado que tenía cientos de miles de soldados y que parecía hincharse en un tsunami iracundo cuando se trasladaba completa y totalmente, había desaparecido... ¡No habían sido barridos, habían desaparecido! Debido a que dentro de ese espacio vacío, no había cadáveres, ni armadura rota, ni siquiera un rastro de sangre... Todo había desaparecido por completo, y no había un solo rastro de su existencia.
La superficie de toda esa zona había sido aplastada tan suave e incluso como un espejo, y la superficie era tan blanca que causaba al corazón de todos palpitar... Además de este color blanco, no había ningún otro color que el ojo humano pudiera discernir. En el cielo arriba, el color carmesí había comenzado a retirarse, pero las nubes que habían estado flotando en el cielo habían desaparecido por completo. Ni siquiera un pequeño fragmento de las mismas se mantuvo.
Esto no fue una masacre... Ni siquiera destrucción. En cambio, ¡ello simplemente convirtió la tierra en un radio de treinta y cinco kilometro en una pizarra en blanco!
Yun Che se había convertido en la única existencia dentro de este espacio.
En el medio de este mundo silencioso, Yun Che bajó lentamente la mano. Tras la extinción de las llamas que cubrían el cielo, la violencia y la crueldad en sus ojos habían muerto poco a poco también. En cuanto a la tierra vacía debajo de él, su expresión se había vuelto completamente tranquila. Poco a poco, giró la cabeza hacia el Noroeste... Esa era la dirección en la que estaba el Imperio Fénix Divino.
La destrucción de este Ejército Fénix Dorado... ¡Era sólo el principio!

Él era alguien que definitivamente tenía que devolver sangre por sangre... ¡¡Por lo que si se trataba de la venganza de una nación entera, su odio llenaría los cielos!!
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios