ATG Capítulo 654

23:03

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 654 - Sangrienta Matanza
“¿Yun Che? Cuál... ¿Cuál Yun Che?”
“El príncipe consorte de la Familia Imperial Viento Azul... Él, personalmente, desafió a la Secta Fénix Divino por sí mismo hace tantos años... ¡¡¿Qué otro Yun Che podría haber?!!” Feng Feiheng gritó con voz ronca.
“¡¿Pero no murió hace tres años en la Profunda Arca Primordial?!” Qi Zhencang y Duan Qinghang tenían miradas atónitas en sus rostros. “Por otra parte, el Yun Che de hace todos esos años, sólo tenía una profunda fuerza que estaba en el Profundo Reino Tierra, mientras que su fuerza real era comparable a un Trono en la etapa tardía... Pero la fuerza de esta persona, incluso causó que el Cuadragésimo Tercer Dignatario...”
“¡Quiero saber la razón detrás de esto, incluso más que ustedes dos!” Feng Feiheng rugió a medida que apretaba los dientes, sus ojos dilatándose a la mayor medida. “Pero él es ese Yun Che... ¡¡No puede haber ninguna duda de eso!!”
“... Entonces, ¿qué deberíamos hacer ahora? Si él es realmente un Monarca...”
“¡¡Retirada!! ¡¡Por supuesto nos retiramos!!” Feng Feiheng gritó en voz baja, “¡¡¿O podría ser que eres lo suficientemente ingenuo para pensar que decenas de miles de soldados en realidad pueden resistir el poder de alguien en el Profundo Reino Soberano?!!”
Al principio él estaba preparado para reunir todo su nervio y usar la fama de la Secta Fénix Divino y su estatus como uno de sus Dignatarios para negociar con este temible Monarca que apareció de la nada. Pero después de descubrir que esta persona era en realidad Yun Che, todos estos pensamientos salieron volando de su cabeza... Hace tres años, se atrevió a venir por él mismo al territorio de la Secta Fénix Divino para retar a toda la secta por él mismo. Y a pesar de que se enfrentó al Maestro de la Secta de la Secta Fénix Divino y muchos otros Dignatarios también, no perdió ni un poco de su imponente aura.
Su potencial innato y fuerza era incomparablemente fuerte, mientras que su temperamento era aún más tiránico e inflexible.
Yun Che se había atrevido a retar a la Secta Fénix Divino hace muchos años, cuando estaba sólo en el Profundo Reino Tierra, y en la actualidad él... ¡Él no estaría restringido por el miedo que hombres ordinarios tenían de la Secta Fénix Divino!
Por otra parte, en este momento, ¡él estaba liberando un aura de odio que haría que incluso el cielo y la tierra temblaran!
El rostro de Qi Zhencang se contrajo, y sin el menor atisbo de duda, sacó su Jade de Transmisión de Sonido y gritó, “Todas las fuerzas retrocedan... ¡¡Empiecen a hacer una retirada completa!!”
La urgente orden de Qi Zhencang sorprendió a un gran número de comandantes, y casi todos ellos pensaban que había algún problema con sus oídos. En respuesta, muchas preguntas transmitieron de vuelta a Qi Zhencang lo largo de estas líneas, “Re... ¿Retroceder? Solo por esta... ¿Persona?”
“¡¡Idiotas!!” Qi Zhencang rugió con furia: “Él no es sólo un simple hombre... ¡Es un Monarca! ¡¡Monarca!! El Cuadragésimo Tercer Dignatario acaba de morir a sus manos sin ni siquiera ser capaz de montar la menor resistencia, ¡¿están todos ciegos?! Hagan una retirada completa... ¡¡Apúrense y retrocedan tan rápido como les sea posible!!”
Antes de que Qi Zhencang pudiera poner su Jade de Transmisión de Sonido, de repente sintió todo su cuerpo tornarse frío. Sin querer, levantó la cabeza y vio a esa figura dorada lentamente volando hacia abajo desde la parte superior del muro... Un aura gruesa con furia, resentimiento, y la promesa de violencia abruptamente constreñida en su alma, haciendo que toda la sangre en su cuerpo al instante deje de fluir bajo la opresión extrema. Por otra parte, a través de todo el campo de batalla, los seiscientos mil soldados del Ejército Fénix Dorado y los menos de cincuenta mil soldados restantes del Ejército Viento Azul al instante se congelaron también... Incluso Número Uno Bajo el Cielo tenía una expresión de profunda conmoción y miedo en su rostro.
En el Cielo Profundo Continente, esta era la primera vez qi Yun Che... Por completo y sin freno había liberado su intención de matar completa y sin ninguna reserva. Era tan intenso que era casi tangible, y era lo suficientemente violento que causó que los vellos de la piel de todos se ericen al extremo y causó que sus cuerpos y almas se sientan como que se habían sumergido en las profundidades de un lago helado.
“Todos ustedes... ¡¡Pueden irse al infierno!!”
Una luz roja brilló en la mano de Yun Che, y la espada pesada de Yun Che apareció y se extendió hacia adelante.
¡¡¡BOOM!!!
Yun Che sólo había barrido su espada hacia adelante una vez, sin necesidad de utilizar alguna técnica fantasiosa o profundas artes, y sin embargo, ese ataque causó una enorme explosión que parecía desgarrar el cielo y causar que la tierra colapse. La tierra frente a Yun Che se había abierto por completo, y la arena estaba volando por todas partes, mientras que varios miles de soldados Fénix Dorado fueron soplados lejos de inmediato por la incomparablemente fuerte tormenta de profunda energía. Antes de que pudieran pronunciar un solo gemido de desesperación, ellos se habían reducido a brillantes flores rojas de sangre, que se arremolinaron espectacularmente en el aire junto con los restos de sus cuerpos, y muy pronto, la amplia extensión de tierra se tiñó de rojo con el color de la sangre fresca.
Sólo un movimiento de su espada había causado que tres mil soldados Fénix Dorado... ¡¡Mueran una muerte terrible y desgraciada!!
Qi Zhencang estaba situado en medio del ejército, por lo que estaba aún muy lejos de la acción, pero esta escena le sorprendió tanto que casi hizo que su alma volara. Él sostuvo el Jade de Transmisión de Sonido con la manea más apretada posible y gritó con todas sus fuerzas, “Todas las tropas... Retrocedan... ¡¡Ahhh!!”
Después de numerosos gritos de Qi Zhencang, que estaban llenos de alarma, la figura de Che Yun ya se había acercado con una velocidad que no podía ser comprendida por el ojo desnudo. La gigantesca espada escarlata en su mano liberó una profunda luz de color carmesí y un aura tan violenta que no podía describirse a medida que explotó en medio del Ejército Fénix Dorado que todavía no había vuelto a sus sentidos.
¡¡¡¡Booom!!!!
Una explosión trascendental engulló por completo los oídos de todo el mundo. Al instante, la luz en el cielo se convirtió excepcionalmente débil... Y eso sin duda no era debido a que el cielo de pronto se había envuelto en nubes oscuras. Fue debido a que kilómetros de tierra en los alrededores habían sido enviados a una gran agitación, llevando consigo decenas de miles de soldados del Ejército Fénix Dorado. Estos soldados fueron arrojados miles de metros en el cielo, y en ese momento, el cielo y la tierra parecían haber sido completamente volcados. Por otra parte, todo el cielo se llenó con tierra de tono negro y soldados Fénix Dorado lamentándose en terror. Pero estos lamentos de terror sólo duraron unos momentos más a medida que sus cuerpos se rompieron en trozos que eran más pequeños que un grano de arena debido a la extremadamente violenta tormenta de la espada pesada.
Crash…
La tierra de tono negro que llenaba el cielo pesadamente cayó de nuevo al suelo, pero ni una sola de las decenas de miles de soldados Fénix Dorado fue capaz de volver a la tierra en el suelo... Debido a que lo único que cayó al suelo fueron fragmentos rotos de sangre y huesos. Por otra parte, ni siquiera un solo dedo entero se pudo encontrar entre los restos, y mucho menos un cuerpo entero.
Una vez que la tierra que había sido levantada en el cielo cayó hacia abajo, su color ya no era gris y amarillo. Se había convertido en cambio a un sorprendente color rojo sin brillo, y estaba mezclada con un sinnúmero de fragmentos rotos de armadura roja y armas. Por encima de la tierra, la energía todavía no dispersada de la espada pesada causó que franjas de aire distorsionado silben y crepiten.
El enorme campo de batalla se había en un instante... Y fue realmente sólo un instante, transformado en un purgatorio lleno de sangre, terror y lamentos angustiados. La gente moría sin dejar todo su cuerpo atrás, y los que aún estaban vivos se estremecían, gemían, y sentían que su valor se rompía... Numerosos soldados Fénix Dorado que no habían sido afectados por el ataque se dejaron caer al suelo y se enroscaron del miedo, sus pupilas contraídas. Además, la escena que se había mostrado delante de ellos era tan aterradora que sus almas prácticamente habían dejado sus cuerpos los cuáles resultaron en ellos siendo incapaces de estar de pie.
La atmósfera era sofocante. De hecho, lo que cada uno sentía era el pináculo de la opresión. Cada persona del Ejército Viento Azul tuvo sus ojos ampliados como platillos, y todos ellos sospechaban que estaban soñando. El Ejército Fénix Dorado que habían odiado sin descanso había sido aplastado en un instante, por lo que deberían haber estado llenos de alegría en cambio... Pero la escena que había aparecido ante sus ojos les causó soportar un shock y miedo que era casi tan grande como el Ejército Fénix Dorado en sí. Incluso Feng Yunlie, que veía la muerte con ecuanimidad, no fue capaz de volver a sus sentidos durante un largo periodo de tiempo que se quedó allí de pie, mirando fijamente con los ojos que se habían vuelto tan redondos como pequeñas lunas.
Xiao Yun vio la sangre que llovió desde el cielo, la cantidad interminable de cuerpos rotos, y la tierra que se había teñido de rojo en un instante. La gran resolución que había sostenido anteriormente fue sacudida completamente. Él tembló con ferocidad, y sus palmas cubrieron su rostro que estaba tan blanco como el papel. “No puedo hacerlo... Realmente no puedo hacerlo...”
Número Siete Bajo el Cielo a toda prisa lo abrazó y lo consoló, “Está bien... Está completamente bien. Me gusta hermano Yun, una persona tan amable que no estaría dispuesto a herir a un animal pequeño. Si realmente te vuelves igual a hermano mayor Yun, yo... En cambio tendría miedo, por lo que... Realmente está bien.”
La expresión de Número Uno de Bajo el Cielo también se había vuelto extremadamente fea. Él giró su rostro, y ni siquiera se atrevía a mirar el campo de batalla que había sido teñido del color de la sangre, mientras que murmuró en voz baja, “Y pensar que en realidad un intento asesino tan terrible... Existe en este mundo... Huuu...”
Como por los comandantes del ejército, Duan Qinghang y Qi Zhencang ellos habían pasado la mayor parte del tiempo con la mente en blanco, ya que nunca habían presenciado realmente la fuerza de un Monarca antes. Ellos personalmente fueron testigo de cien mil soldados... Cien mil hombres completos, bajo un solo golpe de la espada de Yun Che... Apenas con solo un movimiento, ellos fueron masacrados.
Por no mencionar el hecho de que ni siquiera se les dio la más mínima oportunidad de resistir o luchar... Sino que ellos ni siquiera murieron dejando atrás un cadáver; ¡¡Ya no quedaba nada para enterrar!!
El Ejército Fénix Dorado que podría barrer a las otras seis naciones y todo bajo el cielo, el Ejército Fénix Dorado que poseía el mejor equipo y la más alta aptitud, delante de este hombre, ¡¡ni siquiera equivalían a las hormigas!!
Lo que es más, era que a pesar de que habían pasado por muchas batallas y sus corazones eran como piedras, en ese momento, sus espíritus se habían derrumbado por completo... Qi Zhencang tropezó hacia atrás en estado de shock y el miedo, aterrizando sobre sus nalgas con un ruido sordo. Después de eso, él gritó frenéticamente como si se hubiera vuelto loco, “Dispérsense... ¡¡Dispérsense rápidamente!!”
Los aullidos de Qi Zhencang casi alquilan su garganta, y el Ejército Fénix Dorado, que todavía estaba acobardándose en miedo y shock, se despertaron por el grito, como si hubieran sido despertados de una pesadilla. Ellos colectivamente dejaron escapar un grito ahogado y frenéticamente se tambalearon y arrastraron hacia atrás... Sus espíritus se habían derrumbado, e incluso sus comandantes estaban completamente asustados, por lo que las decenas de miles de soldados que componían el Ejército Fénix Dorado no se preocuparon por la disciplina militar en absoluto. En cambio, huyeron como pollos sin cabeza, y lo único que les importabas era huir con la mayor velocidad de ese demonio aterrador que había descendido de los cielos. En un abrir y cerrar de ojos, ellos habían sido completamente derrotados, y numerosos hombres habían perdido la vida bajo el pisoteo de sus propios compatriotas.
Pero Yun Che, cuyo odio llenaba los cielos y la tierra y que había perdido por completo el control de su deseo de matar, no se detendría sólo debido a que estaban huyendo. Sus ojos se volvieron rojo carmesí, y él se elevó hacia el cielo mientras las llamas del Cuervo Dorado comenzaron a acumularse rápidamente. En un instante, ello se hinchó en una conflagración que tenía decenas de metros de ancho, y de lejos, parecía como si otro sol carmesí había aparecido en el cielo.
“¡¡Ruptura del Sol Abrasador!!”
El ‘sol’ carmesí explotó alto en el cielo e hizo que los fuegos de la destrucción llovieran. Estas eran Llamas del Cuervo Dorado, llamas tan destructivas que incluso el más mínimo contacto con ellas había consignado al Dignatario Fénix Dorado Feng Feiying a la muerte. Así que, como podría ser algo que pueda ser soportado por los soldados normales del Ejército Fénix Dorado. Las llamas carmesíes que cubrían el cielo llovían, y cualquier soldado del Ejército Fénix Dorado que entró en contacto con estas llamas al instante se encendió en antorchas humanas antes de caer en montones de cenizas... O, en algunos casos, habían sido borrados a la nada.
Gritos, sollozos, rugidos, gritos de terror, y el sonido de quemar... El ambiente en este campo de batalla se había transformado horriblemente a un canto fúnebre del infierno.
Como por el Ejército Fénix Dorado que, ‘no tenía rival bajo el cielo’, estaba barriendo a través de Viento Azul, conquistar su capital y tomar control de ello se suponía que era algo tan simple que era como robar un caramelo a un bebé. Pero nunca en sus sueños más salvajes habían imaginado que iban a conocer a un demonio tan poderoso y extremadamente cruel tal como Yun Che. La profunda fuerza de Feng Feiheng estaba siendo frenéticamente circulada, y su velocidad había sido empujado a su límite extremo a medida que los sonidos que oía a su alrededor lo hicieron descender a una pesadilla. En este momento, de repente sintió todo su cuerpo se tornaba frío, y él inconscientemente giró la cabeza hacia atrás. Para su sorpresa y miedo, descubrió que Yun Che estaba a sólo unas decenas de metros de él.
Las pupilas de Feng Feiheng se dilataron, y él apretó los dientes ferozmente a medida que utilizó ‘Llamas de Fénix Queman los Cielos’ mientras todas la llamas de fénix en su cuerpo explotaron hacia Yun Che.
El rostro de Yun Che estaba tan oscuro que parecía el dios de la muerte cosechando vidas desde el mismo infierno. Frente al ataque de Feng Feiheng, la Espada Opresora del Cielo en su mano danzó brevemente en el aire... Y desde que las poderosas llamas de fénix de Feng Feiheng entraron en contacto con el poder de su pesada espada, se redujeron al instante a flores de fuego que se dispersaron en el aire. Sin embargo, la tormenta de profunda energía generada por la espada pesada no fue ni un poco afectada, y en medio de los aullidos de aire desgarrado, ferozmente colisionó contra el pecho de Feng Feiheng.
¡¡Bang!!
Tres flechas de sangre se dispararon consecutivamente de la boca de Feng Feiheng. Él aterrizó pesadamente en el suelo, y antes de que pudiera levantarse de nuevo, Yun Che lo había levantado por el cuello. Con eso, una sensación helada de muerte impregnó su cuerpo desde atrás.
“Yo... Soy Feng Feiheng... El Décimo Noveno Dignatario de la Secta Fénix Divino... No se te permite matarme...”, dijo Feng Feiheng a medida que cada uno de sus músculos y nervios temblaban violentamente. “Si no... Si no, la Secta Fénix Divino definitivamente no te dejará ir... ¡¡Arghhhh!!”
¡¡¡Boom!!!

Mientras Feng Feiheng dejaba escapar un grito desolado y triste, un grupo de fuego explotó desde su espalda, haciendo que este Dignatario Fénix Dorado, que se había sentido sin igual en este mundo durante casi toda su vida, se convirtiera en cenizas encendidas esparciéndose en todo el vasto cielo.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios