CEO Capítulo 229

14:31

Traductor: Trafalgar
Corrector: Radak

Capítulo 229: Como Consuelo 
Cuando llegó al hospital, Yang Chen notó que el número de guardias se había duplicado al menos desde ayer. Evidentemente, esto era debido a que la Familia Yuan estaba preocupada que Zhou Guangnian elegiría dañar temerariamente a la gente que le importaba con medios inescrupulosos, de modo que se sintieron obligados a aumentar la protección.
Sin embargo, probablemente nadie esperaba que Zhou Guangnian ya estuviera muerto en casa. No estaban seguros de quién fue el que hizo esto, pero la conjetura a la que Yang Chen llegó con su experiencia con respecto a este asunto fue que muy probablemente fue alguien de dentro de Dongxing.
Cuando llegó a la puerta de la UCI, se dio cuenta que ya había varias personas aquí. A la única que Yang Chen reconoció fue la mamá de Yuan Ye, Yang Jieyu.
Cuando Yang Jieyu vio a Yang Chen aparecer, ella se puso de pie y sonrió: “Viniste tan temprano para visitar a Pequeño Ye. Como mamá, quiero agradecerte por tu preocupación.”
“No tengo muchos amigos. Él es uno de ellos, así que tengo que preocuparme más.” Yang Chen no tenía prisa en entrar. Él tenía una extraña sensación sobre Yang Jieyu, y ambos no pudieron evitar querer conocerse el uno al otro mejor.
Yang Jieyu con curiosidad preguntó: “Nunca escuché a Pequeño Ye mencionarte antes, ¿ustedes dos se hicieron amigos recientemente?”
“He estado en el extranjero todo este tiempo, y solo volví este año. Nos hicimos amigos a través de Tangtang al jugar juegos.” Yang Chen dijo la verdad.
Oyendo a Yan Chen decir que acostumbró estar en el extranjero, las pupilas de Yang Jieyu obviamente se encogieron, pero no tuvo cambio de expresión: “Así que ese es el caso. Al Pequeño Ye le gusta la industria eSports[1]. Su padre realmente no lo apoya, pero yo siempre lo he hecho. Parece que ha sido provechoso ya que ha hecho un amigo como tú quien es digno de confianza.”
“Tal vez. Iré a echar un vistazo.” Yang Chen sintió el diminuto cambio de Yang Jieyu, y no continuó la conversación.
Entrando en la habitación, vio que el doctor y varias enfermeras estaban analizando la condición de Yuan Ye. Los ojos de Tangtang estaban rojos. Era obvio que ella no había dormido mucho anoche. Ella estaba parada junto a la cama, observando con preocupación.
“Doctor, ¿cómo está la condición de hermano mayor Yuan Ye? Veo que su pulso es normal, debe estar bien, ¿verdad?” Preguntó Tangtang.
El doctor recibió un informe de una enfermera, y después de mirarlo cuidadosamente, se relajó y sonrió: “Está bien ahora. Él tiene una fuerza de voluntad muy poderosa, todos los índices están en un nivel saludable, creo que despertará tarde esta noche.”
“¡¿En serio?!” Tangtang estaba lleno con alegría.
“Por supuesto, ¿por qué el doctor te mentiría? Niña tonta.”
Tangtang se dio la vuelta. Viendo a Yang Chen entrar de repente, ella no se preocupó por la situación y felizmente saltó en su abrazo. Ella gritó: “¡Tío, Tío! ¡Hermano mayor Yuan Ye está bien! ¡Él está bien!”
Yang Chen palmeó la espalda de Tangtang, y miró a Yuan Ye desde la esquina de sus ojos. ¡Él solo pasaba a ver a Yuan Ye abrir sus ojos lentamente!
“Niña, mira quién acaba de despertar.” Yang Chen le hizo una seña a Tangtang para que mirara atrás de ella.
Tangtang bruscamente se dio la vuelta, y sólo así sucedió ver la sonrisa de Yuan Ye hacia ella. Sin embargo, él no parecía tener mucha fuerza.
Tangtang cubrió su boca y abrió sus ojos amplios. Era como si no pudiera creer lo que veía a medida que lloraba lágrimas de alegría.
El doctor y las enfermeras sabían tácitamente qué hacer y silenciosamente salieron de la habitación. Yang Chen finalmente estaba aliviado también, pero él también salió de la habitación ya que esta joven pareja necesitaba algo de tiempo privado juntos.
Saliendo de la habitación, él pasó a ver a Yuan Hewei precipitándose con un grupo de personas. Viendo que Yang Chen estaba aquí, lo saludó amistosamente.
“La batalla de anoche fue hermosa, nuestra Familia Yuan y la Familia Fang no esperaban que la Presidenta de la Sociedad de las Espinas Rojas, Rose, tuviera tales tácticas increíbles. Aunque la policía y las fuerzas armadas estaban ahí para ayudar, nosotros los viejos anticuados aún reconocemos sus métodos. Realmente tenemos que agradecerte por tu ayuda.” Yuan Hewei elogió sinceramente.
Yang Chen se encogió de hombros: “Usted debería estar diciendo eso a Rose en cambio, yo no hice nada.”
“No, creo que aparte de ti, nadie podría hacer que Rose actúe sin ninguna reserva y batalle junto a nosotros.” Yuan Hewei dijo con una mirada profunda.
Yang Chen sabía que era fácil para estas personas investigar su relación con Rose, así que no le importaba en absoluto.
“¿Cuál es la situación del lado de la Familia Xu?” Preguntó Yang Chen.
La expresión de Yuan Hewei se convirtió en una de arrepentimiento: “Xu Zhihong es mucho más astuto de lo que habíamos pensado. Él ya había salido de Zhonghai con sus ayudantes y familia cercana ayer en la tarde. Es altamente probable que hayan salido de Zhonghai a través de medios ilegales especiales. Es imposible atraparlo. Ahora mismo, todas las propiedades de la Familia Xu están en juego, y hemos decidido adquirir todas sus propiedades importantes. Sin embargo, la mayor parte de la riqueza de la Familia Xu había sido transferida a un Banco Suizo en el extranjero por Xu Zhihong en un corto período de tiempo, el gobierno y el ejército no son capaces de rastrearlo y congelarlo.”
Las cejas de Yang Chen se arrugaron. Esto significaba que Xu Zhihong todavía tenía grandes cantidades de activos en su posesión, y podría hacer una reaparición en el futuro.
Esta no era realmente algo bueno, pero este molesto tejón probablemente no afectaría su vida por ahora, de manera que Yang Chen no podría molestarse sobre él.
La cadena de eventos que habían ocurrido debido al cumpleaños de Yuan Ye finalmente había sido resuelta. Yuan Hewei y su esposa estaban emocionados de ver a su hijo quien había despertado, así que Yang Chen no los hizo esperar. Él se despidió de ellos y se fue.
Cuando él estaba en la entrada del hospital, Yang Chen estaba a punto de caminar hacia el estacionamiento, pero había gente con la que estaba familiarizado acercándose.
Él vio a Li Jingjing quien vestía una camisa de cuello beige con una falda de cuadros gris blanca ayudando al Viejo Li quien no parecía estar de lo más saludable acercándose.
Li Jingjing a quien no había visto ni contactado por un tiempo parecía más demacrada que antes, pero ella exudaba un aura más madura y confiada también. Conforme se acercaba, su figura femenina y hermoso rostro sin adornos atrajeron la mirada de numerosos transeúntes.
Desde que el Viejo Li expuso sus deseos para que Yang Chen dejara de interferir con el futuro de Li Jingjing, Yang Chen silenciosamente colocó una pared entre él y Li Jingjing. Él no se permitió a sí mismo verla, pero ahora que otra vez había visto a esta chica a la que solía acercarse... Que ahora podía considerarse una mujer, Yang Chen encontró difícil ocultar cuánto la extrañaba y cuán satisfecho se sentía de verla.
El Viejo Li y Li Jingjing ambos vieron a Yang Chen en la entrada. El Viejo Li estaba bastante sorprendido y feliz, mientras Li Jingjing lo miraba con emociones complejas y bajó su cabeza.
“Pequeño Yang, no esperaba toparme contigo aquí, ¿hay algún problema con tu salud?” Preguntó el Viejo Li.
"No, sólo estoy aquí para ver a un amigo. Viejo Li, ¿estás enfermo?” Yang Chen no miró a Li Jingjing más, y en cambio saludó al Viejo Li con una sonrisa.
El Viejo Li suspiró: “Soy viejo y mi postura es mala. Mi disco intervertebral me está dando problemas. Ya que es sábado por la mañana, Jingjing no necesita ir a la escuela, así que me trajo aquí para que lo revisen.”
“Debes cuidar de ti mismo, no te desgastes. Ahora, este problema no debe ser tan malo.” Yang Chen sacó su teléfono para echar un vistazo a la hora: “Todavía tengo asuntos que atender, así que me iré ahora. Reunámonos para tomar algo pronto.”
El Viejo Li no detuvo a Yang Chen. Él solo asintió y se despidió de él.
Viendo que Yang Chen solo se fue en la distancia como si ni siquiera le diera un vistazo o le dijera una palabra, los ojos de Li Jingjing se enrojecieron un poco. Ella mordió su labio, y permaneció callada.
El Viejo Li notó la reacción de su hija y suspiró: “Jingjing, Papá y Mamá están haciendo esto por tu propio bien. Pequeño Yang es una buena persona, pero él no es alguien de quien deberías enamorarte.”
Li Jingjing reveló amargura y renuencia, pero también había un brillo peculiar en sus ojos.[2]
Por otro lado, Yang Chen había subido a su auto. Él cerró sus ojos por un rato y sacudió su cabeza para despejar la expresión abatida de Li Jingjing de su cabeza. Justo cuando estaba a punto de encender el auto, su teléfono sonó.
Le echó un vistazo al número, y estaba seguro de que nunca lo había visto antes, pero aún cogió la llamada
“Hola, ¿es este el Señor Yang?” La voz en el teléfono era una voz masculina bastante neutral y desconocida.
Yang Chen frunció el ceño: “¿Zhou Dongcheng?”
El llamante inmediatamente rió tontamente. Este hombre estaba usando la forma de risa de una mujer, pero parecía increíblemente real.
“Por favor llámeme Chanel, Señor Yang. Estoy realmente feliz que pueda reconocerme a través de mi voz.” Chanel estaba encantada.
Yang Chen tenía una sonrisa embarazosa conforme decía: “Eres realmente valiente. Con tu inteligencia, debes saber que quien inició ese ataque a gran escala detrás de la escena era yo. ¿No tienes miedo de exponer tu paradero?”
“Sé que usted no se molestaría con una mujer débil como yo, Señor Yang. Eso es por qué me siento a gusto dándole una llamada después de encontrar su número de teléfono.”
“¿Cuál es el asunto?” Yang Chen rió por dentro. Este tipo era en efecto inteligente, pues él de hecho no tenía interés en matarlo, y ni siquiera estaba interesado en hacerle las cosas difíciles.
“Estoy a punto de salir del país. Antes de irme, deseo reunirme con usted una vez más... Solo piense de ello como un consuelo para mí al despedirse de mí, Es eso… ¿Posible?”
Yang Chen permaneció callado por un momento, luego suspiró: “Dime dónde entonces. Elije un lugar donde te sientas seguro.”


[1] Trafalgar: Deportes electrónicos/esports.
[2] Trafalgar: Maldita, bueno no hay que odiarla lo hace por amor XD.
....

También te puede gustar...

0 comentarios