CEO Capítulo 150

0:40

Traductor: Zero
Corrector:  Radak

[Capítulo Anterior] [Lista de Contenido] [Siguiente Capítulo]


Capítulo 150: Ganar Dinero y Disculparse

A pesar de que el vínculo entre ser apuesto y las habilidades de apostar eran desconocidas. Li Mucheng aún sentía como si estuviera siendo despreciado por ser desafiado por un hombre desconocido. El inmediatamente contestó: “Bien entonces, puesto que viniste aquí con mi desafortunado hermano, debes tener algunas habilidades. Jugaré unas rondas contigo. ¿Qué debemos jugar?”

“No, sólo una ronda. No jugaremos algo difícil, tú conoces los juegos difíciles, yo no. Sólo jugaremos con los dados, adivinaremos si es grande o pequeño y decidiremos al ganador de eso.” Yang Chen elevó un dedo conforme decía.

“¿Una ronda? Eso es muy aburrido, ¿cuáles son las apuestas?” Li Mucheng dijo mientras hacía un puchero.

Yang Chen sonrió irónicamente, entonces se acercó al oído de Li Mucheng para susurrar.

Li Mucheng estaba inmediatamente encantado, él preguntó entusiasmado: “¿De verdad?”
“¿Por qué te mentiría? Este es el territorio de tu familia, ¿cómo me atrevería a mentir? Sólo depende en si eres bastante hábil.”

“Entonces qué si… Yo pierdo, ¿qué es lo que quieres?” Li Mucheng cuidadosamente preguntó, mostrando que no es tonto.

Yang Chen levantó un dedo nuevamente, “1 millón, ¿qué tal eso?”

Li Mucheng pretendió ser un pensador profundo conforme consideraba, “Así que tienes necesidad de dinero. Cambiar un millón por esa apuesta tuya, de hecho vale la pena; También no estoy asustado de que no lo cumplirás, jugaré contigo entonces.” Diciendo eso, él inmediatamente caminó al dado más cercano y dispersó al grupo de jugadores invitados allí.

Viendo que los dos realmente iban a apostar, Li Mucheng despacio le preguntó a Yang Chen, "Sr. Yang, ¿qué ha puesto en juego?

Yang Chen hizo un movimiento de silencio con su mano. “Los misterios del cielo deben mantenerse en secreto.”

“Oye, qué estás murmurando, ¿quién va a ser el banquero, tú o yo?" Li Mucheng Preguntó en voz alta.

Yang Chen se encogió de hombros, “Depende de ti.”

Li Mucheng complacidamente rio y dijo, “Puesto que dijiste que depende de mí, No te daré oportunidad. Probablemente piensas que al pretender ser generoso, yo me sentiría avergonzado y te dejaría ser el banquero, ¿cierto? ¿Me tomas como un niño de tres años? No soy tan fácil de engañar, dijiste a propósito que depende de mí, así que te escucharé, yo seré el banquero.”

Después de decir esas palabras, Li Mucheng sintió que él era increíblemente inteligente. Rio alto varias veces, luego lentamente sacudió el cubilete en su mano. El sonido de los dados siendo agitados se escuchaba.

Yang Chen tranquilamente tenía ambas manos sobre la mesa con los dedos extendidos mientras esperaba que los dados dejaran de sacudirse.

La gente en los alrededores miraba conteniendo el aliento. Después de todo, había un millón apostado en una sola mano. A pesar de que todos los presentes eran ricos, ellos rara vez jugaban a los dados con tales altas apuestas.

Aproximadamente medio minuto después, la mano de Li Mucheng estaba adolorida por la sacudida, así que se detuvo y los dados bajo el cubilete finalmente se detuvieron.

“Adivina.” Li Mucheng tenía un rostro lleno de espíritu de pelea a medida que alzaba su cabeza para hablar.

Yang Chen rascó indiferentemente su oreja, sin siquiera molestarse en mirar el cubilete. En cambio, miró el rostro de Li Mucheng y dijo, “Grande… Eso es imposible, supongo que es pequeño.”

Li Mucheng rio fuertemente. “Supusiste mal, basado en mi experiencia como jugador experto por más de diez años, tiene que ser grande.

A medida que decía eso, Li Mucheng ferozmente levantó el cubilete.

“1, 1, 3, pequeño……” El árbitro de pie al lado informó.

Li Mucheng inmediatamente tuvo un rostro abatido, él murmuró, “Imposible.”

Viendo que su hermano mayor perdió, Li Muhua sonrió hacia Yang Chen y dijo: “Sr. Yang, es un gran jugador y ha ganado. Le enviaré un cheque por un millón a su habitación más tarde.

“No es necesario.”

Li Mucheng de repente dijo para detenerlo, “Yo perdí, así que pagaré. No necesito tu apestoso dinero.” Diciendo eso él miró a Li Muhua, y recibió un talonario de cheques de Li Meng junto a él. Él escribió el cheque en el lugar, y entregó el cheque del Banco de Huaxia por un millón de RMB[1] a Yang Chen.

Yang Chen lo recibió y lo guardó en su bolsillo. “Parece como que la suerte del gran Joven Amo Li no es tan buena. Como soy una persona que sabe cuándo retirarse, me iré primero, ¡adiós!”

Li Muhua fue avergonzado por Li Mucheng en público pero él no se enojó. Tras sonreír cordialmente a la gente ahí, persiguió a Yang Chen, luego preguntó despacio, “Sr Yang, está bien para mí preguntar sólo, ¿qué fue lo que apostó? Estoy curioso en cuanto a por qué mi hermano de repente accedería a jugar con usted.”

Yang Chen lentamente sacó un cigarrillo de su bolsillo, luego lo colocó en su boca, señalando a Li Muhua encenderlo por él.

Li Muhua no se disgustó por esto, él en cambio pareció prestar con mucho gusto un encendedor de uno de sus subordinados para ayudar a Yang Chen a encender su cigarrillo.
Después de un soplo de humo, Yang Chen asintió con satisfacción y dijo: “Eres en realidad mejor que tu hermano en ser una persona, tu padre realmente debe pensar altamente de ti.”

“Sr. Yang está exagerando, sólo estoy mostrando hospitalidad como el anfitrión.” Li Muhua agitó su mano y dijo.

Yang Chen sopló más anillos de humo, luego dijo con una diabólica sonrisa: “En realidad, no le dije nada especial. Sólo le dije que si gana, haré que Mo Qianni esté inconsciente para él, y la enviaría a su habitación.”

Li Muhua estaba sorprendido y apresuradamente preguntó: “Sr. Yang, ¿cómo podría tratar a la Señorita Mo así? Si la Señorita Mo descubre que usted secretamente la usó como apuesta, eso sería muy hiriente, y eso arruinaría la amistad entre todos.

“¿No ya gané? ¿Por qué estás entrando en pánico?” Yang Chen preguntó con una sonrisa amplia.

Li Muhua se sonrojó y tosió unas veces, luego dijo, “Erm… Sólo estoy preocupado que la relación entre ustedes dos se volviera mala, eso no sería beneficioso para nuestras futuras conversaciones. Sin embargo, definitivamente guardaré este secreto por usted, Sr. Yang. Solo espero que usted no hará tal cosa de nuevo.”

“No te preocupes, no lo haré por ahora. Un millón es suficiente para usarse por un rato.” Yang Chen dijo con satisfacción.

Cuando el regresó a su habitación, era casi media noche, luces tenues alumbraban la silenciosa habitación.

Yang Chen encendió la TV, y la TV satelital justo sucedía a estar transmitiendo un canal Francés. Era un tipo de programa para estudiar. Como él no tenía barreras lingüísticas, Yang Chen no era exigente, y dejó la TV en ese canal.

Él abrió el grifo en el baño, con la intención de tener un baño agradable. Sin embargo, justo cuando se quitó su parte de arriba, la puerta de su habitación fue golpeada.

Yang Chen estaba muy curioso en cuanto a quien tocaría en su puerta tan tarde, así que él caminó directamente hacia la puerta y la abrió. Lo que encontró fue a Mo Qianni que ya se había cambiado en un par de pijamas sueltas con un gran diseño a cuadros. Su cabello mojado le decía que ella acababa de tomar una ducha, y el olor de su jabón aún estaba siendo emitido desde su cuerpo.

“Oh, pensé que era la dama de servicio (prostituta) que llamé para que viniera, nunca esperé que la que viniera fuera la Jefa de Departamento Mo de alta calidad.” Yang Chen bromeó.

Mo Qianni se sonrojó y se volteó, “¿Puedes ponerte una camisa antes de abrir la puerta?”

“Quiero tomar un baño, ¿por qué usaría una camisa? ¿No puedes escoger un momento para venir cuando no esté yendo a tomar un baño?” Diciendo eso, Yang Chen caminó de regreso a su habitación sin la intención de ponerse su ropa: “¿Por qué viniste aquí tan tarde? ¿No puede ser que realmente quieras dormir conmigo? Soy un hombre muy limpio y honesto.”

Mo Qianni no era una chiquilla tímida, viendo que Yang Chen no tenía intención de ponerse una camisa, ella ya no se preocupó por su cuerpo desnudo. Entró en la habitación y miró por todas partes en su habitación, su cama y su inodoro.

Desconcertado, Yang Chen preguntó: “Señorita Mo, ¿hay algo de valor que esté buscando? Nuestras habitaciones son iguales.”

“Hmph.” Mo Qianni lo miró fijamente: “Estoy haciendo una revisión en nombre de Ruoxi para ver si irresponsablemente has traído a una zorra de vuelta.”

Yang Chen nefariamente sonrió y dijo: “¿Realmente estás revisando en nombre de Ruoxi? No creo que Ruoxi se preocupe por esto en absoluto, mientras usted parece preocuparse un montón, Señorita Mo.”

Al tener sus pensamientos revelados, Mo Qianni se sonrojó hasta sus orejas y su pulso se aceleró. Ella en efecto había estado inquieta sobre lo que pasó en el avión durante el día. Una vez que pensó sobre cómo Yang Chen podría estar con otra mujer en la noche, ella sintió malestar dentro de su corazón. Después de mucha deliberación, decidió echar un vistazo.

“No pienses tan altamente de ti mismo, ¿crees que eres Tang Seng[2]? ¿Crees que todo el mundo está persiguiéndote para comer tu carne? Sólo estaba llevando a cabo mis deberes como una buena hermana. Ya que no trajiste una zorra aquí, me iré ahora.”

Mo Qianni sintió que moriría de vergüenza si continuaba quedándose. Con su cabeza bajada, ella apresuradamente trató salir de la habitación de Yang Chen.

De pronto, Yang Chen agarró el brazo de Mo Qianni. Sorprendida, Mo Qianni detuvo su camino, y se quedó donde estaba con su espalda haciendo frente a Yang Chen a medida que ella  nerviosamente preguntaba: “Tú… ¿Por qué me estás agarrando…?”

Yang Chen suspiró y luego dijo: “Perdón, lo que pasó esa noche fue mi culpa, me disculpo sinceramente.”

Esa noche naturalmente se refería a la noche en la casa de Mo Qianni. Yang Chen fingió estar durmiendo, y esperó a que Mo Qianni lo besara. En realidad, ese asunto fue todo voluntariamente hecho por Mo Qianni, mientras que Yang Chen fue pasivo. Realmente no había un error hecho, pero Yang Chen había engañado los sentimientos puros de esta mujer, esto era debido a que él estaba consciente cuando intencionalmente fingió estar dormido en frente de Mo Qianni. Recibiendo un beso de ella sin ninguna razón equivale a aprovecharse  intencional e irresponsablemente de los sentimientos de Mo Qianni, a pesar de ser incapaz de responder a esos sentimientos suyos.

El delicado cuerpo de Mo Qianni tembló. Su bello rostro el cual estaba mirando a la otra dirección estaba bajado y sus ojos estaban rojos, pero ella por la fuerza resistió sus lágrimas de caer. Tomando un aliento profundo, ella dijo indiferentemente: “No sé lo que estás diciendo, no me hables sobre cosas que no entiendo.”

Con eso dicho, Mo Qianni por la fuerza forcejeó para liberarse del agarre de Yang Chen, y rápidamente corrió de vuelta a su habitación.

Yang Chen impotentemente hizo pucheros. Esta disculpa fue un poco tardía, pero él no tenía elección. Si la decía antes, su reacción sería peor y ella no habría escuchado una palabra que él diga.

En cuanto a si Mo Qianni lo perdonaría, Yang Chen no tenía expectativas. Todo este tiempo, su relación había sido íntima pero distanciada, era un lío.

Media hora después, Yang Chen había terminado con su baño, se puso los pijamas preparadas en la habitación, apagó la luz y se recostó para intentar dormir.

Él de repente reflexionó. En este momento, ¿Lin Ruoxi le daría una llamada y preguntaría si todo estaba yendo bien o algo? Pero tras pensar sobre ello por un rato, encontró eso hilarante, si la belleza gélida realmente le hablara de esa forma, eso sería como ver un fantasma.

Justo cuando Yang Chen cerró sus ojos y planeaba dirigirse al país de los sueños, su excepcional audición le permitió oír algo que no debería haber sido capaz de oír…


[1] Renminbi.
[2] Tang Seng es un personaje de Viaje al Oeste cuya carne supuestamente otorga vida eterna.

También te puede gustar...

0 comentarios