CEO Capítulo 159

1:10

Traductor: Trafalgar
Corrector:  Radak

[Capítulo Anterior] [Lista de Contenido] [Siguiente Capítulo]


Capítulo 159: Mano Izquierda

La luz del amanecer se esparcía dentro de la hermosa habitación para invitados pasada de moda. Sobre la cama intrincadamente tallada y bajo la delgada sábana, la cabeza de Mo Qianni descansaba sobre una suave y blanca almohada, liberando suaves sonidos de respiración en su dormir.

Sus exquisitos rasgos faciales estaban iluminados bajo la suave luz del sol, con líneas agraciadas aparentemente místicas, como una durmiente concubina del emperador, revelando una sexy pero indolente aura.

De pronto, la puerta de la habitación se abrió ligeramente. Yang Chen quien se había cambiado a un traje negro y corbata granate llevó el desayuno humeante dentro.

Yang Chen colocó el congee y guarniciones en el gabinete al lado de la cama, luego se puso de pie para mirar a la mujer quien todavía tenía sus ojos cerrados.

Con una sonrisa impotente él dijo: “Oye, tenemos negocios verdaderos que hacer hoy, ¿estás planeando quedarte dormida todo el día?”

Las largas pestañas de Mo Qianni temblaron y su rostro se sonrojó. Finalmente incapaz de soportar la mirada directa de Yang Chen, ella abrió sus ojos y tranquilamente se sentó en la cama.

“¿Sabes que estaba despierta?”

“En el momento que entré, tu cuerpo claramente tembló, tu habilidad en fingir dormir no es bastante buena.” Yang Chen se burló.

“Lo… Lo siento… Yo…” Mo Qianni bajó sus ojos, ella no sabía qué más decir.

Yang Chen indiferentemente dijo: “No te culpes a ti misma, ninguna persona normal que viera la escena de anoche sería capaz de aguantarla tampoco, y desarrollaría temor. Si no sientes una sola cosa, yo en cambio sospecharía que eres una demonia y una maníaca homicida o algo.”

“Ayer… ¿Qué paso después de que me desmayé?” Mo Qianni suavemente preguntó.

Cuando ella vio a Yang Chen matar a una persona, Mo Qianni se desmayó. Ella ni siquiera sabía cómo regresó a la villa. Tras despertar, había estado en un esto de pánico. Aparte de la misteriosa atracción mortal que este hombre le daba, ella también sentía miedo… Así que cuando Yang Chen entró, ella no se atrevió a abrir sus ojos de inmediato.

Yang Chen jaló una silla, se sentó, y cruzó sus piernas. Él habló en detalle: “Tras negociar con Li Muhua, él acordó intercambiar el cuarenta porciento de la parte de Muyun en esta colaboración por su vida. Lo cual significa que junto a nuestro inicial veinticinco porciento, Yu Lei recibirá el sesenta y cinco porciento de los beneficios totales de este proyecto.”

“¿Ah?” Mo Qianni alzó su cabeza en shock, incredulidad estaba escrita por todas partes de su bonito rostro: “¿Sesenta y cinco porciento? No es eso… Este número es demasiado…”

Ella estaba consciente de los beneficios económicos que este proyecto podía traer, si este era en realidad el caso, el futuro crecimiento de Yu Lei sería inauditamente alto.

“¿No es esto bueno? Al menos la pobre vida de Li Junior aún continúa.” Yang Che dijo con una sonrisa.

Mo Qianni miró a Yang Chen con una expresión compleja, pues este hombre siempre hacía cosas que sorprendía a las personas. Como que ella estuviera reuniendo todo su coraje, preguntó: “Entonces… ¿Qué pasa con los demás?”

“¿Quieres decir los otros dos guardaespaldas?” Yang Chen indiferentemente dijo: “Están muertos. Sus existencias solo serían un estorbo. Además, el asunto de Liu Muhua disparando personalmente a Li Mucheng ayer fue reportado a la policía como Li Mucheng siendo la mente maestra, mientras Li Muhua lo mató en auto-defensa. Una gran suma del salario de la Policía de Hong Kong viene de la Familia Li, así que este asunto sólo necesita pasar por procedimientos oficiales para mostrarse. En cuanto a nosotros dos, nunca estuvimos allí, así que podemos sentirnos aliviados.”

Mo Qianni permaneció callada por un momento, luego ansiosamente preguntó: “¿No tienes miedo que Li Muhua vuelva en su promesa después que lo has amenazado de esa forma?”
Yang Chen mostró una sonrisa relajada: “Confío en mí mismo, y estoy también confiado en la racionalidad de Li Muhua. Él debería tener muy claro de cómo las cosas terminarían si él da marcha atrás en su promesa. Él no puede vencerme, así que sin duda elegiría sufrir perdidas así como evitar la calamidad.”

 Mo Qianni forzó una sonrisa: “Siempre le das a las personas la sensación que tienes confianza ignorante, y aún cada vez estás en lo correcto.”

“Ese es el carisma de un hombre.” Yang Chen le guiño.

Siguiendo eso, los dos no tenían mucho sobre qué hablar, así que Yang Chen no quiso explicar nada, mientras la mente de Mo Qianni estaba en un estado caótico.

Al final, Yang Chen notó el sufrimiento y lucha de Mo Qianni. Él comprensivamente suspiró: “No necesitas forzarte a ti misma, nada en realidad sucedió entre nosotros dos. No tienes ninguna responsabilidad en intentar todo tipo de formas para absolver lo que pasó ayer. Como has visto, soy una persona que es muy competente en matar y cuando mato a alguien, ni siquiera parpadeo. No te explicaré por qué sé cómo matar, no te diré sobre lo que acostumbraba hacer antes. Todo lo que te diré es, todo lo que viste fue real, tengo cosas que no quiero contarte, pero nunca he cubierto la verdad.”

Mo Qianni alzó la cabeza y miró los ojos calmados de Yang Chen. Ella de pronto sintió que el hombre que estaba sentado justo al lado de ella comenzó a distanciarse a sí mismo lejos de ella de nuevo. La intimidad que se construyó ayer había desaparecido.

Ella sintió un agudo dolor en su corazón, esto era más doloroso que matarla.

Él parecía tan natural, tan libre, y sonreía tan casualmente, como si nada realmente importara… Sin embargo, Mo Qianni sentía una profunda soledad en él, había una energía negativa la cual estaba profunda dentro de él, como un veneno que daba constante tormento.

“Yang Chen… Estirarías tu mano izquierda por favor…” Mo Qianni frunció sus labios rosados y suavemente dijo.

Yang Chen estaba confundido, pero no dudó y estiró su mano izquierda.

Mo Qianni estiró sus manos suaves, y lentamente sujetó las manos de Yang Chen en ellas, sus delicados dedos masajearon sobre su piel ligeramente áspera, rascándolo y frotándolo.
“Anoche, usaste esta mano para matar a Li Meng…”

Yang Chen estaba sin habla. Eso era cierto, anoche, él usó esta mano para tomar la vida de Li Meng, él agarró el esófago de Li Meng y lo sacó… En los pasados años, esta mano había sido manchada por sangre fresca, ese hedor de sangre se había calado profundamente en sus huesos. A veces, incluso hacía que Yang Chen se sienta como que sus manos ya se habían vuelvo de color escarlata.

De pronto.

Mo Qianni bajó su cabeza, y sus delgados labios floridos besaron el centro de la palma de Yang Chen.

El húmedo y suave toque hizo que Yang Chen temblara, esta acción que no puede ser más dulce era como un martillo pesado golpeando en el corazón de Yang Chen!

‘¡Ella, besó mi mano!

¡Esta mano que le mostró muerte y miedo! ¡Esta mano que la hizo perder la consciencia por el shock! ¡Esta mano que ha tomado innumerables vidas! ¡Esta mano que ha sido manchada por innumerables pecados!

¡¡¡Esta mano pecadora que ha sido envuelta en oscuridad!!!’

El beso de la mujer no era sólo la luz santa que expulsaba los pecados podridos, era también una cálida corriente irrefutable, goteando en el corazón cerrado de Yang Chen…
Penetrante, húmedo.

La sonrisa en el rostro de Yang Chen poco a poco se disipó, una expresión de perplejidad lo reemplazó.

‘¿Por qué? ¿No ella debería estar asustada, temerosa y disgustada? ¿Como muchas personas del pasado, huyendo lejos de mí o fingiendo respeto mientras mantenían distancia? ¿¡Por qué ella besaría esta mano pecadora que apesta de sangre!?’

Después del beso, Mo Qianni tomó un aliento en frente de la palma de Yang Chen, luego despacio alzó su cabeza. Con una sonrisa amable, ella dijo: “Hay un olor aceitoso, es antihigiénico no lavar tus manos después de comer, ¿sabes?”

“Por qué…” Yang Chen no le importó su broma y directamente preguntó.

Mo Qianni con toda tranquilidad sonrió, ella apoyó su cuerpo suave hacia delante, y acarició el rostro de Yang Chen con su mano, con una mirada apacible en sus ojos.

“Me gustas, Yang Chen… Puedo no saber cuando empezó, y solo nos hemos conocido el uno al otro por un corto periodo de tiempo, pero sólo me gustas…”

“Aunque siempre me haces enojar, aunque siempre eres frío e indiferente hacia mí, aunque siempre eres pervertido, aunque tú… Eres el esposo de mi mejor amiga, sólo me gustas…”

“No me importa quien eras en el pasado, no me importa qué identidad tengas ahora, no me importa menos sobre quien serás en el futuro…”

“Todo lo que estoy intentando decir es, el hombre que me gusta es el llamado Yang Chen. Cuando me estaba sintiendo impotente, él me sacó de mi predicamento. Cuando estaba sola, él me acompañó y charló conmigo. Cuando estaba en peligro él me protegió de cualquier daño…”

“El que me gusta, es el dueño de esta mano, eres tú…”

“……”

Yang Chen no creía en ninguna religión, él no creía en ningún dios, pero en este momento, si dios realmente existía, entonces él quería agradecerle a dios por crear a las mujeres.

Mujeres, una criatura que fascina a los hombres…

Originalmente, él pensaba que tras ver una parte de su verdadero lado, esta mujer ya no sería íntima con él, poco a poco se distanciaría ella misma, e incluso lo evitaría…

Aunque su mente firme podía ignorar todo esto, las gotas de agua pueden romper rocas, el dolor eventualmente haría su camino dentro de su agotado corazón.

Pero inesperadamente, el resultado fue en cambio…

Yang Chen bajó su cabeza, parpadeó unas pocas veces, luego alzó su cabeza de nuevo con una brillante sonrisa: “Pequeña Qianqian, así es cómo me dirigiré a ti en el futuro.”

Tras decir una serie de confesiones, Mo Qianni sintió como que tenía una carga liberada. Oyendo esta forma de dirigirse, ella casi vomita. Ella lo miró coquetamente y ella ijo: “¡Eso es muy cursi!” Pero por dentro, ella sentía dulzura y afecto.

“¡Eso es nada, te daré un poco más de cursilería!”

Yang Chen nefariamente sonrió y de repente agarró el suave cuerpo de Mo Qianni, jalándola a su abrazo. Luego, ¡él besó los labios rosados de Mo Qianni!

“¡Wu!”

Fue tan repentino que Mo Qianni simplemente no pudo reaccionar, sus mandíbulas estaban relajadas, permitiéndole a la lengua ágil Yang Chen cavar en sus cálidos interiores y causar estragos.

Como esta era su primera vez recibiendo un beso, Mo Qianni pareció muy pasiva, su suave y tierna lengua era provocada sin ninguna parte para ocultarse. Poco a poco, el fuerte aliento del hombre y beso salvaje la hicieron perderse dentro de las fuertes llamas del amor…

Después de algún tiempo, Yang Chen quien había probado los exquisitos líquidos de la mujer de mala gana apartó su boca de la suya.

La Mo Qianni de este momento tenía un fuerte rubor conforme jadeaba por aliento. Sus labios parecían un poco hinchados, y su par de ojos límpidos eran incomparablemente encantadores, como un abismo que incitaba a uno a cometer un crimen, difícil de resistir.
Yang Chen miró la encantadora apariencia de la dama como si ella estuviera lista para la cosecha, y calor comenzó a acumularse en su hombría. Pero él sabía que este no era el momento, así que solo podía enérgicamente suprimir sus deseos. Él se acercó al carnoso trasero de Mo Qianni con su mano y lo palmeó, la sensación de la carne suave era increíblemente satisfactoria.

“Pequeña Qianqian, no puedes posiblemente estar pensando en llevarme a la cama ahora, ¿verdad?”

Mo Qianni de repente volvió a sus sentidos ahora, pánico llenó sus ojos y ella de inmediato forcejeó para liberarse del abrazo de Yang Chen. Cubriendo su rostro ruborizado, ella a toda prisa corrió al baño descalza.

Pronto, sonidos del agua cayendo se escucharon desde el baño. Mo Qianni finalmente había recordado que hoy era el día oficial de las conversaciones de negocios, ella tenía que ducharse rápidamente, y ponerse maquillaje.

Yang Chen cómodamente se apoyó de nuevo en la silla, miró hacia afuera en la fascinante vista de la montaña en la mañana, y sonrió en felicidad.

También te puede gustar...

0 comentarios