CEO Capítulo 233-2

12:19

Traductor: Trafalgar
Corrector: Radak

Capítulo 233: Una Cita Pasiva (2)
Yang Chen tragó saliva otra vez. Tang Wan siguió presentándole las calles para cambiar el tema. Las esquinas de los labios de Yang Chen se alzaron un poco. Parecía que habría un show esta noche...
A medida que caminaron junto al camino que se sentía como un pasaje del tiempo, el cielo comenzó a oscurecerse. Ellos entonces llegaron a la entrada de un callejón aparentemente vandalizado, el cual estaba iluminado por unos focos de 40 watts.
Tang Wan trajo a Yang Chen a un puesto que vendía ramen. Mirando al hombre quien estaba tirando de los fideos, ella gritó: “¡Tío Qiao!”
El hombre referido como ‘Tío Qiao’ alzó su cabeza e inmediatamente reveló una sonrisa: “¡Pequeña Wan, por fin estás aquí! Te he extrañado. No has venido aquí en un tempo.” Él dijo con emoción.
“Sí, he estado bastante ocupada hoy en día. Tío Qiao, ¿cómo has estado recientemente?” Tang Wan preguntó a medida que caminaba hacia delante. Ella parecía ser realmente conocida con Tío Qiao.
Tras conversar con Tang Wan por un rato, la expresión facial de Tío Qiao se volvió extraña a medida que miró a Yang Chen: “Pequeña Wan, ¿no vas a presentarme?”
Tang Wan respondió generosamente: “Este es mi amigo Yang Chen. Lo traje aquí hoy solo para que coma tu ramen. Le dije que esto tiene que ser la comida que más te hace agua la boca en todo Zhonghai. Tío Qiao, no debes hacerme perder cara hoy.”
“Niña, ¿de qué estás hablando? ¿Crees que mi habilidad culinaria puede ir mal? Pero… Esta persona no debe ser sólo un amigo ordinario. No has traído a nadie a mi puesto excepto a tu hija.” Tío Qiao dijo con una sonrisa.
Tang Wan no se puso tímida en absoluto. Ella dijo: “Tío Qiao, no es mi novio. Es sólo que él me hizo un gran favor no hace mucho. Sólo pensé que él no era una persona demasiado terrible. Así que me ofrecí a invitarlo a una comida. Ya que los otros restaurantes son demasiado mundanos, decidí traerlo aquí.”
Sonriendo con satisfacción, Tío Qiao dijo: “Sólo debido a que no es tu novio ahora, no significa que no lo será en el futuro.” Él entonces giró para mirar a Yang Chen antes de dar varias señales usando sus cejas y ojos: “¡Niño, intenta más duro! Aunque Pequeña Wan es un poco más grande que tú, no he visto a ninguna dama que sea más hermosa y amable que ella en mi vida entera. No debes perder esta oportunidad.”
Mirando al Tío Qiao intentando hacer su mejor esfuerzo para hacer que Tang Wan y él mismo estén juntos, Yang Chen de pronto sintió que él era muy heroico, mientras Tang Wan sólo estaba sonriendo al lado. Ella parecía que no le importaba la acción de Tío Qiao.
Yang Chen y Tang Wan se sentaron junto a una mesa vieja mientras el Tío Qiao comenzó a hacerles fideos. Ya que no era el tiempo para la cena todavía, el puesto estaba bastante vacío. Los otros puestos estaban realmente vacíos también.
Mientras Yang Chen miraba al Tío Qiao hacer fideos desde atrás, él dijo con impotencia: “¿Por qué no le explicaste al Tío Qiao antes? Debe haber pensado que tenemos algo.”
Tang Wan estaba en sus propios pensamientos, y se sirvió una taza de té verde mientras decía: “¿No es eso lo que has estado esperando?”
Sin habla, Yang Chen dejó salir una sonrisa amarga. Él dijo: “No tienes que ser tan directa. ¿Por qué siento que me convertí en la presa, y eres el cazador real ahora?”
“Mira mi edad, tengo 38 años ya.” Tang Wan levantó la taza de té antes de beber un sorbo con elegancia. Cada acción suya consistente se fusionaba con el fondo arruinado, pareciendo inesperadamente coordinado.
“¿Qué quieres decir?” Yang Chen preguntó, confundido. Él no sabía por qué la dama de repente mencionó su edad. Para la mayoría de las mujeres, la edad era algo que detestarían durante sus vidas enteras.
“Ya no tengo mucho tiempo que desperdiciar con incertidumbre y oscuridad.” Ella dijo antes de terminar su taza de té. Entonces giró y miró a Yang Chen fríamente: “Yang Chen, ¿quieres oír cómo me siento hacia ti?”
Yang Chen puso un codo sobre la mesa antes de asentir.
“La primera vez que nos encontramos debería ser junto al rio. Sintiendo extrema melancolía en ese día, yo me encontré con alguien como tú que no tenía cerebro, quien me pidió una relación de una noche. Esa noche me enojaste tanto debido a que me dijiste que vendías brochetas de carne de cordero para vivir, mientras usabas diamantes como botones de tu camisa. Aunque sentí que era muy terrible, no puedo negar que eres el que dejó la impresión más profunda entre todos los hombres que me pidieron una relación de una noche. Al mismo tiempo, también eres el único al que no castigué después de que sucedió.” Tang Wan dijo en broma.
 Yang Che no abrió su boca, y solo siguió callado mientras escuchaba.
“La próxima vez que nos encontramos fue en la escuela de mi hija. Sorprendentemente, estabas relacionado a una profesora ingenua y joven, y ella incluso estaba muy loca por ti. Pensé que eras realmente horrible… Otra vez, te encontré en mi club y te vi junto con Mo Qianni. No esperaba que una mujer que era tan cauta y racional como ella desarrollara sentimientos por ti. Después de que terminaste de jugar tenis, entendí algo. Tú en efecto eras un tipo malo, pero eras bastante excepcional. Yo empecé a sentirme un poco curiosa sobre ti…”
“Después de eso, detuviste a unos ladrones por mí en el banco. En ese momento, por fin entendí por qué la Profesora Li y Mo Qianni escogerían a un tipo malo como tú.” Tang Wan dijo. Ella inclinó su cabeza y le dio a Yang Chen una sonrisa: “Escucha, la única razón por la que estoy siendo tan directa contigo es debido a que tengo sentimientos por ti. De lo contrario no estaría diciendo todo esto.”
Yang Chen respiró hondo antes de decir: “¿Esto cuenta como una confesión de amor?”
“Lo dije justo ahora. No me queda mucho tiempo. Tendré 40 años en dos años más, incluso mi hija sería capaz de casarse bajo la ley. Después de otros dos años, yo podría ser una abuela ya. Ser una abuela, no importa cuán bien mantenga mi apariencia, todavía sería simplemente una vieja.” La sonrisa en el rostro de Tang Wan lentamente desapareció: “La cosa más desgraciada es, que el único hombre con el que quiero estar, es alguien más de diez años menor que yo. Dime, ¿cómo no puedo estar ansiosa?”
Yang Chen no esperaba que Tang Wan dijera algo como esto en su primera reunión privada. Antes de que pudiera decir algo, Tío Qiao gritó: “¡Los fideos están aquí!” Él trajo dos tazones grandes de ramen recién cocinados.
“Todavía dicen que no hay nada entre ustedes dos. Veo que estaban conversando muy felizmente. ¿Sobre qué han estado hablando? No se atrevan a hablar mal a mi espalda.” Tío Qiao dijo en broma. Él estaba en un muy buen humor.
Tang Wan olfateó el aroma especial producido por el ramen mezclándose con el perejil. Ella dijo: “¡Tío Qiao, Yang Chen me dijo que no debo soñar de intentar ligarlo usando solo un tazón de fideos!”
“Ajem, ajem…” Yang Chen tosió a medida que tomó su primera mordida de los fideos. Él dijo impotentemente: “¿Por qué me calumnias de la nada? ¿Y, cuándo alguna vez has intentado ligarme?”
Tío Qiao rió y dijo: “Este ramen absolutamente no puede ligar a las mujeres. En aquel entonces, yo intenté ligar a la mamá de Pequeña Wan al confiar en los fideos. Al final, su madre todavía se casó con el hombre rico. Sin embargo, aún le gusté más a Pequeña Wan que su estúpido padre. Así que supongo que me siento un poco mejor sobre mí mismo.”
Yang Chen estaba perplejo. Él no sabía que el Tío Qiao tenía tal pasado con los padres de Tang Wan. Sin embargo, él sintió extraño que ella prefería al amor rival de su padre sobre su propio padre.
Cuando algunos clientes vinieron, Tió Qiao fue a servirles. Yang Chen y Tang Wan entonces empezaron a comer sus fideos.
Muy rápidamente, Yang Chen terminó devorando el enorme tazón de fideos junto con la sopa. Dejó salir un fuerte eructo conforme miraba a Tang Wan quien todavía estaba masticando lentamente. Sintiéndose emocional, él preguntó: “Tang Wan, ¿has investigado mi fondo antes?”
Tang Wan bebió una bocanada de sopa conforme sacudía su cabeza: “No. Aunque estoy muy interesada en tu pasado y fondo, espero que todavía me cuentes sobre ellos tú mismo. No investigaré sobre ti.” Ella respondió.
“Entonces ¿no temes que te dejaría después de aprovecharme de ti, ya que dices que tenías sentimientos hacia mí?” Yang Chen preguntó.
Tang Wan dejó salir una dulce sonrisa antes de decir: “Entonces déjame hacerte unas preguntas. Necesitas responderme honestamente, debe ser un ‘sí’ o un ‘no’. ¿Qué piensas?”
Yang Chen frotó su rostro. Esta cita inicialmente romántica y adorable de pronto se volvió en un interrogatorio. Lo que hizo a Yang Chen incómodo era el acercamiento demasiado iniciativo de esta dama. Ella era tan agresiva que lo probaría repetidamente, mientras lo miraba en disfrute como una reina orgullosa.
“Está bien, puedes preguntar.” Yang Chen murmuró.
...

También te puede gustar...

0 comentarios