ATG Capítulo 592

18:28

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo


Capítulo 592 - Aparece el Duque Ming

¡¡Boom!!

Un fuerte ruido estalló repentinamente en el silencio sepulcral de la noche. Un violento flujo de aire que era más feroz que una tormenta se extendió por todas partes, y abrasadoras Llamas del Fénix se dispararon al cielo. Las llamas se extendieron e iluminaron claramente los rostros de las dos personas.

“Eres… ¡¡¡Tú!!!” Aunque Hui Ran se recuperó de inmediato y se puso de pie con firmeza después de ser enviado a volar por un golpe de la espada de Yun Che, sus brazos aún estaban entumecidos y sus músculos chillaban de dolor incontrolablemente. Al ver que la persona que apareció de repente era Yun Che, él inmediatamente barrió alrededor de sí mismo con una mirada peculiar antes de buscar rápidamente detrás de Yun Che.

“Je~, no te preocupes, solo estoy yo”, dijo Yun Che con comodidad, levantando la Espada Opresora del Cielo. Cuando atacó a Hui Ran en este momento, también sufrió el retroceso debido a la fuerza de Hui Ran. Aunque parecía haber ganado la ventaja... Hui Ran había bloqueado su golpe con solo un brazo.

La fuerza profunda de alguien en el octavo nivel del Profundo Reino Tirano, junto con poderosas profundas artes y un físico sorprendente... Su fuerza era realmente aterradora.
Las palabras de Yun Che hicieron que Hui Ran se sorprendiera por un momento, “¿Qué estás haciendo aquí?” Cambiando el tono de su voz, gritó, “¡Estás cortejando la muerte!”

“¿Cortejando la muerte? ¡Jajajaja!” Yun Che rio locamente con desdén, “¿Alguna basura que fue derrotada por mí en tres movimientos es digna de decir esas palabras frente a mí?”

Hui Ran era alguien extremadamente arrogante y miraba a todos los demás con desdén. Y para alguien así, él era enfurecido fácilmente también. Como era de esperar, solo una frase de indiferencia hizo que el aura alrededor de Hui Ran aumentara enormemente. Sus ojos inyectados de sangre lo hacían parecer como si fuera un demonio que venía del infierno, mientras decía enfadado: “Yun... ¡Che! ¡¡¡Este duque te convertirá personalmente en carne picada!!!”

Después de que la ceremonia había terminado, el Duque Huai había dicho personalmente que no importaba cuánto hubiera deseado que Yun Che muriera, no podía tocar a Yun Che. Sin embargo, Yun Che había aparecido en un lugar donde a nadie se le permitió venir esta noche e incluso lo insultó... ¡No importaba qué, él iba a torturarlo hasta la muerte esta noche!

Yun Che movió su dedo con desprecio, “Tsk, tsk. Realmente eres inútil, el llamado príncipe de un palacio de duque. Tu padre y tu abuelo querían que estuvieras en guardia para evitar accidentes. Si realmente hubieras atacado, ¿no tienes miedo de que la conmoción se extienda al Reino Demoníaco Ilusorio? En ese momento, cuando todos se reunieran para descubrir qué sucedió, el plan para matar a la Pequeña Emperatriz Demonio podría terminar en fracaso.”

Cuando el enfurecido Hui Ran que estaba a punto de atacar había escuchado lo que Yun Che había dicho, sus pupilas se encogieron en estado de shock... Él estaba sorprendido de que Yun Che hubiera descubierto el plan de su Palacio de Duque y aún más sorprendido de haber mencionado la palabra “¡Abuelo!”

Su abuelo, el Duque Ming... ¡Era la carta de triunfo más grande y el secreto bien guardado de su Palacio de Duque durante los últimos cien años! ¡Este era un secreto que nadie había logrado ver!

Esta noche, el Yun Che frente a él... Lo había descubierto de una vez.

Olvídense de Hui Ran, si el Duque Huai hubiera escuchado estas palabras, también estaría enormemente sorprendido.

Las palabras iniciales de Yun Che estaban destinadas a causar que Hui Ran se enfadara, y sus últimas palabras fueron para ponerlo a prueba mientras aún estaba enfurecido. Por el cambio en la expresión y los ojos de Hui Ran, Yun Che también se sorprendió... ¡Por la reacción de Hui Ran, él comprobó que la aterradora suposición de que el ‘Duque Ming’ estaba involucrado se había vuelto realidad!

Si el Duque Ming estaba involucrado, entonces el destino de la Pequeña Emperatriz Demonio era... La muerte absoluta.

Él no podía esperar más.

Hui Ran, ahora estaba de pie frente a él, dejando escapar una fuerte intención asesina que se disparó a los cielos, “Sabes demasiado... ¡Debes morir!”

¡¡Boom!!

Las grandes rocas alrededor de Hui Ran se hicieron añicos y el suelo se agrietó. Siguiendo el encendido de las llamas carmesíes de su cuerpo, una gruesa y oscura cadena apareció en su mano, ¡y en los extremos de la cadena había dos enormes martillos redondos llenos de púas!

Martillo Meteoro... ¡Y era un martillo meteoro gemelo!

Un martillo meteoro era un arma muy letal que era extremadamente difícil de manejar. Sin embargo, con el físico y la fuerza de Hui Ran, el martillo meteoro en su mano, sin duda, sería terriblemente poderoso.

“Ten cuidado, este martillo meteoro gemelo... ¡Cada martillo pesa al menos cincuenta mil kilogramos!” Advirtió Jazmín.

¡Cada martillo tenía no menos de cincuenta mil kilogramos, y sumando los dos, su peso era casi el de la Espada Opresora del Cielo en sus manos!

“No te preocupes... ¡No tengo tiempo que perder ahora con él!” Murmuró Yun Che, y justo cuando había terminado de hablar con Jazmín, Hui Ran agitó su brazo y un martillo meteoro que llevaba llamas de color negro carmesí voló violentamente hacia Yun Che... Dondequiera que iba, el aire se distorsionaba vigorosamente y el suelo se hundía enloquecido. Las rocas circundantes de numerosos cientos de kilogramos desaparecieron como burbujas.

Incluso con el físico de Yun Che, si él fuera golpeado por el martillo, no sería fácil de soportar.

La mirada de Yun Che se concentró mientras retrocedía. Sin embargo, él no esquivó, y en lugar de ello balanceó su espada hacia el martillo meteoro.

¡¡¡¡BOOOM!!!!

Con un fuerte golpe, Yun Che se retiró en pánico. Sus brazos que sostenían la Espada Opresora del Cielo se sentían entumecidos y, sin embargo, las comisuras de su boca revelaban una sonrisa satisfecha... Hui Ran, quien empuñaba el temible martillo meteoro, fue mandando a volar por los aires cuando ello colisionó con la espada. La superficie del martillo meteoro parecía haber sido marcada con una abolladura.

“Qu... ¡Qué!” Hui Ran estaba extremadamente sorprendido. Su martillo meteoro había sido forjado con un núcleo de lava hecho que poseía la fuerza para destruir montañas. Desde que comenzó a usarlo, nadie debajo del Profundo Reino Soberano se atrevió a enfrentarlo. Este balanceo había sido hecho por la ira, y había usado casi el ochenta por ciento de su fuerza. Originalmente pensó que vería las imágenes de los brazos de Yun Che destrozándose, sin embargo, él nunca había imaginado que cuando su martillo meteoro colisionara con la gran espada de Yun Che... Él sería el enviado a volar.
Además de sorprenderse, Hui Ran estaba furioso. Frente a sus ojos, la pesada espada de Yun Che ya había llegado al instante, trayendo ardientes llamas de fénix. Él miró ampliamente y aulló. Su Llama del Caído surgió en un instante y los martillos meteoro gemelos se balancearon al unísono, lo que los hizo parecer dos Diablos de Llamas que venían del infierno a medida que se acercaban.

“Ve… Y… ¡¡¡Muere!!!”

¡¡BOOM!!

Con un fuerte estallido, todas las nubes oscuras en el cielo se dispersaron, y en un radio de tres kilómetros, la tierra fue completamente volcada. Llamas negras carmesíes llenaron todo el cielo y toda la escena parecía como si hubiera llegado el día del juicio final... Bajo tal fuerza catastrófica, la gran espada que se había llenada con Llamas de Fénix se rompió en numerosos pequeños fragmentos justo frente a los ojos de Hui Ran y desapareció de la vista.

La figura de Yun Che desapareció con ella.

Tomando como punto de partida Hui Ran como centro, apareció un hoyo masivo y profundo que abarcaba más de tres kilómetros. En el aire, había rocas ardientes rotas que lloviendo. Agarrando su martillo meteoro, Hui Ran tenía una expresión extremadamente abatida, y después de cinco respiraciones de tiempo, él finalmente había reaccionado. ¡Lo que se había roto justo ahora era obviamente solo la Profunda Empuñadura de Yun Che!
Y Yun Che aprovechó esa oportunidad y se coló en la entrada del Valle de Llamas y Rayos del Cuervo Dorado.

Él giró y miró hacia la entrada del Valle de Llamas y Rayos del Cuervo Dorado, pero no dio caza. Su rostro reveló una sonrisa fría mientras reía, “Idiota... Con tu velocidad, si quisieras huir, ¡este duque podría no ser capaz de matarte! Sin embargo, elegiste cortejar la muerte tú mismo...”

“¡Entonces, te convertirás en el compañero de la Pequeña Emperatriz Demonio en la muerte!”

Valle de Llamas y Rayos del Cuervo Dorado, Región Central.

“Princesa Caiyi, han pasado ciento cincuenta años, ¿cómo has estado? Oh no, creo que debería dirigirme a usted como... ¡Pequeña Emperatriz Demonio!”

El hombre era de estatura mediana, parecía elegante y apuesto, y su rostro estaba bastante pálido. En general, parecía que era un erudito débil, sin embargo, estaba emitiendo una presión extremadamente aterradora de todo su cuerpo.

El mundo del Valle de Llamas y Rayos del Cuervo Dorado estaba envuelto en llamas y el constante retumbar de truenos. En cada esquina, una desastrosa tormenta elemental estaba presente. Sin embargo, a su alrededor, estaba aterradoramente silencioso y no había señales de fuego o relámpagos. Ni siquiera parecía haber ningún rastro de flujo de aire. Su cabello y sus mangas estaban todos tranquilos... Como sus alrededores, donde su aterradora aura parecía haber condensado el aire a su alrededor.

Él estaba vestido con una túnica roja y parecía tener solo unos treinta años. De pie frente al Duque Huai, parecía ser aún más joven que el Duque Huai. Además, el Duque Huai, que normalmente trataba a todos con indiferencia y era temido por muchos otros, no solo se mantenía erguido detrás de él, sino que también tenía una postura de respeto.

La Pequeña Emperatriz Demonio miró fijamente a esta persona, mientras su expresión y su mirada cambiaban, revelando la conmoción y el horror en su corazón.

Dentro de la Tierra Ancestral del Cuervo Dorado, ella no obtuvo un resultado deseable y fue expulsada por el alma del Cuervo Dorado. Sin mucha vacilación, ella regresó rápidamente debido a que podía adivinar qué haría él Duque Huai si hubiera predicho su curso de acción, y al mismo tiempo, tenía un mal presentimiento... Solo había una entrada al Valle de Llamas y Rayos del Cuervo Dorado y sin salidas. La única forma de salir del Valle de Llamas y Rayos del Cuervo Dorado era esperar a que uno fuera expulsado por la fuerza un día después cuando se reactivara el sello.

Sin embargo, dado que el Sello del Emperador Demonio tenía una manera de permitirle entrar forzosamente, también debe tener una forma para que ella también saliera... Pero ella tenía que regresar al lugar desde el que había ingresado.

Cuando voló de regreso a la región central del Valle de Llamas y Rayos del Cuervo Dorado, vio al Duque Huai... Con respecto a la aparición del Duque Huai, ella ya estaba bien preparada y no estaba sorprendida. Sin embargo, ¡ella nunca esperó a la persona que acompañaba al Duque Huai!

¡Era una persona que ha desaparecido durante ciento cincuenta años sin decir una palabra!

“Duque... ¡Ming! El pecho de la Pequeña Emperatriz Demonio se elevó intensamente. Para que esta persona apareciera repentinamente aquí hoy junto con el Duque Huai, ella no ingenuamente creería que él estaba allí para darle la bienvenida. En ese instante, en su sorpresa, finalmente había entendido hechos que antes se había atrevido a no creer.

“Han pasado ciento cincuenta años, pero su alteza todavía se ve igual”, dijo el Duque Ming con una leve y amable sonrisa. Si no fuera por el aterrador flujo de aire, cualquiera que viera esa sonrisa sentiría que la sonrisa era como una cálida brisa primaveral, “Es una pena. Aunque su alteza poseía el más puro linaje del Emperador Demonio, incluso si sella con fuerza su Yin vital y mantiene su cuerpo en un estado juvenil, la sensación de que el linaje se está comiendo a su cuerpo debe ser insoportable. Debe ser difícil para usted soportarlo todos estos años. Aunque el Pequeño Emperador Demonio murió temprano, hay muchos hombres dentro del Reino Demoníaco Ilusorio. Usted podría haber encontrado a alguno de ellos para liberar su yin vital y vivir cómodamente durante los últimos cien años. ¡Jajajajaja!”

El Duque Ming y el Duque Huai rieron histéricamente. Sus palabras de insulto habían hecho que cualquier esperanza dentro de la Pequeña Emperatriz Demonio se hiciera añicos mientras continuaba mirando fijamente al Duque Ming... Mirando fijamente a esta persona en el que su padre solía confiar y valorar; Esta persona que ella misma solía respetar mucho. En su corazón, su ira era como un volcán estaba explotado locamente.

Ella también sabía claramente lo aterradora que era la profunda fuerza del Duque Ming... En ese entonces, él era la tercera persona más fuerte en todo el Reino Demoníaco Ilusorio detrás del Emperador Demonio y el Rey Demonio.

Sin embargo, ahora que el Emperador Demonio y el Rey Demonio habían fallecido, se había convertido en el número uno indiscutible dentro del Reino Demoníaco Ilusorio. Dentro de ciento cincuenta años, su fuerza obviamente había aumentado enormemente. Bajo el efecto de su profunda energía, incluso en el nivel de la Pequeña Emperatriz Demonio, su cuerpo estaba congelado y su pecho sentía una presión sofocante.

“Duque Ming, te has escondido muy bien.” La mirada de la Pequeña Emperatriz Demonio era como una espada helada y ya se habían encendido llamas doradas en su mano que sostenía el Sello del Emperador Demonio.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios