ATG Capítulo 594

12:49

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo


Capítulo 594 – Enfrentando al Duque Ming

“¡Je~!” Al levantar la Sello del Emperador Demonio que agarraba en su mano, el Duque Ming entrecerró sus ojos ligeramente y mostró una sonrisa insípida y plácida que causaría molestia a cualquier persona que la contemplara.

“Ha ido perfectamente de acuerdo con los planes de mi Real Padre”, dijo el Duque Huai, ya no tratando de atacar a la Pequeña Emperatriz Demonio. En cambió, se deslizó hacia el lado del Duque Ming. A pesar de que su cuerpo estaba cubierto de heridas, la sonrisa que mostró era incomparablemente auto-satisfecha.

“Tu objetivo era... ¡El Sello del Emperador Demonio!” La Pequeña Emperatriz Demonio sostuvo su mano en su pecho. Su expresión puede haber estado calmada, pero ella irradiaba un aura asesina que perforaba los huesos que hizo que el aire a su alrededor se congelara.

Profundos practicantes de bajo nivel usaban anillos espaciales como dispositivos de almacenamiento, pero una vez uno alcanzaba el rango Monarca, uno podría abrir un bolsillo dimensional personal. Uno podría almacenar objetos importantes en este bolsillo dimensional, por lo que estas cosas no serían perdidas o robadas tan fácilmente como los objetos en un anillo dimensional.

Robar algo del bolsillo dimensional de alguien era mucho más difícil que matar a esa persona... Si uno realmente matara a esa persona, el bolsillo dimensional colapsaría también, y los elementos dentro de ese bolsillo serían rasgados por las energías espaciales o caerían en las grietas entre dimensiones. De cualquier manera, estos elementos nunca aparecerían de nuevo.

La razón detrás de por qué el Duque Ming no tomaba acción personalmente y dejaba que el Duque Huai atacara era aprovechar el instante en el que la Pequeña Emperatriz Demonio sería incapaz de defenderse a sí misma una vez que ella hubiera usado su fuerza completa para tratar con el Duque Huai, y apoderarse de su bolsillo dimensional... ¡Robando el Sello del Emperador Demonio que se encontraba en el interior!

“Realmente necesitas agradecer a esta cosa, ya que te ha permitido vivir hasta ahora”, dijo el Duque Ming, dejando colgar el Sello del Emperador Demonio frente a él. Su voz era tan tranquila como el agua, pero haría que el corazón de todo aquel que lo oyera palpite, “Este duque sabe que mientras un miembro del clan del Emperador Demonio lo tenga en su persona, una vez que se encuentren con cualquier situación que amenace sus vidas, ello beberá automáticamente la sangre para ayudarle a utilizar la técnica de escape sangriento, y puede incluso ayudar a salir directamente de este Valle de Llamas y Rayos del Cuervo Dorado. ¡El precio no sería más que la pérdida de algo de esencia de sangre!”
“Esta duque ha esperado demasiado tiempo para que llegara este día... Así que, ¡¡¿cómo podría darte tal oportunidad?!!” El Duque Ming agarró el Sello del Emperador Demonio apretadamente, y su sonrisa normalmente plácida finalmente se volvió bastante siniestra.
El rostro de la Pequeña Emperatriz Demonio palideció por un instante y ella apretó sus dientes en silencio. Ella respondió con una voz profunda, “Tú... ¡¿Por qué sabes los secretos del Sello del Emperador Demonio?!”

“¡Jajajaja!” El Duque Huai dio una risa desenfrenada, “¡Pequeña Emperatriz Demonio, las cosas que mi Real Padre sabe superan con creces lo que has imaginado! ¡Hay algunos secretos del clan del Emperador Demonio clan que mi Real Padre sabe que incluso tú aún no sabes!”

“A este duque no le importa contarte que cuando la ceremonia se detuvo de repente a mitad de camino, a pesar de que este duque sospechaba que ibas a hacer algo, no tenía ninguna pista para actuar. Sin embargo, mi Real Padre sabía muy claritamente a dónde te estabas dirigiendo todo el tiempo... Debido a que mi Real Padre sabía que podías utilizar la sangre del Emperador Demonio dentro de ti para activar el Sello del Emperador Demonio y abrir por la fuerza la profunda formación de sellado que sella el Valle de llamas y Rayos del Cuervo Dorado... Y una vez dentro del Valle de Llamas y Rayos del Cuervo Dorado, podrías utilizar el Sello del Emperador Demonio para forzar tu salida también.”

La Pequeña Emperatriz Demonio, “...”

“Pero Pequeña Emperatriz Demonio, tiene que ser dicho que tu decisión de poner fin a la ceremonia una vez que habías recibido el Sello del Emperador Demonio así pudieras despertar tu linaje tan pronto como sea posible era realmente una opción sabia y brillante. Si no fuera por la guía de mi Real Padre, esta duque no hubiera empezado siquiera a adivinar. Incluso si hubiera logrado deducir tus acciones, habría llegado demasiado tarde... Debido a que si realmente hubieras despertado tu linaje, habrías sido un gran obstáculo para esta duque.”

“Pero es solo muy desafortunado...” El Duque Huai soltó una sonrisa de burla sobre su rostro, “que al final, ¡tú, la Pequeña Emperatriz Demonio, es una mera mujer! ¡Si una mujer se atreve a despertar el linaje del Cuervo Dorado, daría lugar a un único resultado: la muerte! Desde tiempos inmemoriales, el Emperador Demonio siempre había sido un hombre, por lo que nadie había sabido sobre este detalle en particular. Incluso tú, una heredera directa del linaje del Emperador Demonio linaje no lo sabía... ¡Pero mi Real Padre tenía completo conocimiento de ello! Así que no sólo fuiste incapaz de cumplir tus deseos al venir aquí... ¡Incluso nos diste un increíble presente!”

“Tú, lamentable mujer, ¡¿cómo podrías posiblemente pensar que eras la adversaria de mi padre?!”

La Pequeña Emperatriz Demonio apretó fuertemente sus manos y ambos su pequeño rostro y sus labios habían sido drenados de todos los colores. Pero sus ojos estaban llenos de una luz de fuego casi dorado... En ese momento, su furia y su profunda energía fueron elevadas a sus extremos.

“Sin el Sello del Emperador Demonio, así sea por el escape sangriento o el escape dimensional... Je~, ya no tienes ninguna posibilidad de salir de este lugar con vida,” el Duque Ming dijo conforme su sonrisa llenaba su rostro, y él extendió su mano hacia la Pequeña Emperatriz Demonio. Dentro de su palma, un pequeño grupo de llamas carmesíes negras se balanceaban, “Así que ahora puedes dejar de lado todo y morir... Y al llegar al Reino de la Muerte, no olvides ayudar a este duque a enviar sus saludos a tu lamentable Real Padre y Real Hermano... ¿Oh?”

La voz del Duque Ming de repente se detuvo, su cabeza se inclinó y observó hacia el Sur. Una risa desdeñosa escapó desde su boca después de eso, “¿Oh? Parece que una pequeña rata se ha escurrido dentro. Princesa Caiyi, parece que tu suerte no es tan mala después de todo. Antes de morir, alguien en realidad especialmente se ofreció para ser tu compañero al enterrarte.”

Después de que el Duque Ming había dicho esas palabras, ambos el Duque Huai y la Pequeña Emperatriz Demonio sintieron un aura acercándose rápidamente... Ella estaba definitivamente viajando a la velocidad de un practicante del Profundo Reino Soberano, pero el aura que emitía era anormalmente baja... ¡Ella estaba sólo en el Profundo Reino Cielo! A lo mucho, sólo estaba en el pico del Profundo Reino Cielo.

Un aura en el pico del Profundo Reino Cielo, y aún mostraba la velocidad de un Monarca de bajo nivel, y era sólo una persona... Así fuera la Pequeña Emperatriz Demonio o el Duque Huai, ellos sólo habían visto este tipo de persona una vez en su vida... ¡Por otra parte, el aura que se acercaba rápidamente no era desconocida para ellos!

“Podría ser...” El Duque Huai giró violentamente la cabeza y su rostro reveló una expresión de profunda incredulidad.

Los elementos en este lugar eran incomparablemente activos, por lo que la velocidad a la que el Gran Camino del Buda de Yun Che absorbía la energía del cielo y la tierra era mucho más rápida de lo que era en el mundo exterior. Cuando Yun Che había volado desde el punto inicial a la región central, él pudo mantener su velocidad máxima sin agotar demasiada energía o cansarse.

Una vez que el Duque Huai y el resto habían descubierto a Yun Che, Yun Che ya había firmemente localizado la posición de la Pequeña Emperatriz Demonio...

¡¡Whoosh!!

Un vendaval feroz sopló, y como una imagen residual desvaneciéndose, la figura de Yun Che estaba de pie delante de la Pequeña Emperatriz Demonio. Una vez que vio que la Pequeña Emperatriz Demonio no estaba muerta y ni siquiera parecía estar herida, su corazón se sintió mejor al instante.

“Yun... ¡Che!” Él estaba estupefacto antes, pero en este momento, el rostro de Yun Che había aparecido claramente en su campo de visión. Las pupilas del Duque Huai al instante se dilataron y su garganta tembló con asombro. Un aullido bajo y profundo que llevaba un profundo odio y sed de sangre se elevó de su garganta.

Para que reaccionara como si se hubiera encontrado a un gran adversario demostraba que Yun Che ya había formado una sombra en su corazón y alma.

“¿Oh?” El Duque Ming arqueó sus cejas inmediatamente. Una aparición inesperada, un rostro joven y una velocidad que no coincidía en absoluto con su profunda fuerza. Todo eso ya causó que el ​​Duque Ming se interesara por el joven frente a él. Y una vez que el Duque Huai había gritado ese nombre, ello causó que el interés en su mirada crezca inmediatamente por varias veces, y poco a poco barrió sus ojos ligeramente entrecerrados sobre el cuerpo de Yun Che tres veces.

“¡¿Por qué has venido aquí?!” La repentina aparición de Yun Che, sin duda, causó gran shock a la Pequeña Emperatriz Demonio y también causó que una capa de nubes oscuras desciendan sobre su corazón... Debido a que una vez que él apareció en este lugar, ¡el Duque Ming y el Duque Huai definitivamente no dejarían que él dejara este lugar vivo!
“Oh, solo salí a dar un paseo, para que pudiera tomar la brisa nocturna. Pero para mi sorpresa, vi que el sello sobre la entrada del Valle de Llamas y Rayos del Cuervo Dorado había desaparecido, así que por curiosidad, decidí echar un vistazo en el interior”, dijo Yun Che de una manera despreocupada y relajada, como si no se diera cuenta por completo el peligro en el que estaba. Dijo estas palabras para bajar las guardias de ambos el Duque Ming y el Duque Huai... Si ellos supieran que ya había informado a Yun Qinghong con respecto a la apertura del sello, ellos sin duda actuarían de una manera incomparablemente más decisiva....

Así que dado el escenario actual, cada segundo que arrastraba aumentaba su esperanza de supervivencia... Puesto que Yun Qinghong ya fue alertado del hecho de que el Duque Ming podía ser la verdadera mente maestra, él definitivamente no vendría solo. En cambio, ¡traería consigo un grupo de expertos que podrían hacer frente al Duque Ming también!

Era sólo si podía arrastrarlo hasta que llegue el momento de que pudieran disipar el peligro que rodeaba a la Pequeña Emperatriz Demonio.

“¡Idiota!” La Pequeña Emperatriz Demonio naturalmente no creía las palabras de Yun Che, ya que su anterior velocidad de rayo ya había traicionado su ansiedad. Ella dijo en voz baja, “¡deja este lugar de inmediato! Pase lo que pase... ¡No se te permite volver!”
Después de decir eso, las llamas envolviendo a la Pequeña Emperatriz Demonio se elevaron diez metros en el aire. Yun Che dio a la Pequeña Emperatriz Demonio una mirada de asombro... La Pequeña Emperatriz Demonio que daba a la gente la impresión de que estaba desprovista de todas las emociones en realidad estaba planeando usar toda su fuerza para obstruir al Duque Ming y al Duque Huai con el fin de darle una oportunidad escapar…

Parecía que ella no era tan insensible como se obligaba a ser...

Pero estaba claro que su plan era insostenible. Yun Che se encogió de hombros y dijo: “Creo que prefiero no malgastar energía... Si es un oponente del que incluso tú no puedes huir, entonces es aún más imposible para mí.”

“... ¡Estúpido! ¿¡Por qué eres tan estúpido que has venido a morir?!” La Pequeña Emperatriz Demonio gritó con fuerza. Su rostro, que parecía el de una joven, tenía furia y melancolía escritas por todas partes, las emociones que se enfrentaban por completo con su rostro infantil joven y tierno.

“Oh... Así que eres Yun Che”, reflexionó el Duque Ming conforme había terminado la evaluación de Yun Che, su rostro revelando una sonrisa bastante interesada.

Yun Che giró y observó al Duque Ming, y había una sonrisa que no parecía una sonrisa plasmada en su rostro, él dijo, “Oh el renombrado Duque Ming realmente sabe el nombre de este humilde, este humilde está completamente abrumado por el favor que me ha demostrado.”

El Duque Huai dio un resoplido frío y quería dar un paso adelante para decir algo, cuando de repente su rostro se congeló... Debido a que cuando Yun Che había hablado hace un momento, él mencionó claramente... ¡¡Las dos palabras ‘Duque Ming’!!

Qué estaba pasando... ¿Cómo podría él saber el nombre del ‘Duque Ming’?! Incluso la gente en Ciudad Demoníaca Imperial no lo había visto desde hace más de cien años, y su existencia estaba prácticamente olvidada. Pero este Yun Che que sólo había llegado a Ciudad Demoníaca Imperial por tres meses... ¿Por qué sería capaz de gritar las dos palabras ‘Duque Ming’?!

Por un instante, asombro cruzó el rostro de la Pequeña Emperatriz Demonio.

“¿Oh?” Los ojos del Duque Ming al instante se estrecharon en dos ranuras largas, y la mirada dirigida desde esas rendijas infaliblemente se posaron en los ojos de Yun Che, “Interesante, tú, en realidad reconociste a esta duque.”

“Por supuesto que te reconocería”, dijo Yun Che mientras cruzaba sus manos sobre su pecho. Delante de este personaje aterrador cuya fuerza dominaba el Reino Demoníaco Ilusorio, que podría cubrir el cielo con una mano y cuya inteligencia y astucia eran profundas e insondables, Yun Che ni siquiera se veía nervioso en absoluto. En cambio, sonrió alegremente y respondió: “No sólo sé que eres el Duque Ming, también sé que...”

“Fuiste tú quien coludió con la Región Poderosa Espada Celestial hace cien años para matar al anterior Emperador Demonio... Y también fuiste tú... ¡¡Quien personalmente mató al Pequeño Emperador Demonio!!”

Las palabras de Yun Che fueron indudablemente, ambos sorprendentes y estremecedoras. Todo el cuerpo de la Pequeña Emperatriz Demonio se agitó dramáticamente y ella con ferocidad y de repente levantó su cabeza; Pareció caer en un sueño por un instante… Mientras que el Duque Huai no tuvo tiempo suficiente para ocultar la mirada de puro asombro que apareció en sus ojos. Incluso el Duque Ming, que había estado mirando directamente a Yun Che durante todo este tiempo, tuvo un destello de turbulencias en sus ojos por un momento.

Las cejas de Yun Che se fundieron de inmediato... Esta suposición resultó ser cien por ciento verdad.

“¿Está agitándolo? ¡La profunda fuerza de este tipo en efecto ha alcanzado el décimo nivel del la Profundo Reino Soberano! ¡Si él quiere matarte, incluso utilizando un dedo sería suficiente!” Dijo Jazmín con voz grave.

“...” En este mundo donde Profundos Dioses eran sólo una existencia mitológica, ¡el décimo nivel del Profundo Reino Soberano era la cúspide de todos los practicantes profundos! Sin importar si se tratara del Continente Cielo Profundo o en el Reino Demoníaco Ilusorio, ¡estas existencias eran verdaderos monarcas que menospreciaban todo bajo el cielo y no podían ser superados! ¡Una existencia que los humanos podrían calificarse como Dios!

Yun Che nunca se había atrevido a pensar que él en realidad... Enfrentaría este tipo de experto supremo tan rápido... ¡Una persona que en realidad no tenía rival bajo los cielos!
Yun Che en silencio contuvo el aliento y respondió Jazmín, “Definitivamente no quiero agitarlo... Pero debes saber que, ¡la curiosidad es una de las grandes debilidades de la humanidad! Y en este mundo, hay muy pocas cosas que harían al tipo de persona como el Duque Ming curioso. ¡¡Pero las palabras que acabo de decir sin duda serán suficientes para inducirlo a seguir interrogándome!!”


“¡Cada palabra hablada adicional aumentará nuestras posibilidades de escapar!”
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios