ATG Capítulo 599

00:52

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo


Capítulo 599 - Mar de la Muerte

“¿Oh? Pequeña Emperatriz Demonio, no pareces estar muy bien. La vena de tu corazón ha sido cortada y tus órganos internos están todos dañados. Debes sentirse muy miserable ahora, ¿verdad?” El Duque Huai rio con arrogancia: “Este Duque ha sido incapaz de hacerte algo, pero ahora que mi Real Padre ha actuado personalmente, incluso si eres la Pequeña Emperatriz Demonio, aún eres vulnerables.”

“Oh, a juzgar por el aspecto de los dos, ¿imaginaron que podrían haber escapado? Jajajaja...” El Duque Huai comenzó a reír histéricamente, “Este Duque había pensado que ustedes dos escogerían honorablemente terminarse ustedes mismos así nosotros no pudiéramos tener la oportunidad de matarlos. Sin embargo, no imaginaba que habría nadie en este mundo que tendría tal imaginación ridícula. Puesto que quieren escapar, entonces corran todo lo que quieran. ¡Dejen que este Duque vea a donde pueden escapar, jajajajaja!”

La velocidad a la que había aparecido el Duque Ming fue mucho más rápida de lo que había imaginado Yun Che. Su mirada se volvió fría y su respiración se hizo más pesada también. La risa histérica y las arrogantes palabras del Duque Huai causaron que su alma fluctuara mientras él se concentraba únicamente en el Duque Ming.

“Abrázame fuerte…”

Dentro de la mente de la Pequeña Emperatriz Demonio, la voz de Yun Che de repente sonó, “Abrázame con fuerza y no importa lo que pase después, no me sueltes ni me dejes ir... ¡Siempre que tengas algo de conciencia, recuerda no soltarte!”

“Esta es nuestra... ¡Única esperanza de escapar! ¡Créeme!”

La Pequeña Emperatriz Demonio estaba aturdida.

Lo que ellos enfrentaban ahora era la verdadera definición de peligro. Incluso sin el Duque Ming, el Duque Huai por sí solo podría fácilmente asesinarlos. Ahora, incluso si Yun Qinghong llegaba, no había ninguna posibilidad de supervivencia.

En cuanto a Yun Che, frente a esta persona aterradora del Reino Demoníaco Ilusorio, nadie creería que él tenía alguna posibilidad de escapar... Sería imposible para incluso una pequeña posibilidad de lucha.

Sin embargo, como si no tuviera ningún control, la Pequeña Emperatriz Demonio abrió sus brazos y siguió las instrucciones de Yun Che, abrazando su cintura con fuerza...

Durante la Ceremonia de Reinado, él había desafiado continuamente lo que la gente pensaba ser imposible con resultados que hacían temblar la tierra y en repetidas ocasiones volvía sus risas en shock... Por sí mismo, él reconstruyó la reputación de la Familia Yun y diezmó el plan infalible del Duque Huai... Causándole a ella sentir profunda admiración por primera vez en su vida.

Ahora, ella también no podía evitar confiar en él.

Abrazando a este joven de veinte de dos años que era débil y aún ignoró todo peligro para protegerla de repente la hizo sentir más segura. Ella se sumergió en esta sensación misteriosa, ajena e incomprensible. En el fondo de su cabeza, una voz apagada parecía estar diciéndole: “Esta es... La sensación de depender de alguien...”

El Duque Ming levantó ambas manos y miró hacia el cielo diciendo, “Princesa Caiyi, su Linaje del Emperador Demonio ya ha gobernado el Reino Demoníaco Ilusorio durante diez mil años. Es hora de que esto termine. A partir de hoy, ya no habrá más Emperador  Demonio dentro del Reino Demoníaco Ilusorio, y mi hijo ya no será el Duque Huai. En cambio, ¡él inmediatamente ascenderá al trono y se convertirá en el Emperador Huai! En cuanto a tu clan Emperador Demonio, ustedes también serán olvidados por el Reino Demoníaco Ilusorio. Y tú, Princesa Caiyi, no sólo serás la último gobernante de la era del Emperador Demonio, también te convertirás en la vergonzosa conclusión de la era de los Emperadores Demonio. Es una lástima que no vivirás para ver todo esto.”

“Real Padre”, dijo el Duque Huai, “Déjeme hacerles llegar su fin. Estos dos gusanos patéticos son demasiado bajos para que Real Padre actúe personalmente. Especialmente Yun Che... Déjeme matarlo personalmente para sofocar el odio en mi corazón.”

El Duque Ming miró y dijo débilmente, “Eres un Monarca etapa intermedia y la persona que está a punto de ascender al trono del Reino Demoníaco Ilusorio. Y aún, en realidad tomaste la iniciativa y estás tan desesperado por matar a esta persona cuya edad y fuerza están muy por debajo de ti. En frente de él, has fracasado miserablemente.”

Las débiles palabras del Duque Ming causaron que el cuerpo del Duque Huai se torne tieso a medida que colgaba su cabeza en vergüenza y decía, “Soy inútil...”

“No, este Duque no dijo que estás equivocado.” El Duque Ming continuó lentamente, “Esta fue la primera vez en tu vida que sus planes fueron destrozados; Tus emociones perdieron el control, fuiste avergonzado, y todo esto fue debido a un mero joven de más de veinte años. Esto era algo que no podías comprender. Y tal vez no te habías dado cuenta, pero en tu corazón, ya has plantado un demonio... La única manera de que puedas exterminar por completo el demonio en su corazón es matando personalmente a Yun Che.”

“¡Mátalos!”

El Duque Huai de repente levantó la cabeza y respondió: “¡Sí!”

“¡También! Frente a alguien que debes matar, sin importar cuán débil es esa persona, ¡incluso si él es como la carne bajo tu cuchillo, no debes jugar con él! ¡Debes erradicarlo en el menor lapso de tiempo posible!”

“¡Recordaré las enseñanzas de Real Padre!”

El Duque Huai apareció inmediatamente delante de Yun Che y lo fijó con un aura fuerte. El Duque Huai sonrió a medida que su mirada casual y arrogante hizo parecer como si estuviera mirando a dos gusanos patéticos, “Yun Che, este duque ha estado pensando durante las últimas horas cómo podía rasgar tu cadáver en pedazos personalmente para sofocar mi odio. Sin embargo, ya no es importante ahora. Este duque será el gobernante del Reino Demoníaco Ilusorio pronto, y ya no tienes las calificaciones para que este duque te odie. Ni siquiera mereces ser mirado a los ojos por este duque. Hacer que la Pequeña Emperatriz Demonio te acompañe en la muerte seguro que es una suerte.”

“Entonces, ¡continuarás protegiendo a la Pequeña Emperatriz Demonio en el infierno!”

El rostro del Duque Huai reveló ferocidad a medida que levantó ambas manos y rio histéricamente. Una llama de color carmesí negra con forma de calavera entonces apareció por encima de su cabeza y creció a más de treinta metros de tamaño al instante. El cielo era ahora más oscuro, y los espíritus de fuego y los espíritus de rayo escaparon frenéticamente como si tuvieron miedo de algo...

El Duque Huai siempre había puesto las palabras del Duque Ming en su mente y este golpe suyo casi tenía el noventa por ciento de todas sus fuerzas. Esta llama del caído que era utilizada contra un profundo practicante del Profundo Reino Cielo ya no era un simple asesinato extremo... Esta era la fuerza que podría incluso destruir a la Pequeña Emperatriz Demonio en un movimiento en su estado actual.

Hubo un instante de oscuridad conforme la masiva llama del caído se disparaba directamente hacia Yun Che con un aullido diabólico... A pesar de que su principal motivo de llegar al Valle de Llamas y Rayos del Cuervo Dorado hoy era para matar a la Pequeña Emperatriz Demonio, ambos el Duque Ming y el Duque Huai dirigieron sus ataques hacia Yun Che y no la Pequeña Emperatriz Demonio.

Tal vez dentro de sus conciencias, Yun Che era la amenaza más grande, en comparación con la Pequeña Emperatriz Demonio.

Tal espantoso ataque pondría incluso a un Overlord a la muerte, sin decir nada de alguien en el Profundo Reino Cielo.

La profunda energía en la Pequeña Emperatriz Demonio surgió a medida que ella quería defender, haciendo caso omiso de los peligros para el recipiente de su corazón, cuando ella oyó el grito Yun Che, “¡¡¡No te muevas!!!”

Yun Che retrocedió con toda su fuerza a medida que su mano derecha apoyaba la cintura de la Pequeña Emperatriz Demonio con fuerza. Sin embargo, bajo la presión emitida por el Duque Huai, era extremadamente difícil para él moverse a medida que vio la llama del caído acercarse... En el instante que la llama del caído estaba a punto de golpearlo, él giró bruscamente y permitió que la llama del caído golpeara contra su espalda...

“¡¡¡Sellado de Nube, Bloqueo del Sol!!!”

¡¡¡BOOM!!!

Siguiendo a una explosión ensordecedora, la llama del caído que vino del Duque Huai explotó y llenó el aire lo largo de decenas de kilómetros, lo que hizo al entorno parecer como si fuera un mundo donde las llamas del juicio final habían llegado. Yun Che había sido arrastrado varios kilómetros de distancia, como si fuera soplado por un tifón...

Al ver la figura que estaba alejándose, la sonrisa en el rostro del Duque Huai se puso rígida e incluso la expresión del Duque Ming se oscureció, “¡¿Qué?!”

Un golpe que casi tenía todo el poder de un Monarca de la etapa intermedia. Incluso cien o diez mil practicantes del Profundo Reino Cielo serían destruidos al instante sin dejar ningún rastro.

Sin embargo, Yun Che sólo había sido enviado a varios kilómetros de distancia y su cuerpo todavía estaba intacto. A pesar de que su aura era extremadamente débil, ¡él todavía estaba vivo! Incluso su conciencia no parecía disiparse... Seguía llevando a la Pequeña Emperatriz Demonio y se apresuraba hacia el Norte con una velocidad que no era posible para su profunda fuerza.

“Él en realidad... ¡¿No murió?!” Los ojos del Duque Huai miraron fija y ampliamente y no volvieron a la normalidad por algún tiempo ya que no podía creer lo que veía o sentía.

Sin embargo, cómo podía saber que Yun Che había poseído el cuerpo del Dios Dragón, estaba bajo la protección del Gran Camino del Buda, y se había sometido a dieciocho meses de refinamiento dentro de la tormenta espacial sin usar ninguna profunda fuerza. Un tirano normal era incapaz de herirlo.

Por otra parte, la protección de ‘Sellado de Nube, Bloqueo del Sol’ y su alta resistencia contra las profundas artes de llamas... Incluso un golpe con toda la fuerza del Duque Huai, ¡era incapaz de tomar la vida de Yun Che!

“Hmph, a pesar de que no murió, está gravemente herido. Todos sus órganos se han desplazado y la mitad de sus meridianos se han roto”, dijo el Duque Ming con calma, pero el shock en sus ojos aún no se disipaba. Un practicante del Profundo Reino Cielo recibiendo forzosamente un golpe de un Monarca etapa intermedia sin morir, e incluso aún poseía la fuerza suficiente para escapar... Incluso para alguien tan fuerte como el Duque Ming, ello era algo que sorprendió lo más profundo de su corazón.

Si esta persona no moría... ¡Cuando madurara, su fuerza sería aterradora!

¡Afortunadamente, él estaba destinado a morir hoy!

“Ve rápidamente a darle caza... ¡Y mátalos!” Dijo el Duque Ming profundamente.

Yun Che empujó su Extremo Espejismo de Rayo hasta sus límites. Aunque gravemente herido, su visión era clara algunas veces y a veces borrosa. Sin embargo, su velocidad no bajó ni un poco.

Originalmente ellos estaban ya en las fronteras del Valle del Cuervo Dorado y ahora, justo por debajo de ellos, estaba una escena roja sangrienta - Ese fue el mar de lava que había estado hirviendo durante diez mil años.

¡Mil quinientos kilómetros del Mar de la Muerte!

Un fluido caliente gradualmente fluyó sobre la mano de la Pequeña Emperatriz Demonio. Ella giró y observó las palmas de sus manos... Sus dos brazos esbeltos y blanco nieve habían sido completamente teñidos de sangre. Era como si ella acabara de estar remojada en un mar de sangre.

El cuerpo de la Pequeña Emperatriz Demonio ​tembló ligeramente.

Miró hacia arriba, sus ojos se encontraron con los de Yun Che en ese instante. Del rostro de Yun Che, ella no podía ver ningún signo de dolor; En cambio, vio una sonrisa gradual, “No te preocupes, estoy bien.”

La voz cálida y la gentil sonrisa parecían tener sus propios poderes mágicos indescriptibles conforme tocaban fuertemente las profundidades del alma de la Pequeña Emperatriz Demonio, haciéndola perder su concentración y olvidar cómo hablar.

“Sientes que... Soy muy asombroso, ¡jeje!” Rio Yun Che. A medida que se iban acercando cada vez más hasta el Mar de la Muerte, el aire circundante se había convertido en diez veces más caliente de lo que un ser humano normal podría soportar.

Pequeña Emperatriz Demonio “...”

Detrás de ellos, el Duque Ming y el Duque Huai se acercaban rápidamente, y dentro de unas cuantas respiraciones de tiempo, ellos ya habían cerrado la distancia a la mitad. Sin embargo, cuando finalmente estuvieron sobre el Mar de la Muerte, sus velocidades habían disminuido claramente. Tal vez habían supuesto lo que había hecho Yun Che, o tal vez fue debido a que el Mar de la Muerte era demasiado espantoso y no se atrevían a acercarse.

“¡Ellos en realidad entraron en el Mar de la Muerte!” El Duque Huai apretó los dientes. Antes, no logró matar a Yun Che en un solo movimiento y parecía como si él todavía no podía comprender.

“¡Parece que han elegido una muerte honorable!” El Duque Ming respondió débilmente, “¡Hmph! Muy bien, eso nos ahorrará el problema. Los resultados eventuales de morir en nuestras manos también estarían siendo lanzados al Mar de la Muerte.”

La velocidad de Yun Che también se había ralentizado hasta que se había detenido por completo. Él no giró para ver qué tan cerca estaban el Duque Ming y el Duque Huai, pero en cambio, miró hacia adelante al mar similar a la sangre que parecía sin límites, “No sé cuáles son tus posibilidades de supervivencia de yo haciendo esto... Sin embargo, esta fue la única manera que imaginé en donde teníamos algunas posibilidades...”

“Abrázame con fuerza... Cierra los ojos...”

Yun Che lanzó su profunda energía y Llamas de Fénix. La llama escarlata se envolvió alrededor de él y la Pequeña Emperatriz Demonio y aún ello no hizo que la Pequeña Emperatriz Demonio sienta alguna sensación de calor... Sólo la sensación de una cálida brisa soplando a su alrededor.


Yun Che cerró sus ojos y exhaló pesadamente. Sus manos se envolvieron alrededor de la Pequeña Emperatriz Demonio fuertemente a medida que removía su profunda energía que estaba haciendo que flotaran y se desplomó junto con ella... Ellos cayeron directamente en el Mar de la Muerte por debajo de ellos y silenciosamente se hundieron en el mar aparentemente ilimitado y similar a la sangre.

También te puede gustar...

0 comentarios